Skip to main content

Full text of "Manual de administración económica y contabilidad rural [microform]"

See other formats




TER 
ATIVE 

NO. 94-821 45 







COPYRIGHT STATEMENT 



The copyright law of the United States (Title 17, United States Code) 
qoverns the making of photocopies or other reproductions of copyrighted 
materials inciuding foreign works under certain conditions. In addition, 
the United States extends protection to foreign works by nneans of 
various internationa! conventions, bilateral agreennents, and 
proclamations. 

Under certain conditions specified in the law, librarles and archives are 
authorized to furnish a photocopy or other reproduction. One of these 
specified conditions is that the photocopy or reproduction is not to be 
"used for any purpose other than prívate study, scholarshlp, or research. 
If a user makes a requesí for, or ater uses, a photocopy or reproduction 
for purposes In excess of "fair use," that user may be Hable for copynght 
infringement. 

The Columbia University Librarles reserve the right to refuse to accept a 
copying order if, in its judgement, fulflllment of the order would involve 
violation of the copyright law. 



Author: 



Jiménez Julio 



I itie. 



IVIanual de adm 
económica y... 

Place: 

México 

Date: 

1885 



^±B2dHS^ 



COLUMBIA UNIVEFISITY LIBRARIES 
PRESERVATION DIVISIÓN 

BIBLIOGRAPHIC MICROFORM TARGET 



MASTER NEGATIVE # 



ORIGINAL MATERIAL AS FILMED - EXISTING BIBLIOGRAPHIC RECORD 




JSlNtSS 

450^301 
J66 



Jimánez, Julio 

Manual de ad2iiinistraci6n econámíca y contabi- 
lidad r\iral/ por Julio Jiménez ••• Mfeico, 
Oficina tip. de la Secretaría de fomento, 1885» 

XV, ti,, 389 p, tables. 22P™. 



O 



RESTRICTIONS ON USE; 



TECHNICAL MICROFORM DATA 



RLM SIZE: ^¿mm 



REDUCTION RATIO: Mi} 



IMAGE PLACEMENT: lA 




IB IIB 



DATE FILMED: (c-lH-^^ 



INITIALS: 




TRACKING # : 



WKH ÓléSí^ 



RLMED BY PRESERVATION RESOURCES, BETHLEHEM, PA. 



V/ 



3 
3 



O) 

cr 

3 I 

O ^ 
-^ ^ 

I "^ 



00 

en 
^^ 

OOM 

o 



3 

3 



> 

O m 

^^ 
.? — 

r:^, ~ ! 

^^ 
^ O O 

CO 



N 



X 



M 




3*' 



-> 









a^ 





^* 







> 



Ul 

o 

3 
3 



i^c 



c.< 






^ 




k^vT 



s 

3 
3 



V 






""o 






¿= 




^o 



¥cP 



f^ 



^^ 



K5 



^%m03^ 



pE^I=|S|!|!|J 



li 



co 
ro 



O^ 



(DO 



N3 

b 



N3 
¡O 



bo 



K3 



1.0 mm 



1.5 mm 



2.0 mm 



ABCDIFGHIJKLMNOPQRSTUVWXYZ 
abcdefghi|klmnopqrstuvwxyz 1234567890 



ABCDEFGHIJKLMNOPQRSTUVWXYZ 
abcdefghijklnnopqrstuvwxyzl234567890 



ABCDEFGHIJKLMNOPQRSTUVWXYZ 

abcdefghijkimnopqrstuvwxyz 

1234567890 









-^^I**. 




2.5 mm 



ABCDEFGHIJKLMNOPQRSTUVWXYZ 

abcdefghi kimnopqrstuvwxyz 

1234567890 




^o 



f* 



f^ 



f^ 



m 

O 

O 

m Tj 



O 



> C u 
I TJ ^ 
"(O 5 

m 

O 

m 





o 



H- » 


ro 


CJI 


o 


3 


3 
3 





a> 




o- 


0) 




CT 


,=^(^ 


n >, 








"§.0 




^O 


3 I 


3i 


IJKLM 
nopqr 








1^ 


OPQR 
uvwxy 




I^c 


NI C/5 


^5 


•"-•H 


5;$ 


I^c 


(TiX 




-^-< 


OOM 
U5 


O 


o^x 



OOM 

VO 

O 






■/^. 



mAi 



^ 



A 



/^ 



^r'^íví!»-.- 






■'^'' 



**>-■-:- 



s«i#^ 








• ■ 









O'vi- 



í^.-4i. • .. 






-.♦"%.• 






•^.•T -- 



..<,•-•«.••*■: 



íWumbía iHntt)etóítp 

LIBRARY 




tEíje iWontgomerp Hítirarp 

of 

¡Sctottntantp 



(• 



Schoo! of BusinM Library 

Columbia Univeraity 

MAR -29 1345 

:l§choo\of Busfness tlbf«ft 

}ÁOT\goTnery übrary 
of Accountancy 




MANUAL 



DE 



ADMINlSmCION ECOiMICA 



CONTABII.IDAD EtJBAI. 



JULIO JIISIENEZ 



■SCRITA EN VISTA 

DK LAS CONDICIONCS ESPBCIALK8 DI LA 

AORICULTURA BN MÉXICO. 



fV 







••••..•• r ' . 



» / • r> t 



• • • ^ . ■- ■> 



• • 






» . • • 



» « 



OFICINA TIP. DE LA SECRETARÍA DE FOMENTO 

Calle de San Andrés núm. 15. 

.1885 



',,«^ M -. «a. ■ ^ ■-<,*».' 



'3 iy^^ 1 1/¡ ■€9-^ 



'^'^^S^ • 



U í 



^' 



<^¿'-267/>> 



Mcntgpmery Librar/ 
of Accountaacy 



i 



• •••»« • 






•• • 



1/ 
\ 



v> 



O 

TÍ 
) 

u 



Sr. General D. CARLOS PACHECO, Secretario de Fomento: 

fie admirado á vd. y lo he aplaudido, á la vez que otros muchos lo hacen, 
al verlo dictando disposiciones mil que tienden á sacar á la agricultura del es- 
tado de postración en que, por causas conocidas de todos, se encuentra. 

Nadie ignora que la riqueza innata de nuestro suelo, ya afianzada la paz 
que es la primera necesidad para impulsarla, necesita proporcionarle ciertos 
elementos que sólo están al alcance de la suprema autoridad, y vd., señor, 
aprovechando la circunstancia de que forma hoy parte de ella, está procuran- 
do proporcionárselos con inteligencia y actividad sin límites, ya trayendo co- 
lonos extranjeros que labren la tierra junto con nuestros compatriotas, ya 
importando plantas de otros países y de producción muy rica para que se acli- 
maten en nuestro suelo, ya introduciendo ganados escogidos que se crucen con 
los del país, ya en fin, estableciendo, casi dia por dia, nuevas vias ferrocarrile- 
ras que acercan nuestros frutos á los centros de población y facilitan exportar- 
los á los de otras naciones; todo lo cual ocupa un lugar distingui4o en el pro- 
grama de regeneración de la patria. 

Creo, señor, que todos los mexicanos estamos obligados á ayudar á vd. en 
su noble tarea, y yo, en mi humilde pequenez, le dedico en este libro el fruto 
de veinticinco años de experiencia y observación en contabilidades agrícolas 
de diverso género entre sí, que he dirigido en las horas que me dejan libres mis 
obligaciones ordinarias, ingiriéndome, como es indispensable, en todos los de- 
talles referentes al campo. 

Como podrá vd. observar, la contabilidad la desarrollo por un sistema muy 
analítico, que hace fácil al agricultor conocer perfectamente el resultado de 
cada una de sus explotaciones; ese método aseguro á vd. que es original, pues 
no lo he visto en ningún otro autor, al menos en los que han llegado á mis 

manos. 

Tal es el trabajo que presento á vd., señor, y que pongo bajo su valiosa pro- 
tección, dedicándoselo y suplicándole lo acepte. 



México, Marzo de 1884. 



Julio Jiménez. 



& 



ly 



'ñ 



INTRODUCCIÓN. 



Siendo el objeto esencial de este libro tratar en él de 
todo lo que se refiere á la administración económica y 
la contabilidad de las explotaciones rurales, no jDodemos 
ni debemos dispensarnos de dar una ligera idea siquie- 
ra, sobre los medios que se deben emplear para obtener 
la producción de la tierra, pues se concibe con facilidad 
que todo ello se enlaza intimamente; y asi pues, es tan 
cierto que no se puede administrar bien sin conocer los 
elementos y las exigencias de aquello que se adminis- 
tra, como que para llevar á efecto esta buena adminis- 
tración se debe aprovechar como auxiliar indispensable 
una contabilidad precisa que todo lo analice y que todo 
lo estime, con la subdivisión necesaria, siendo una ver- 
dad incontrovertible la de que, el buen orden adminis- 
trativo, descansando en una cuenta regulcxrizada, influ- 
ye mucho en el aumento de la producción. 

Sin embargo, es de lamentarse que la generalidad de 
nuestros labradores hayan visto esto hasta ahora con 
mucha negligencia, conformándose con llevar apuntes 



Cont. Rural— 2 



VI 

incorrectos de las operaciones, y por consiguiente, pri- 
vándose de una parte más ó menos grande de los pro- 
ductos que debieran disfrutar, pues la falta de una 
cuenta bien llevada, que todo lo intervenga y que fije 
bien los datos para conocer oportunamente los resul- 
tados, ocasiona que se cometan fraudes, que se harían 
más dificultosos con los medios indicados, y da lugar 
por otro lado á que se eroguen gastos en ramos cuyo 
producto no soporta ese gravamen, ó que se escatimen 
esos gastos en otros en que podrían verse compensa- 
dos con amplitud. 

En efecto, bien puede suceder que si se pierde en un 
género de siembra, se gane en otro, ó que si se pierde 
en los ganados, por ejemplo, he gane en los pulques, y 
por eso es, pues, que para evitar toda confusión, se debe 
procurar se haga perfectamente perceptible la relación 
que tiene cada ganancia ó pérdida con el ramo-que se 
explota, y por consiguiente, con el capital que este ra- 
mo representa. 

Encareciendo estas necesidades el notable autor es- 
pañol José de Hidalgo Tablada, dice en su introduc- 
ción al Tratado de administración y contabilidad rural 
que escribió,^lo siguiente: 

^'Siendo la Índole de las operaciones del campo y 
sus resultados, á largos plazos y de suyo complicados, 
se necesita saber los detalles del total invertido, y si lo 
gastado es lo que debe ser para que se obtenga el ma- 
yor producto con los gastos necesarios; y siendo por 
otro lado lo habitual de la gente que trabaja en labores 
de la agricultura, hacer lo menos posible, cobrando lo 
más que puede, y no permitiendo las múltiples ocupa- 
ciones del que está al frente de una gran explotación 



i 



VII 

rural verlo todo de continuo, necesita, para juzgar y 
fijar su atención con preferencia al punto que lo haya 
de menester, tener los datos suficientes que le propor- 
cionara una administración y contabilidad bien orga- 
nizadas." 

Asi pues, es indudable que con el auxilio de la cuen- 
ta se conocen constantemente los elementos de que se 
puede disponer, sin perjudicar la producción; los com- 
promisos que se tienen que cubrir para evitar mayores 
gravámenes por la falta de cumplimiento, y todo aque- 
llo que se relaciona con la buena marcha de la nego- 
ciación, pudiendo decirse que la cuenta es la luz que 
alumbra los pasos del agricultor^ y que la aptitud para 
la buena administración económica es la que le sirve de 
guía para la mejor elección de la ruta que debe adop- 
tar en la superficie alumbrada. 

Es de lamentarse que la instrucción que por lo común 
tienen nuestros administradores de fincas rústicas, sea 
tan limitada y se reduzca á la simple práctica de las la- 
bores del campo; esto es muy conveniente, pero sus co- 
nocimientos deberían asociarse á la teoría científica, 
como ya se está procurando con el establecimiento de 
nuevas escuelas agrícolas y el mejoramiento de la cen- 
tral. 

Hablando de esto el agrónomo Huart, se expre- 
sa así: 

• "Y no se crea que es poca cosa lo que entendemos 
por la teoría que debe poseer un agricultor ilustrado, 
como debe serlo un buen administrador; inútil es de- 
cir que, antes que todo, tiene que poseer un conocimien- 
to teórico perfecto de las varias especies de suelos ara- 
bles; de los abonos, de las diferentes siembras y de su 






VIII 

cultivo, de las diversas maneras de cultivar, alterna, 
y otras, con sus diversas variaciones; de los instru- 
mentos agrícolas; de la economía de los ganados, etc.: 
mas eso no basta; el buen director de una explota- 
ción rural debe, además, conocer la química que le en- 
señará el modo de analizar los terrenos confiados á su 
cuidado, facilitándole así el modo de variar su natura- 
leza, eliminando de ellos las sales nocivas que pueden 
contener, é introduciendo en los mismos las sustancias 
favorables á la vegetación que les pueden hacer falta 
(Amenolement, de los franceses) . La química también 
le facilitará el conocimiento de los efectos que pueda 
tener sobre la economía -animal tal ó cual sustancia, 
así como el modo de utilizar tal ó cual despojo animal 
ó vegetal que, sin ella, hubiera tenido que abandonar; 
en fin, ella también se dirigirá, si encuentra necesidad 
ó ventaja, á establecer en su explotación alguna oficina 
industrial, tal como destilación, ú otra cualquiera. — 
Debe también el administrador tener conocimientos 
del arte veterinario, conocimientos tanto más esencia- 
les en el país, cuanto que son más raros en él los pro- 
fesores en ese ramo; además, debe tener los que ense- 
ñan á criar, mantener y engordar cualquiera clase de 
ganado, de la manera más ventajosa. — A los ya indi- 
cados, debe juntar nociones de historia natural y bo- 
tánica, que le enseñen á conocer los animales y las 
plantas; de mecánica, hidráulica y arquitectura, que le 
sirvan para dirigir la construcción de instrumentos 
agrícolas, presas, aparatos de irrigación, y las cons- 
trucciones todas que pueda necesitar; en fin, de geome- 
tría y topografía, que le facilitarán el medio de tener 
siempre medidas exactas de la finca toda, ó de tal ó 



B 



»r 



IX 

cual fragmento de ella. Como bien se comprende, esas 
ciencias todas son un importante auxilio para él. — En 
fin, debiendo estar siempre el director de una finca rús- 
tica perfectamente al tanto del estado de sus negocios, 
encontrará para eso auxiliares de primera necesidad en 
la aritmética y la teneduría de libros. — Precisamente 
la falta de una buena contabilidad es uno de los vicios 
más inveterados en la mayor parte de nuestras fincas 
de campo. Unos apuntes, más ó menos exactos, y ge- 
neralmente conocidos con el nombre de lista semana- 
ria, apuntes que no proporcionan datos ningunos para 
guiarse en lo sucesivo, forman generalmente la única 
contabilidad de una finca rústica.'* 

Hasta aquí el agrónomo Huart, y nosotros añadimos 
que, dominados por estas ideas nacidas de la experien- 
cia que heñios adquirido con la dirección de contabili- 
dades de este género, aunque sin pretender llamarnos 
agrónomos porque no lo somos, hacemos frente á la di- 
ficultad escribiendo este libro que otros, con mejores 
luces, corregirán y ampliarán después, dividiéndolo 
en tres partes, á saber: 

La primera está dedicada á las tierras de labor y de 
pastos en general, partiendo de una instrucción breve 
sobre los elementos que las constituyen y pueden con- 
tribuir á mejorar la producción, cuyo trabajo hemos 
sometido á la corrección de nuestro apreciable amigo 
el inteligente agrónomo Sr. José Joaquín Arriaga; lue- 
go siguen algunas reglas sobre administración econó- 
mica, y al último una contabilidad figurada de este 
género de negociaciones. 

Tratamos en seguida de las haciendas de pulques, 
que pueden considerarse como excepcionales, y que, en 



\! 



^^ 



ciertas comarcas, como son las que comprenden los lla- 
mados "Llanos de Apam," constituyen su principal 
elemento de riqueza y auxilian no poco con su produc- 
ción y consumo á las rentas del Estado respectivo y á 
las federales. 

Dedicamos después otro capítulo á las exp^taciones 
de cria de ganado, también de carácter especial, y á 
cuyo negocio se está dando mayor amplitud procurán- 
dose exportaciones para el extranjero, no obstante el 
consumo no corto que se hace ya de carne en el país. 

Con estos tres capítulos que cierra una "conclusión," 
creemos, si no resolver todas las dificultades en esta 
dificilísima materia, sí al menos proporcionar á las 
personas que lo necesiten el modo de ejercitarse en 
contabilidades de este género, punto objetivo de nues- 
tro trabajo. 

Si fuese recibida con benevolencia por nuestros con- 
ciudadanos esta pequeña obra de carácter verdadera- 
mente nacional, quedarán ampliamente compensados 
los esfuerzos y colmados los deseos del autor. Inteli- 
gencias superiores á la nuestra, como hemos dicho ya, 
se ocuparán más adelante del propio asunto, pero nos 
cabrá la satisfacción de ser de los primeros que se lan- 
zan á tratarlo con alguna extensión. 

El Autor. 



\ 



•'I 



II^DICE aEÍ^ERA.L 



DE ESTE LIBRO. 



CAPITULO I. 

REFERENTE Á TIERRAS DE LABOR 
Y DE PASTOS. 



PAKTE PEIMEKA. 

Principios generales j^^eparatorios. 

Clasificación de terrenos agrícolas...... 

Abonos 

Irrigaciones 

Jornales y horas de trabajo 

PAKTE SEGUNDA. 

Contabilidad. 

Principios generales y mecanismo de 
las cuentas corrientes agrícolas 

Cuentas colorientes de ratnos, divididas 
de este modo: 

La de Caja, con su modelo respectivo.. 

De siembras 

De granos ó semillas, con sus modelos 

respectivos 

De ganados, con su modelo 



Paginación 

de 
materias. 



3á5 
5á8 
8y9 
9áll 



13 cá 15 



15ál7 
18á20 

20á27 
28á32 



ídem de las 

partes 

de que consta 

cada 

capítulo. 



Ídem de 
capítulos. 



3áll 



Cont. Rural.— 2* 



I 



lí 



11 



ii 



■ 



ti 



1. 



XII 



Cuenta de troje, ó granero 

Cuenta de arrendamientos de tierras de 
labor y de pastos, con sus correspon- 
dientes modelos 

Cuentas, corrientes vidividuales. 

Reglas generales 

Modelo de una cuenta de compra ó ven- 
ta de objetos 

Planilla de siembra, con relación á 
vencimiento de jornales 

Modelo de cuenta de dependientes, cu- 
yas labores influyen de una manera 
general en todas las operaciones 

ídem de peones ó gañanes 

Elementos para la contabilidad de una 
pequeña negociación agrícoia, es de- 
cir, de un Kanch.0 ó Cortijo 

Contabilidad por partida doble, 

aplicada 

á una hacienda de labor y de pastos. 

Inventario ó liquidación y procedi- 
mientos preparatorios para comenzar 
la cuenta 

Reglas de que se debe hacer uso para 
distinguir los ramos deudores de los 
acreedores 

Aplicaciones prácticas de las reglas que 
anteceden, á la contabilidad figurada 
de que se trata, comprendiendo mo- 
delos de Estados de Caja, de ganados, 
de granos ó semillas, de registro de 
alta y baja de muebles, de una ba- 
lanza de comprobación, y procedi- 
mientos para la liquidación, cierre 
de cuentas y trasmisión de saldos de 
un año á otro 

Modelo del Diario general 

Modelo del Libro Mayor 

Conclusión ...^ 

CAPITULO II. 

REFERENTE Á MAGUETALES. 

PARTE PRIMERA. 

Principios generales preparatorios 

Usos ó aprovechamiento del maguey... 



Paginación 

de 
materias. 



32 



32á37 



38á41 


42 


43 


44 y 45 

46 y 47 



48 



49á52 



53 



53á73 

75á96 

97 á 123 

125 á 130 



i 






133 y 134 
134 



ídem de las 

partes 

de que coasta 

cada 

capitulo. 



ídem do 
capitules. 



13 á 130 



3ál30 



XIII 



Maguey propio para pulque 
superior. 

Zona en que se produce 

Plantíos sucesivos ó trasplantes 

Capazón del maguey 

Procedimientos prácticos sobre arran- 
que y trasplante de magueyes y so- 
bre fabricación de pulque 

Valor de las plantas de maguey, por 
término medio, y empleo de las que 
se inutilizan por haber pasado ya 
su período de producción de agua- 
miel 

Aplicación del pulque picado que ya 
no puede tener salida como bebida de 
ese género 

Diversas aplicaciones y trasformacio- 
nes del aguamiel 

Maguey jiropio para vino 
mezcal. 

Zonas en que se produce. — Reglas para 
su mejor aprovechamiento. — Fabri- 
cación del vino 

Henequén. 

Principios generales.— Clasificación y 
descripción. — Cuna, área geográfica 
é historia. — Anatomía de la hoja. — 
Modo de vegetación. — Multiplica- 
ción. — Variedades. — Clima. — Suelo. 
— Cultivo. — Época de 1^ plantación. 
— Disposición y trazo de un plan- 
tel.— -Plantación. — Distancia á que 
conviene plantar los hijos. — Tamaño 
de los hijos por plantar. — Prepara- 
ción de los hijos. — Cuidados de con- 
servación. — Escardas. — Reposición 
de las plantas. — Abonos. — Riegos. — 
Supresión de las flores. — Corte. — 
Extracción de la fibra. — Manufactu- 
ra. — Comercio. — Exportación, su 
historia 

Exportación de ixtle 

Haciendas ó Ranchos de maguey 
productor de pulque. 

Su ^ administración económica y siem- 



Paginacion 

de 
materias. 



135 

135 á 137 

137 



137 á 141 



141 

142 
142 



ídem de las 

partes 

de que consta 

cada 

capítulo. 



ídem de 
capítulos. 



143 á 151 



151 á 165 
166 



iü 



XIV 



il 



bras auxiliares de este género de ex- 
plotaciones 

Personal que se dedica al servicio ane- 
xo al ramo, en su parte agrícola 

PARTE SECUNDA. 

Relativa á contabilidad. 

Elementos fundamentales para la cuen- 
ta de un pequeño Rancho de pulques. 

Cuenta corriente de los magueyales 

Cuenta corriente del tinacal 

Contabilidad de una hacie?ida 
de pulques. 

Instrucciones preliminares en que se 
comprenden los casos comunes de una 
cuenta práctica 

Diario general de una cuenta figurada, 
con relación á la misma hacienda.... 

Libro Mayor idem idem idem idem 

Realización del pulque como negocio 
rnercantil sencillamente. 

Instrucciones preliminares 

Modelo de la cuenta corriente de una 
pulquería; consecuencias que de ella 
se derivan y datos estadísticos sobre 
consumo de pulque y expendios en 
México 

Modelo de cuentas corrientes de com- 
pradores y vendedores de pulque en 
garita 

Modelo de la balanza mensual de un 
libro auxiliar del mismo género 

Diario de operaciones de la contabilidad 
de un contratista de pulques 

Libro Mayor do idem idem 

Contabilidad do una negociacion'de he- 
nequén 

ídem de una idem de mezcal 



CAPITULO III. 

SOBRE CRIADEROS DE GANADO. 

PARTE PRIMERA. 

Principios generales preparatorios.. 
Pastos 



Paginación 

de 

materias. 



166 á 168 
168 á 170 



170 
171 á 174 
175 á 178 



178 á 188 

189 á 203 
205 á 223 



225 á 229 



230 á 232 

232 á 234 

234 y 235 

237 á 247 
249 á 259 

261 V 262 

262 



265 
265 á 280 



ídem de las 

partes 

de que consta 

cada 

capítulo. 



ídem de 

capítulos' 



133 á 170 



170 á 262 



133 á 262f 



A- ^ 



XV 



Cultivo de la alfalfa 

De los condimentos 

Agua ^ 

Jagüeyes 

Sombras 

Cercados 

Construcciones para abrigo 

Alimentación propia para las engordas. 

Procreación 

Marcas y señales 

Mejora del ganado 

Extracto estadístico de las exportacio- 
nes de ganado de la República en la 
actualidad y de los consumos interio- 
res 

Clasificación y valorización de los gana- 
dos 

Clasificación de la servidumbre propia 
para negociaciones de cría do ganado. 

Valorización de los pastos y modo de 
llevar la cuenta del consumo y uso de 
ellos, cuando se trata de un alto nú- 
mero de cabezas de ganado 

PARTE SEGUNDA. 

Contabilidad. 

Reglas generales que pueden conside- 
rarse como la introducción á la con- 
tabilidad do este género de negocia- 
ciones 

Relación de casos prácticos para la cuen- 
ta de una hacienda de criaderos de ga- 
nado "... 

Diario general de operaciones 

Libro Mayor de idem 



CONCLUSIÓN. 

Se dan en ella reglas generales para una 
contabilidad concentradora que com- 
prenda resultados de cualquiera nú- 
mero y género de contabilidades par- 
ciales, suponiendo remisiones para su 
venta, de efectos ó frutos, á otra lo- 
calidad que no sea la de su produc- 



ción, y aun al extranjero. 



Paginación 
de 
materias. 



280 á 284 

284 y 285 
285 

285 á 288 

288 y 289 

289 y 290 

290 y 291 
291 

291 y 292 

292 V 293 

293 á 297 



298 y 299 

299 á 802 
302 á 304 



ídem de las 

partes 

de que consta 

cada 

capitulo. 



ídem de 
capítulos. 



305 V 300 265 á 306 



307 á 310 



317 á 331 
338 á 349 
351 á 370 



07 á 370 



205 á 370 



371 á 389 



- *Í.- -^ -. : ¿lU^-.-feH--*** **■'' 



•f 



I 

I 



! 

I 

I 

! 






Advertencia. — Está hecha, ante la Secretaría de Justicia é 
Instrucción Pública, la declaración de propiedad de la obra, se- 
gún la suprema orden expedida con fecha 24 de Diciembre de 
1885, por la propia Secretaría. 



CAPITULO I. 



SOBRE TIERRAS DE LABOR Y DE PASTOS. 



li 



PARTE PRIMERA. 



PEINCIPIOS GENEEALES PREPAEATORIOS. 



Clasificación de terrenos agrícolas. 



El conocimiento, aunque sólo sea con referencia á calidad, de 
la composición superficial de un terreno, se puede juzgar indis- 
pensable en una buena contabilidad agrícola, puesto que esa 
misma composición servirá mucho para valorizarlo por sus con- 
diciones de fertilidad ó esterilidad, que en gran parte dependen 
de la proporción en que están mezcladas las materias que com- 
ponen la capa arable. 

Así pues, á un propietario le interesa conocer cuáles son las 
sustancias minerales que predominan en los terrenos que cons- 
tituyen su propiedad, porque así sabrá á qué cultivos podrá de- 
dicarlos, y cuáles serán en las cosechas sus rendimientos, cuyo 
dato le proporcionarán los asientos de una cuenta regularizada. 
Es subentendido que esto se refiere á terrenos que por su com- 
posición geológica dan resultados satisfactorios ya conocidos; 
pero respecto de aquellos en que se necesita del auxilio de la 
ciencia, como son los abonos, para darles fertilidad ó mejorar la 
que ya poseen, habrá que tomar en consideración los valores 



empleados con este objeto, los cuales representaran una adición 
al precio en que los terrenos se hayan adquirido, cuyo valor adi- . 
cional hay que advertir que no es de un carácter permanente, pues 
el beneficio sólo se recoge en tal ó cual período de tiempo, y por 
consiguiente, esta clase de gasto hay que volverlo á hacer en pe- 
ríodos más ó menos largos, según la calidad de las tierras. 

Aunque es bastante complexa la composición de los terrenos 
por las sustancias que predominan en ellos, pueden todos re- 
ducirse á cierto número de tipos principales, sin extenderse mu- 

« 

cho en subdivisiones. 

La clasificación de tierras arables que hace Mr. Estanislaa 
Meunier, puede adoptarse como una de las propias bajo las in- 
dicaciones hechas en el párrafo que antecede. La clasificación 

es esta: 

Tierra franca. 
Tierras arcillosas. 
Tierras arcillo-arenosas. 
Tierras arcillo-calcáreas. 
Tierras arcillo-humíferas. 
Tierras arenosas. 
Tierras arcillo-arenoc^as. 
Tierras arenoso-calcáreas. 
Tierras arenoso-humíferas. 
Tierras calcáreas. 
Tierras humíferas. 

Nos concretamos sólo á la enumeración de tipos sin indicar 
los caracteres físicos de cada tierra para poderla reconocer, por- 
que ya esto corresponde á la agronomía que enseña la clase de 
aparatos y los reactivos de que se puede hacer uso para el ob- 
jeto, siendo el nuestro únicamente el de asentar estos principios, 
fijando los puntos de partida para la valorización de las tierras, 
condición indispensable para el plantel de una contabilidad agrí- 
cola. 

Se puede, pues, siguiendo las reglas de M. D. Pfluguer, autor 



de agronomía, subdividir el plano general de la propiedad en 
porciones de terreno bajo el nombre de tablas y potreros^ y con 
expresión de la superficie de cada uno de ellos, no omitiendo 
hacer la descripción de cada campo, ni la indicación de sus par- 
ticularidades, como son: la naturaleza del terreno, el subsuelo 
sobre el cual se extiende la capa vegetal, la clase de cultivo á que 
puede dedicarse con mejor éxito, etc. Todas estas circunstan- 
cias, que se relacionan íntimamente con la producción, propor- 
cionan medios suficientes para dar á las tierras un valor prudente 
que por lo común no es el de adquisición. 



Abonos. 

Sabido es que desde la época en que los Encomenderos espa- 
ñoles comenzaron á cultivar las tierras mexicanas, hasta la fecha, 
nuestros agricultores no han dado, á pesar de los progresos de la 
ciencia agrícola, un solo paso hacia adelante en materia de abo- 
nos, confiados en la proverbial fertilidad del suelo; así pues, nun- 
ca se han ocupado de una manerajuiciosa de ir proporcionando 
á las tierras aquellas sustancias que poco á poco van perdiendo 
por la continuidad del cultivo. 

Lo que algunos hacen, á lo más, es arrojar estiércoles á sus 
tierras, pero sin las preparaciones y método que requiere un ver- 
dadero abono: creemos, pues, por tales motivos, que bien se po- 
dría hacer punto omiso en este libro de la operación de que nos 
estamos ocupando; sin embargo, como quiera que ella afecta la 
administración económica y la contabilidad de este género de 
negociaciones, por lo que toca al gasto que se origina, parece 
conveniente que toquemos el punto, aunque sea someramente. 

Se distinguen tres clases de abonos, á saber: minerales^ vege- 
tales y animales. 

El estudio de los abonos, particularmente de los dos primeros, 
es tan vasto y complexo, que ha requerido la formación de obras 
y tratados especiales; por consiguiente, sólo nos concretaremos 



it»*' ■<- - — 



-— » ■^-^ .«•—.- 






6 

á indicar que los abonos pueden considerarse como medios ar- 
tificiales que se emplean para proporcionar á la tierra ciertas 
materias fertilizantes de que carece, empleándose para los abo- 
nos minerales, arcilla, marga, cal, fosfatos, sales, cenizas en ge- 
neral, frita de los hornos de vidrio, feldespato, etc.; y para los 
vegetales, despojos de este género, paja, granzones, hojas, etc. 

En cuanto á los abonos animales, que son los más fáciles de 
emplear por consistir en el excremento de los ganados, haremos 
las siguientes indicaciones: 

Los abonos animales, como ya se lleva dicho, los constituyen 
los estiércoles de los ganados, y ellos se consideran como los 
más fáciles para aplicarse y como un auxilio indispensable para 
la agricultura, habiéndolos considerado un inteligente agrónomo 
como plata acunada; tal es el efecto saludable que ejercen sobre 

la tierra. 

Son interesantísimos los servicios que los ganados prestan, 
desquitando con usura su manutención, pues en efecto, el gana- 
do mayor, que como tal se considera el vacuno, caballar, mular 
y de burros, además del estiércol que produce para beneficio de 
la tierra, ayuda eficazmente á la labranza para el arado, la tri- 
lla y el acarreo de las mieses y demás productos del campo, 
siendo de notar que del vacuno se obtiene mayor ventaja, pues 
produce la leche que es un esquilmo importante de las fincas ru- 
rales, y aun en,el caso de muerte accidental ó natural, se apro- 
vecha la carne vendiéndola á los dependientes. 

El ganado menor, consistente en lanar, cabrío y de cerda, si 
bien no puede emplearse en las faenas á que se dedica el mayor, 
sí desquita su manutención con los estiércoles y con una pro- 
creación frecuente que permite sacar buena utilidad de la carne. 

Sin embargo, se debe economizar hasta donde es posible el 
costo de la manutención de los ganados, aun de aquellos cuyo 
servicio es indispensable para auxiliar las producciones del cam- 
po, pues si los alimentos tuvieren que ser en grano ó en otro de 
los esquilmos del campo, como son forrajes aprovechables con 
mayor ventaja, esto podría ser superior al valor de los estiérco- 







I -1 



les y del ganado nacido; por esto es que los pastos son un eficaz 
auxiliar de la labor, y á la extensión de ellos debe acomodarse 
el número de cabezas de ganado, pudiendo decirse por conse- 
cuencia que los pastos abundantes son la base de la producción 
de los ganados. 

Considerados los estiércoles como un elemento necesario para 
los terrenos de labor y los pastales, conviene, pues, evitar hasta 
donde sea posible su desperdicio, y así pues, hay dos medios 
para utilizarlos convenientemente, y éstos consisten en reunidos 
en los establos ó corrales para distribuirlos en el campo después, 
ó en hacer que los ganados estén pastando sucesivamente en 
áreas de determinada dimensión para que vayan dejando en ellos 
este desecho que se procurará cubrir cuando esté medio podri- 
do y sin dejar que se seque, porque entonces ya no se utiliza. 
También se puede, aunque el ganado permanezca en el mismo 
sitio, reunir el estiércol para aprovecharlo convenientemente. 

Para hacer uso del primero de los arbitrios que se proponen, 
es preciso procurar que los establos estén empedrados y tengan 
alguna ventilación, poniendo caños para que corra la orina, pues 
además de que ésta y la paja que se debe de poner de cama 
diariamente al ganado, contribuyen mucho á aumentar el estiér- 
col, es bueno tener presente que la humedad perjudica á los 
animales, particularmente en las patas; es subentendido que es- 
tas camas de paja les permiten descansar mejor, y el trabajo del 
dia siguiente será más vigoroso, como sucede con el de los sé- 
res racionales que descansan bajo buenas condiciones. 

Es conveniente tener dos depósitos de estiércol, uno para de- 
jarlo podrir y otro para echar el recien sacado de los establos. 

Respecto de cálculos con relación á los estiércoles, diremos: 
que hay agrónomo que estima en mil kilogramos de estiércol 
cada doscientos cincuenta que se echan de cama. Dice Royer 
que un buey en estado de engorda da al año 24 carros de estiér- 
col de peso de 10 kilogramos cada carro; que otro que íriibaje 
diez horas en el campo dará 9; una vaca 16; un caballo ó muía 
10, y una oveja dos tercios de carro. 



f 



/8 

Se cree que para elevar una tierra empobrecida por repeli- 
das cosechas á cien grados de fertililidad, son necesarios cua- 
renta mil kilogramos de estiércol por hectara, y de este modo 
se verifica como una prueba admirable, la ley de la reproduc- 
ción establecida por el Supremo Creador de la naturaleza, "que 
los excrementos de los seres animales devuelven á la tierra ma- 
dre las materias que debilitan las cosechas que sirven para la 
alimentación de los mismes seres. " 

Se ha observado que el estiércol de ganado menor es más efi- 
caz que el del mayor para el abono de la tierra, y como comple- 
mento de esta observación se ha calculado que el abono que en 
una noche dejan cada catorce cabezas de ganado lanar, ocupan- 
do un estadio de diez y seis varas cuadradas, equivale á diez 
grados de fertilidad. 

Irrigaciones. 

Las irrigaciones tienen por objeto distribuir las aguas, bien 
para el regadío, bien para refrescar las plantas simplemente, ó 
bien para fecundar las tierras, depositando en ellas las materias 
nutritivas que las aguas tienen en suspensión. 

El riego es innegablemente una de las prácticas más útiles de 
la agricultura, y uno de los medios más eficaces de aumentar la 
producción de la tierra; á su influjo se trasforman las tierras más 
áridas en praderas y verjeles, y se cubren de raíces y abundantes 
mieses los campos que sólo zizaña y abrojos produjeron mucho 
tiempo. 

El riego equipara en calidad todas las tierras, pues efectiva- 
mente, por este medio, combinado con un buen sistema de abo- 
nos, de labores y de alternativa de cosechas, son raros los suelos 
que no pueden llegar al más alto grado de fertilidad. 

Lo expuesto se puede asentar como principios universales, 
referentes á riegos; pero respecto de México diremos que aun 
no se ha hecho un estudio detenido sobre los se que acostum- 
bran en las distintas regiones del país, con aplicación á las plan- 



7 



9 

tas alimenticias, forrajeras ó industriales que en él se cultivan, 
fijando el número de riegos que cada una de ellas requiere para 
su perfecto desarrollo y mejor rendimiento. 

Así pues, no se pueden extractar aquí reglas particulares so- 
bre irrigaciones en México, que se encuentra en circunstancias 
excepcionales respecto de otros países, pues en efecto el agua es 
escasa en muchas de sus comarcas, que sólo cuentan con las 
aguas pluviales, depositándolas en presas ó jagüeyes para aprove- 
charlas en la seca, y por consiguiente nos concretaremos á in- 
dicar los puntos de contacto que por el costo puedan tenerlos 
riegos con la contabilidad rural. A esta resolución nos induce 
nuestro propósito de limitarnos en la parte de agronomía á asen- 
tar principios generales, ligeramente extractados. 

El costo de las obras que se emprenden para riegos ó para 
proveer de agua á los ganados, cuyas obras pueden consistir en 
presas, jagüeyes, compuertas, etc., es claro que aumentan el va- 
lor de la hacienda ó rancho en su parte de " Construcciones ú 
obras materiales," supuesto que constituyen una mejora que re- 
fluye en el activo de la negociación. 

Ahora, si se trata de gastos que originen los riegos, como son: 
el arrendamiento de aguas ajenas, la formación de caños ó bor- 
des, los jornales de peones que se ocupen en trabajos de esta 
naturaleza, etc., hay que formar un cargo en la cuenta de la 
siembra que origine tales gastos, cualquiera que ella sea. 

Jornales y horas de trabajo. 

Los jornales, llamados rayas por otro nombre, consisten ge- 
neralmente en dinero en mano y ración de maíz particularmente, 
pagándose por semanas los sábados en la tarde, ó los domingos 
por la mañana. En la época de Todos Santos, así como en Se- 
mana Santa, los hacendados acostumbran repartir efectos de 
ropa con cargo á los vencimientos, y en algunas haciendas suele 
darse también á los peones como ración, frijol y chile. 

La parte de dinero de los jornales varía de un real á tres dia- 



I 



10 

ríos, según las condiciones de salubridad del lugar donde se pa- 
gan, la escasez de hombres y el carácter más ó menos liberal y 
humanitario del hacendado. A las mujeres y á los muchachos 
suele dárseles también trabajo acomodado á su condición. 

En las haciendas de los Llanos de Apam, y en los Estados de 
México, Tlaxcala y Puebla se enganchan los peones, dándoles 
con el nombre de avío una cantidad en ropa ó dinero, ó bien en 
ambas especies; por consiguiente, los peones comienzan con es- 
ta deuda, y muchas veces la traen ya de otra finca con acuerdo 
de los dos propietarios, el que da de baja al peón y el que lo re- 
cibe de nuevo, pagando, se entiende, éste la deuda al otro ha- 
cendado, para cargarla después al peón en su cuenta. 

El precio del trabajo consiste por lo común en ración de maíz 
con la medida de un cuartillo y dos reales diarios; el maíz es de 
ministracion indispensable, y en cuanto á la parte de dinero, se 
entregan al peón dos reales cada semana con el nombre de chil" 
tomen, para completar sus necesidades más precisas. 

La diferencia entre el jornal pactado y el chiltomen lo reci- 
ben los peones, bien sea en una ministracion que se les hace en 
ropa en fines de Octubre con el nombre de "Remiendo de To- 
dos Santos," ó en la raya de Semana Santa, en cuya época tam- 
bién se les da ropa y algo de dinero. Es subentendido que la 
parte que les queda á su favov, va sirvie'ndo para pagar el avio 
ó la deuda que traen de otra hacienda. 

La vez que se enferma el peón, no se le suspende su ración 
de maíz y se le da á su cuenta algún dinero para su curación, 
así como cuando se casa ó tiene un hijo, cuyos acontecimientos, 
como es natural, le originan un gasto extraordinario. 

La liquidación de su cuenta se hace generalmente en Semana 
Santa, como un reconocimiento entre lo que ha devengado y lo 
que ha recibido. 

Además de los peones, hay en las haciendas unos sirvientes 
que se llaman semaneros porque se les paga por semanas, en di- 
nero y sin detenerles nada, bajo el mismo precio de ajuste de 
los peones con quienes trabajan en las labores del campo. 



11 

Hay otros con el nombre de meseros cuyo sueldo es mensual, 
por lo común de cuatro pesos, doce^cuartillos do ración de maíz, 
semanarios y dos reales de chiltomen. Estos meseros sirven pa- 
ra majadear, acarrea!" las mieses y todo aquello que no son las 
operaciones primitivas de la labor. 

Hay también sirvientes encargados del ganado mayor, con el 
nombre de ganaderos, cuyo sueldo es mensual, y varía en pro- 
porción del número de cabezas de que están encargados. Para 
el ganado menor hay pastores á quienes por lo común se les 
paga tres pesos al mes, doce cuartillos de ración semanaria y 
dos reales de chiltomen. Como ayudantes para el cuidado de 
este ganado se ajustan muchachos, hijos de los otros sirvientes, 
con el nombre de coleros, y á los que se paga medio real diario, 
ó uno á lo más. 

Las horas de trabajo para el peón ó gañan son, en los climas 
cálidos, de las cinco de la mañana á las once, y de las tres á las 
seis; en los templados y frios, desde el crepúsculo matutino has- 
ta el vespertino, dándoseles dos horas de descanso para comer. 
También suele darse el trabajo en algunas haciendas por tareas 
diarias, y entónce3 el jornalero trabaja discrecionalmente. 



-♦oí^íí 



Cont. Rural— 3 



i 



PARTE SEGUNDA. 



CONTABILIDAD. 



Principios generales. 



i >í 



Ya que hemos dicho lo que nos ha parecido conveniente sobre 
los principios preparatorios referentes á la producción de la tie- 
rra, pasamos á ocuparnos del interesante punto de Contabilidad 
en que deben descansar todos los procedimientos económico- 
administrativos de ese género de explotaciones, |lara que sean 
prudentes y acertados. 

Comenzaremos, pues, por asentar reglas claras y de fácil apli- 
cación para las pequeñas propiedades rurales, es decir, para las 
de corta extensión de terrenos que llevan entre nosotros el hu- 
milde título de Ranchos, y pasaremos después á ocuparnos de 
las grandes haciendas, cuyas cuentas, por razón natural, tienen 
que ser más laboriosas. 

Para unas y otras fijaremos los siguientes principios en que 
particularmente descansa nuestra idea. 

Toda contabilidad regularizada se apoya en la formación de 
cuentas corrientes con Debe y Haber, ó sea Cargo y Data, ó bien 
Débito y Crédito. 

Las cuentas corrientes pueden ser de ramos ó de personas, y 
sirven para determinar la situación monetaria ó el estado que 
guardan estos ramos ó personas, expresados con números, ya 



í\ 



M 



14 



f! 
M 



i ; 



II 



i.! 



sea particularmente, ó ya en su conjunto. Explayémonos para 
hacemos más comprensibles. 

El negociante de cualquiera género, que quiere conocer los cos- 
tos y los productos del negocio que emprende, necesita abrir 
una cuenta corriente pn que cargue ó adeude al negocio todos 
sus costos, y en que acredite ó abone sus productos para poder 
decir: "El negocio ha tenido $ 1,000, por ejemplo, de costos y 
me ha producido $ 1,500; luego he utilizado $ 500." 

De otro modo, tratándose de cuentas corrientes de personas: 
"Fulano me debe $ 800 que le presté, ó que nacen de una mer- 
cancía que le vendí, ó de cualquiera otra cosa, cuyos $ 800 le 
he cargado en la cuenta que le abrí; mas como me ha abonado 
$450 que le he acreditado en la misma cuenta, sólo me debe 
ya 1 350." 

Estos principios generales y de obvia solución, son por su- 
puesto extensivos á los agricultores, que tienen mercancías que 
les produce la tierra, como son las cosechas; otras que les pro- 
ducen loa ganados, como son las crías, etc., sujetas todas á cos- 
tos y á productos, y por consiguiente sujetas también á utilidades 
ó pérdidas, pftrque es claro que si para la siembra, por ejemplo, 
de tal ó cual planta, gastaron $ 2,000, y por haberse perdido la 
mayor parte de la cosecha sólo realizaron $ 300, han perdido 
$1,700; así como si la mortandad del ganado excede á la na- 
cencia, también habrán perdido: por esto es que se hace preciso 
lleven una cuenta corriente á cada ramo de los que se explotan 
y á cada persona, bien sea que tenga el carácter de dependien- 
te ó auxiliar de las labores, bien que haga con el labrador nego- 
cios mercantiles de compra ó venta, ó cualquiera otros. 

Mecanismo de las cuentas corrientes agrícolas. 

Para la mejor comprensión de los principios que se acaban 
de asentar, descenderemos al mecanismo de esta clase de cuen- 
tas, que ya sea en el sistema antiguo de cargo y data, ya en el 
de partida doble, pueden considerarse como el alma ó la base 



iUb- 



16 



de la contabilidad: las trataremos en el orden de la importancia 
que ellas tienen. 

Cuentas corrientes de ramos. 

LA DE CAJA. 

Cualquiera negocio que se explota ocasiona salidas de dinero 
para conservarlo y fomentarlo, y por razón natural, entradas, 
supuesto que sin éstas no podrían verificarse aquellas. 

Sentado este principio, de una verdad incontrovertible, dire- 
mos que: todas las entradas ó ingresos van al Debe y todas las 
salidas ó egresos al Haber, bajo el principio invariable de que 
toda cuenta corriente, sea de lo que fuere, consta de Debe j Haber, 
que se asienta en un pliego de papel extendido, dedicando la 
foja de la izquierda á las anotaciones que se relacionan con el 
Debe y la de la derecha á las que se refieren al Haber. En 
la cuenta de caja, la existencia constituye la primera partida 
del Debe, poniéndose á continuación las entradas. La exis- 
tencia que resulta en cada período de cierre, es decir, cada 
vez que se corta la cuenta de caja, va en la hoja del Haber, 
así como también se ponen allí las salidas, quedando ambas 
sumas, es decir, la del Debe y la del Haber, balanceadas ó 
iguales que es lo mismo, pues es evidente que, si por ejem- 
plo, se comenzó la cuenta con $ 10 y hubo de entradas en 
cierto período, ya sea un día, una semana, una quincena ó un 
mes $ 100, esto forma la suma de $ 110, y si de ellos se hicie- 
ron diversos pagos por valor de $ 80, es claro que quedan de 
existencia $ 30 para el período siguiente. 

De lo expuesto se desprende, que en toda contabilidad agrí- 
cola, ya sea insignificante, ya de importancia, es de una necesi- 
dad imprescindible la cuenta de caja. 

Formularemos en seguida un esqueleto ó ^bosquejo de esta 
cuenta, figurando en ella entradas y salidas, que ordinariamen- 
te tienen lugar en este género de contabilidades, y suponiendo 
que, en razón á no tener muchas partidas que asentar, se corta 
por semanas. 



• í ■ 






"■tfl 



11^ 



V 



;Hi 



I 



DEBE 



1883. 
Mayo 



n 



1» 



n 



í) 



11 



íí 



1? 



?) 



8 



Existencia de numerario con 
que se comienza la cuenta.. 

Producto de una oveja que se 
vendió 

ídem de 6 arrobas de paja á 7 
centavos 

ídem de una carga de tuna del 
cerro 

Recibido de H. por renta ade- 
lantada de un año, del terre- 
no llamado La Rinconada.. 

Producto de dos cargas de pul- 
que á$2-50 es. una 



Existencia que resultó ayer.... 

Y así las demás entradas y salidas, 
cualquiera que ellas sean. 



2 
O 
O 

100 
5 



50 
42 
60 

00 
00 



LA I CAJA, 



200 



00 



$ 108 I 42 



$ 308 



$ 188 



42 



42 



1883. 
Mayo 



» 



í? 



ií 



2 
4 
6 



Pagado por un millar de ladri- 
llo para reponer la troje 

Madera para reposición de un 
carro de dos ruedas 

Al recaudador de contribucio- 
nes, por la de esta finca, co- 
respondiente á tal período.. 

A los peones, por cuenta de 
chiltomen de la semana que 
hoy concluye, según lista 
que sirve de comprobante 
á este asiento 

Existencia HOY 



HABER 



18 
2 

80 



00 
00 

00 



20 



00 



$ 120 00 



188 



$ 308 



42 



42 



18 



í' 



\' 




Cuentas corrientes de siembras. 

En contabilidad agrícola es cargable á la cuenta de cada siem- 
bra, el costo de la semilla ó grano que se aventura para la pro- 
ducción, subentendiéndose que si este grano ó semilla se toma 
de la existencia del año anterior, se le da por valor el costo real 
y positivo que haya tenido, es decir, el de cosecha; y si es que 
se ha comprado, se le da el precio de compra: en seguida se 
carga el importe de los jornales que van causando los peones 
que se dedican sucesivamente á las diversas labores de barbe- 
cho, siembra, escarda, siega y subsecuentes, acomodadas al gé- 
nero de cosecha que se levante; se carga también el importe de 
los forrajes que haya consumido el ganado que auxilia estas 
labores con el arado, la trilla, si se hace á pezuña, y el acarreo, 
bajo el concepto de que este forraje ó pastura sólo se cargará si 
es valorizable, como lo es en efecto el grano, la paja, la alfalfa, 
el zacate de maíz y aun el pasto del campo que según la locali- 
dad en que se produce tiene un precio mensual por cabeza; pe- 
ro si el alimento del animal ha consistido en rastrojo ó en 
desechos de vegetales, esto no es fácilmente valorizable, y por 
consiguiente no se hará mención de ello en la cuenta. A propó- 
sito de esto diremos, que no falta autor de contabilidad agrícola 
que quiera llevar la minuciosidad de todo lo que se debe cargar 
á las siembras, hasta el extremo de valorizar el estiércol que sir- 
ve para el abono de las tierras, operación por cierto difícil de 
ejecutar, puesto que el alimento no sólo da el resultado del es- 
tiércol aprovechable en las tierras, sino el de la mejora de las 
condiciones físicas del animal, ya sea para el trabajo, ya para su 
venta: nosotros, de acuerdo con algunos otros autores de la ma- 
teria, aconsejamos que sólo se cargue á las siembras el alimen- 
to valorizable del ganado en el tiempo en que se ocupe en faenas 
del campo, pues cuando se quiere llevar la exactitud hasta el 
aprecio de los átomos ó las partículas más insignificantes, se en- 



;I 



« \ 



[ 



19 



tra fácilmente en la complicación, y la confusión que es su con- 
secuencia natural: así pues, á las siembras se debe cargar el 
alimento del ganado que las ayudaron, cuando éste es valoriza- 
ble, y al ganado se le abona en cuenta esa misma cantidad, pe- 
ro los estiércoles y los desechos vegetales, aunque se aprovechen 
en tal ó cual sentido, no van á la cuenta. 

También se debe cargar á las siembras el costo de la com- 
postura ó reposición de los instrumentos de labranza que se ha- 
yan desmejorado ó destruido por completo al hacer uso de ellos 
para este género de operaciones, puesto que las siembras han 
originado este gasto, y queda todavía un cargo que hacer, pero 
bajo ciertas bases, porque no es enteramente directo; nos refe- 
rimos, pues, al que origina el vencimiento de los sueldos y ra- 
ciones, del administrador de la hacienda, del escribiente y ma- 
yordomo del campo, si los hay, y de otros dependientes cuyo 
trabajo influye á la vez en el resultado de todas las siembras y 
en el de otros esquilmos que se aprovechan, así como en alguna 
otra explotación anexa á la finca, tal como la fabricación de 
mezcal, por ejemplo, la de quesos, mantequillas y otros. 

Así pues, atendiéndose á que los emolumentos de esta clase 
de empleados no deben cargarse á un solo ramo productor, sino 
á todos proporcionalmente, porque con todos tienen contacto 
más ó menos directo, hay que buscar un medio equitativo de 
reparto de ellos, y éste nos parece que consiste en cargarlos 
anual y proporcionalmente á los diversos capitales que repre- 
senta cada género de explotación, ' ya sea que éstos hayan pro- 
ducido utilidades ó pérdidas, pues aun en este último evento es 
de suponerse que ellas no deben atribuirse á que el administra- 
dor y dependientes citados hayan dejado de dedicar su atención 
á esos ramos, sino que pueden provenir del mal tiempo, ó de 
otras causas independientes de su voluntad, debiéndose también 
hacer un cargo proporcional de otros gastos que influyen á la 

1 Si se trata de siembras, se debe tomar por base el capital que representa 
la área de terreno en que se haya hecho cada siembra. 



1 



■i i' 



20 

vez en los resultados de todos los ramos que se explotan; tai 
es el de libros, papel, etc., del despacho de la hacienda; el de 
alumbrado, contribuciones, reparaciones en el edificio, construc- 
ción de linderos, bordes ó zanjas, y algunos otros que no ten- 
gan aplicación directa á determinado ramo: de todos estos gas- 
tos, que pueden considerarse como " Generales,'''' se formará una 
suma anual, y se repartirán proporcionalmente, como se dijo 
antes, por medio de una proporción en que se diga "la suma de 
los capitales que representan los diversos ramos que se explo- 
tan, es con cada capital, como la suma de los gastos es con 
la parte de ellos que á cada capital corresponda," viendo al últi- 
mo si los cuartos términos de las proporciones dan la suma de 
los gastos, y esta será la prueba aritmética de que se hicieron 
bien las operaciones. 

De este modo es como aplicaremos á cada siembra lo que le 
corresponde de estos gastos de carácter general. 

A lo expuesto agregaremos que el costo de los riegos de cada 
siembra se le cargarán igualmente, así como el de los abonos 
que se hicieren para prepararla. 

Si las tierras fueren arrendadas, se agregará á los gastos de 
siembra la parte proporcional del arrendamiento y el alquiler 
de animales, si no fueren propios los que auxilian la labor. 

Conocidos como lo serán por este camino en ñn de año todos 
los costos de cada siembra, será perfectamente posible conocer 
también el precio legítimo de cada carga, con sólo el hecho de 
dividir la suma de los costos por el número de cargas que se ha- 
yan recogido de la cosecha. 



Cuentas corrientes de granos 6 semillas, 



Entonces se abrirá otra cuenta corriente al grano ó semilla ob- 
tenida, distinguiéndola con el encabezado de "Cuenta de maíz," 
de cebada ó lo que sea. La primera partida de Debe ó Cargo de 



'■■»•■»- -*>■ /',^'^*»>»^ 



21 

esta cuenta de granos ó semillas, consistirá en el número de car- 
gas que se recogieron de la cosecha, valorizadas de la manera 
que se dijo antes, y esta misma cantidad irá al Haber de la cuen- 
ta de siembra respectiva. En el de la cuenta de granos se irán 
abonando sucesivamente las ventas que se hagan cqn la canti- 
dad que produzcan, pudiéndose de este modo conocer fácilmente 
cuánto es lo que se utiliza, pues si por ejemplo, mil cargas 
que se levantaron de cebada sacaron un costo de $ 500, y 
ellas se realizan en $2,000, es claro que se habrán gana- 
do $1,500. 

También se pondrá en el Haber de la cuenta de granos lo 
que se ministra por raciones á los dependientes de la finca, si 
es que de ellos se toma algo para esta clase de emolumentos, y 
lo que se saque para los animales, en el supuesto de que se trate 
de semilla aplicable á este objeto; en uno y en otro caso el pre- 
cio será el de cosecha. 

Cuando al concluir el año labrador resulte una existencia de 
granos, no pudiéndose prever el precio á que se realizará en el 
siguiente, se le dará el valor que sacó en la cosecha, agregándose 
este valor, como se hace mercantilmente, al grano ó semilla rea- 
lizada y comparando la suma con la del Debe; si la del Haber, 
bajo este procedimiento, es superior, el exceso representará una 
ganancia é irá al Debe para balancear, y si por el contrario es in- 
ferior, significará una pérdida é irá al Haber. 

El ejemplo siguiente aclarará esta regla. 

Supongamos que en el mes de Julio se levantó una cosecha 
de cebada de 600 cargas, y que sumando los costos de la siem- 
bra salió cada carga á cincuenta centavos. Supongamos igual- 
/ mente que en el resto del año labrador se vendieron 500 cargas, 
siendo 300 de ellas al precio de $ 2,50 es. por una, y las 200 
restantes á razón de $ 2, y que se aplicaron á raciones de de- 
pendientes en diversas fechas 50 cargas, quedando por consi- 
guiente para el otro año otras 50 de existencia. 



ti 



|i Sil 



22 



Con esos datos el esqueleto de la cuenta será este: 



SN EL DSBS. 



600 cargas, valor $ 300 „ 



EN EL HABER. 

Producto de 300 cargas á 
$2.50 $ 750 „ 

Id. de 200 id. á $ 2 „ 400 „ 

Para raciones, 50 cargas al 
precio de cosecha, es decir, 
á50cs „ 25 ,j 

Más 50 cargas que quedan 
de existencia, también al 
costo de siembra ,, 25 „ 



Suma $ 1,200 „ 

Pero como el Debe importa 300 „ 



La diferencia que es de $ 900 „ 

significará una ganancia, á reserva de ver en el año subsecuen- 
te á cómo se realizan las 50 cargas que quedaron. 

Como quiera que hay que concentrar en cada cuenta corrien- 
te todo lo que le es anexo, si la siembra fuere de cebada se 
pondrá en su haber el importe de la paja que forma parte de la 
cosecha, y que por consiguiente se medirá y valorizará al precio 
corriente, haciendo que la cuenta quede balanceada, es decir, 
igual en su Debe y su Haber, pues cuando se aprecie el valor 
de toda la cosecha se aplicará al grano la diferencia entre el to- 
tal de costos y el de la paja valorizada. Igual procedimiento se 
observará con relación al zacate de maíz si se tratase de esta 
clase de siembra, porque también ese zacate forma parte de la 
cosecha. 

Pondremos en seguida bajo las bases asentadas, un bosquejo 
de cuenta de siembra y otra de granos, que se enlazan íntima- 
mente, para que se comprenda mejor. 



^^-.-^ 



■-r^'^^ 



DEBE 



1882 
Julio 

Octub. 



jj 



» 



1883 
Marzo. 



n 



Abril. 



31 



)j 



>} 



31 



)) 



30 



SIEMBRA 



Precio de 10 cargas que se compraron para 
siembra, á $ 5 una , ••••• 

Vencimiento en 24 dias del mes que hoy 
termina, de 20 peones que con el jornal de 
dos reales diarios se dedicaron á barbe- 
char para preparar la siembra 

Precio de 480 cuartillos de maíz, ó sean 5 
cargas, que por raciones diarias de á un 
cuartillo se dieron á los mismos peones, 
habiendo sido el maíz comprado á $ 4.50 

carga 

Manutención de 10 yuntas de bueyes para 
el arado, á los que, á falta de pasto ó de- 
sechos vegetales invalorizables, se les die- 
ron 480 arrobas do alfalfa compradas á 
4 es. arroba 

Yencimiento en 15 dias de 10 peones que 
se dedicaron á la siembra con la semilla 
comprada en 2 de Julio del año próximo 

pasado •••••• 

Paciones en el propio tiempo: 1 carga, 1 ía- 
nega, 6 cuartillos, á 85 carga... 

Seguirán con explicaciones, semejantes los 
gastos de escarda, siega y subsecuentes, 
hasta la guarda de la cosecha en la troje. 
Supondremos, pues, que éstos gastos as- 
cendieron á 



50 



120 



22 



19 



37 



400 



8 657 



5) 



5> 



50 



20 



50 



80 



)j 



)> 



DE maíz. 



HABER 



1883 
Abril. 



30 



Precio de costo de la cosecha de maíz que 
se levantó, dividido de este modo: 

Total de gastos de siembra, que se 

toma del Debe $ 657 „ 

Precio prudencial de dos mil arro- 
bas de zacate que se midieron, á 
3 es. una 60 „ 

Quedando para el grano $ 597 „ 

Y como quiera que se cosecharon 500 car- 
gas, sale la carga con un costo de $ 1.19. 




60 
597 



)> 



j> 






La cuenta de cualquiera otra clase de siembra, se llevará bajo el mismo 
saldarla. 



pié, es decir, cargándole todos los costos y abonándoselos al último para 



■piVM 



ÉÜtt 



mkmmm 



^■'^ 



• w 




■ifí 



DEBE 



maíz en 



1883 
Mayo. 


1? 
31 


Cosecha liquidada ayer según la 
cuenta de siembra, á razón de 
$ 1.19 es. carera * 


Cargas, 


Fanegas. 


Cuarta. 


Talob. 


600 


7J 




$ 597 
760 




Utilidad obtenida hasta hoy, á 
reserva de la que se obtenga 
con el maíz que queda ' 


Sumas é.. 


600 


11 


)> 


$ 1,357 





1 Al zacate de maíz se le abrirá una cuenta corriente en que se cargarán las 2,000 arrobas 
que se aprovecharon y se abonará el empleo de ellas, ya sea para manutención de animales, 
ya para venderlas. 

2 Suponemos hoy el cierre de la cuenta como se haría en fin de año. 



GRAKO. 




Tomado para raciones en la se- 
mana que hoy concluye, según 
lista que sirve de comprobante 
á este asiento, precio de cosecha. 

Id. para engorda de cerdos, id. id. 

Vendidas a H. al contado, á $ 5 
carga 

Existencia hoi/, estimada á pite- 
cia de cosecha ^ 

Sumas.... 



Cargas. 



6 
2 

200 

292 



500 



HABER 



Fanegas. 



Cuarts. 



11 

11 
11 



11 



11 
11 



11 



VA LOS. 



11 



$ 



7 
2 

1,000 

347 



$ 1,357 



14 
88 

11 
48 

11 



3 Bajo las mismas bases se seguirá cualquiera cuenta de grano 6 semilla. 



: 



\' 



CoDt. Baral— « 



1^ 



.1 

■'i'; 



L,w*ií** 



I" I! 




28 



Cuentas corrientes de ganados. 

Aunque nos proponemos al llegar al capítulo III de este libro, 
que tratará de una hacienda de cría de ganado, decir con algu- 
na extensión todo lo que se refiera á tan interesante materia, 
sin embargo, como quiera que las siembras de todo género re- 
quieren cierto número de cabezas de ganado acomodado á su 
importancia, explicaremos aunque sea someramente el mecanis- 
mo ó los componentes de las cuentas de esta naturaleza. 

La cuenta corriente de un género de ganado, cualquiera que 
sea, comienza en su Debe con la existencia de cabezas que haya- 
bajo la clasificación y precios propios de su edad y condiciones 
físicas; se carga ó se asienta en el mismo Debe el importe del 
alimento valorizable de que nos ocupamos al tratar de las cuen- 
tas corrientes de siembras; va también al Debe el ganado nacido 
ó sean las crías, al precio acostumbrado en el distrito en que 
esté ubicada la finca rural, y se pone también en el Debe el ga- 
nado que se adquiera por compra ó por cambio, á su respectivo 
precio. 

El Haber de la cuenta de un ganado consiste en el producto 
del que se vende y en el valor del que se muera, supuesto que 
hay que darlo de baja respecto de la existencia, pero bajo esta 
distinción: si la carne se aprovecha vendiéndola á los depen- 
dientes por tratarse de ganado vacuno, lanar, cabrío ó de cerda, 
la cifra que se ponga en el Haber será la que representa el pro- 
ducto de la carne vendida; pero si ésta no se aprovecha por ca- 
lificarse de nociva* á la salud en vista del género de muerte que 
tuvo el animal, se pondrá en el Haber el precio que se le dio al 
comenzarse la cuenta del año, cuyo precio llamaremos de tanfa^ 
y se considerará en estos casos como una pérdida. 

También se pone en el Haber del ganado mayor, que es el 
que auxilia las labores del campo, el costo de la pastura valori- 
zable que ha consumido en el tiempo en que se ha ocupado en 



-«: ,. . n^ 



29 



dichas labores, porque se puede decir que desquitó esta pastura 
con su trabajo aprovechado en determinada siembra, y por esto 
se le abona; el resto de la pastura valorizable que no tiene un 
descargo directo, sé considerará entre los gastos generales, si es 
que el animal se emplea también en algunas otras faenas que 
no son las siembras, faenas que influirán de un modo más ó 
menos directo en la administración de la finca rural. 

Tanto en el Debe como en el Haber de la cuenta de cada gé- 
nero de ganado, se toma nota del numero de cabezas relaciona- 
das con cada partida de alta ó baja, y las sumas serán iguales 
en ambos lados, porque en efecto, si se comenzó la cuenta, por 
ejemplo, con 'diez cabezas y se han dado de alta cien por diver- 
sos motivos, es claro que figurarán ciento diez cabezas en el 
Debe; pero si se dieron de baja ochenta, también por diversos 
motivos, quedará una existencia de treinta cabezas que irá tam- 
bién al Haber al cerrarse la cuenta, quedando en ambos lados 
igual número de cabezas. 

En el Haber del ganado vacuno se pondrá también el produc- 
to de la venta de la leche, quesos y mantequilla, si estos comes- 
tibles se fabrican con el resto de la leche que no se expenda en 
su primitivo estado, pues es claro que todo esto se saca de ese 
ganado, y lo mismo se practicará con la lana que se obtenga del 
lanar en la época de la trasquila, poniendo al Debe los gastos 
de ésta. Es una regla invariable la de concentrar en cada cuen- 
ta corriente todo valor que le sea relativo ó anexo, obrando ya 
en el Debe, ya en el Haber, según su carácter. 

Las cuentas del ganado se cierran como las de las siembras, 
es decir, valorizando la existencia de cabezas, agregando ésta á 
la suma del Haber y comparando el resultado con la suma del 
Debe; si ésta es mayor que la del Haber reunida con la existen- 
cia, la diferencia constituye una pérdida, y si por el contrario, 
significará una ganancia. 

Formularemos en seguida una cuenta de ganado vacuno, por 
ejemplo, suponiendo todos los casos que pueden ocurrir en la 
práctica. 



íl 



^1 




.^éimr' 



DEBE 



GAKAI^O 1 VACUNO 



- 



1882 
Mayo. 

Setbro. 



Ocbro. 



Novbre. 

1883 

Abril. 



V 



V 



30 



31 



10 
30 

30 



» 



Cabczoii. 



30 



2 
1 



33 



quo sogun clasificación y precios 
del inventario do esta lecha, exis- 
ten en la finca •. 

Por el pasto consumido en cinco 
meses á razón do 12 reales al año 
por cabeza de ganado ma^'or, se- 
gún li(ju¡dncion quo sirvo de 
comprobante á este asiento 

Por 50 arrobas de alfalfa á cuatro 
centavos una, consumidas do tal 
fecha á tal otra 

crías que se dan do alta, á $ 6 

toro padre comprado á H. en 

Por el vencimiento en reales de 
dos ganaderos en todo el año la- 
brador, según liquidación 

Por la ración de maíz para los mis- 
mos (13 cargas 4 cuartillos, á ra- 
zón de $ 1.93 es. carga, precio 
de cosecha) 

cabezas. 



8 


240 


» 




27 


j) 




2 


j) 




12 


}) 




25 

• 


» 




96 


>} 




15 


71 
71 


$ 


417 



1882 

Junio. 

Dicbre. 

1883 

Abril. 

» 



Cabezu. 



>» 



J) 



5 
25 

30 

jj 



2 
1 



n 



» 



29 



HABER 



toroí? vendidos á $20 uno 

vaca que murió por piquete de ví- 
bora 

Producto de leche vendida en el 
año 

Id. de carne aprovechada de una 
ternera que murió 

Por la pastura valorizable que con- 
sumieron los bueyes en el tiem- 
po en que trabajaron con el ara- 
do, según liquidación que sirve 
do comprobante á este asiento. 

de existencia hoy, cuya clasifica- 
ción y precios constan en el in- 
ventarío respectivo 

Pérdida sufrída en este ramo, que 
se asienta para nivelar las su- 
mas 



33 cabezas. 



40 

18 

60 

5 



11 



11 



11 



19 



210 



65 



50 



$ 417 



}) 



11 



21 



71 



i 



t \ 



•^iv^^¡i0I^W^ 



I 






m\ 



fi 



S2 

Los $ 65.21 es. que se observan como pérdida definitiva al li- 
quidar la cuenta del año, vienen demostrando que la pastura 
valorizable que no tuvo la compensación del abono en cuenta 
por el trabajo de los bueyes en el arado; el exceso del valor del 
ganado muerto sobre el nacido, y por último, los jornales y ra- 
ciones que se tuvieron que ministrar á los ganaderos, fueron su- 
periores en cantidad al producto de la leche y á la ventaja que 
pudo obtenerse en la venta de dos toros. 

Cuenta de troje ó granero. 

Del grano que se ministre para raciones de dependientes, se 
deben seguir por el encargado de la troje ó granero apuntes mi- 
nuciosos que, según el movimiento más ó menos grande que ha- 
ya, se pueden trasladar diariamente, ó por semanas, ó por mes, 
á la cuenta de granos, y lo mismo se puede practicar respecto de 
las pasturas valorizables que se den á los animales. 

Nosotros, para no hacer difusa la cuenta de granos que he- 
mos formulado y la de ganados, hemos puesto en conjunto las 
partidas, pues sólo hemos tenido por objeto indicar el carácter 
de ellas y el lugar en que deben asentarse. 

Cuentas corrientes de arrendamientos de tierras de labor 

y de pastos. 

Estas cuentas son bien sencillas por su misma naturaleza: se 
abren, pues, bajo el nombre de la persona que debe pagar el 
arrendamiento, bajo estas reglas: 

Si se trata de terrenos de labor, va al Haber de la cuenta que 
se abra á éstos el importe de las rentas causadas, que se asen- 
tará en cada período de pago que se haya pactado, bien sean 
mensualidades, trimestres ó tercios de año, en consonancia, se 
entiende, con la cuenta personal de cada arrendatario, en que 
se cargarán también las rentas ya causadas. 

La forma de estas- cuentas es la que se ve en seguida: 



88 



tí 



p=) 



f^ 



OQ 



Ex? 






CCS 

Ex:> 
cu 



pq 




rH O 



CO 



CO 






con: 

ce ^ 00 f" 



88 8 



6» 



8 

CO 

(5» 



8 



y^ 



QJ ^^ .«4 -j-ik 



•C 



O (3 



a> 



O c *- 



(0 



o O 



33 o 



a> 



TS o "^ 



p,co 






C S 03 ^ «> 



<D 



o3 O 



a> ' 



03 



V 



(-< M 



CO 



CO 



CO 



00 2 



bO 



CO 



< 






^ 



M ¡ 



xi 



t ! i 



l'í 



84 

Respecto de las cuentas de arrendamientos de pastos ó de 
prados, que es lo mismo, se debe obrar de otro modo, supuesto 
que según se ha dicho ya al tratar de esta clase de tierras, es 
costumbre cobrar por grupos de cien cabezas de ganado menor, 
ó por cada cabeza de ganado mayor, tomando por base de ajus- 
te una anualidad; así pues, hay necsidad de ir anotando suce- 
sivamente en la cuenta las cabezas que aprovechan el pasto, en 
razón á que, ya sea por aumento ó por diminución que haya 
en el ganado, cuyas alteraciones provengan de cualquiera causa, 
las bases ya no serán las mismas y se causarla cierta complica- 
ción al liquidar, la cual se evita con el siguiente procedimiento. 
Abriremos, pues, cuenta al dueño de un ganado menor. 



lemrnm 



¥ 



% 



i 




I 



DEBE 



DUEÑAS PEDRO.— AERENDATARIO DE PASTOS.— GANAD» 



! 



1883 
Febro. 






Cabezu. 


2 


Por 

• 


200 


Marzo. 


15 


j> 


180 


Abril. 


15 


» 


230 


» 


30 







que entraron á pastar, 
desde hoy 



)) 



5> 



en que se corta la cuenta. 



Dias. 



41 
31 
15 



Renta cauíada. 



4 
3 
1 



49 
06 
89 



44 



El procedimiento práctico para liquidar cada partida del Debe, es este: 
liquidación porque se refiere á 200 cabezas de ganado que pastaron del 2 
bezas de ganado ocasionan un pago de $ 20 al año, ¿200 cabezas cuánto 
es con el término que se busca, el cual, haciendo las operaciones aritmó- 
resultado: • 

Pero como no pastó el ganado un año completo, sino únicamente 41 
que se busca, el cual es de $ 4.49 es. 

Del mismo modo se procederá respecto de todas las demás partidas hasta 
varía el número de cabezas del ganado. 



'1 



MENOR AL RESPECTO DE $20 POR CIEN CABEZAS AL AÑO. 



HABER 



1883 
Abril. 



» 



30 



» 



Pagó á cuenta.... 
Saldo deudor hoy. 



i 

$ 8 
1 


)7 

44 


$ 9 


44 



tomemos, pues, como norma la segunda partida que es la que causa ya 
de Febrero al 15 de Marzo, es decir, 41 dias, y diremos, pues: "si 100 ca- 
ocasionarán? La proporción es esta: 100 cabezas es con 200, como $ 20 
ticas consiguientes, resulta representar $40, que manifiestan el primer 

.dias, diremos: "365 dias es con 41 dias, como $ 40 es con el otro término 

el cierre de la cuenta, haciendo la operación correspondiente cada vez que 



I 



li 



>f: 



-V -!»<*'.- - — ■ ■ -'--i^' 



vm 




if 



88 



Cuentas corrientes individuales. 

Las cuentas corrientes individuales pueden ser de dos clases, 
á saber: de personas con quienes se hagan negocios de compra 
ó venta de efectos, que no sean al contado, y de dependientes de 
la finca rural. 

Respecto de las de compra ó venta de efectos, si se trata de 
compra, se abonará al vendedor el precio de ella y se le carga- 
rán los pagos que se le hagan de cualquiera especie que sean, 
hasta cubrir el saldo. Ahora, si se trata de ventas, se practicará 
lo contrario, es decir, se cargará al comprador el importe de los 
efectos vendidos y se le irán abonando sucesivamente los pagos 
que haga, hasta que cubra el total. 

En cuanto á los dependientes, se obrará de otro modo, según 
sea que sus labores obren directamente en determinada siem- 
bra, ó que todas las explotaciones del campo participen de su 
auxilio. Hablaremos primero de estas últimas cuentas que son 
las más sencillas por su naturaleza. 

Las que se encuentran en este caso son las del administrador 
de la ñnca, el escribiente, el mayordomo del campo y tal vez 
algún otro servidor. En el Haber de estas cuentas va el venci- 
miento arreglado al ajuste ó pacto que se haya hecho, compren- 
diéndose la parte de dinero y la de raciones, ya sean en maíz, 
carne, etc., y en cebada para los caballos que monten exclusi- 
vamente: en el Debe se asienta todo lo que se pague á cuenta, 
también en dinero y en especie, valorizando esta última bajo 
estas bases: cuando se trate de ración de maíz, cebada, ó cual- 
quiera otra semilla, se le pondrá el precio de la cosecha anterior, 
suponiendo que de la existencia que haya quedado de ella se 
toman las raciones; pero si éstas se toman de grano ó semilla 
que se haya comprado, se cargarán las raciones al precio de 
compra, observándose igual procedimiento respecto de los ani- 
males que se den como ración, es decir, borregos, ovejas, ó lo 



89 

que sea. Es subentendido que la suma del Haber de la cuenta 
respecto de raciones, debe ser igual al cargo que de ellas se ha- 
ga en el Debe en vista de las ministraciones, y ya se ha dicho 
que del importe total del vencimiento, considerado con el ca- 
rácter de "Gastos generales," se hará en fin de año una derrama 
en todos los ramcs que se explotan, tomando por base los ca- 
pitales que representan estos ramos. Con relación á siembras, 
los capitales consistirán en los valores que se calculen á las su- 
perficies de terrenos sembrados, en comparación con el total que 
representen las tierras de labor. 

En cuanto á las cuentas corrientes de los peones es otra su 
organización, puesto que el trabajo de ellos se va aplicando en el 
curso del año según se necesita, ya en una siembra, ya en otra, 
ya, en fin, en diversas faenas del campo que no son siembras. 

El desempeño de estos trabajos constituye el vencimiento de 
la remuneración del peón, ó sea su jornal, y para tener base 
segura de que partir, es menester llevar apuntamientos exactos 
de estas diversas labores: al efecto, atendiéndose á que pueden 
ser muchos los peones y varias también las tareas á que se les 
dedique, lo cual ocasionará muchos apuntes y la consiguiente 
complicación, se puede poner en planta el sistema que pasamos 
á explicar. 

Se dedica una planilla para cada género de siembra con el 
rayado ó líneas que se necesiten para que figure en ella el nom- 
bre del peón y los dias en que ha ganado jornal en labores re- 
lativas á la clase de siembra que indica la planilla, desde el pri- 
mer barbecho hasta la guarda del grano en la troje, pues aunque 
hay en cada siembra intervalos ó períodos de tiempo en que 
ninguna labor se practica, como es aquel en que se deja germi- 
nar la planta y ponerse en estado de fruto, como quiera que en 
las susodichas planillas se anotan sólo los dias en que los peo- 
nes se ocupan, se obtendrá por ellas el doble resultado de co- 
nocer con exactitud el gasto que ha causado cada siembra, con 
relación á jornales, y el tiempo que ha durado desde la primera 
labor hasta la siega ó corte de la mies, según haya sido el tem- 



i 

r 
f 



w 






If 



s 



k 



V 

i 

i 

i 



40 

poral, pues sabida es la influencia que el estado atmosférico 
ejerce sobre el éxito de las cosechas, y lo que dilatan para le- 
vantarse. 

Para las diversas faenas que no son siembras y á que tam- 
bién se aplica el trabajo de las peones cuando aquellas no lo de- 
mandan, como por ejemplo, apertura de zanjas, reforzamiento 
de bordes ó linderos, acarreo de material para construcciones, 
etc., se dedicará planilla ó planillas especiales según la impor- 
tancia de la tarea de que se trate; así pues, el vencimiento del 
peón en el curso del año se encontrará tomándolo de cada pla- 
nilla de siembra y de las diversas faenas ó tareas, para poderlo 
trasladar por fracciones á su cuenta corriente. Si la ración dia- 
ria de maíz de cada peón es de un cuartillo, como generalmente 
se acostumbra, asociada como ésta se encuentra al vencimiento 
del jornal, es claro que para calcularla y poderla asentar en el 
Haber de la cuenta del peón, habrá que tomarla de las planillas 
en que constan los trabajos á que se ha dedicado, quiere decir, 
tantos cuartillos de maíz como días en que conste que ha traba- 
jado, al precio que indicamos al tratar de la cuenta del admi- 
nistrador y demás homogéneas. 

Valorizado como se lleva dicho el vencimiento del peón que 
se pondrá en su Haber, expresando en conjunto el de cada siem- 
bra y el de las otras tareas que no son 'siembras, su Debe ó 
cargo se tomará de la cuenta de caja, con relación al dinero que 
se le pone en mano con el nombre de chiltomen, y del Diario 
de las entradas y salidas en especie de que se hablará después, 
lo que se le da en maíz, en carne de ganado muerto que se le 
venda, en ropa que también se le venda, etc. 

Nos ocuparemos del Diario de entradas y salidas en especie, 
supuesto que de él se toma una parte del material para las cuen- 
tas corrientes, diciendo por regla general que en este Diario se 
deben asentar en relación corrida por fechas, todas las entradas 
y salidas de valores que tengan lugar, exceptuando las de dinero, 
que van directamente á la cuenta de caja, y entendiéndose por 
valores: las cosechas que entraron á la troje; la paja de cebada 



41 

ó zacate de maíz, que se mide y que forma parte de las mismas 
cosechas; el ganado nacido, y en general toda clase de valor que 
mgresa de nuevo; así como con relación á salidas ó bajas, se 
pondrá el ganado que se muere, la semilla que se distribuye pa- 
ra raciones, etc., pues respecto de la que se vende ó se compra 
al contado, el apunte va directamente á la caja. También se 
apuntarán en este Diario los objetos que se cambien, asentando 
como entrada el que se recibe, y como salida el que se entrega. 
Así puee, en vista de las reglas que acabamos de asentar so- 
bre el movimiento de valores de un predio rústico cualquiera 
formularemos sucesivamente, para mayor claridad, un modeb 
de cuentas de un comprador de semillas, ganado ó cualquiera 
otro efecto; la de un dependiente cuyas labores influyan indis^ 
tmtamente en los diversos componentes de la explotación en 
general; una planilla de siembra con las anotaciones del trabajo 
de los gañanes ó peones, y la cuenta personal de uno de estos 
servidores, pues á estos modelos de cuentas ó planillas se pue- 
de sujetar la formación de cualquiera otra que con ellas tenga 
analogía. 



u 




ü'' 



42 






Ph 

1S3 



Pí 










. 1 


^ 








^ ** ** 




1 








ooo 

oo o 


8 




g 






C^ (M <M 


CM 




<x> 






yd- 






0» 










¿¿ - 


, 


1 










^ "^ 


i 








1 




H o 


/ 












^* ^S 


1 












:^ e 


/ 












: tí ^ 


/ 












: !^ » 


/ 












• ^ í» 


/ 








• • 

• • 

• • 

03 




\ 






• 


P3 « - S i^ 


. 1 








« - -§,^ 


• 1 








g >i. 


Jl. 


1 










« ^ Q 


1 








•^ 


::::'< 2 "tí 








- 


v-> o **'tí 












i i; 










Pt 


¡ ¿5 












ce O O ~ 














c^ co - 












1883 
Febro. 
Marzo. 

Abril. 













*• 






w- 














g 






g 


8 






00 






00 


c^ 






c» 






«» 


(» 




ido la- 

600 „ 
200 ,. 


lidades 
desde 
imo. 




el año 
sado... 




oí .. ! • 


5 c^S 












a 


\ c o 




'- 2 
■§.§ 






c 
t 

a 


5 Q? t-t 

i B 2 




^^2 




03 "'^ í-< «1 






Su deuda al 
labrador p 




g O) O eS 


C 

a 


5 O © 




« 


¿''So 


Pagad 
deá$ 
el 18 






00 








o» 




tH 








f-» 


















1883 
Enero 








o 





a 
S 

O 



.§ 



^ 



o3 <u 

3 O) 



e8 






•s ;J 



oí o 

ü t> 

03 q; 

G m 

t-< O 

^ © 

vD g 



<u 



a> 



V 






4» 



43 




^'«-r. 



W i' 

4 



Cont. Baral— 5 



44 



45 



DEBE 



1882 
Mayo. 



15 
31 



Pajiíado hoy á cuenta según el 
libro de caja 

Pagado en el mes según por- 
menor del Diario de entradas 
y salidas en especie: 

Por un carnero, precio de in- 
ventario con que se comenzó 
la cuenta del año 

Por 93 cuartillos de maíz, tres 
diarios do ración, al respecto 
do $ 1 por carga de 96 cuar- 
tillos, precio de cosecha del 
año anterior por haberse to- 
mado de la existencia. 

Por 124 cuartillos de cebada 
para el caballo de este depen- 
diente, 4 cuartillos diarios do 
ración, al respecto de $ 2 car- 
ga de 108 cuartillos, precio 
de compra porque nada que- 
dó de existencia del año an- 
terior 



KN KSPSCIK. 



Bit BINSBO. 




SOLIS ÁNGEL, . ADMINISTRADOR. 



HABER 



1882 
Mayo 



» 



31 



jj 



Por el sueldo del presente mes 

Se abonan en cuenta las raciones á qiietié- 
ne derecho este dependiente y se le en- 
tregaron según pormenor del Debe 



8 40 



)> 



20 



Abril 



I . 




Saldo que resultó ayer á su favor 



'i 



ministrador, so seguirá bajo la misma forma, y eata clase de c 



cuentas se 



■^.^^^j 



DEBE 



1882 
Mayo 



8 



11 




ii 



11 



11 



31 



jj 



» 



11 



f'l 



DÍAZ DEMETRIO, 



♦ 

Recibió como avío: 

En dinero ..... 

„ unas calzoneras 

„ un sarape 

„ una carga de frijol 

Por 24 cuartillos de maíz, uno 
diario de ración en los dias 
trascurridos del 8 á la fecha, 
al respecto de $ 2 carga pre- 
cio do cosecha, por haberse 
tomado de la existencia del 
año labrador próx? pasado... 

Por el chiltomen de tres sema- 
nas 

Por un cuarto de oveja muerta. 

Saldo acreedor hoy 



PERCEPCIONES. 



En eipecie. 



3 

2 
12 



5? 



$ 8 



50 



)j 



50 

75 
37 



En dinero. 



19 
17 



$ 44 



11 



12 
13 



25 






47 



PEÓN O GAÍÍAN. 



HABER 



1882 
Novbre. 



Dicbre. 

1883 

Mayo 



30 



31 
31 






Por los jornales vencidos en 95 dias, en la- 
bores relativas á siembra de maíz según 
la planilla núm. 1, al respecto de 2 rs. ca- 
da dia 

Por los id. id. en 80 dias en diversas tareas, 
con el mismo jornal, planilla núm. 2 

So le abona el importo de la ración de maíz 
devengada en los dias del mes en que ha 
trabajado 



Las cuentas de los peones se pueden liquidar en los períodos de tiempo 
te modelo la cortamos en fin de mes para no estar repitiendo unos mismos 



23 
20 



75 



11 



50 



$ 44 



25 



que se quiera; la costumbre es hacerlo cada año por Semana Santa; en es- 
asientos. 



kX^ 



48 



á 



'If 



Elementos para la contabilidad de una pequeña negociación 
agrícola, es decir, de un Rancho 6 Cortijo. 

Por medio de las cuentas corrientes que se han explicado, 
formadas en vista del Libro de Caja, del Diario de entradas y 
salidas en especie, de las planillas de vencimiento de jornales 
y de los apuntes de la troje ó granero, se puede tener un cono- 
cimiento aproximativo de la marcha que siguen las explotacio- 
nes de una finca rústica cualquiera, que no tenga un dependiente 
capaz de seguir una contabilidad por partida doble; pero no nos 
debemos conformar con esto: nuestra tendencia debe ser la de 
introducir aquel sistema, único que permite observar constante- 
mente las alteraciones que sufra el activo y el pasivo del capitaU 
y que ligado como está en todas sus operaciones, proporciona 
una comprobación constante y pone á cubierto al tenedor de 
libros de cualquier error: cierto es que por las cuentas corrien- 
tes explicadas se verá el resultado definitivo de cada siembra, y 
que reasumiendo los saldos de las que produzcan utilidad, así 
como las de ganados ó cualquier otro ramo que también la pro- 
duzcan, y restando de la suma los saldos de las que ocasionen 
pérdidas, se verá el resultado definitivo del año labrador, de 
una manera aproximativa; pero cuando se vea de bulto, como 
se va á ver, que la partida doble aplicada á negocios del campo 
todo lo escudriña y aprovecha hasta el más pequeño detalle en 
beneficio de los mayores productos, dando resultados exactos 
y completos, acabarán los propietarios de pequeños ranchos ó 
heredades por procurarse un dependiente capaz que siga un 
sistema que, bajo la instrucción que pasamos á redactar, es na 
sólo posible plantearlo, sino hasta fácil si se quiere. 



í ' 



Jw^-.-- 



49 



Contabilidad por partida doble, aplicada á una Hacienda 

de labor y de pastos. 

Supongamos, pues, que vamos á aplicar dicho sistema á una 
hacienda de labor y de pastos llamada de San Francisco, en que 
no se ha llevado antes una cuenta en regla, sino únicamente 
apuntes de que tomaremos datos para nuestras operaciones pre- 
liminares. 



Inventario ó liquidación y procedimientos preparatorios 

para comenzar la cuenta. 



Sometiéndonos á los principios rigorosos de la partida doble, 
comenzaremos por fijar bien la situación mercantil ó monetaria 
del dueño de la finca, formando al efecto un inventario de su 
activo y su pasivo, para que comparados éstos se obtenga el ca- 
pital líquido de que pueda disponer como suyo. 

Con relación á objetos menudos que sean muchos y de una 
' misma naturaleza, como por ejemplo instrumentos de labranza, 
muebles de la habitación de la hacienda, ganados de un mismo 
género, pero de diversas edades, las cuales están relacionadas 
con su valor, etc.; supongamos que se forman inventarios mi- 
nuciosos especiales cuya suma figurará en el inventario general, 
con el fin de no llenar papel con detalles bromosos que pueden 
omitirse, haciendo sólo de ellos una leve indicación. 

Este inventario general, nos haremos creer que es el que se 
ve ,en seguida: 



• !l 



i 






80 



INVENTARIO de Activo y pasivo referente á la Hacienda de 
San Francisco, de la propiedad de H., ubicada en la municipali- 
dad R. del distrito P. del Estado de Querétaro, cuyo inventario se 
forma el 30 de Abril de 1882. 



:|Í 



ft 



_ACTIVO.. 



Propiedad raíz. 

Tierras de Labor. 
Valor de estas tierras según valuó he- 
cho por el ingeniero Fulano 

Tierras Pastales. 



Id. id. id. 



• «■ ••••••< 



■•••••••••••••••• 



Edificio y otras Construcciones. 
Valor de la Casa habitación, Despa- 
cho, Kanchería, Machero, Troje, Era, 
etc., calculado todo por el propio in- 
geniero en 



.BIENES MUEBLES. 

Ganados. 



Vacuno. 

Valor de 40 cabezas de existencia, ba- 
jo la clasificación y precios del inven- 
tario parcial núm. 1 que se acompaña. 

Caballar. 
Valor de 10 cabezas de existencia, se- 
gún pormenor del mismo inventario 
en que se comprende todo el ganado. 

Lanar. 

■ Valor de 100 cabezas de existencia, se- 
gún id. id 

Muebles é instrumentos. 

MÁQUINAS, Instrumentos y Útiles 
de labranza. 
Su valor, según detalle del inventario 

núm. 2 que se acompaña 

Muebles de la Habitación, Capi- 
lla Y Despacho. 
Su valor, según detalle del inventario 
núta. 3 que se acompaña 



Al frente. 



50,000 
20,000 



10,000 



600 



300 



250 



460 



200 



j> 



jj 



n 



?j 



ji 



11 



u 



$ 80,000 



?> 



>> 



n 



n 



1,050 



7J 



660 



$ 81,710 



II 



51 



"■c^^ 



Del frente 

Créditos por cobrar. 

Pedro Zúííiga. 
El que existe contra este señor, bajo 
la buena fe, pues no hay documento 
que garantice su pago 

Vales á Recibir. 
Libranza que obra á favor del propie- 
tario de la Hacienda, girada por H. 
y aceptada por R. al 28 de Mavo de 

1882 .•; 

Jornales de Peones. 
Deuda de peones á favor de la Ha- 
cienda, que resultó en esta fecha, se- 
gún lista que se acompaña 



Granero ó Troje. 



Cuenta de Maíz. 
Valor de 30 cargas de existencia, con- 
sideradas al respecto de $ 4 carga 

Cuenta de Cebada. 
Valor de 20 cargas de id., á 1 2 id 

Caja. 

Existencia de numeraño 



Suma el activo. 
.PASIVO 



Reconocimiento á favor de Pedro 
Ortiz. 
Capital que se le reconoce con hipote- 
ca de la finca, al respecto de un 8 por 
ciento anual, según la escritura res- 

Pfctiva $ 3,000 „ 

Deuda por réditos hasta es- 
ta fecha ^ 25 



Vales á Pagar. 

Libranza á favor de J. Sánchez al 31 
de Mayo 

Depósitos. 

El que se tiene en caja á disposición 
de N 

Suma el pasivo 

Líquido hoy á favor del propietario de 
la finca 



Igual. 



M 



»> 



$ 81,710 



220 



100 



80 



120 
40 



3,025 



80 



50 



3,155 
79,145 



$ 82,300 



n 



jj 



}> 



n 



)> 



>> 



n 



n 



M 



M 



400 



>> 



160 
?0 



$ 82,300 



M 



fl 



)> 



$ 82,300 



>) 



*4éM^- 



n 



62 

Conocida ya, como se acaba de ver, la situación económica 
del propietario de la hacienda de San Francisco, vamos, pues, 
á establecerie su contabilidad, abriéndole los libros correspon- 
dientes. 

Comenzaremos, pues, por los auxiliares ó de detalle de que 
se ha tratado ya en la parte relativa á cuentas corrientes, es de- 
cir, el libro de Caja para asentar en él todas las entradas y sa- 
lidas de dinero, comenzando por la existencia primitiva; el libro 
de Troje, en que se deben apuntar todas las entradas y salidas de 
grano ó semillas, y las de pasturas ó forrajes; el Diario de en- 
tradas y salidas de valores, en que se apuntará el ganado que 
nace y se muere, los instrumentos de labranza que se pierdan ó 
inutilicen, y cualquier otro valor que altere en cualquiera sen- 
tido el activo y pasivo del capital, y que no sea de Caja ni de 
Troje, para no'duplicar las operaciones, pues de todos estos li- 
bros, si el movimiento de la finca es de alguna importancia, se 
han de tomar semanariamente los asientos para reasumirios en 
los libros generales de que se hablará después; ahora, si el mo- 
vimiento fuera muy limitado, se podrá asentar todo directamen- 
te y dia por dia en dichos libros generales, conforme los hechos 
van teniendo lugar. 

También se comenzarán á llenar inmediatamente las plani- 
llas de vencimiento de peones, ya sea por labores relativas á 
siembras ó cualquiera otras, de cuyas planillas nos ocupamos 
ya en las páginas 39 y 40 de este libro. 

Con estos elementos preparados desde luego, abriremos un 
libro concentrador de operaciones, en que hemos de asentar to- 
do valor que entre ó salga, todo compromiso que se contraiga, 
ó por el contrario, que se tenga que aprovechar haciéndolo efec- 
tivo; toda operación, en fin, que afecte de cualquiera manera el 
capital, debiendo figurar en este libro respecto de cada opera- 
ción, la fecha, los ramos que juegan en ella, la cantidad y una 
razón breve que dé idea del motivo del asiento. 



/ 



* 



68 



Eeglas de que se debe hacer uso para distinguir los ramos 

deudores de los acreedores, 

El capital y las operaciones que de él se derivan se subdividen 
por ramos que se adeudan ó se acreditan en el curso de la con- 
tabilidad, según el caso, fijando como regla general que no puede 
existir ramo deudor sin su respectivo acreedor, puesto que en 
efecto, cuando un individuo recibe algo, es porque otro se lo da 
ó se lo entrega, constituyéndose éste acreedor de aquel, y aquel 
deudor de éste; y en una contabilidad seguida por partida doble, 
cuya definición se funda precisamente en la verdad que se aca- 
ba de asentar, es necesario considerar á los ramos dotados de 
la facultad de dar y recibir, como si fuesen seres racionales. 

Como consecuencia de las observaciones que anteceden, di- 
remos que cuando un ramo ó persona recibe ó aprovecha algún 
valor, éste se le carga ó adeuda, es decir, se le pone en su Debe, 
y cuando se desprende de un valor ó lo cede en favor de otro 
ramo ó persona, se le abona ó acredita, es decir, se le pone en 
su HaLer; en resumen, lo que á uno se le carga á otro se le 
acredita, y esto es lo que constituye h partida doble. 



Aplicaciones prácticas de las reglas que anteceden, á la 
contabilidad figurada de que se trata. 

Los ramos que figuran en el activo del inventario van á apa- 
recer como deudores de los valores que respectivamente repre- 
sentan, como si se les entregasen y fuesen responsables de ellos, 
resultando como acreedor el Capitalpor la suma de estos valores.' 
Véase el asiento núm. 1 del Diario General ó sea libro concen- 
trador de operaciones, escrito á continuación de estas aplicado* 
n£s prácticas, bajo el concepto de que, las partidas de débito y 



i«M 



M 

las de crédito de que el asiento consta, se pasan á los folios 1 á 
15 del Libro Mayor que después del Diario se modela. 

Los folios que se citan del Mayor son los que se ven en los 
ángulos superiores de sus hojas, iguales en el Debe y en el Ha- 
ber, pues los números del centro, también de la parte superior, 
presentan la paginación corrida de la obra. 

Además de las columnas que ponemos en nuestro Libro Ma- 
yor, han de reservarse otras dos, tanto en el Debe como en el 
Haber, con el objeto de poner en la primera la foja del Diario 
en que figure el asiento, y en la segunda el folio de encuentro, 
como le llaman los tenedores de libros; quiere decir, el folio del 
ramo que hace juego con el del mismo renglón; pero ambas 
columnas se omiten porque no es posible prever los números 
que sacará el impreso respecto del manuscrito. 

Sigue después el asiento del pasivo del inventario, que es el 
que bajo el número 2 aparece en el Diario, pasándose después 
á los folios números 1, 16, 23, 17 y 18 del Mayor. 

Suponemos que el movimiento de la negociación es grande, y 
por eso, siguiendo el sistema que nos hemos propuesto, deja- 
mos que pase la semana para asentar en los libros generales de 
que nos estamos ocupando los hechos referentes á movimiento 
de valores de que sólo se ha tomado nojta en los auxiliares, y 
para reasumir mejor las operaciones, formamos estados, que ten- 
drán el doble objeto de tomar de ellos el material de los asien- 
tos, y el de presentarlos al propietario, bien sea que resida en 
la misma hacienda, ó bien en otro lugar, con el objeto de que 
conozca fácilmente el movimiento de la semana. 

Comenzaremos por el estado relativo á Caja, tomado del li- 
bro de que ya tratamos en las páginas núms. 15 á 17. 

El estado ó corte de caja que concentra las entradas y sali- 
das de numerario que ha habido en la semana, reasumiendo en 
una sola partida todas las que haya de la misma naturaleza, es 
este: 



lí á 



M 



NUMEEOl. 

ESTADO que manifiesta el movimiento de numerario que en la se^ 
mana comprendida del 1? al 7 de Mayo de 1882, ha tenido la Caja 
de la Hacienda de San Francisco. 



I 



.ENTEADAS.. 



Por Tierras de labor. 

Pago que hizo N. por una anuali- 
dad adelantada de arrendamiento 
del terreno llamado "La Kinco- 

nada." 

Por Tierras Pastales. 

Pago que hizo R. por pasto que 
aprovechó su ganado en la se- 
mana 

Por Ganado Vacuno. 

Producto de 30 jarras de leche á $ 1. 
Por Cebada en Grano. 

Producto de 10 cargas que se ven- 
dieron á $ 2.25 una 

Por Ganado Lanar. 

Producto de una oveja que se ven- 
dió 



Total de entradas. 
Existencia de Abril próximo pasado. 



Total cargo. 
.SALIDAS 



Con cargo á Sueldos y Raciones de 
Dependientes del Des- 
pacho. 

Pagado 6. cuenta al Admi- 
nistrador $ 10 

Id. al escribiente... 6 



M 



Con cargo á Jornales de Peones. 

A cuenta de <5hiltomen,se- 

^ gun lista formada al efecto. 

Con cargo á Sueldos y Raciones de 
Meseros y Semaneros. 
A meseros prestado á cuen- 
ta, según lista $ 20 „ 

A los semaneros la 
semana cumplida 
hoy, según lista... 10 „ 



A la vuelta. 



$ 



200 

11 
30 



>í 



>> 



}> 



. íl 



22 50 



50 



$ 



15 



40 



266 
30 



?> 
n 



296 



}> 



M 



n 



30 



85 



j> 



}} 



296 



ji 




1» 



De la vuelta 

Con cargo á Gastos Diversos db Ad- 
ministración de un ca- 
rácter general. 
Lo gastado en compostu- 
ras de instrumentos de la- 
branza, madera y hermje, 
id. para carros, etc., según 
pormenor del libro de Caja. 
Con cargo á Obras materiales de 
Conservación. 
Lo gastado en raya de al- 
bañiles, cal, arena y ladri- 
llo, según pormenor del li- 
bro de Caja 

Con cargo á Máquinas , Instrumen- 
tos Y útiles de la- 
branza. 
Para la compra de 2 arados 
del núm. 19, á $ 7 uno 

Suman las salidas... 

Existencia para la semana núm. 2 



85 



n 



)» 



I 296 



8 



14 



>j 



)> 



n 



I 



113 



183 



M 



I» 



li 



Para trasladar los hechos que manifiesta este estado al Dia- 
rio general, se forman dos asientos: en eUprimero se carga á la 
Caja el total de las entradas, acreditando á cada ramo de los 
que las causaron, por la cantidad que le corresponde. En el 
asiento de pagos se hace el abono total á Caja y se le carga á 
cada ramo el gasto que ocasionó. Véanse las partidas ó asientos 
números 3 y 4 del Diario y los folios del Mayor, indicados á la 
izquierda de cada uno de los ramos escritos en los menciona- 
dos asientos del Diario. 

Los asientos que anteceden, ya hacen sentir la necesidad de 
abrir algunos libros auxiliares de cuentas corrientes que se re- 
lacionen con los ramos generales á que se abre cuenta en el li- 
bro Mayor. En efecto, en el asiento de Caja vemos figurar algo 
recibido por arrendamientos de tierras; pues bien, mientras se 
trate de pocas personas que paguen con este motivo, bastará 
llevar cuenta de esto, sólo en el libro Mayor; pero si fuesen mu- 
chos los arrendatarios, es bueno dedicar libro especial para lie- 



i 1 



!'• 



57 



var cuenta corriente á cada uno, bajo la forma explicada en las 
páginas 33 á 37, sirviendo como medio de comprobación arit- 
mética de estas cuentas que el total de sus débitos y el de sus 
créditos sean iguales á los que da la cuenta respectiva del libro 
Mayor. 

Lo mismo se practicará respecto de los sueldos y raciones de 
dependientes del Despacho, abriendo un auxiliar en que se lle- 
ve cuenta corriente á cada uno, bajo la forma indicada en las 
páginas núms. 44 y 45, cuyo modelo puede servir también para 
meseros y semaneros, abriéndose otro libro para jornales de 
peones, según se ve en las páginas núms. 46 y 47. 

En cuanto á los instrumentos de labranza, los muebles de la 
habitación, y cualquiera otra clase de objetos que sean muchos 
en su género, se lleva cuenta en globo de sus altas en el libro 
Mayor por adquisiciones nuevas, y de sus bajas por inutiliza- 
ción, venta ó extravío; pero es preciso dedicar un libro auxiliar 
de registro con cuatro columnas, una para poner la fecha de los 
que ingresan de nuevo; otra para el nombre del objeto; otra pa- 
ra su valor, y la última para expresar el motivo de la bajá. A 
continuación se da idea de estos registros. 



\i 






REGISTRO de altas y bajas de los muebles de la habitación de 

la Hacienda de San Francisco. 



FECHAS. 



1881 

Enero 



n 



1? 



N0MBRB3. 



DESPACHO. 



1 Escritorio 

1 Lámpara 

12 Sillas capulin. 

1 Buró 

etc. etc. 



Valor. 



$ 



40 
8 

24 
6 



n 



UOTirOS QCK CAUSAN LAS BA/AS. 



Se destruyó 

Se inutilizaron dos. 



68 

Las anotaciones de las bajas sólo sirven para el curso del año 
labrador, pues al comenzar el siguiente se forma nuevo inven- 
tario, eliminándolas, y por consiguiente nuevo registro. 

En fin de año se castiga el valor de los objetos en proporción 
al demérito que se calcule hayan sufrido. 

Vamos ahora á formular el modelo de un estado semanario 
de alta y baja de ganados, que debe servir de base para los res- 
pectivos asientos del Diario General. 



'é 



? 



59 





p 




•IViOX 1 § °°S 


00 


i-H COt^^ 


(M 00 

1— 1 .— 1 


g 




•52 






1 






1— ( 


r-4 




Sí 

.1 


< 

< 

1 


•sujiO g «> 0^ 


eCt^ rH 


85 


85 1 




•SSfOAO "5 o 


S 


S S 






■BOJonjvQ U5 


s 


>~( 


-^ ^ 






•Bo3ojjoa ® 




u 




S 


= 1 




» 
-< 


"ivioi 2 <N 


si 


—1 <N 


■— ( V 




•1 

Si 


< 




1 






>— 1 




■SBn2ai 


r^ 


•* 




^ ^ 




s que ha tenido la Hade 
7 de Mayo de 1882. 


pq 


• 








«fif w 


9P SOIIBQBO 


IX) M 


00 


1—1 


—1 00 t 


<« 

s Sí 
- > «1 

: 1 1 

> ^ -si 

1 o S i 


VACUNO 


•1VX0X 


§ <^ 




rH 


rH IM 1. 


•sojjaoaa 1 s N 


Ofl 


(M C 


•BOJOX 00 00 j 

— 1 


1 00 01 


■ajjnaiA ap g<, 




•^ S|í 


•saXang 


8 




a' 




S g 












• í : t^ : • : 
: : :0 i : 


: 


§ -el 




- o ^^ 










• • : d : : : • 




'S ^5j 




rH ^ « 










: : : Oí : : : 




«? «e 


f 


EEO 

de gana 
e del 1? 










>tal cargo 
guríporin 

de bajas. 


i S 


TAS 

diez oveja 
n93. 

por cabez 
fa cuando 
















S.^'l , 




JQ 






o • aj : : : -^ 


c3 


NO 

mpraron á Martínez en $45, y las 
provecho en $5 y la de las oiejas e 
i», y las ovejas á razón de $ 1.71 es. 
nados será más propia y minucioi 


<, 


NU 

as existencias, alta y baj 
n la semana que compre 




< 

< 

< 

í 

< 

< 

W 
P 


O 
-O 

o 

a 

o 

u 

A 


00 i| 
hl Is 


:qo : : ; o • 
:«.::: H : 

•S : : : «J 
• 05 : . : .y 
:'S : : : o 

:i: :-w ': 
:■« :•.• .: S 

:g ;'5 : « 

I :'=á : o : -' 

<Ú :*^ i C ..: ^ 
/ fo ic •• o 

h í-S i3 ; f 

^ :^ : ^ 1 es 


S 

i 

p. 

eg 

•1—» 

ü 

S 
<ü 

+j 

K 

.1— í 




anifiesta 1 
e 




tó en 30 de Ab 
-A. 

Pedro Martín 

rador 

a la carne ver 

itonio Üosaíes 
as del cargo p 


de silla se ce 
la vaca se a^ 
vendió en $ 
ion de los ga 




S 




> 


§^^§ 




<45 
Sí 




O 


! resul 
lazo á 

ninist 
echad 
m. 2... 
o á An 
tado... 

as sum 


caball 
carne < 
aballo 
elasijlc 




O 






stenciá que 

encía 

íprados & p 

on del Adi 
rto y apro^ 
la nota nú 
dido ú plaz 
3. al con 

íticion de 1) 


§c-^c 




q 






l^t^l' 










i i. 1 

• 


_ 


^ 




-' ■ ■ • 


•0 - - - 




















: _L .1 

Cont, EuraI-6 



i « 



tM: 




Con relación á la nacencia formulamos el asiento núm. 5 del 
Diario, considerándola, como realmente lo es, una ganancia, aun- 
que aparente ó transitoria, supuesto que no podemos prever si 
las pérdidas que haya después en este ramo la nulificarán. 

Luego formulamos el asiento núm. 6, respecto de compras 
de ganado, abriéndole cuenta al vendedor, supuesto que se le 
queda á deber el precio, y al último asentamos las bajas en las 
partidas núms 7, 8 y 9 del Diario. 

Vaciadas ya las altas y bajas de ganado de la semana núm. 1, 
procedemos á ocuparnos del movimiento de semillas ó granos 
que en la propiasemana tuvo la hacienda, y éste lo encontrare- 
mos en el estado que se ve en seguida: 



fil' 



.-- <^--- -^t- 



■^'IIK^IBñi'll»»3>tn^Vtf!»íM,-:t'^^^S¡^!liT^!¡f^^^^ I '|í 



61 



^ 


< 


•soima«no j 








— = ó 


^ 




■ 






1 


XI 




< 

pq 


•sojojax í 


«% ** 


- S ífH tí 


i - 




tí 
o 




1 








1 






1 






1 es" 


^ 

^ 





•KBSjtía 


• ^ ^ s 


r r "^ -«o 
"^ •" 1—1 


eco co "^ 












t— < 


sí 




•son»a«nQ 


- 


•* •* 






:::: = g 


O 


< 














^ 


•BuSanBj 


!: 


^^ í r í í 




■ P< 

- - - -s 


Sí 








1 


— — — , 




a 


1 




•s«8a«0 


s se 


t^i^ t t t 


OOO <N « 












:: : S 




, 






• • • • • 




: : : fl 
: : : "-^ 


Í2Q 








• • • • • 

• • • ■ • 
■ • • • • 




i : : 8 


<4J 




1 á 








: « 

: : S3 


« ^ 




-Q 




• • • • • 

• • • « • 




: : O 


■^ 00 
Sí 1-1 




a 

: Oí 




• • • a • 

• ■ ■ • B 

• ■ • • • 

• • • ■ • 


•O 


: : a 
: : <o 
: : "d 


<w 










»-} 


: : cj 


•jo <;j 




' e3 


P : 




cd 


I c< d 






u 
: c3 
: P. 


tí 0' 


• I - í ; 

: : : : : 

• • • • " 

• • • • • 

• • • • I 


Cfi 

1— < 


: . a 

: a ® 

: a »«» 


§ i- 

I— ! ^ « 


1 

< 


: S 
: <u 
: M 

1 i 

: es 

\ ú 1 


■2 s- 
•o 

2 

.o 

u 
, o 


• * * • r 

• * • • I 

• • • , • 

• • • • • 

• • • • • 

: : : : i 
: : : : : 
: : : : : 
I I I I • 
: : : : : 
: : : : : 
: : : : : 
: : : : : 

• • • • • 
lili' 


oi 

a 

02 


: a é 

: xa o 

: « a 

: ^ 00 

: g ^ 

¡a ^^ 


movimiento de grar 
comprende de 


i 


1 n Ñ 

: M «o 

i 1 í 

1 b 43 
n ^ 

o I v-S 


CQ i 

H be : 

1 1 «í • 
l_ octí 
' .,— < 

<!l2 


■ • • a ■ 

: í í : í 

• • • • 

• • • • 

• • • • 

• • • • 

• • • • 

• • • • 

• • ■ • 

• • ■ a 

• • • ■ 

■ • • 

•> I • • 


II 1 

_ © • 
2 no o 

GQ OOO 

e8 ®-í3 


que m,anifiesta el 


g 

> 
o 


•§2 

g tí 

o ^ 

a. S 


*? (D ; . . 

S» 1 : : 

1*^ » «, ^.* •' • 

^SSS :• i 
¿ o c-XJ : ; 

¿^«5a> : 
<í es C5 o 2 í^í 


»H -do 

O — ' <y 

es M° 0< 
cS +j N 

= !l 

00 CS H 

a o-d 

o 1 es ® 


§ 




.5 o 


05 «á-OS 


'3 
n 


'5 e8 


^ 




§ g 


2 05^ 


o 


C3 •>» 


92 




m & 






fej 






o 

a 

tí 


.O 




H 




62 

Los asientos que este estado causa son los que se ven en el 
Diario, bajo las partidas núms 10 á 12, siendo de observar, con 
relación á la compra hecha á Martínez, que en razón á habérsele 
hecho á plazo, se le acredita en cuenta su importe para saldarla 
cuando se le pague, y respecto de la cebada que se compró al 
contado, como quiera que el asiento de pago consta en la Caja, 
sólo se hace figurar la salida de las diez cargas en el estado de 
semillas, por relacionarse con el movimiento de ellas. 

Concluye la semana núm. 2 y se forman los estados de reales, 
semillas y ganados correspondientes á ella, que supondremos 
presentan el siguiente movimiento de valores, que extractamos 
para poder combinar los debidos asientos. 

CON RELACIÓN k NUMERARIO. 

Se vendió una vaca en $ 25, y de esto y de la existencia se to- 
mó lo necesario para varios pagos, como sigue: 

Para la contribución sobre la Hacienda $ 80 00 

Para salarios de ganaderos (ganado vacuno).. 6 „ 
Para obras de conservación del edificio, ma- 
terial y mano de obra 7 „ 

Para jornales de peones 30 „ 

Para salarios de meseros y semaneros 10 „ 

Para untura de carros, compostura de instru- 
mentos y otros pequeños gastos que cons- 
tan en el libro de Caja 5 „ 

Suma $138 00 

CON RELACIÓN k GRANOS. 

Maíz. 

Para raciones del Administrador y el 

Escribiente 2 cargas. 

Para sembrar 40 „ 

Al frente 42 cargas. 



. , -.rí»»^ 



.r-^^ 



63 

Del frente 42 cargas. 

Para raciones de peones 4 

Para raciones de meseros y semaneros 2 „ 1 f* 
Para raciones de ganaderos ,, ^^ j f^ 

Suma 49 cargas. 

Cebada. 

Páralos animales 2 cargas. ' 

Para el caballo del Administrador 1 ,', 1 1? 

Para sembrar 30 

Suma 33 cargas 1 t? 

CON RELACIÓN Á GANADOS. 

Murió un caballo. 

ídem tres borregos, sin aprovecharse la carne por- 
que fué de enfermedad. 
Nació un becerro. 



Esta serie de novedades ocasionan en el Diario los asientos 
que se ven bajo las partidas núms. 13 á 16. 

Supondremos además, aunque parezca inverosímil porque 
apenas comienza el año labrador; supondremos, decimos, para 
no hacer cansada y monótona esta Contabilidad con motivo de 
estar repitiendo unas mismas operaciones, que ha habido tiem- 
po suficiente para recoger dos cosechas, una de maíz y otra de 
cebada, la primera de 200 cargas y la segunda de 150; esto lo 
hacemos para ir aplicando á la práctica sucesivamente toda la 
teoría escrita en la jpaHe de adminidracion de esta obra. 

El complemento de los gastos que se tienen que cargar á las 
cosechas mencionadas, después del precio de la semilla que se 
sembró, consiste en los vencimientos de peones, meseros y se- 
maneros que tomaron participio en las diversas operaciones de 



m 



64 

la labor, cuyos vencimientos los debemos tomar de las planillas 
de registro de trabajos de que se trata en la página núm. 43 de 
este libro; en las pasturas valorízables de los animales que tam- 
bién contribuyeron directamente con su trabajo á las mismas 
labores, y en los diversos gastos de administración de un carác- 
ter general. 

Vamos, pues, á figurar con números estos diversos cargos pa- 
ra las cuentas de siembra. 

RESPECTO DE LA DE MAÍZ. 

Jornales devengados por los peones en las di- 
versas labores de esta siembra $ 24 00 

Raciones á razón de un cuartillo diario de maíz 
en los dias dedicados á esa labor (1 carga á 
$ 4, precio de existencia) 4 „ 

2 cargas de maíz para los bueyes en los dias 

que trabajaron en el arado, á $ 4 carga 8 „ 

Suma $ 36 00 

Ponemos cantidades que por pequeñas parecerán inverosími- 
les, pero que simplifican y hacen más claros los resultados de 
esta contabilidad figurada, así como contribuyen al mismo ob- 
jeto los pocos asientos de que hacemos uso para evitar estar 
repitiendo los mismos hechos. 

RESPECTO DE LA SIEMBRA DE CEBADA. 

Por salarios vencidos de semaneros que son 

los que se ocuparon en esta siembra $ 30 00 

Para raciones de los mismos, 4 cargas de maíz 

á$4 16 „ 

Para manutención de los caballos y yeguas en 
los dias que se ocuparon en la trilla, 3 car- 
gas á $2 6 „ 

Suma S 52 00 



■^'-••^^%. 



66 

En cuanto á la parte de gastos de administración que se debe 
cargar á las siembras, es menester esperar que concluya el año 
labrador para poder hacer el reparto proporcional de que he- 
mos tratado ya, entre los diversos ramos que se explotan en 
nuestra negociación agrícola. 

Los valores ya puntualizados, cargables á las siembras, cau- 
san los asientos que figuran en el Diario bajo los números 17* 
y 18. 

Formularemos con el número 19 un asiento de cargo de pas- 
tos que se calcula han consumido los animales. 

Con los casos supuestos ya y algunos otros que vamos á for- 
mular, porque se presentan en la práctica de este género de 
contabilidades, daremos punto á nuestro trabajo; así pues, su- 
pondremos que hemos llegado al fin de un año labrador para 
evitar, como dijimos ántes,ya repetición de asientos de una mis- 
ma naturaleza, y bajo ese supuesto vamos á ocuparnos del úni- 
co cargo que falta á las cuentas de siembra, el de los diversos 
gastos de administración de un carácter general, es decir, pastu- 
ra valorizable de ganados que no puede aplicarse á determinada 
siembra, composturas de instrumentos de labranza, salarios y 
jornales devengados en diversas faenas que no son siembras, 
obras materiales de conservación y contribuciones. 

Para poder hacer el reparto proporcional de estos gastos que, 
repetimos, no se pueden aplicar á ramo determinado porque'de- 
ben recaer sobre los diversos que se explotan, concentraremos 
en la cuenta respectiva los que aun no lo están, para facilitar la 
operación, á saber: 

Excedente de alimentación del ganado caba- 
llar, respecto de la que ha desquitado en 

determinada siembra j q qq 

Pasto consumido por el ganado lanar 6 

Complemento de jornales de peones, deven- 
gado en faenas que no son siembras, inclu- 

A la vuelta $ 12 00 



iii 



fl 






66 

De la vuelta $ 12 00 

sive la ración de maíz al precio á que se ha 
ministrado : 64 „ 

Id. de meseros y semaneros 20 „ 

Sueldos y raciones de dependientes del Des- 
pacho, calculados los sueldos según ajuste, 
* y las raciones á los precios con que se han 

ministrado 50 „ 

Obras materiales, que supondremos ser de 
conservación, porque si importasen una 
mejora, se cargaría el gasto al ramo de 
"Edificios y otras construcciones." 15 „ 

Contribuciones 80 „ 

Total $ 241 00 

El asiento de concentración de estos gastos se formula bajo 
la partida núm 20 del Diario. 

De manera que, en tesis general, podemos decir que en con- 
tabilidad de haciendas de labor todos los gastos que no se car- 
gan directamente á las siembras, van provisionalmente á un 
ramo que se titula: "Gastos diversos de administración de ca- 
rácter general," para que después, en fin de año, se repartan 
proporcionalmente sobre el valor de las tierras en que se haya 
sembrado, y sobre las pastales que se hayan aprovechado. 

En cuanto á la manutención de ganados que en este género de 
explotación rural pueden considerarse como auxiliares indispen- 
sables de la labor, porque producen el estiércol tan útil para el 
abono de las tierras, y porque ayudan á las labores del campo 
para el arado, la trilla, el acarreo, etc., podemos adoptar las si- 
guientes reglas: 

Si el ganado, además de las ventajas mencionadas que de él 
se obtienen, ayuda para desquitar su manutención con cierta 
clase de productos, como sucede con el vacuno que produce la 
leche; con el mular y burrar que pueden producir fletes ó al- 
quiler cuando no están ocupados en faenas de la finca; el lanar 



I I 



P'é-Ar^.íu^ ■«. ,i¿ 



67 

que produce la lana, que comunmente se vende con estimación 
y todos los ganados que en general producen las crías que van 
temendo mayor precio conforme van creciendo, y cuya repro- 
ducción es superior algunas veces á la mortandad, entonces po- 
dremos obrar de este modo: si los productos superan al costo de 
a pastura ó forraje valorizable, el exceso se considerará entre 
los esquilmos ó sean ramos menores de productos de la hacien- 
da; y si por el contrario, la manutención excede al producto el 
exceso se considerará entre los gastos de administración repar- 
tibles entre las diversas siembras que se hagan. 

Concentrados como lo están ya los gastos de este género en 
la cuenta del folio núm. 21 de nuestro libro Mayor, vemos que 
han importado en totalidad $258, y por consiguiente ya pode- 
mos hacer el cargo proporcional correspondiente á las siembras 
y a las tierras pastales, supuesto que ellas han dado también 
algún producto, aunque pequeño relativamente. 

Supondremos, pues, que por tal ó cual causa no se han apro- 
vechado todos los terrenos, sino que para las siembras de maíz 
y cebada, que son las que se han hecho, se ha utilizado, para la 
primera, una superficie que representa un valor de $ 11,000 00 

Para ladecebadaunade q aaa 

y ,. y,WA) „ 

L,as tierras pastales ya sabemos que representan 20,000 

Total $40,000 00 

Con estos datos formaremos una regla de proporción en que 
digamos: $ 40,000, preño de las tierras explotadas, es con $ 258 
de gastos de administración repartibles, como el valor de cada tie- 
rra es con el euaHo té-mino de la proporción cuyo valor se hcsca 

Pues bien, practicando las operaciones aritméticas indicadas 

encontraremos que ala siembra de maíz corresponden...! 70 95 
A la de cebada ,„ /^^ 

V a las tierras pastales jgg OO 

Suma $ 258 00 



.1 



68 




En vista de este resultado, ya podemos formar el asiento de 
abono ó descargo á los gastos de administración, y esto lo prac- 
ticamos con la partida núm. 21 del Diario. 

Hemos dicho en la página núm. 63 que se midió una cose- 
cha do maíz de 200 cargas, y otra de cebada de 150 cargas, y 
agregaremos ahora que el zacate medido con relación á la pri- 
mera cosecha, es de 500 arrobas, y la paja que procede de la 
segunda es de 300, y como quiera que ya se cargaron á las siem- 
bras todos los gastos que ellas causaron, podemos trasladar á 
las cuentas de granos y á las especiales que deberemos abrir 
á zacate y paja, los productos de que se trata, á sus respectivos 
precios, de este modo: 

Puesto que el Debe de la cuenta de "Siembra de Maíz," se- 
guida en el folio núm. 29 del libro Mayor, importa $ 306.95 es., 
y que este gasto produjo 200 cargas de maíz, es claro que cada 
carga sacó el costo de $ 1.53 es. aproximativamente; pero como 
además se obtuvieron 500 arrobas de zacate, y cada arroba pue- 
de estimarse en tres centavos, haciendo un total de $15, reba- 
jaremos éstos de los $ 306.95 en que estimamos el costo de la 
cosecha, resultando para cada carga de grano $ 1.46 es. 

Haciendo las propias consideraciones respecto de la cebada, 

cuyo costo fué de 9 170 05 

se rebajan por la paja á razón de siete centavos arroba 21 00 



y quedan í 149 05 

para el grano, que divididos por 150 cargas, arrojan $ 0.99 es. por 



carga. 



Haciendo uso de estos datos formularemos los asientos nú- 
meros 22 y 23 del Diario. 

Supondremos que por falta de fondos no pudimos hacer el 
avio de Semana Santa; pero que ahora, ya poseedores del valor 
de las cosechas, podemos hacer la compra de ropa que es cos- 
tumbre se reparta á la cuadrilla, y que constituye la parte prin- 
cipal de dicho avío: solicitamos, pues, vendedor, y éste lo es 
Antonio Rosales, con quien hemos hecho otros negocios, pac- 



*■ '•,/->-*«k 



» I 



69 

tando ahora con él que nos proporcione ropa por valor de $100'. 
en cambio de las cosechas de paja y zacate á los precios con que 
las consideramos al darles entrada, y que el resto se lo queda- 
remos á deber, suscribiendo al efecto una libranza pagadera el 
30 de Junio próximo. 

Los asientos de este hegocio, una vez realizado el cambio de 
valores, los ponemos en el Diario bajo los números 24 y 25, y 
como desde luego hacemos el reparto de ropa ala cuadrilla por 
valor de $ 80, tomamos nota del hecho bajo el núm. 26, car- 
gando á cada peón en su cuenta personal lo que recibió. ' 

En la cuenta del folio núm. 28 del Mayor llevamos nota de 
los pagos que se hacen á ganaderos, pastores y coleros; pero 
como lo de aquellos debe aplicarse al ganado vacuno, y lo de 
estos últimos al lanar, formamos el correspondiente asiento de 
vencimiento de esos sirvientes bajo el núm. 27 del Diario. 

Hacemos el cobro de un vale que tenemos en cartera cum- 
plido el 31, y en esta misma fecha vendemos lo siguiente: 



10 jarras de leche por | jq qq 

3 huacales de tuna del monte por 3 75 

Alguna leña por ' 2 00 

Total $ 15 75 



El asiento de estos hechos lo ponemos bajo el núm. 28 en el 
Diario. 

* 

Además, vendemos á Pedro Martínez 180 caicas de maíz á 
$ 7 carga al contado, y 130 cargas de cebada á $ 3, á pagar en 
15 de Junio próximo, suscribiendo al efecto un pagaré. 

Los asientos de este negocio son los que figuran bajo los nú- 
meros 29 y 30. 

En la misma fecha acreditamos á Ortiz los réditos que ven- 
ció en Mayo sobre el capital de $3,000 que se le reconoce al 
respecto de un 6 por ciento anual, y por último le pagamos los 



/" 



I I 




70 

$ 25 de la deuda anteior, y amortizamos además la libranza á 
favor de Sánchez cumplida hoy por valor de $ 80. 

De estas operaciones tomamos nota en el Diario bajo los nú- 
meros 31 y 32. 

En este estado las cosas, vamos ya á liquidar nuestra cuenta 
para ver cómo hemos salido en el año labrador; si hemos ga- 
nado ó perdido, y con qué motivo. 

Como operación preliminar é indispensable tenemos que cer- 
ciorarnos de que los asientos del Diario al Mayor están bien 
pasados, y esto no puede ser de otro modo que comparando en- 
tre sí los Débitos y Créditos de los ramos de este último libro, 
los cuales deben concordar perfectamente con los del Diario en 
su último resultado; pues en efecto, todos los asientos de éste, 
con sus débitos y créditos iguales entre sí, los hemos pasado á 
aquel. 

La demostración indicada la obtenemos por medio de la si- 
guiente balanza: 



i í 

i' 



71 



-1 



BALANZA de comprobación del Libro Mayor de la cuenta que se 
sigue en la Hacienda de San Francisco, y que comprende las ope- 
raciones de tal periodo de tiempo. 



8 

s 



TÍTULOS DE LOS RAMOS. 






1 

2 
3 
4 

5 
6 

7 
8 

9 
10 
11 
12 
13 
14 
15 
16 

17 
18 
19 

20 

21 

22 
23 

24 
25 
26 
27 
28 



29 
30 
31 
32 
33 
84 



Capital 

Tierras de labor.. ..JJIV"".'..'."!'.".*,' 

,, pastales .'* 

Edificios y Otras construcción 
nes 

Ganado vacuno.. !......!,......*'.'.*.'.'.'." 

„ caballar ..*......' 

„ lanar "[ 

Máquinas, instrumentos y úti- 
les de labranza 

Muebles de la habitacion'etc." 

Zúñiga Pedro 

Vales á recibir ',',[] 

Jornales de peones 

Mafz en grano 

Cebada ,, 

La Caja ..........!! 

Reconocirniento ¿favor de Ór- 
tiz, cuenta de Caja 

Vales apagar 

Depósitos ]'*".' 

Sueldos y Raciones de Depen 
dientes del Despacho 

Id. id. de Meseros y Semane- 
ros ,. ., ^ 

Gastos diversos de Adminis- 
tración 

Obras materiales, ....... ..'.' 

Reconocimiento & favor dé Or- 
tiz, cuenta de réditos 

Pérdidas y Ganancias "** 

Martínez Pedro 

Rosales Antonio..,.!!! 

Contribuciones ü 

Salarios y Raciones deGana^ 
deros, etc 

Siembra de maíz....!!!!!!.!!!!!!.!!!] 
>» ,. cebada ü 

Zacate de maíz 

Cuenta de paja 

Ropa para la cuadrilla...". 

Ramos menores 



MOVIMIENTO. 



Débito. 



Crédito. 



$ 3,155 
50,000 
20,129 



s 



10,000 „ 
523 
367 

287 



474 

200 
220 
490 
272 
611 
249 
1,696 



82,300 „ 

200' 

35 



8'ó :: 



»» 



4h 

05 
75 



7k' 
30 
26 



¿ó 



id8 

92 
1,527 
48.5 I 50 
356 



Sumas. 



31 

61 

258 
15 

25 
15 

13'(5 
80 

8 
306 
170 

15 

21 
100 



$ 89,980 



>f 



as 



3,000 

144 

50 

50 

66 

258 
15 

40 

10 

325 

100 

80 

14 
306 
170 

15 

21 

80 
6 



75 $89,980 



>> 

»> 
»> 

M 
>» 
»» 

¿5 
05 
>> 

M 
ih 



75 



SALDOS. 



Deudor. 



I 



Acreedor. 



'i9.8(i(j :: 

20,094 „ 



10,000 
445 
327 
260 

474 
200 
220 
390 
180 



1,3^0 



áó 



79,145 



S'd 



¿ó 



?» 

>> 
»» 

?» 

» 
» 



» 
»» 



tt tt 

915 á^ 

236 45 

»» tt 



$ 83,786 j 25 



3,000 
64 
50 

19 



tt 
í» 

15 

3^ 

>» 
tt 



tt 
tt 
jt 
tt 
5 



ti 

tt 

tt 

tt 
tt 
ti 

»> 

II 
)* 
>• 
tt 
» 



7'á 



83,786 ! 25 



Comparando las dos primeras sumas, que son las que repre- 
sentan los Débitos y los Créditos en su totalidad, con las del 
Diario, vemos que son iguales, y esto nos demuestra que los 
asientos están bien pasados; en consecuencia, podemos ya pro- 



72 



•ceder á liquidar los ramos y á cerrar la cuenta que á cada 
uno se le lleva, sujetándonos para d efecto á las siguientes 
reglas: 

1^ Las cuentas que representan productos y que tienen exis- 
tencia que debe formar parte del Activo para el año subsecuen- 
te, están sujetas á una operación que ya se ha explicado en las 
páginas núms. 21 y 22, pero que repetiremos ahora: se agrega, 
pues, la existencia á la suma del Haber, y el resultado se com- 
para con la suma del Debe, pasando en ambos casos el exceso 
al ramo de "Pérdidas y Ganancias;" si supera el Debe, este ex- 
ceso significa una pérdida, y si el Haber, una ganancia. 

2? Las cuentas que representan productos, pero que no tie- 
nen existencia ó saldo trasmisible, se saldarán sencillamente por 
Pérdidas y Ganancias," y lo mismo se hace con las que mani- 
fiestan gastos. 

3? Las cuentas que al concluir el año sólo manifiestan un 
crédito activo ó pasivo procedente, ya de una deuda ó cobro 
que aun no se ha hecho, ya de una existencia de valores, se 
saldan por Balance, es decir, se trasmiten al año siguiente por 
medio del ramo imaginario mencionado, que es el que recoge to- 
dos los valores del nuevo inventario para abrir la cuenta sub- 
secuente. 

La oí^eracion que pasamos á practicar es el mejor medio para 
hacer comprensible nuestra teoría. 

Los ramos comprendidos en la primera regla son aquellos á 
que se les lleva cuenta en los folios núms. 2, 3, 13 y 14 del li- 
bro Mayor. 

Respecto de la cuenta del folio 5 que se ha seguido al Gana- 
do Vacuno, hay que trasladar antes á la de "Ramos Menores," 
por medio del asiento núm. 33, el excedente del producto de 
leche, pues en efecto, comparado el valor del ganado nacido y 
el pasto que consumió todo el que existe, lo cual constituye un 
cargo en la cuenta ^ con el valor del que se vendió, la manuten- 
ción desquitada con el trabajo y el producto de la leche, todo 
lo cual representa un cargo, queda un excedente de Haber de 






.~.V"S».tíl»iW—*!."fíi --.M . 



73 

«30 por producto de leche, cuyo excedente se trasporta, como 
dijimos antes, á "Ramos Menores." 

El ramo que se halla en el segundo caso es únicamente el del 
num. 34. 

Los del tercer caso son los de las cuentas de los folios núms 
1, 4 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 16, 16, 17, 18, 19, 20, 23, 25, 26, 28 
y oo. 

Formamos, pues, los asientos á que esta operación da lugar 
bajo los núms. 33 á 38. . ® ' 

Concluida así nuestra contabilidad, sólo nos falta figurar la 
apertura de libros para el año labrador subsecuente y presentar 
como SI dijéramos, en bajo relieve, el resultado filosófico de' 
nuestro trabajo, la demostración con números de las ventajas 
matenales obtenidas, aunque sea de una manera figurada en 
un período dado de tiempo, en ft género de explotación en'que 
hemos hecho girar nuestras reglas y observaciones, tomadas ya 
de propia experiencia, ya de experiencia ajena. 

La apertura de libros que hemos mencionado,' la presenta- 
mos á continuación del Diario de la cuenta, y el resultado de 
las operaciones agrícolas, con las debidas observaciones al cal- 
ce, respecto de la marcha que siguieron los negocios en el tiem- 
po que comprende nuestra instrucción práctica, lo hacemos 
aparecer en las tres últimas hojas de este capítulo descansando 
dichas observaciones sobre lo que llamaremos "Análisis de las 
perdidas y ganancias," de cuyo análisis se deriva otra combi- 
nación que tiene por objeto demostrar las alteraciones que el 
Achvo y el Po^Vo del Hacendado han sufrido, y que represen- 
tan exactamente el exceso de las ganancias sobre las pérdidas 



■ m i 

! i i§ 



( 



•• i 



m 



m 



DIARIO GENERAL 



ó SEA 



LIBRO CONCENTRADOR DE LAS OPERACIONES AGRÍCOLAS 



DK LA 



HACIENDA DE SAN FRANCISCO 



m < 



Año labrador qne comprende del 11 de Mayo de 1882 al 30 de Abril 

de 1883. 



i 



Cont. Eural— 7 



/ 



,^-:- ,:..:j^^. 



.,:*r--v 



!iJ- I 



77 




Asiento n° 1. 






1 




•i t 



Asiento n? 2. 



2 
3 
4 



6 



8 



10 
11 

12 
13 

14 

15 



VAKIOS A CAPITAL. 

Valor que constituye el 
activo de la negociación 
agrícola de que se trata, 
de este modo: 

TIERRAS DE LABOR. 
Valor que representan . . . 

TIERRAS PASTALES. 
Su valor 

EDIFICIO Y OTRAS 

CONSTRUCCIONES. 

Su valor 

GANADO VACUNO. 

Valor de 40 cabezas de 
existencia 

GANADO CABALLAR 
Valor de 10 cabeza» de 
existencia 

GANADO LANAR. "" 
Valor de 100 cabezas de 
existencia 

MAQUINAS, INSTRU- 
MENTOS Y ÚTILES BE 
LABRANZA. 

Valor de los que existen. 

MUEBLES DE LA HABI- 
TACIÓN, CAPILLA Y 
DESPACHO. 

Su valor 

ZUÍÍIGA PEDRO. 
Su deuda 

VALES A RECIBIR." 
Libranza sobre R., al 28 
del presente 

JORNALES DE PEONES. 

Deuda de peones 

maíz en grano. 

30 cargas de existencia, 
á razón de $ 4 una 

CEBADA EN GRANO. 
20 cargas de existencia, 
á razón de $ 2 una 

CAJA. 
Exista de numerario 



CAPITAL á VARIOS. 

Valor que constituye el 
pasivo de la negociación, 
bajo el siguiente porme- 
nor: 



$ 50,000 
20,000 



$ 82,300 



M 



A la vuelta. 




• ti 



78 










Mayo 1? de 1882 














De la vuelta 


$ 85,455 


j> 


$ 82,300 


)> 




|16 


á KECONOCIMIENTO 














i. FR. DE Ortiz, cuenta 
de capital. 
El que se le reconoce 












23 


sobre la finca 






3,000 


n 


á RECONOCIMIENTO 






Á FR. DE Ortiz, cuenta 














de réditos. 














Deuda á su favor 






25 


}» 




17 


á VALES A PAGAR. 
Libranza á favor de J. 
Sánchez al 31 del pre- 
sente 






80 


>) 




18 


á DEPÓSITOS. 

El que existe encaja, á 
disposición de N 






60 


j> 


Asienten? 3. 


15 


7 


266 


n 






CAJA A VARIOS. 






Entradas de numerario 














que ha habido en la se- 














mana que hoy con- 














cluve: 












2 


á TIERRAS DE LABOR. 

Pago de N. por una 
anualidad adelantada 
de arrendamiento del 
terreno llamado "La 
Rinconada." 






200 


)) 




3 


á TIERRAS PASTALES. 
Pago que hizo R. por 
pastos que aprovechó 
su ganado en la semana 






11 


>j 




5 


á GANADO VACUNO. 

Producto de 30 jarras 












14 


de leche 






30 


j> 


á CEBADA EN GRANO 






Producto de 10 cargas 
que se vendieron 






22 


50 




7 


á GANADO LANAR. 

Producto de una oveja 
que se vendió 

7 






2 


50 


Asienten? 4. 


lo 


VARIOS A CAJA. 

Salidas de numerario 
que ha habido en la 
sem* que hoy concluye. 

Al frente 




n 


113 


>> 


$ 85,721 


$ 85,834 



79 



rw^.ViEW«ei)Éa«w S^TSeáí »3^# -^-^-«jOSfRSV 



! n 



19 



12 
20 



21 



22 



8 



Asiento n?5. 



24 



Asienten? 6. 



25 



— Mayo 7 de 1882„ 

Del frente 

sueldos y raciones 
de dependientes del 
Despacho. 
Pagado á cuenta 

JORNALES DE PEONES. 

Pagado á cuenta 

SUELDOS Y RACIONES 
DE MESEROS Y SEMANE- 
ROS. 

Pagado á cuenta 

GASTOS DIVERSOS 

DE Administración de 

carácter general. 
Lo gastado según por- 
menor del auxiliar de 
Caja. 1 

OBRAS MATERIALES 
Según pormenor del 

auxiliar de Caja. 2 

MAQUINAS, instru- 
mentos Y ÚTILES DE 
LABRANZA. 

Para dos arados del nú- 
mero 19 



VARIOS á PERDIDAS 

Y GANANCIAS 

Valor del ganado naci- 
do en esta hacienda en 
la semana que hoy con- 
cluye, según el Estado 
núm. 1. 

GANADO VACUNO. 
2 becerros considerados 
á $ 3 uno 

GANADO LANAR. 
8 crías á 60 cents, una. 



VARIOS á MARTÍNEZ 
Pedro 

Precio del ganado que 
se le compró á pagarle 
en Junio próximo. 

A la vuelta 



1 No hay necesidad de repetir este 
pormenor que se encuentra en el auxi- 
liar de Cuja manifestando lo gastado 
cada dia. 

2 Para no repetir estos detalles se 
hace también referencia al propio li- 
bro. 



$ 85,721 



15 



40 



30 



j> 



?) 



>> 



>j 



$ 85,834 



»» 



»j 



14 



1) 



6 
4 



n 



j> 



$ 85,844 



?j 



17 



10 



i} 



65 



85,909 



>> 



11 



i II 



Asienten? 7. 



19 



\^l' 



Asiento n? 8. 



Asiento ni 9. 



12 



12 
6 



26 



I * 



80 



—Mayo 7 de 1882 — 

De la vuelta 

GANADO CABALLAR 

2 caballos en 

GANADO LANAR. 

10 ovejas á $ 2 una 



VARIOS á GANADO 
Lanar 

* Valor de la baja de 4 
cabezas de este ganado, 
que ha habido en la se- 
mana que hoy conclu- 
ye, según el Estado nú- 
mero 1. 

SUELDOS Y RACIONES 
DE DEPENDIENTES. 

Un carnero por ración 
del Admor., precio de 
exista de este ganíido.. 

JORNALES DE PEONES. 

Carne de 3 ovejas ven- 
dida á la cuadrilla 



JORNALES DE PEONES. 

á GANADO VACUNO. 

Producto de la carne 
de una vaca que murió 
y se vendió á la cuadri- 
lla,"segun el Estado nú- 
mero 1 



7-^ 

ROSALES ANTONIO á 

Varios 

Precio del ganado que 
abajo se expresa, que se 
vendió á dicho señor, 
según el Estado núme- 
ro 1. 

á GANADO CABALLAR. 

Por un caballo 

á GANADO LANAR. 
Por 7 ovejas á $ 1.71 es. 
por cabeza 

Alfrente 



81 



85,844 
45 
20 



3 
3 



jj 



jj 



>j 



j» 



?j 



30 



I 85,950 



j> 



)j 



$ 85,909 



>» 



>> 



18 
12 



>> 



1) 



)> 



j> 



$ 85,950 



)) 





— Mayo 7 de 1882 




• 




Asienten? 10. 


Del frente 

25 VARIOS á PEDRO 
Martínez 


$ 85,950 


„ $ 85,950 
260 


j> 


Valor que se le acredi- 


)) 




ta en cuenta por las si- 










guientes compras que 








1 


se le hicieron para pa- 
garle en Junio próx?, 










consistentes en semilla 
para siembra, según el 
Estado núm. 1. 

13 MAÍZ EN GRANO. 

40 cargas á $5 

14 CEBADA EN GRANO. 


200 


n 






30 cargas ú $2 


60 


>> 




Asiento n? 11. ] 


7 








L3 VARIOS á maíz en 






GRANO 




32 




Valor de 8 cargas dis- 


j» 




tribuidas en la semana 










que hoy concluye, se- 










gún el Estado núm. 1, 










considerándose á razón 










de $4 una, precio de 










existencia. ^ 








19 SUELDOS Y RACIONES 










DE dependientes. 










1 fanega por raciones 










del Administrador y 
Escribiente 








1¡ 


2 „ 






2 JORNALES de peones. 






4 bargas 1 fanega para 










raciones de la cuadrilla. 


18 „ 






20 SUELDOS Y RACIONES ¡ 








de Meseros y Sema- 










neros. 










5 cargas para raciones. 

7 


12 „ 






Asienten? 12. 14 


[ VARIOS A CEBADA 

EN GRANO 




7 , 




Valor de 3 cargas 1 ter- 






cio distribuidas en la 








,< 


semana que hoy con- 










cluye, según el Estado 


# 








núm. 1, considerándo- 








A la vuelta |$ 


86,242 „ 


$ 86,249 „ 






1 Se consideran á este precio porque 










se tomaron de la existencia, puesto que 










la habia; si hubieran sido de las com- 










pradas, se pondría el precio de compra. 












i; 




82 








Mayo 7 de 1882 




• 








21 


De la vuelta 

se á razón de $2 carga, 
precio de existencia. 
GASTOS MENORES DE 
Administrcion. 


$ 86,242 


)> 


1 86,249 


)> 




19 


3 cargas para los ani- 
males de la hacienda... 

SUELDOS Y RACIONES 


6 


n 






— 




DE DEPENDIENTES. 

1 tercio para el caballo 
del Administrador 

11 


1 


n 






Asiento n? 13. 


15 
5 


CAJA Á GANADO 

Vacuno 

Producto de una vaca 
de vientre que se ven- 
dió en la semana que 
hoy concluye, según el 
Estado núm. 2 


25 


}j 


25 


n 


Asienten? 14. 


15 


H 






138 


>} 


YAKIOS A CAJA 

Salidas de numerario 




27 
28 


en la semana que hoy 
termina, según el Esta- 
do núm. 2. 

CONTRIBUCIONES. 
La que se pagó sobre la 
hacienda por lo relati- 
vo al presente mes 

SALARIOS Y RACIO- 


• 80 


j> 








22 


NES DE Ganaderos, 
Pastores y Coleros. 

A los que cuidan 

el ganado vacuno $4 ,, 

A los que cuidan 

el lanar ^ 2 „ 


6 


j» 








OBRAS MATERIALES 

Material y mano de 




12 


obra, según pormenor 

del auxiliar de Caja ... 

JORNALES DE peones. 

Pagada á cuenta 

Al frente 


7 
30 


n 




u 


1 86,397 


$ 86,412 






1 Los ganaderos son los que cuidan 
el ganado mayor, y los pastores y co- 
leros el menor; estos últimos son mu- 
chachos que ganan un real ó real y me- 
dio i lo luás. 











\ I 



£^-'£^'tSi.í *.%,,i^^, ' ^ ic^g ^ 



83 



• 


—Mayo 14 de 1882— 










Del frente 

20 SUELDOS Y raciones 


$ 86,397 


„ $ 86,412 


j» 




DE MESEROS Y SEMA- 










NEROS. 










Pagado á cuenta 


10 








21 GASTOS DIVERSOS DE 




>j 






administración. 


« 


i- 






Según pormenor del 










auxiliar de Caja 


6 


> 




Asienten? 15. J 


u 








iS VARIOS á maíz en 






GRANO 




235 






Valor de 49 cargas que 




>> 




según el Estado n? 2 se 










distribuyeron como si- 








gue: 
19 SUELDOS Y raciones 










DE DEPENDIENTES. 










2 cargas por raciones 










del Administrador y el 










Escribiente, á S4 


8 M 






29 1 SIEMBRA DÉ MAÍZ. 










40 cargas á 1 5, que se 








1 


sembraron 


200 „ 






2 JORNALES de peones. 






4 cargas á $4 


16 M 






20 SUELDOS Y raciones 










DE meseros y semane- 










ros. 










2 cargas 1 fanega á $ 4 










carga 


9 M 






28 SALARIOS y raciones 










DE ganaderos, PASTO- 










RES Y COLEROS. 










1 fanega, á razón de $ 4 










carga, como sigue: 










Para ganaderos 24 

cuartillos $ 1 ,, 

Para pastores 24 id. 1 „ 


2 „ 






Asienten? 16. 14 


u 




% 




VARIOS á CEBADA 






EN GRANO 




66 „ 




Valor de 33 cargas que 






según el Estado núm. 2 










se distribuyeron como 










sigue, considerándose á 










razón de $ 2 carga: 










A la vuelta $ 


86,647 „ 


$ 86,713 „ 





'^ll 



84 



85 





Asienten? 17. 29 



19 



30 



I I 



Asiento n° 18. 30 



12 



—Mayo 14 de 1882 

De la vuelta 

GANADO CABALLAR 

. 2 cargas para los caba- 
llos de la hacienda 

SUELDOS Y RACIONES 
DE DEPENDIENTES. 

1 carga para el caballo 
del Administrador 

SIEMBRA DE CEBADA. 

30 cargas que se sem- 
braron 

20 



20 



SIEMBRA DE MAÍZ á 
Varios 

Valor cargable á dicha 
siembra cuya cosecha 
va se levantó, 
á JORNALES de peo 

NES. 

Por el vencimiento de 
la cuadrilla en los dias 
que se ocupó en traba- 
jos relativos á esta siem- 
bra, según el Registro 
respectivo: 

Parte en dinero. ? 24 „ 
Id. en raciones 
de maíz 4 ,, 



GANADO VACUNO. 

Por el maíz ministrado 
á los bueyes en los dias 
en que trabajaron con 
el arado 

20 



SIEMBRA DE CEBADA 

á Varios 

Valor cargable á dicha 
siembra, cuya cosecha 
ya se levantó. 
á SALARIOS Y racio- 
nes DE MESEROS Y SE- 
MANEROS. 

Por el vencimiento de 
semaneros en el tiempo 
en que se ocuparon en 
trabajos relativos á es- 
ta siembra, según el Re- 
gistro respectivo. 



Al frente. 



86,647 
4 

2 

60 



36 



>) 



n 



>> 



M 



52 



5 86,801 



» 



$ 86,713 



>j 



>> 



>> 



Asiento nU9. 



28 



8 



I 86,749 



M 



ÍJ 



n 



Asiento n° 20. 



-Mayo 20 de 1882 

Del frente 

Parte en dinero. |30 ,, 

Id. en raciones 

de maíz 16 ,, 



á GANADO CABALLAR, 

Por la cebada que «se 
ministró á caballos y 
yeguas en los dias en 
que trabajaron en la 
trilla 



I 86,801 



31 



6 



VARIOS á TIERRAS 
Pastales 

Abono de los pastos 
consumidos en el mes 
que hoy termina, se- 
gún liquidación. 

GANADO VACUNO. 
Por valor de 

GANADO CABALLAR 
Por valor de 

GANADO LANAR. 
Por valor de 



21 



31 «. 



12 



n 



$ 86,749 



10 
8 
6 



?> 



>> 



jj 



241 



GASTOS DIVERSOS 
DE Administración de 
carácter general Á Va- 
rios 

Valor do los gastos de 
esta naturaleza que aun 
no se habían cargado al 
ramo que se nombra... 

á GANADO CABALLAR. 

Excedente de alimen- 
tación de este ganado, 
respecto del que ha des- 
quitado en determina- 
da siembra 

á GANADO lanar!" 
Pasto consumido por 
este ganado 

á JORNALES de pko- 

NES. 

Complemento de jorna- 
les que ha devengado 
la cuadrilla en faenas 
que no son siembras, in- 
clusive la ración de 

A la vuelta '| 87,066 



j> 



v 



7> 



46 „ 



6 „ 



24 



}> 



6 
6 



ii 



11 



:$ 86,837 



)) 






^111 



4.1 



i í 



.1 

's ■ 



< 



86 



Asienten? 21. 



20 



n9 



22 



27 



Asiento ni 22. 



21 



29 
30 
31 



29 



Mayo 31 de 1882 










De la vuelta 

maíz al precio á que se 
ha ministrado 

á SxiLARIOS Y RACIO- 


1 87,066 


n 


$ 86,837 
64 




NES DE Meseros y Se- 










maneros. 
Abono á este ramo ba- 
jo las propias conside- 
raciones de la partida 
que antecede 

á SUELDOS Y RACIONES 






• 20 


}> 


DE DEPENDIENTES DEL 










DESPACHO. 

Abono ú este ramo se- 










gún liquidación en que 
se consideran los suel- 
dos conforme á lo con- 
venido con los interesa- 
dos, y las raciones á los 


. 








precios con que se han 
ministrado 

á OBRAS MATERIALES. 

Gasto de material y 
mano de obra en las 
obras de conservación 

que se han hecho 

& CONTRIBUCIONES. 






50 
16 


1} 


Lo que se pagó por la 
del mes 


• 




80 


M 


?1 


VARIOS á GASTOS di- 


versos DE ADMINIS- 
TRACIÓN 






258 


n 


Valor de esos gastos, 
de carácter general. 


que se reparten propor- 
cionalmente como si- 










gue: 
SIEMBRA DE MAÍZ. 

La parte que le toca... 

SIEMBRA DE CEBADA. 

La parte que le t(»ca... 
TIERRAS PASTALES. 

La parte que les toca... 


70 

58 

129 


95 
05 






*?1 




>> 


306 


95 
95 


1 

VARIOS á SIEMBRA 

DE MAÍZ 

Costo que tuvo la cose- 
Al frente j 


$ 87,324 


$ 87,630 



i 1 



V^^k-- 



87 







Mayo 31 de 1882. 


__ 








Del frente 

cha que se levantó, co- 
mo sigue: 

13 MAÍZ EN GRANO. 

200 cargas con el costo 
de $ 1 46 es. por cara-a. 

31 ZACATE DE 3IAIZ 

500 arrobas á tres cen- 
tavos una 


$ 87,324 

291 i 
15 

• 

149 0, 
21 , 

100 „ 


„ k 87,630 
)5 


95 




Asienten? 23. 3 

1 
3! 

Asienten? 24. 32 
26 


31 


170 
5 

100 , 






VARIOS á SIEMBRA 

DE CEBADA 


05 




Costo que tuvo la cose- 
cha que se levantó, co- 
mo sigue: 

4 CEBADA EN GRANO. 
150 cargas con el costo 
de 99 centavos car^a... 

2 CUENTA DE PAJA. 
300 arrobas á 7 centa- 
vos una 






31 






> ROPA PARA LA CUA- 
DRILLA. 

á ROSALES Antonio... 
írecio de la ropa que 
se le compró hoy según 
factura 








} 




Asienten? 25. 26 

31 
32 
17 


31 


100 „ 


15 „ 

21 „ 

64 „ 






ROSALES ANTONIO 
á VARIOS ,., 






Valor de la ropa de que 
trata el asiento que an- 
tecede, que se le paga 
como sigue: 
á ZACATE DE MAÍZ. 
500 arrobas que se le 
entregan á 3 centavos 
arroba 






á CUENTA DE PAJA.* 1 

300 arrobas que tam- 
bién se le entregan á 7 
centavos una 






á VALES A PAGAR." 
Valor de una libranza 
al 30 de Junio próx?... 




1 


A la vuelta | 


88,001 „ 


$ 88,001 „ 





W- 



i' I* 



11 

i i\ 

■t 



— -r^-v 



I 



m 




Asiento n° 28. 



12 
33 



88 



—Mayo 31 de 1882 — 

De la vuelta 

JORNALES DE PEONES, 
á ROPA PARA LA CUA- 
DRILLA 

Valor de la ropa quo 
según relación que sir- 
ve de comprobante á 
este asiento, se repartió 



Asienten? 27. 



28 



Asiento n° 28. 



15 



11 



34 



hoy 



31 



VARIOS á SALAllIOS 

Y RACIONES DE GANA- 
DEROS, PASTORES Y CO- 
LEROS 

Vencimiento del mes 
que hoy termina, que se 
acredita de este modo: 
GANADO VACUNO. 
Salario de dos ganade- 
ros al respecto ae ? 3 al 

mes § 6 ,, 

Por ración de 
maíz en el mis- 
mo, 24 cuartillos 
precio de cargo... 1 



n 



GANADO LANAR. 

Salario de dos pastores 

á$2al mes $ 4 „ 

ídem de dos cole- 
ros, á $ 1 2 ,, 

Ración de maíz 
para pastores 1 



jj 



31 



CAJA á VARIOS 

Entradas hoy como si- 
gue: 

á VALES Á RECIBIR. 
Cobro de la libranza 
sobre R, cumplida el 
dia 28... 

á RAMOS MENORES. 
Por tres huacales de 
tuna ᧠1.25 es.. $3 75 
Por leña del mon- 
te 2 00 



á GANADO VACUNO. 
Por 10 jarras de leche 
áSl 



Al frente. 



89 



$ 88,001 



80 



n 



»> 



•$ 88,001 



116 76 



n 



?> 



$ 88,210 75 



M 



80 



14 



>> 



j> 



100 



»> 



10 



,1 88,210 



76 



)i 



76 







Mayo 31 de 1882. 


• 


• 




"* 




Del frente 


1 88,210 75 $ 88.210 


75 


Asienten? 29. 


15 


CAJA á 3Iaíz ex grano. 


1,260 




:•" 




13 


Producto de 180 car- 
gas que se vendieron á 
Martínez Pedro, al pre- 
cio de $ 7 carga al con- 


I 










tado 




1,260 


>l 




Asiento n? 30. 


11 


31 








VALES A RECIBIR. 




14 


á CEBADA EN GRANO. 


390 „ 








Precio de 130 cargas 








• 




vendidas á Martínez 
Pedro al precio de § 3 
carga, en cambio de su 
pagaré al 15 de Junio 
próximo 




390 




Asiento n? 31. 


24 


31 




n 


PÉRDIDAS Y GANAN- 






CIAS. 










23 


á RECONOCIMIENTO 

Á FAVOR DE ORTIZ, C]. 

de réditos 


15 „ 






Vencimiento de réditos 


. 




en el mes que hoy ter- 












mina, al respecto do un 












6 por ciento anual so- 












bre $ 3,000 que se le re- 












conocen 




15 




Asiento n? 32. 


15 


V 




106 


>j 


VARIOS á CAJA 






Salidas de numerario 






J> 






en esta fecha como si- 












gue: 










23 


RECONOCIMIENTO Á 
FAVOR DE Ortiz, cuen- 
ta de réditos. 
Pagado á cuenta 


25 „ 








17 


VALES A PAGAR. 

Pago de la libranza á 
favor de J. Sánchez, 

cumplida el dia 28 

Para comparar con el Li- 
bro Mayor al hacer la 
balanza, de comproba- 


80 „ 










ción i 


5 89,980 75 


$ 89,980 


75 


*• •• í 

A la vuelta \ 


! 89,980 75 


1 89,980 ' 


r5 



I 

< '1 

-3 il 





'H 



Asienten? 33. 



5 

34 



90 



—Mayo 31 de 1882 — 

De la vuelta 

GANADO VACUNO. | 

á RAMOS MENORES... | 

Utilidad libre en esie I 

ganado, que procede de ; 

leche vendida ; 

31 



Asiento n? 34. 



24 



2 



14 

i 34 



VARIOS á PERDIDAS 

T GANANCIAS 

Ganancias aparentes ^ 
obtenidas en los si- 
guientes ramos, en el 
año labrador que hoy 
concluve. 

TIERRAS DE LABOR. 
En este ramo 

MAÍZ EN GRANO. 
En este ramo 

CEBADA EN GRANO. 
En este ramo 

RAMOS MENORES. 
En este ramo 

31 



Asiento ii;35. 24 PÉRDIDAS y gaxan- 
j cías. 
3 á TIERRAS pastales.. 
Pérdida aparente sufri- 
da en el expresado ra- 
mo, en el año labrador 
que hoy concluye 



! 



31 



Asiento n?36, 24 PERDIDAS y gaxax- 
\ cías. 

ij á CAPITAL 

Trasporte del saldo 



31 



Asiento ni 37. ! 35 



BALANCE á VARIOS. 

Saldos deudores de los 
siguientes ramos, que ii 
han resultado hov. •' 



89,980 
80 



200 

963 

259 

85 



75 



)} 



$•^9,980 



94 



>> 
28 
72 
76 



II 



1,359 70 



83,988 



70 



80 



1,458 



76 



n 



ro 



94 



»> 



1,359 



70 



Al frente | 176,911 , 85 % 92,923 , 15 



1 Decimos »p*rentes porque después 
•e coaspanrán con la.s f>érdid&5. t en- 
ttfnoea se sabrá el resuluMlo defioitiTO. 



\\ I 



91 



2 
3 
6 
13 
14 
4 
6 
7 
8 



I 



10 
11 

i 12 

16 
86 

26 



—Mayo 31 de 1882 í 

I 

Del frente i 

á TIERRAS JE LABOR. ; 

En este ramo j 

á TIERRAS PASTALES, j 

En este ramo í 

á GANADO VACUNO 

En este ramo 

á MAÍZ EN GRANO. 

En este ramo 

ú CEBADA EX GRANO. 

En este ramo 

á EDIFICIOS, etc. 
En este ramo 

á GANADO CABALLAR. 

En este ramo 

á GANADO lanar!"' 

En este ramo 

á MAQUINAS, instru- 
mentos Y ÚTILES DE 
LABRANZA. 

En este ramo 

9.1 á MUEBLES dk la haI 

BITACION, etc. 

En este ramo 

á ZUÍsIGA PEDRO*.'" 

En este ramo 

á VALES A recibir! I 

En este ramo | 

ú JORNALES DE v'¿o. \ 

NES. 

En este ramo 

á CAJA. 

En este ramo 

á ROPA PARA LA CUA- 
DRILLA. 

En este ramo 

á ROSALES ANTONIO 
En este ramo 



f 176,911 



31 



Asiento n? 10. '35! VARIOS á BALANCE. 

Saldos acreedores de los 

siguientes ramos, que , 

han resultado hov. 

16 , RECONOCIMIENTO Á ' 

j FAVOR DE Ortiz, CU en- ! 

ta de capital. j 

En este ramo 1 

23 RECONOCIMIENTO*! '' 
favor DE Ortiz, cuen- 
ta de réditos. 
En este ramo 






85 



3,000 



( >» 



^•5 „■ 



$ 92,923 
50,000 
20,000 
475 
48 
23 
10,000 
327 
. 260 

474 



200 
220 
390 



15 

j> 

M 
») 

18 

27 

j> 

)> 
50 



M 



)> 



?> 



180 
1,340 

20 
30 



75 

)> 



83,988 ! 70 



^ ^^ ^"^^^ : $ 179,926 ! 85 !'$ 260,900 ! 65 

Cont. Rural— 8 



I 

I 



92 



r!i 



17 
18 
19 

20 

25 
28 



—Mayo 31 de 1882^ 

De la vuelta... 
VALES A PAGAR. ^ 

En e?te ramo 

DEPÓSITOS. 

En este ramo 

SUELDOS Y RACIOXES 
DE DEPENDIENTES DEL 
DESPACHO. 

En este ramo 

SALARIOS Y RACIONES 
DE MESEROS Y SEMANE- 
ROS. 

En este ramo 

MARTÍNEZ PEDRO. 
En este ramo ¡! 

SALARIOS Y RACIONES 
DE GANADEROS, PASTO- 
BES Y COLEROS. 

En este ramo 

CAPITAL. 

En este ramo 



$179,926 ¡85 
64 
50 



I» 



19 



325 



80,504 



?) 



n 



>> 



>> 



51 



70 



$260,900 55 



Sumas de este Diario en el \\ ^^^, 

añolabrador ¡I 260,900 55 i$ 260,900 j 55 



t 



•:s- 



#<W^:^í^^ 



DIARIO GEXERAL 



6 SEA 



LIBRO CO.\CEnR.\DOR DE L\S OPERACMES AGRICOL.\S 



S> LA 



HACIENDA DE SAN FRANCISCO 



Año labiador qiie comprende del V. de Mayo de 1883 al 30 de Abril 

de 1884. 



••.^^w 



!U 



r I 






i 



I 



95 



Mayo 1^ de 1883. 



VARIOS ABALANCE. 

Activd de la Hacienda de San Francisco 

con que se comienza la cuenta nueva. 
TIERKAS DE LABOR. 

El valor que representan 

TIERRAS PASTALES. 

El valor que representan 

EDIFICIOS Y OTRAS CONSTRUCCIONES. 

El valor que representan 

MAQUINAS, INSTRUMENTOS Y ÚTILES DE 
LABRANZA. 

Según inventario pormenor, bajo el nú- 
mero 1 

MUEBLES DE LA HABITACIÓN Y DESPA- 
CHO. 

Según inventario pormenor, bajo el nú- 
mero 2 

GANADO VACUNO. 
Según detalle del inventario de ganados 
que obra con el número 3 

GANADO CABALLAR. 
Según detalle del mismo inventario 

GANADO LANAR. 

Según detalle del propio inventario 

maíz en grano. 

Existencia de 33 cargas á |1.46 c. una 

CEBADA EN GRANO. 
Existencia de 23 cargas 1 tercio á 99 cen 
tavos una 

ZUÑIGA PEDRO. 
Su deuda 

ROSALES ANTONIO. 
Su deuda •. 

CAJA. 

Existencia de numerario 

VALES A RECIBIR. 

Pagaré de Martínez al 15 de Junio pró- 
ximo 

JORNALES DE PEONES. 

Su deuda 

ROPA PARA LA CUADRILLA. 

Existencia según factura 



10 



BALANCE A VARIOS. 

Pasivo de la hacienda de San Francisco, 
con que se comienza la cuenta nueva. 
á RECONOCIMIENTO Á favor de Or- 
Tiz, cuenta de capital. 
Crédito á su favor 



A la vuelta. 



? 50,000 
20,000 
10,000 

474 



200 

475 

327 

260 

48 

23 

220 

30 

1,340 

390 

180 

20 



11 
11 
11 

11 

11 

11 

11 
50 

18 

27 

11 
11 
75 



3,484 



j} 



11 



$ 87,472 



11 



$ 83,988 



70 



3,000 



j? 



70 ¡il 86,988 170 



il 



M 








96 



Mayo 1? de 1883. 

De la vuelta 

á KECONOCIMIENTO Á favor de Or- 
Tiz, cuenta de réditos. 
Saldo á su favor 

á VALES A PAGAR. 

Libranza á favor de Rosales al 30 de Ju- 
nio próximo 

á DEPÓSITOS. 

El que existe en caja á favor de N 

á SUELDOS Y RACIONES de depen- 
dientes DEL DESPACHO. 
Saldo á su favor 

á SUELDOS Y SALARIOS de meseros 

Y SEMANEROS. 

Saldo á su favor 

á SALARIOS Y RACIONES de ganade- 
ros, PASTORES Y COLEROS. 
Saldo á su favor 

á MARTÍNEZ PEDRO. 
Saldo á su favor 



BALANCE A CAPITAL. 

Líquido á favor de la hacienda de San 
Francisco, al comenzar la cuenta nueva... 




(Los asientos de la cuenta de este año labrador se formarán 
bajo las mismas reglas que sirvieron de norma para el año an^ 
terior.) 



-.sí-í.,is»^;»^fi^sr.. 



97 



llN'DICE DEL LIBRO MAYOR, 



QUE OBRA EN SEGUIDA. 



Capital 

Tierras de Labor .'.*.'.'.'.*.'." 

ídem Pastales ,','.'.'.'. 

Edificios y otras construcciones .**, 

Ganado Vacuno .*.'.*!!!.'.*.*! 

ídem Caballar ..*!!!!.!.!..!!."..*...! 

ídem Lanar !........].......! 

Máquinas, instrumentos y útiles de iabranza.'..".' 
Muebles de la habitación, Capilla y Despacho. 

Zúñiga Pedro ^ 

Vales á recibir .'.*.'.'.'.*.'.' 

Jornales de peones !..*.*.*!.*.* 

Maíz en grano ."....*..] 

Cebada en idem .'.*""'* 

Caja 



Reconocimiento á ñivor de Ortiz, cuenta de capitaí.'.'.!".*.'.*! 

Vales á pagar f 

Depósitos * ] ' 

Sueldos y raciones de dependientes del 'Despachó.'.'.*.'.*.*.*.'.*.*.*.'! 

ídem de meseros y semaneros 

Gastos diversos de Administración, deun cará*cté*r'gé'nerai! 
Obras materiales ° 

Reconocimiento á favor de Ortiz, cuenta dé'rédi't'ós.*.'!.*.'!*.'.*.. 

Perdidas y ganancias 

Martínez Pedro !.!!!!!!!!!!!!!!..'!.' 

Rosales Antonio .*.*.'.*.*.*.*.*..*...*..*.*.*.*..* 

Contribuciones !!!*'.*.!!!!!!!!.*.*.* 

Salarios y raciones de ganaderos, pastores y cóíérós !.*.*.* .'.*!.*!! 

Siembra de maíz ,^^^ 

ídem de Cebada ..••........!....................!.!!!!.! 

Zacate de maíz !!*.*.!!*! 

Cuenta de paja .*.*.*.*.*.*.*.*.*..*.*.'.*.'..*.*.' 

Ropa para la Cuadrilla .*.'.'!.'!..'.'.'.*.*.*.'.*.*.*.'.*.*!.*.*.*!!!!.*! 

Ramos menores 

Balance 



1 
2 

3 
4 
5 
6 
7 
8 
9 
10 
11 
12 
13 
14 
15 
16 
17 
18 
19 
20 
21 
22 
23 
24 
25 
26 
27 
28 
29 
30 
31 
32 
33 
34 
35 



i 



^Ül 



.1 i| 
t 
I 



t I 



i! 



V' 
I f 

ni 



r n 
- \'4 



LIBRO MAYOR 



DE LAS 



OPERACIONES AGRÍCOLAS DE LA HACIENDA DE SAN FRANCISCO 



sil 

i 



Año labrador que comprende del 1? de Mayo de 1882 al 30 de Abril 

de 1883. 



11 



1 



Mt '6^ .jl. ^= 'tVi^P 



I 



} 






Folio número 1. 
DEBE 



1882 




Mayo. 


1? 


n 


31 



á Varios. 
„ Balance. 



Folio número 2. 
DEBE 



1882 




Mayo. 


1? 


)j 


31 



100 



Pasivo hoy 

Líquido para el año labra- 
dor próximo 



80,504 



$ 83,659 



>? 



70 



70 



á Capital. 

,, Pérdidas y Ganancias. 



Valor de las tierras. 



Trasporte de arrendamien- 
tos 



$ 50,000 
200 



$ 50,200 



j> 



») 



101 



capí i tal. 



Folio número 1. 
HABER 



1882 
Mayo. 



)> 



1? 
31 



por Varios. 



„ Pérdidas y Ganan- 
cias. 



Activo hoy. 



TIERRAS DE I LABOR. 



Exceso de las ganancias 
sobre las pérdidas 




A cuenta de arrendamien- 
tos 

Trasporte del saldo 



$ 82,300 
1,359 


70 
70 


$ 83,659 



Folio número 2. 
HABER 



$ 200 
60,000 



)j 



>j 



$ 50,200 „ 



I 

i ■ 



iil 



Folio número 3. 
DEBE 



1882 
Mayo. 



jj 



1? 
31 



á Capital. 

,, Gastos diversos de Ad- 
ministración. 



Valor de las tierras. 



TIERRAS I PASTALES. 



Parte que toca á estas tier- 
ras 




n 



n 



)i 



1882 
Mayo. 






31 



)» 



}j 



por Caja. 



,, Varios. 



,, Pérdidas y Ganan- 
cias. 
,, Balance. 



Pago que hizo R 

Pasto consumido por los 
ganados de la Hacienda 
en el mes 

Pérdida en este ramo 

Trasporte del saldo 



Folio número 3. 
HABER 



$ 



11 



24 

94 
20,000 



J7 



$ 20,129 






n 



M 



é ' 



^ii 



i-l 




ilüilíi 



i V it T" fíi-' 



102 



103 



Folio número 4. 
DEBE 



EDIFICIOS Y OTRAS I CONSTRUCCIONES. 



Folio número 4. 
HABER 





Folio número 5. 
BEBE 



1882 
Mayo. 



11 
11 
11 



11 



1? 
7 
31 



11 



11 



Capital 

Pérdidas y ganancias. 

Tierras pastales 

Sueldos y raciones de 
íranadcros 

Eamos menores 



Folio número 6. 
DEBE 



1882 I 
Mayo. I 1? 



)j 



11 



j> 



14 
31 



á Capital 

,, Martínez 

„ Cebada en grano 

„ Tierras pastales.. 






40 
2 



42 



de existencia hoy 

nacidos 

Pasto consumido 

Ycncimiento en el mes- 
Utilidad libre 

cabezas 



$ 


500 

6 

10 


5J 
11 
11 




7 


11 




30 


11 


$ 


553 






10 
2 



12 



de existencia hoy 
comprados 

Mantención 

Pasto consumido. 

cabezas 



$ 



300 
45 

4 

8 



$ 357 






JJ 



JJ 



1882 
Mayo. 




Trasporte del saldo 




GANA-DO I VACUNO. 



Folio número 6. 
HABER 



1882 



Mayo. 

JJ 
>> 



JJ 



JJ 
JJ 






7 por Caja. 

,, Jornales, peones., 
j, Caja 



JJ 
14 



20 

31 

JJ 



,, Siembra de maíz.. 



JJ Caja 

,, Balance. 



40 



42 



Producto 30 jarras leche. 

vendida 

ídem 

Mantención desquitada 

con el trabajo 

Producto lOjarras leche, 
de existencia hoy 

cabezas 



$ 



30 

5 

25 



8 

10 

475 



553 



j» 
>j 
)j 



JJ 
JJ 
>> 



j) 



GANADO I CABALLAR. 



Folio número 6. 
HABER 



1882 
Mayo. 



JJ 



JJ 



JJ 



7 
20 

31 

JJ 



por Rosales Antonio.... 
,, Siembra de cebada. 

,, Gastos diversos de 

Administración. .. 

,, Balance 



o 



11 



12 



vendida 

Mantención desquitada 
con el trabajo 

Excedente de idem 

de existencia hoy 

cabezas 




i 

.i 

.1 ¡ 

ííl 
1 1 



-* 



11 



4 1 



1' 



•i 

1 \ 



H 



104 



Polio número 7. 
DEBE 



GANADO 



1882 




Mayo. 
>> 


1? 

7 




j» 
81 


n 


j) 



á Capital 

,, Pérdidas y ganancias. 

„ Martínez 

,, Tierras pastales 

„ Salarios y raciones de 
pastores y coleros... 



Folio número 8. 
DEBE 



1882 




Mayo. 


1? 


j> 


7 



.o 



100 

8 

10 



118 



de existencia hoy 

nacidas 

compradas 

Pasto consumido 

Vencimiento en el mes., 
cabezas 



$ 


250 


?> 




4 


j> 




20 


>j 




6 


j> 




7 


M 


$ 


287 


n 









106 



LANAR 








Folio número 7. 
HABER 


1882 
Mayo. 

M 
M 

)) 

M 


7 
?> 

M 

31 


por Caja 


OB 

f« 
M 

1 

1 

4 

7 

106 
118 


vendida 


1 2 

6 

12 

6 
260 


50 

j; 

50 


,, Varios 


distribuidas 


„ Kosales Antonio... 

,, Gastos diversos de 

Administración .. 

,, Balance 


vendidas 


Mantención que se abo- 
na 


de existen oí a Vinv 




cabezas 


$ 287 






í 


1. 





MAQUINAS, INSTKUMENTOS || Y ÚTILES DE LABEANZA. 




Existencia hoy 

Dos arados comprados. 



$ 



460 
14 



$ 474 






j> 




Folio número 8. 
HABER 



Trasporte del saldo 


? 


474 






$ 


474 

1 



;i 



Polio número S 
DEBE 


1. 

• 


MUEBLES DE LA HABITACIO.S , 1 


CAPILLA Y DESPACHO. 


Folio número 9. 
HABER 


1882 
Mayo. 


1? 


á Capital. 


TÍYi^tpnria hov • 


$ 200 


?» 




1882 
Mayo. 


81 


por Balance. 


Trasporte del saldo 


$ 200 


>) 




1 


• 










í 











c 







106 



107 



Folio número 10. 
DEBE 




ZUÑIGA 






PKDEO. 




t 


Folio número 10 
HABER 


1882 
Mayo. 


1? 


á Capital. 


Su deuda 


$ 220 


n 






1882 
Mayo 


81 


por Balance. 


• 
Traí?porte del saldo.. 


$ 220 












1 


1 






n 




1 






i 




Folio número 11. 
DEBE 



VALES A BeECIBIE. 



1882 
Mayo. 


1? 
31 


á Capital. 

,, Cebada en grano. 


Libranza sobre R. al 28 del 
üresente 


$ 100 
390 


n 


Pagaré Martínez al 15 de 
Junio üróximo 


1 


1$ 490 

1 



1882 



Mayo 



j) 



31 por Caja. 



n 



n Balance. 



Libranza sobre R. cobrada 
hoy 



Trasporte del saldo. 



Folio número 11, 
HABER 



5 



$ 



100 
390 



490 



7> 



M 



n 



, 






Folio número 12. 
DEBE 



1882 




Maye. 


1? 


j> 


7 


j> 


n 


jj 


)» 


jj 


>> 


j» 


14 


jj 


n 


j> 


31 

1 



á Capital. 

„ Caja. 

„ Ganado lanar. 

,, ídem vacuno. 
„ Maíz en grano. 
„ Caja. 

,, Maíz en grano. 
„ Ropa para la Cuadri- 
lla. 



Deuda anterior... 
Pagado á cuenta. 



JJ JJ 

JJ JJ 

JJ JJ 

JJ JJ 



JJ 

JJ 
JJ 
JJ 

JJ 



JORNALES 



Avío de Semana Santa. 



$ 



80 

40 

3 

5 
18 
30 
16 

80 



272 



JJ 
JJ 
JJ 

JJ 
j" 
JJ 
JJ 

JJ 

JJ 



DE PEONES. 



1882 
Mayo 



JJ 
JJ 



JJ 
31 



JJ 



por Siembra de Maíz. 



i ,, Gastos diversos de 
Administración. 



Folio número 12. 
HABER 




Vencimiento en dinero.... 
ídem en raciones 

Complemento de vencims. 
Trasporte del saldo .♦ 




Cont. Kural.— 9 



■ 1 



m 



í ., 



IH' 



108 



Folio número 13. 
DEBE 



maíz en 



1882 


1? 

7 
31 


* 

á Capital. 

,, Martínez. 

,, Siembra de maíz. 

,, Pérdidas y Ganancias. 


■ 

S 

te 

O 


8 

s 


n 

1 


de existencia 
hoy 

compradas... 

de cosecha á 
$1.46c. car- 

ATR 


$ 120 
200 

291 
963 

1 


n 
n 

95 
23 

18 


, Mayo 


30 

40 
200 


n 


5> 
>> 


Utilidad».... 


270 


J3 


>J 


$ 1,575 



1 A enya utilidad habrá que agregar en el afio siguiente, por medio de nn» nota, lo que excede la realización de la existencia 



Folio número 14. 
DEBE 



CEBADA EN 



1882 




Mayt) 


1? 


n 


7 


1) 


31 


'> 


>j 



a Capital. 

,, Martínez. 

,, Siembra de cebada. 

,, Pérdidas y Ganancias. 







OQ 






O 




ñ 


^ 




3 


C3 


g4 


o 




t) 


El 


u 


20 


>J 


n 


30 


n 


JJ 


150 


>> 


j) 


200 


n 


JJ 



de existencia 
hoy 

compradas ... 

de cosecha á 
$0.99 c 

Utilidad 2.... 




JJ 
JJ 

05^ 
72 



^ 608 77 



109 



GEANO. 



1882 

Mayo 

JJ 



JJ 
JJ 



7 


por Varios. 


14 


JJ JJ 


31 


JJ Caja. 


JJ 


,, Balance. 






8 
49 



180 
33 



to 



270 



JJ 
JJ 



>j 

JJ 



JJ 



que á él se trasmite, respecto de |1.46 cenUvos carga, precio de cosecha. 



GRANO. 



1882 




Mayo 


7 


JJ 


JJ 


r 




JJ 


14 


JJ 


31 


JJ 


>> 



por Caja. 
,, Varios. 



JJ 



JJ 



„ Vales á recibir. 
,, Balance. 



10 
3 

33 

130 

23 



JJ 
1 



JJ 

JJ 
1 



200 „ 



9 



JJ 
»> 



JJ 
J) 



JJ 



S 



JJ 
J> 

JJ 
}) 
I> 



JJ 



Folio número 13. 
HABER 



distribuidas., i $ 



JJ 



32 
235 



vendidas 

de existencia 
hoy 



1,260 

48 

$ 1,575 



JJ 
j> 



JJ 



18 



18 



Folio número 14. 
HABER 



vendidas 

distribuidas. 



vendidas 

de existencia i 
hoy 



^ 



22 50 

JJ 



I 



66 
390 

23 



JJ 
JJ 

27 



508 77 



4 

4»_. 



w 



ti 



2 La misma consideración que obra respecto del maíz, regirá para la cebada, en que el precio cambia. 



Folio número 15. 
DEBE 



1882 
Muyo 



JJ 
JJ 
JJ 
JJ 



1? 
7 

14 
31 

>j 



á Capital. 

,, Varios. 

,, Ganado vacuno. 

,, Varios. 

,, Maíz en grano. 



Existencia en dinero hoy... 
Entradas en la semana 

JJ. JJ JJ 

JJ hoy 

)j n 



LA 




CAJA. 



1882 
Mayo 

JJ 

j> 

Jí 


7 

14 

31 

Jí 


por Varios. 

JJ JJ 
JJ JJ 
,, Balance. 





11 11 Jí 

Jí hoy 

Existencia hov 



Folio número 15. 
HABER 



Salidas en la semana. 



$ 


113 


>i 




138 


JJ 




105 


n 




1,340 


75 

75 


$ 


1,696 



} i 



i i 



-> . -'1^- 



.">-»«- -;»i^-í<«IIH|,|^ 




110 



Folio número 16. 
DEBE 



RECONOCIMIENTO A FAVOR DE 



1882 
Mavo 



31 



,, Balance. 



Folio número 17. 
DEBE 



Trasporte del saldo. 



$ 3,000 



n 



VALES A 



1882 
Mayo 


31 


á Caja. 
,, Balance. 


Libranza sobre Sánchez que 
se üasró 


$ 80 

64 


M 

n 


Trasporte del saldo 


• 


$ 144 







V 






lU 



ORTIZ, CUENTA DE CAPITAL. 



Folio número 16. 
HABER 




Reconocimiento á su favor. 



PAGAR. 



1882 



Mayo 



j> 



1? 
31 



por Capital. 
,, Rosales Antonio. 




Folio número 17. 
HABER 



Libranza á favor de J. Sán- 
chez al 31 del presente.... 

Libranza á su favor al 30 de 
Junio próximo 



$ 



80 
64 



$ 144 



M 



7> 



11 



I * 



: 




Folio número 18. 



DEBE 




N. Trasporte del saldo. 



DEPO 



$ 50 



)) 



SITOS. 



1882 



Mayo 



1? 



por Capital. 



Folio número 18. 
HABER 




■t 



tJ 



':~\ 




112 



í e 



vi: 



Folio número 19. 
DEBE 



1882 
Mayo 



n 

14 
81 



SUELDOS Y EACIONES DE 



á Caja. 



„ Ganado Lanar. 
,, Maíz en granó. 
„ Cebada en grano. 
,, Maíz en grano. 
,, Cebada en grano. 
,, Balance. 



Pagado á cuenta 



)í 5J 

n n 



Trasporte del saldo 




113 



DEPENDIENTES DEL DESPACHO, 



1882 
Mayo 



31 



por Gastos diversos de 
Administración 



Folio número 19. 
HABER 



Vencimiento en dinero y en 
raciones 




j? 



jj 



11 



Folio número 20. 
DEBE 



1882 




Mayo 


7 


JJ 


JJ 


JJ 


14 


JJ 


JJ 


JJ 


31 



á Caja. 

,, Maíz en grano. 

,, Caja. 



„ Maíz en grano. 
,, Balance. 



SUELDOS Y RACIONES DE I MESEROS Y SEMANEROS. 



Pagado á cuenta.... 

JJ JJ JJ •••• 
JJ JJ JJ •••• 

JJ JJ JJ •••• 
Trasporte del saldo, 



$ 



30 
12 
10 



9 
5 



66 



JJ 
JJ 
JJ 



JJ 
JJ 



JJ 



1882 
Mayo 



JJ 
JJ 



20 

j' 
31 



por Siembra de cebada. 



;j 



JJ 



JJ JJ 



,, Gastos diversos de 
Administración... 



Vencimiento en dinero 

ídem en raciones 

Complemento de vencimien 
tos 



Folio número 20. 
HABER 



$ 



$ 



30 
16 



20 



66 



JJ 
JJ 



JJ 



j) 



ij 




Folio número 21. 



DEBE 



1882 




Mayo 


7 


JJ 


JJ 


JJ 


14 


JJ 


31 



á Caja. 

„ Cebada en grano. 

„ Caja. 

,, Varios. 



GASTOS DIVERSOS DE 

DE CARÁCTER 



Pagado en la semana. 



JJ 

JJ 



JJ 

JJ 



JJ 
JJ 



Complemento de gastos. 



$ 



$ 



6 


JJ 


6 


JJ 


6 


JJ 


241 


JJ 



258 



JJ 



ADMINISTRACIÓN, 

GENERAL. 




Trasporte de estos gastos. 



Folio número 21. 



HABER 



$ 258 


JJ 


$ 258 


JJ 

1 




[ 



I. 



.'H 



^mr^-*^ 



-<,>. f 



4K 




Folio número 22. 
DEBE 



1882 




Mayo 


7 


>j 


14 



á Caja. 



>> ?? 



Folio número 23. 
DEBE 



114 



Gastado en la semana 



?j >> 



>> 



OBRAS 



% 8 

7 


>> 


$ 15 


J> 


1 





EECONOCIMIENTO i FAVOR DE 



1882 

Mayo 

>> 


31 


á Caja, 
á Balance. 


Pagado á cuenta 


$ 25 
15 


>> 


Trasporte del saldo 




% 40 



116 



MATEEIALES. 



1882 
Mayo 



31 por Gastos diversos de 
Administración. 



Costo de las obras. 



ORTIZ, CUENTA DE RÉDITOS. 



1882 
Mayo 



j> 



7 
31 



por Capital. 

„ Pérdidas y Ganan- 
cias. 



Saldo á su favor 
Réditos en el mes 



Folio número 22. 
HABER 



$ 15 



$ 15 



>j 



?> 



Folio número 23. 
HABER. 




s -I 
I ii 




Folio número 24. 
DEBE 



1882 
Mayo 



)) 



>> 



31 



n 



n 



á Reconocimiento á fa- 
vor de Ortiz, cuenta 
de réditos. 

„ Tierras pastales. 

,, Capital. 



PERDIDAS Y 



Vencimiento 

Pérdida aparente.. 

Trasporte del saldo, 



$ 



15 

94 



1,359 



$ 1,468 



70 



70 



GANANCIAS. 



jj 



7 ¡ por Varios. 

31 ' „ „ 



Folio número 24. 
HABER 




Nacencia de ganado 

Ganancias aparentes en el 
resto del año 



10 
1,458 



$ 1,468 



» 



70 



70 



-"N 



!'. 






!¡ 



Folio número 25. 
DEBE 



Folio número 26. 
DEBE 



Folio número 27. 
DEBE 



1882 
Mayo 



14 



116 



MAETINEZ 



1882 
Mayo 


31 


á Balance. 


Trasporte del saldo 


$ 325 


7J 




$ 325 

• 







EOSALES 



1882 






. 








Mayo 


7 


á Varios. 


Ganado que compró 


$ 


30 


•>■) 


>j 


31 


)> jj 


Ropa que se le pagó 




100 




$ 


130 









CONTEIBU 




Las del mes. 



$ 80 



JJ 



! 



117 



PEDEO. 



Folio número 25. 
HABER 



1882 

Mayo 

JJ 



JJ 



por Varios. 



JJ 



JJ 



Ganado que se le compró. 
Semillas que idem 



65 

260 



325 



JJ 

JJ 



JJ 



ANTONIO. 



Folio número 26. 
HABER 



1882 
Mayo 



JJ 



31 



JJ 



por Ropa para la cua- 
drilla. 
,, Balance. 



Lá que se le compró. 
Trasporte del saldo.... 



$ 


100 


JJ 




30 


JJ 


$ 


130 


JJ 







CIONES. 



Folio número 27. 
HABER 



1882 
Mayo 



31 



por Gastos. diversos de 
Administración. 



Las contribuciones que se 
han causado 







ti 










'i, I 



!=i 




118 



119 



Folio número 28. 
DEBE 



SALARIOS Y RACIONES DE 



1882 
Mayo 



n 



14 



>j 
31 



á Caja. 



>> M 



„ Maíz en grano. 

>> n n n 

„ Balance. 



Ministrado á ganaderos 

ídem á cuenta de pastores y 

coleros 

ídem á ganaderos 

ídem á pastores 

Trasporte del saldo 



2 
1 
1 

6 



$ 



14 



>> 



11 
JJ 
JJ 
JJ 



^ GANADEROS, PASTORES Y COLEROS. 



Folio número 28. 
HABER 



i 



JJ 




Folio número 29. 
DEBE 



SIEMBRA 



DE maíz. 



1882 




Mayo 


14 


JJ 


20 


JJ 


31 




a 



á Maíz en grano. 
„ Varios. 

„ Gastos diversos 
Administración. 



de 



40 Cargas para sembrar 

Diversos gastos relativos.... 

Parte que toca á esta siem- 
bra 



200 
36 



70 



306 



JJ 
JJ 

95 



95 



1882 
Mayo 



31 



por Varios. 



Folio número 30. 
DEBE 



SIEMBRA II DE CEBADA. 



1882 « 


» 


Mayo 


14 


JJ 


20 


JJ 


31 

• 



á Cebada en grano. 
,, Varios. 

„ Gastos diversos 
Administración. 



de 



30 Cargas para sembrar 

Diversos gastos relativos.... 

Parte que toca á esta siem- 
bra , 



I 



60 
62 



58 



$ 170 



JJ 
JJ 

05 
05 



1882 
^ayo I 31 i por Varios. 



Vencimiento de ganaderos 
en el mes 

ídem de pastores y coleros.. 



$ 



7 
7 




JJ 



JT 



JJ 



Folio número 29. 
HABER 



Costo total de la siembra. 



$ 306 



95 



$ 306 



95 



Folio número 30. 
HABER 



Costo total de la siembra.... I $ 170 05 




'1 



; I 



i n 




i- Sí ( 



if 



I 






1 .1- ! ] 




*í \ 




120 



Polio número 31. 
DEBE 



ZACATlí 



1882 
Mayo 



31 



á Siembra de Maíz. 



500 arrobas á 3 centavos... 




Folio número 32. 
DEBE 



CUENTi. 




300 arrobas á 7 centavos 



21 



n 



Folio número 33. 
DEBE 




Según factura. 



$ 100 



$ 100 



í> 



V 



121 



DE maíz. 



Folio número 31. 
HABER 




por Rosales Antonio. 



V 



500 arrobas que se le entre- 
garon 



15 



j? 



DE PAJA. 



Folio número 32. 
HABER 



Mayo 




300 arrobas que se le entre- 
garon .,,^ 



$ 21 



>> 



ROPA PARA LA I CUADRILLA. 



Folio número 33. 
HABER 



1882 
Mavo 



n 



31 



>) 



por Jornales de peones. Ropa repartida 



n Balance. 



Existencia en ropa 




1 1] 






'fí 




fl 



122 



Polio mímero 34. 
DEBE 



RAMOS 



1882 
Mayo 



31 




Utilidad general. 



$ 35 


75 

75 


$ 35 





Polio número 35. 
DEBE 



123 



MENORES. 




BA I LANCE. 



1882 
Mayo 


31 


á Varios. 


Saldos deudores hov 


$ 83,988 


70 


• 

1 







1882 
Mayo 



31 



por Varios. 



Saldos acreedores hoy 



Folio número 34. 
HABER 



Producto de tuna. 

ídem de leña 

ídem de leche 



3 
2 

30 



75 

M 



35 



75 



Folio número 35. 
HABER 




'.! I 
9 



Cont. Rural.— 10 



■^^*»s». 



I 





122 



Folio número 34. 
DEBE 



RAMOS 



1882 
Mayo 



31 



á Pérdidas y ganancias. 



Utilidad general. 



$ 



35 



35 



75 



75 



Folio número 35. 
DEBE 



1882 
Mayo 


31 


á Varios. 


Saldos deudores hov 


$ 83,988 


70 


• 







123 



MENORES. 



1882 
Mayo 






31 



por Caja. 



„ Ganado vacuno. 



BA I LANCE. 



Folio número 34. 
HABER 



Producto de tuna. 

ídem de leña 

ídem de leche 



3 
2 

30 



$ 



35 



75 

n 

75 



Folio número 35. 
HABER 



1882 
Mayo 



31 



por Varios. 



Saldos acreedores hoy. 



$ 83,988 



70 



Cont. Rural.— 10 



i I 



fl ¡ 



CONCLUSIÓN. 




Cumpliendo con lo que ofrecimos en la página 73, vamos á 
hacer el análisis de las pérdidas y ganancias, resultado de la 
contabilidad práctica seguida bajo el sistema de partida doble 
que figuramos con relación á la hacienda, de San Francisco, pá- 
ginas 75 á 123 de este libro. Este análisis lo tomamos déla 
cuenta del folio número 24 del Libro Mayor, páginas 114 y 115 
de este libro, consultando los respectivos asientos del Diario. 

Eamos en que se ganó, 

Nacencia de ganado vacuno « ^ 

ídem de Ídem lanar ' . " 

Arrendamiento de tierras de labor * * ^' 2OO " 

Siembra de maíz, diferencia entre el costo de cose- 
cha y el precio á que se vendieron algunas car- 

p ^^'•••••. • ^ 963 23 

tomo quiera que las que quedaron de existencia 

para el año siguiente se consideran al costo de co- 
secha, es claro que si se venden á mayor precio, 
como es natural, la diferencia formará también 

^ ^^ ^"^^ta $ 1,173 23 



MI 



m 






:f i 




1? 




126 

. De la vuelta $ 1^173 23 

parte de la utilidad en la siembra, cuya utilidad 
se pondrá por nota cuando esto se verifique, en 
el Estado que se haya formado y reasuma los re- 
sultados de la negociación; pero si se aplicara la 
existencia á raciones de dependientes de la finca, 
se pondrá el maíz al costo de cosecha. 

Siembra de cebada, diferencia entre el costo de co- 
secha y el precio á que se vendieron algunas car- 
cas 259 72 

Bajo las propias condiciones asentadas con relación 
al maíz. 

RAMOS MENORES. 

I 

Producto de tuna $ 3 75 

ídem de leña 9 

^ ?» 

ídem de leche 30 „ 35 75 

Total de ganancias $ 1,468 70 

Kamos en que se perdió, ó que causaron gravamen 
cargable directamente á '^Pérdidas y Ganan- 
cias." 

Tierras pastales, exceso del producto de pastos 
arrendados, sobre lo que corresponde á esas tie- 
rras por gastos de administración de un carácter 
general $ 94 „ 

Vencimiento de réditos sobre el capital que 
se reconoce á Ortiz 15 ,, 

Suman las pérdidas 109 

Exceso de las ganancias sobre las pérdidas $ 1,359 70 

Pero como complemento de la operación deberemos demos- 
trar que, en efecto, tal exceso existe, pues sin esta demostración 



127 

podría creerse que nuestra conclusión es aventurada ó proble- 
maüca, y el probado es tanto más necesario cuanto que, sin es- 
te sistema de operaciones, el labrador será muchas veces vícti- 
ma de cálculos erróneos que lo conducirán, sin advertirlo, á la 
bancarrota. ' 

Procedemos, pues, á nuestra demostración: 



í 



I 



•i* 






il 



?3 



I 



8 
o 

t 

o 

Si 

o 



S 
e 






« 

o 

as 
O 
09 

a. 

os 



9} 
•O 









<3 



s 



o 

2 



8 



P 



tí 
H 

O 



•«« o I-» 



M 
ü 

o 

O 



O 

> 

m . 

02 8 

tí 
O 



02 
O 

< 

tí 

02 
O 

02 
O 



Folios del Li- 
bro Mayor en 
que están laa 
cuentaa. 



128 






«JO 
¡25 1> 



^ 



3 






OS "5'*g3 



00 os 
©10 



=s 



J5 = 



^ 



35 

00 



^ 






o<rs 



^ 



85 
00 

«o 



85 

00 



<» 



»* Wt 9^ 9* *^ 9* *lO *^ 






íi¿§^i§SSS?gS^Íg 



sss 



■^ c5 ti ce c^ 5^ « ,-( 



co 



>tO-«J'Q OS 



OS "3<»"3 

co 



co 



02 



O) 

a 



sa^ss .S§ .sa 
aa.^aa^g|:^aa 



2 SSwS2ft«QwS2 



2^- 

©■o 

© >< 



© fia© 

© g g M <ü 



V t^ ^ni 



o 
© 

-tí 

© 



ce 



© 
02 



fi H /Q 

© ©X 

aa® 

•Ü-O ® 
Mi-I 02 



> CSl ^ rri íM ^« í?ri 



SS2 



ÍiÍi^?3^=^S''«^ 



>!n»S 



co 



o 

Vi 

o 

;^ 

. cS 

91 N 

O fl 

"saa 
^ © © 

lia 
_ © © 

02mm 



O 

«í 

cS 

^-4 
o 

c5 

N 

c 

o 

a 

o 
© 

as^a 
© © © © 

••-1 -I-I (5J 'i-i 

a£:^a 



o 

I— I 
© 
u 



© ©"S © 

'C'dfS'O 
mmWm 



sa a 
.asgs . 

asg-S-sa 
3í^ ©~5 © © 

1-1 ÍH ^ 5j .-< 

r< !» e¡ CC+J i-i 

s3«s.2a 



a 
© 

-d 



cS 



O 

O 
© 

tí 

ti 

tí 

© 



02 
O 

ce 

Al 









2ftw 



^a|.l I a ai 

©"O o w 

© a O a 

F-< í;.— iH-i 

02m>'W 



© 
•d 

© 
© 

02 



© ©;a 
'd'd © 

aao 

MMCC 



se 
© 

ac^ 

O 

©ao 

S O 

si 

©a 
©s 

! 05 *:< 



O 

43 
o 

cj 

04 

IB 

© 

-d 



c8vu 
© Ui 

© © 

73 -d 
© © 



o © g » 



eá 









c3 t-.S 



C?© 



cap 



m 
oí 

© 



í^-d 
■> © C3 

!£3 



cS-eS 
bCao 



ü^s: 



'd ño!: ^ '-> 
« 3 * 

íSc-© ^ 
WS So N;>»?Süütítí 



o ^' s 

©03 

ftC-d 
® c3"H 

33 ^ © 

0¿© 



o c3 

ñ © 
te g 



O 
© 

•d 



I 

© 

-d 

tí 
© 

© 
-d 

o 

-d 

05 

© 



¿ 

>> 

O 

© 

05 

© 

a 

© 

.'O 

o 05 






— < ■3 fl 



I a§>»S^2 



S í^^§^§i.2tí 



05 

O 
u 
© 
-d 
cá 
tí 
es 
bJO 
© 

-d 

© 

tí . 

%^ 
uP 

K © 

Otí 



o 
© 
© 

tí 



©«^aaScá 
-^j »© © © c 



Is 



NCO'S'GC ctic«i>.Oi-iNeo^w5«oeo «oeot^ooss o qo»o 

I— ( 1-^ rl I-I r-( r-( C5 co »H CNÍ 1— I I— I rl DÍ tN OÍ 



© Eo 



u 
o 

© 

a^ 

tí o 

02 -d 
^4 
o 

I 

eS 
o 

a 
S 

S 

s 



129 

Con lo cual queda demostrado aritméticamente que en efec- 
to, hubo una utilidad líquida de 1 1,359 70 c, prestándose las 
operaciones que han servido de guía para llegar á esa solución, 
a las siguientes fructuosas observaciones: 

1? Que los ganados vacuno y lanar, después de haber des- 
quitado su manutención con el trabajo, han dejado alguna uti- 
lidad. 

2? Que la siembra de maíz ha dejado una ganancia libre de 
$963 23 c, y que computada ésta con el valor de la tierra sem- 
brada, que representa #11,000, resulta haber dado el $8 75 c 
por ciento de producto. ' 

3? Que la siembra de cebada, sometida á los propios cálen- 
os ha producido un |2,88 c. ^or ciento, y que por consiguien- 
te, temendo en cuenta el valor de la superficie que se sembró 
es á todas luces más productivo sembrar maíz que cebada 

4í Que los pastos, atendida la área que comprenden, esti- 
mada en $20,000, dejan un producto mny mezquino, en cuya 
virtud convendrá mejor arrendar las tierras para siembra si es 
que se arriendan bien, ó cultivarlas por cuenta propia, abonán- 
dolas antes convenientemente. 

5? Que los demás esquilmos de la finca son insignificantes, 
pero que se recogen sin esfuerzo alguno. 

6? Que la utilidad libre en su conjunto, que fué de $1 359 
70 c, representa sólo un $1,66 c. por ciento con relación al 
capital valor de la propiedad raíz y de los llenos con que se co- 
menzó, pero que aprovechándose los resultados que arroja la 
cuenta y las reflexiones á que ellos dan lugar, la negociación es 
susceptible de producir utilidades halagadoras atendido el inte- 
rés del dinero en la actualidad. 

Sin la luz que proporciona una cuenta seguida bajo ese or- 
den, el labrador caminará con paso vacilante é inseguro, no pu- 
diendo conocer perfectamente cuál es la siembra que mejor le 
conviene y cuáles las alteraciones que* anualmente va teniendo 
su capital en sus diversas ramificaciones de bienes raíces, mue- 
ble, semoviente, existencias y créditos personales activos y 






<»*' ^ -^ 








130 

pasivos; sin estas condiciones el labrador creerá, como es fre- 
cuente que crea, que sus negocios van bien cuando tal vez 
están cerca de la bancarrota, ó cuando menos sus productos los 
tendrá mermados por falta de buena administración; mientras 
que por lo contrario, si hace los abonos que la ciencia aconseja 
en las tierras cansadas, si elige las mejores siembras en vista de 
los datos que le suministra la cuenta, y si ejerce por medio de 
ella una sobrevigilancia eficaz respecto de los dependientes, só- 
lo tendrá que luchar con las perturbaciones atmosféricas que 
están fuera de la previsión humana y que, preparadas como lo 
son, por el Ser Supremo, el hombre no tiene otro arbitrio que 
el de someterse á su acción. 



i- ' i 

í ' 



CAPITULO 11. 



SOBRE MAGUEYALES 



n 



lú 



I 



I ' 

i 



,.y 




PARTE PRIMERA. 






PRINCIPIOS GENERALES PREPARATORIOS. 



Consecuentes con el título de nuestro libro, asentamos como 
preliminar, si no indispensable, sí muy conducente al objeto 
los usos y aprovechamiento del maguey, las zonas en que sí 
produce, plantíos sucesivos ó trasplantes, etc., para descender 
después a la administración económica y la contabilidad de las 
explotaciones de este género, pues tomada la palabra adminü- 
trar en la acepción que le corresponde en tesis general, que es 
l^degobanar, dirigir ú ordenar una negociación, no debemos 
eximirnos de tratar del maguey en sus condiciones físicas y sus 
diversas producciones, pues mal se podría gobernar ó dirigir lo 
que no se conoce á fondo, y es precisamente de negociaciones 
de maguey de lo que vamos á ocuparnos. Además, dedicada 
como esta la última parte de cada uno de nuestros capítulos á 
la contabilidad del género de explotación de que tratan, y de- 
biéndose adaptar perfectamente la cuenta de una negociación 
cualquiera á sus necesidades y á los elementos de que pueda 
disponer, tenemos que ligar indispensablemente los medios que 
deben emplearse para la producción, aunque sea considerada 



'^ 



i i 



-s 



I 



134 



ésta muy en extracto, con el asiento de los costos y rendimien- 
tos de ella, objeto de la administración económica y ba*se para 
la conveniente subdivisión de los ramos de la cuenta. 



jii*ftí 



t -<í ;- 




Usos ó aprovechamiento del maguey. 

Los diversos componentes de esta riquísima planta servían 
antes de la conquista de México por los españoles, para cubrir 
casi todas las necesidades de los indios, pues de ella sacaban 
vestido y calzado, obteniendo de la fibra ó filamento, ixtle ó 
pita que servia de material para los tejidos, asi como para aya- 
tes, mecates y demás objetos relativos; sacaban igualmente el 
aguamiel, y como derivados de dicho líquido, pulque y vinagre; 
como alimento hacían tortillas del tallo subterráneo de la plan- 
ta, así como también gustaban del mezcal cociendo las pencas; 
hacían uso del bohordo ó quiote del maguey para armazones de 
tejados, y de las pencas para las cubiertas; los diversos compo- 
nentes del maguey y sus productos los empleaban como medi- 
cinas para las heridas y para las enfermedades, bajo tal ó cual 
procedimiento, y además, obtenían jabón de las raíces gruesas, 
escobetas del cimiento de las pencas chicas y ásperas y, por úl- 
timo, papel, agujas y leña, empleando para esto último las pen- 
cas viejas é inservibles. 

En los tiempos posteriores á la conquista, en que con el •auxi- 
lio de los adelantos obtenidos en las artes y en la industria, se han 
podido reemplazar varias de las aplicaciones del maguey con 
otras más convenientes para la comodidad y bienestar material 
de las gentes, el uso de la planta de que se trata se ha restrin- 
gido á ciertas aplicaciones para las cuales no ha encontrado sus- 
tituyente la civilización moderna; así pues, el maguey, cuya ca- 
lidad varía según la zona en que se produce, se aprovecha hoy 
del modo que se verá en seguida. 



136 



MAGUEY PROPIO PARA PULQUE SUPERIOR. 

Zona en que se produce. 

El maguey que produce pulque de muy buena calidad neuüi 
en ,d.oma azteca, es el de la región que comprende una ^í 

gueyes de que se obtiene aguamiel y por consiguiente pulque 
éste es el que ordinariamente se llama ilachigue'de iníelJ2 
hdad a aqud, aun cuando proceda de plantas 11 vadas de I 
g.on que se ha nombrado en el párrafo anterior 

nulTf' '- '" "'"'" '' "^"^ "'^'""^ *^«^"<1° "^cesita de 
nueve o d.ez anos para desarrollarse, y el período de laproduc- 

.on del aguamiel es de tres á cuatro meses, ó de cinco y dsá 
lo mas s, los magueyes son muy buenos; después va de'^ne! 
rando de dia en dia el producto. " 

Plantíos sucesivos 6 trasplantes. 

Para sostener constantemente la producción, se hace uso de 
plantíos sucesivos ó escalonados, á fin dequel smagueye qu 
se muühzan por viejos, sean sustituidos por otros que yf X 

en producto; en sustancia, hay la necesidad de estar h'ci!ndo 
siempre nuevos plantíos. xwuenao 

Los medios prácticos para aumentar éstos, ó al menos mra 
conservarlos á la misma altura, son muy sencillos, pues con is! 
ten en aprovechar bien la circunstancia de que esta planta deja 
a su derredor antes de morir, seis, ocho ó más hijos que seZ- 
jan crecer dos ó tres años y entonces se arrancan con pala d,^ 






ti 




I; 



II, 



'P 






I 



136 

hierro, cuidando de no lastimar el mezontete 6 tronco de la ma- 
dre, que es lo mismo; se les cortan en seguida las hojas deján- 
doles solamente tres; luego se tienden en el campo por dos ó 
tres meses para que escurran, pues cuando el maguey se tras- 
planta fresco sin dejarlo secar, se pudre y cria un gusano que 
se llama chUocuili, el cual lo destruye sin remedio; después se 
plantan los hijos en terreno plano formando paralelas á distan- 
cia de diez varas una de otra, y si es en bordes de zanjas, á cin- 
co varas. 

Los trasplantes del maguey se hacen de Febrero á Mayo, y 
hay que tener cuidado, para que los hijos sean aprovechables, 
de que las pencas de éstos, por la parte exterior, tengan por lo 
menos una vara de longitud. 

Se puede también, para el trasplante definitivo de los hijos, 
formar antes almacigos que preparen su desarrollo, y esto se 
hace en terreno conveniente que reciba riego y se barbeche tres 
ó cuatro veces en diversos sentidos, abonándolo con bastante 
majada y formando surcos en direcciones opuestas para hacer 
cuadriláteros de una y media vara de lado, en que se coloca el 
maguey hijo. 

Guando éste se encuentra en estado de trasplante, bajo las 
condicioníis indicadas, se arranca, cuidando de no lastimar la 
raíz, y se trasporta al lugar señalado para ponerlo en via de dar 
fruto; allí se forma una cepa ó agujero en que sólo quepa la raíz 
de la planta, se coloca ésta perpendicularmente apretándola por 
todos lados, y se deja entonces al tiempo y á la naturaleza que 
le comuniquen vigor y fuerza. Una vez trasplantado el hijo, hay 
necesidad de aflojar de tiempo en tiempo, por medio del barbe- 
cho, la tierra en que se coloca, y la hay también de refaccionar 
el abono para que la planta á su vez produzca nuevos hijos, sos- 
teniendo así y aumentando la producción por medio de estos 
arranques y trasplantes sucesivos, siendo de advertir que algu- 
nos hacendados creen que del arranque al trasplante no deben 
mediar más que ocho dias á lo sumo; la duración de este in- 
termedio la fija indudablemente la experiencia en vista de las 



jfc.^,.. ^ 



137 

condiciones especiales de la planta y de la tierra en que se 

Capazón del maguey. 

Guando el maguey tiene espina negra y muy menuda en el 
filo de la penca, cerca del tronco del meyolote ó sea el conjun- 
to de pencas que forman el centro .ó corazón, está para ca-' 
parse» 

La capazón se hace con instrumentos á propósito, y consiste 
en sacar el mei/oloie hasta encontrar el guióte ó Mío floral que 
es e que nace por el centro de la jicama de donde penden to- 
das las pencas, llamado también por otro nombre ,ne.ontete; 
luego se dejan secar estas heridas por espacio de nueve á doc¡ 
meses, y entonces se pican para abrirles boca, á fin de que el 
tlachiquero pueda raspar. La raspa se hace por la jicama, pro- 
curando sacar una tela muy delgada que se llama meW; hasta 
que brote el aguamiel que absorbed tlachiquero con el acocote. 

PROCEDIMIENTOS PRÁCTICOS SOBRE ARRANQUE Y 

TRASPLANTE DE MAGUEYES Y SOBRE FABRICACIÓN DE PULQUE. 

JlT' ^"''' '°'"° '' ''P'''' '''P''^° '^^ ^'^''"ques, tras- 
plante de magueyes y formación de semilla de pulque, un ami- 
go nuestro, antiquísimo mayordomo y luego adminislrador de 
una grande hacienda de este género. Copiamos á la letra lo que 
na escrito sobre esto: ^ 

Para que el maguey comience á dar fruto á los 8 años de plan- 
tado, debe ser mnnso, robusto y de l^na clase; su tamaño, si es de 
matorral, ha de ser una vara 6 m<U de- meyohU, dejdMe todas 
ms pencas sanas, y si es de encaje, debe te^rer cinco cuarta., y se 
Me tener el msmo cuidado con las pencas para guepueda reLr 
fe heladas El t^empo en ^. .. debe W d arranque es en los 
meses de Mtero y Febrero, trasplantándolo en el acto de arrancar- 



i ^1 




i -5 






.? 







188 

/o, awwguc Za ¿ierra no tenga jugo, pero d se debe procurar que esté 
muy bien cultivada. 

No es conveniente enterrar mucho la planta,, pues sólo se debe 
hacer una excavación de tres 6 cuatro dedos de profundidad y del 
diámetro qiie necesite el maguey; si es posible que quede sentado so- 
bre tierra suelta, es mejor, y para que no se caiga, se le forma un 
camellón de tierra sacándola de uno y otro lado y dándole forma 
de cajón para que sirva de depósito del agua, procurando que el 
camellón cubra la parte blanca del maguey, ó un poco más arriba, 
iodo lo cual debe hacerse en teiireno plano. Si es en la^er'as, se abren 
zanjas de 20 á 25 varas de largo, dejando una distancia de 4 á 6 
varas de una zanja á otra; la profundidad de dichas zanjas debe 
ser media vara, f minando bordo del lado de abajo y presentando 
la figura que se bosqueja en seguida: 




Obrando de este modo, toda la agua se aprovecha; el maguey se 
planta en los bordos á distancia de 5 vareas para sacar la maym* 
ventaja del terreyío, no dándose más beneficio al maguey que el de 
arado, y esto á los tres años de haberlo plantado, dejándolo descan- 
sar hasta que esté de medio porte 'para que no se enratone. 

Almacigos, 

Los almacigos se deben hacer del maguey manso y del de mato- 
rral, eligiéndose aquellos que tienen necesidad de este auxilio, como 
son los extenuados, sean del tamaño que fueren, y si se quiere que 
presenten bonita vista, se comienzan á plantar los más grandes y al 
último los más chicos, majadeando antes muy bien las tierras y dán- 
doles tres arados, surcando al último como se hace para sembrar 
maíz, con el arado abierto, afín de dar cajón á la milpa y plan- 
tando el maguey en el lomo del surco á distancia de una vara uno 



-■~^ ,^»fc- ■ -—- 



139 

de otro, cubriéndole en seguida con la tierra, m poco más arriba 
de la parte blanquizca. 

Kaspa, 

Para dar principio á la raspa y para qi^e ésta surta buenos efcc- 
tos, debe tener el magn^y un aflo de capado, teniendo cuidado al 
picarlo de que la boca (piede proporcionada al cucpo 6 caja para 
que el tlmhqi^ro pueda raspar con libertad y se le facilite la orilla 
del mezonide, que debe quedar de poco más del canto de un peso 
3«e es lo suficiente para qu^ las pencas se puedan sostener y no si 
quiébrela caja, no dejándole un grueso excesivo porque enténces no 
produc.-á lo que debe producir. Para que d pulque salga de buena 
clase debe estar el raspador bien amolado, dándole cm él muy sica- 
ve ai maguey, principalmente á los nuevos, aunque en la orilla se 
Me un poco ,nás grueso el meízal: el mismo tlachiquero, por m 
práctica, conocerá lo que debe ir apretando, pues d proporción del 
tiempo que tenga de raspa el magu^, se debe ir sacando el meizal 
^ Órnenos grueso para quinóse endurezca; esto sucede cuando 
3e le da suave en el tiempo que debe dársele fuerte; por consiguiente, 
para que el maguey continúe de buena clase, es necesario que eltla- 
chtqusro no eche picazones largas, porq,te entonces resulta que 
cuando aquel está de media vida 6 menos, sale el pulque muy dL- 
brido por cargarse las tandas en magueyes viejos. La regla debe ser 
eMa:en nutgueyaks de 1» se permitirá al. tlachiquero que sólo pique 
7 u 8 cada 15 dias; en los de 2-, se le pueden dar 10 en el mismo 
tiempo, y en los de 3% 14 6 15. Contribuye mucho á la operación 
la limpieza, y poi- esto no debe dejarse en los magueyes el metzal 
dentro cuando más á los nuevos, y eso sólo por uno 6 dos dias y 
llegado que sea el tiempo de aguas, deben estar los magueyes des- 
t>arbados y sin metzal en las pencas, para que no entren inmundi- 
Cías al aguamiel. 



í'l 

1 ti 



'I! 



Cent. Rural.— 11 



' 1 

! £; 



I 



ÍMl 



ti- ij 



» 









i 




^ 








y B^fe| 


i 


^^^^^^^V 



140 



Fabricación del pulque. 

Se separa un cubo de aguamiel de magueyes mansos y anejos; se 
echa ésta en U7ia tina bien limpia que no sea de buey prieto, y se ta- 
pa con otra para que no le entre j^olvo; se deja sin menearla hasta 
que tenga ocho 6 diez dias, en cuyo tiempo despide la flema; ésta se 
le quita con la mano hasta dejar limpia la aguamiel, y se prueba 
para que cuando esté bien agria, se comie7ice ú cebar; al principio, 
con un cuartillo en la tarde y otro en la mañana; pero si se han 
echado dos ó tres cubos, se mezclan con un cuartillo por cada cubo, 
y á los tres 6 cuatro dias se aumenta medio cuartillo, bajo el con- 
cepto de que si queda la aguamiel agria fuerte, se le aumenta un 
tanto más, y si queda agria dulce, no se le aumenta nada, sino 
hasta que lo necesite. 

-Cada vez que se echa la aguamiel se menea muy bien con un palo 
qne se tendrá dedicado al objeto, bien limpio, y ya que empiece á 
despedir espuma, se le quitará con una bateita. 

Cuando esté llena la tina en que se forma la semilla, se reparte 
en las otras en cantidades iguales diarias, sustituyendo la parte que 
se saca, con otro tanto de aguamiel, y ya que se haya producido el 
pié deb óQ tinas, se le saca todo lo que tenga de pulque y se lava 
muy bien dejándola asolear todo un dia y haciendo que se serene 
dos noches, procurando después dejarla descansar 6 ú 8 dias. 

Cuando se vuelva á ocupar la tina, se pone en sentido inverso y 
se le mete debajo un tepalcate con brasas ardiendo 3/263 chiles 
anchos para que se zahume, tapándole los huecos por los lados con 
sábanas. Todo lo dicho con relación á la semilla debe ser en tiempo 
de calor, pero si se hace en invierno es necesario menear el liquido 
por la tarde y por la mañana para que no se criefkma. 

Debe haber mucha limpieza en los tinacales, y las tinas no deben 
tener pulque sino ocho dias, cambiándolas por otras limpias y la- 
vando bien las usadas, no consintiendo que se tallen con raspador 
porque se destruyen, sino con escobeta y tezontle. Al último se les 
quita el agua cm un pedazo de cuerno. 



{ 



J 



141 

No se consentirá que al sacar el penique de las tinas se baje el sa- 
rro 6 espuma que queda embarrado, como se suele hacer, sino con 
un rcuspador grande y sin fio, cuidando de que no caiga esa in- 
mundicia 6 sarro dentro del pulque; hecha esta operación, se puede 
vaciar el aguamiel. 

Se cuidará también mucho que no haya charcos en el suelo, ni 
estén mojados los tendidos y barrotes de las tinas, porque de eso re- 
suÜa un mal grave que es el de que se crian grupos de un anima- 
Uto que le llaman jyiojo, y cuando se apodera de un tinacal, despide 
un aroma semejante al del limón, con lo que basta para que se agrie 
el pulque. Cuando por algún descuido sucediere esto, se corta el 
mal echando cal en polvo si ha comenzado en el meló, y d en los 
tendidos, el remedio consiste en limpiarlos bien y asolearlos, teniendo 
mucho cuidado con los cubos, pues en ellos es donde suele presen- 
tarse el animalito, particularmente en tiempo de aguas. 
' Hasta aquí los apuntes del antiguo mayordomo de tinacal y 
después administrador de hacienda de pulques. 

VALOR DE LAS PLANTAS DE MAGUEY, POR TÉRMLNO 

MEDIO, Y EMPLEO DE LAS QUE SE INUTILIZAN POR HABER PASADO YA 
SU PERÍODO DE PRODUCCIÓN DE AGUAMIEL. 

El maguey hijo en estado de trasplante, se considera por lo 
común con un valor de ciento á doscientos pesos el millar, es 
decir, de diez á veinte centavos una planta, según su calidad; 
así pues, el costo de estas plantas y el aumento de valor quJ 
ellas van teniendo conforme se acercan á su época de produc- 
ción, lo determina el que representan los magueyales ó tierras de 
maguey, que es lo mismo, en las haciendas de este género. 

Las pencas de maguey que todavía conservan jugo después 
del período de producción, se aprovechan como forraje de ga- 
nado de la raza bovina, y cuando ya están secas, se emplean 
como combustible, ó sirven para cercados. 




-m 



142 




APLICACIÓN DEL PULQUE PICADO 

QUE YA NO PUEDE TENER SALIDA COMO BEBIDA DE ESE GENERO. 

Para no derramar el pulque picado, se hace con él mezcal, 
que sale de muy buena calidad con la simple acción del fuego 
y por medio de alambiques ad hoc, generalmente los de Deros- 
ne; por consiguiente, no hay más gasto que hacer que el del 
combustible y el muy escaso del personal que en este trabajo 
se emplea. 

Se calcula que de cada carga.de pulque se sacan tres jarras 
de mezcal, es decir, un tercio de barril, considerado éste de nue- 
ve jarras y la jarra de 18 cuartillos. 



DIVERSAS APLICACIONES Y TRASFORMACIONES 

DEL AGUAMIEL. 

Además del pulque que se obtiene del aguamiel, es posible 
obtener aguardiente de 80 grados, vino mezcal, vinagre, miel, 
jarabe concentrado propio para la medicina, azúcar y panocha, 
trigueña y blanca, azúcar candi ó cristalizada, y goma. 

Estos experimentos los hizo con muy buen éxito en los años 
de 1862 á 1863 el Sr. Fernando Pontones, dueño de una grande 
hacienda de los Llanos de Apam, y prescindió de su proyecto 
de explotar los productos del maguey bajo las diversas formas 
expresadas, porque comprendió que los grandes gastos que te- 
nia que hacer para la adquisición de aparatos perfectos, ade- 
cuados al objeto, no podrían ser compensados, al menos por lo 
pronto, con los resultados del expendio de efectos que tenian 
que rivalizar con otros que, aunque de la misma especie, ya es- 
tá acostumbrado á ellos el público, como son los que proceden 
de la caña. 



Uí 



'*'«- "-■■-'"-»'*l^ 



143 



H 



MAGUEY PROPIO PARA VINO MEZCAJ.. 

El maguey propio para este vino es el que llaman verde y se 
produce en algunos Estados del Interior, particularmente en 
Jahsco y San Luis Potosí, en que hay grandes plantaciones 
de el; se puede hacer mezcal de otra clase de maguey y aun 
de pulque ya elaborado, según se ha dicho antes, pero saldrá de 
ahdad mfenor á aquel; el de maguey verde puede compararse 
con el (huebra motivo por el que hoy tiene muy buena acep- 
tación aun en los mercados extranjeros. 

El vino mezcal ó tequila, que es lo mismo, se hace con el zu- 
mo de maguey asado que se sujeta después á la fermentación 
ya otros procedimientos que explica muy bien el Sr. Aniceto 
Ortega en unos apuntes que copiamos en seguida á la letra: 

ysínl^plsi!-.^^"^'"""^^^"'^^^^^^'^ ^" «-^^'«^•- 

"El de Guadalajara, conocido generalmente con el nombre de 
iequ^la se consume en todo el país. El de San Luis casi todo es 
exportado para Guanajuato y Zacatecas, y los mineros son los 
que en gran parte lo consumen." 

"En San Luis es donde he observado, durante cuatro años, 
su elaboración; así es que lo que diga respecto de este asunto 
se referirá a la practica y procedimientos empleados en esa par- 
te de nuestro país." '^ 

"Antes de hablar de la parte agrícola é industrial del vino 
mezcal, dire que no es propiamente un vino, sino un alcohol 
Los vinos son líquidos más ó menos sacarinos, que sufren la fer- 
mentación alcohólica, y los alcoholes son el producto de la des- 
tilación de estos líquidos fermentados. Veremos adelante que 
el mezcal pertenece á esta segunda categoría." 

"En San Luis Potosí hay grandes porciones de terreno cu- 
biertos de maguey verde, el que, siendo inútil para la elabora- 
ción del pulque, pues lo produce de muy mala calidad, lo des- 
tman para la fabricación del vino mezcal." 



' t 



;l| 



ni 



■i 

i 

i i 




a? 



\ 5 




!i|" 



I 



144 

"Este maguey, que la naturaleza ha producido y multiplicado 
espontáneamente, no recibe por ahora de mano del hombre, 
ningún cultivo ni beneficio directo. Únicamente se cuida de tres 
cosas, por los hacendados que lo explotan con discernimiento: 

"lí Castrar todos los magueyes que van á florear." 

"2? Evitar la talla, ó sea la extracción del ixtle, si no es en 
los magueyes que van á rasparse." 

"3^ Explotar maguey en sazón." 

*'Estas tres operaciones, útiles para el hacendado, redundan 
en beneficio de la planta." 

''La primera, que consiste en cortar el pedúnculo ó tallo flo- 
ral, llamado quiote, y que se ejecuta por numerosas cuadrillas, 
dichas de desquiotilladxyi'es, que se distribuyen por todos los 
campos, dan por resultado, útil para el empresario, que el ma- 
guey castrado dura en buen estado dos años, y aun mejora de 
calidad. La savia que debia ir á los órganos florales, se encuen- 
tra en la planta y se hace más sacarina. Para el maguey, como 
especie, tiene la ventaja de favorecer el desarrollo de los hijos, 
pues se observa que el maguey que florea consume en las fun- 
ciones de reproducción toda su fuerza, muere, y los hijos no na- 
cen ó quedan rudimentarios." 

"El cuidado de no extraer el ixtle de maguey sino cuando va 
á rasparse, tiene por razón el que la planta que se ha usado 
para extraer el ixtle, nunca se llega á sazonar, sufre una pará- 
lisis en su nutrición que llaman aviejarse, y por consiguiente no 
puede servir para el especulador, ni para la especie, pues no 
puede llegar jamas al período en que el individuo se repro- 
duce." 

"En cuanto á no explotar más que el maguey en sazón, es 
obvio el beneficio que de esto resulta, á saber: darle tiempo á 
que se reproduzca á la especie. Algunos especuladores, por sa- 
car un lucro considerable, no respetan tamaño ni edad en el 
maguey, pero con esto hacen lo mismo que el de la gallina de 
los huevos de oro. Dejan un campo yermo para siempre, ó que 
tarda muchos años en cubrirse de nuevo." 



145 

"Observando cuidadosamente estas circunstancias, un terreno 
de maguey verde no solamente no sufre nada de esta especie 
de explotación, sino que de año en año se observa que mejora 
y se cubre más y más de maguey." 

"En Tequila, según me han informado, se hacen plantíos de 
maguey para el vino mezcal, de manera que se observa en el 
campo, que está en líneaá regulares como el maguey de los 

"En lo que yo he visto, para nada se cuida de esto, y la na- 
turaleza espontáneamente reproduce el maguey. Algunas expe- 
riencias que he visto sobre arrancamiento de cría y su plantío 
en hneas paralelas, formándole al rededor su taza ó cajete para 
su riego, no me parece que han dado buen resultado, pues el 
maguey ha tardado mucho tiempo en sazonar y casi no ha dado 
cría. La explicación me parece la siguiente: Este maguey vive 
en montoncitos de tierra que el trascurso de los siglos ha aglo- 
merado á su pié, formados, tanto de la tierra que acarrean'las 
aguas y los vientos, cuanto del detritus de muchos magueyes 
padres de muchas generaciones. En este terreno, perfectamente 
abonado, libre por todos lados y en donde las yemas subterrá- 
neas encuentran facilidad para salir en todas direcciones es 
donde el maguey verde vive y se multiplica perfectamente. Pro- 
cúrese imitar á la naturaleza, y entonces los plantíos tendrán 
buen resultado. Esto me lo hace creer el haber observado que 
en los vallados y cercas de tierra que bordan de maguey, parJ 
evitar el paso de animales, el crecimiento y multiplicación de 
esta planta es notable." 

"También destinan para la explotación del vino mezcal otra 
variedad de maguey, el manso, aunque en menor escala que el 
verde, por varias razones." 

"1^ Porque no se multiplica espontáneamente con la facilidad 
del verde. Este por sí solo se rodea de numerosos hijos, mien- 
tras que aqueles poco fecundo y necesita trasplantarse para que 
produzca cría, y eso poco numerosa." 

"2^ Porque el maguey manso da un pulque que, aunque muy 



I 



¡íí 



ii 



/ 



/ 



-j». ^ -^ - ^ 



f í 



f i> 






146 

inferior en calidad al de los Llanos de Apam, es sin embargo 
muy superior al que producen las demás variedades de maguey 
de aquellos rumbos, por lo que, el que hace un plantío de ma- 
guey manso, generalmente lo hace para elaborar pulque, que le 
proporciona un lucro mayor que el vino mezcal. Sin embargo, 
cuando el vino sube de precio, algunos fabrican con este ma- 
guey un vino que llaman de campanilla, y que después veremos 
á qué debe este nombre." 

"3^ Porque con la aguamiel del maguey manso preparan otros 
productos de un gran consumo. Mezclándole masa de maíz é 
hirviendo la mezcla suficientemente, preparan un atole (especie 
de crema de maíz) muy gustoso y nutritivo." 

"La aguamiel sola, ligeramente hervida, la toman como be- 
bida en las comidas y para apagar la sed durante el dia. Hir- 
viéndola más largo tiempo, hasta darle consistencia siruposa, 
resulta un melado de un gusto tan exquisito que, habituándose 
un poco á él, es preferible al mejor melado de caña." 

"Pero volviendo al vino mezcal, lo primero que debe exami- 
narse al comenzar su explotación, es si el campo de maguey 
que trata de esquilmarse está ó no en sazón: para esto debe 
atenderse á tres cosas:" 

"1* Al tiempo que lleva de descanso, pues se sabe que un 
campo que se ha trabajado con orden y regularidad, tarda de cua- 
tro á cinco años en volver á dar producto." 

"2^ Al tamaño general del maguey y de su cría, pues eviden- 
temente llega un tiempo en que el esquilmo favorece el desa- 
rrollo de la nueva generación." 

"3? A la propensión á florear ó dar quiote, pues siendo muy 
general en un campo, se debe proceder á trabajarlo, aun cuan- 
do el tamaño del maguey no sea muy grande." 

"Estando seguro de que el campo está en sazón, se comienza 
por establecer la fábrica, ó como alLí llaman, el rancho de vino, 
formándose en dos ó tres semanas una población donde era un 
lugar desierto. Extrañeza causará el oir que para cada vez que 
•se explota un campo de maguey se tiene que montar la fábrica; 



-V t^ - - — 



147 

pero este es el hecho en la generalidad de las haciendas, y no 
llamará tanto la atención esto, cuando se reflexione que los 
utensilios y menesteres son tan sencillos y de formas tan rudas, 
que las fermentaciones del tiempo de Loth y las destilaciones 
del tiempo de Villanueva, han de haber contado con aparatos 
más perfectos." 

"En algunas haciendas ya se han fabricado oficinas perma- 
nentes y algo menos imperfectas en las diversas fracciones en 
que se dividen los campos de maguey, para evitar el trabajo 
prehminar de montar la fábrica." 

"Montada ésta, que se compone de tinas, pilas, ó cueros de 
fermentación, hornilla para él alambique, horno para asar el 
mezcal, bodega y habitaciones, se comienza por establecer cierto 
número de qidebnis, es decir, se prepara un número muy con- 
siderable de magueyes; cortándoles el corazón y dejándolos en 
este estado unos quince dias, se procede á rasparlos de la mis- 
ma manera que para el pulque, y tomando diariamente su sa- 
via o aguamiel, se echa á fermentar en las tinas, poniendo por 
fermento una planta astringente que llaman timbe (rhis schi- 
noide», Dr. Oliva). Igualmente se suelen usar las raíces de dos 

mimosas (huisache y mezquite, acacia nilótica?), también astrin- 
gentes." . 

"Esta práctica, que no creo indispensable, pues la aguamiel 
lleva en sí misma la parte necesaria de diástasis para fermen- 
tar, es general y no me es posible por ahora decidir si conven- 
drá ó no desterraría. He hecho experiencias en pequeño, y la 
fermentación se ha establecido perfectamente, sin las tales plan- 
tas astringentes; pero me ha parecido observar que una levadu- 
ra abundante que se forma en las tinas, se fija y adhiere á las 
ramazones del timbe, y como éstas vuelven á servir para nue- 
vas cargas, creo que facilitan y apresuran las fermentaciones 
consecutivas." 

"Estos depósitos así preparados, con aguamiel y timbe, se lla- 
man de pulque." 

"Por otra parte, todo el maguey que se ha desquiotado ó cas- 



'11 



f i 



■> 






31 




148 

trado con anterioridad, más el que se ha raspado y algunos 
otros que estén bien en sazón, se van arrancando sucesivamen- 
te del terreno, se le quitan las pencas (operación que se llama 
desvirar)^ y en este estado, que toma el nombre de ^^¿/¿«s, cabe- 
zas de maguey ó mezcal crudo^ es trasportado á la fábrica, y car- 
gando con él un horno de un sistema parecido al de cocer la- 
drillos, ó más bien al de quemar piedra de cal. Ya lleno, se 
pone fuego al combustible que está en la parte inferior, y es- 
tando en plena combustión, se tapa con pencas de maguey y 
tierra, lo que evita todo desperdicio de calórico. Este sistema, 
distinto del de barbacoa, á que se refiere el Sr. Payno, y que 
era efectivamente el usado en San Luis hace poco tiempo, es 
mucho más económico respecto de combustible, pues á la vez 
que comienza á arder la leña^ los operarios van colocando las 
pencas en la parte superior, y cuando el calor llega á esta par- 
te, con palas y tierra cubren prontamente todo el mezcal, que 
queda así encerrado el tiempo necesario para su completa to- 
rrefacción. Debo decir que ésta es bastante completa ó igual, lo 
cual es debido en gran parte á la práctica y habilidad de los que 
disponen la hornada. De esta operación en que la parte amilá- 
cea, abundantísima en el maguey, se trasforma en glucosa, sa- 
len las pinas sumamente dulces, cargadas de jugo sacarino. Este 
maguey asado es propiamente lo que se llama mezcal, y aun 
en el mercado de México lo he visto vender con este nombre." 

"Preparado así el maguey, pasa luego al ma^hucadero, en 
donde es despedazado, contundido y exprimido por distintos 
medios muy imperfectos. El más común consiste en sendos 
golpes que le dan con enormes porras ó mazas de madera, y 
luego pisándole le exprimen el jugo." 

"El jugo que escurre y el bagazo se trasporta á las tinas don- 
de, mezclado con el pulque en ciertas proporciones, forma el 
verdadero líquido de fermentación. La aguamiel de este ma- 
guey nunca marca más de 6° de Baumé, por lo que la mezcla 
con el jugo de mezcal, le da grado más alto y favorece así la fer- 
mentación y aumenta notablemente el producto. El bagazo sir- 



149 

ve para cubrir los caldos de las tinas, pues de otro modo habría 
mucha pérdida por la evaporación espontánea. Además, la par- 
te de jugo que queda en la fibra vegetal entra también en fer- 
mentación y aumenta el rendimiento. A este jugo es al que de- 
be el vino mezcal su sabor empireumático, parecido, y á veces 
idéntico, al ginebra de Holanda. Toda mejora que tienda á qui- 
tarie este gusto particular, no es aceptada, ni por los fabricantes, 
ni por los consumidores. Yo he hecho experiencias redestilandJ 
varias veces con agua, vino mezcal, hasta quitarie casi todo su 
sabor empireumático. Lo he dado á gustar á los peritos aficio- 
nados, y me lo han desechado como insípido. Igual hecho hay 
en la historia del ron. Tenia antiguamente un sabor empi- 
reumático, que por los adelantos en el arie de la destilación se 
le llegó á quitar. Los primeros empresarios que establecieron 
esta mejora, perdieron el dinero, y algún tiempo se pasó para 
que los paladares se acostumbrasen al ron como es hoy." 

"Terminada en las tinas la fermentación, lo que se conoce por 
la espuma y bagazo que las cubre, comienza á descender (caida 
de montera, según la expresión de los destiladores) y se procede 
entonces á destilar el líquido en unos alambiques muy imper- 
fectos, y en los cuales es seguro que hay mucha pérdida de va- 
pores alcohólicos." 

*'E1 primer producto que se obtiene y que se llama vino ordi- 
nario, sufre una segunda destilación que produce el vino refino, 
que se expende en el comercio con un grado de 46 (Gay Lus- 
sac). Las primeras porciones que pasan en esta segunda desti- 
lación, toman el nombre de /or^nWm, se^imJa, etc. Hay un 
vino que rectifican añadiéndole gallina, y no recuerdo qué otras 
cosas bien poco volátiles, que llaman vino de pechuga, el cual 
lo preparan solamente para regalo.'' 

"En algunas fábricas el grado del vino es aún inferior (37 de 
Gay Lussac) y así lo llevan al Estado de Zacatecas, que es don- 
de se:consume este vino inferior. El de 46^ casi todo se con- 
sume en el Estado de Guanajuato, y una coria parie en San 
Luis. Todo el vino que sale de las fábricas-^nontadas de la ma- 



II 





i 



í 



150 

ñera que he dicho, tiene el nombre de vÍ7io de chorret'a^ para 
distinguirlo del que preparan los pobres en pequeñas cantida- 
des, con medios aun más imperfectos y que llaman vino de cam- 
panilla.^^ 

*'La diferencia principal consiste en el alambique, el cual en 
las fábricas está formado de una caldera de cobre embutida en 
una grande hornilla al ras del suelo, que admite una carga de 
seis ó más barriles, y cubierta de un enorme tonel llamado pi- 
pote que, en vez de un fondo, lleva un gran cazo de cobre lleno 
de agua fria, que sirve de refrigerante. Dentro del pipote y de- 
bajo del cazo está suspendida una gran cuchara de madera cu- 
yo mango, ahuecado en forma de canal, conduce fuera del apa- 
rato el vino condensado por el cazo. lleno de agua fria y que es 
en bastante cantidad para producir un chorro continuo. De aquí, 
á no dudarlo, viene el nombre de vino de chorrera. En algunas 
fábricas, aunque pocas, el mango de la cuchara entra en un ser- 
pentín, ó como llaman los chorreros, culebra, que acaba de con- 
densar los vapores alcohólicos y enfria el vino condensado en 
el interior del pipote, lo que no es poca ventaja respecto de un 
líquido tan volátil como es el alcohol." 

"El alambique en que elaboran el vino de campanilla^ es lo 
más imperfecto y curioso que pueda imaginarse; se compone de 
una olla de barro, un poco alargada, que apenas sale de la hor- 
nilla donde está embutida, cubierta de otra olla invertida y cuyo 
fondo, abierto, recibe un pequeño cazo de cobre con agua fria 
que sirve de refrigerante. Dentro del aparato y debajo del cazo 
está suspendida una cazuela de barro ó apaste, como allí le lla- 
man, que es la que recibe él alcohol condensado en el fondo 
del cazo. A esta disposición del aparato es á lo que debe este 
vino el nombre de campanilla. Como el estado de la campanilla 
es un misterio mientras no se desmonta el aparato, muchas ve- 
ces sucede que se llena, comienza á derramarse el alcohol en la 
olla, vuelve á volatilizarse, vuelve á condensarse, etc., y se esta- 
blece así un círculo, durante el cual se gasta mucho más com- 
bustible y tiempo del necesario." 



ji ■ I 



-V V»- ■ ■ ■— 



151 

_ "Muchas reformas, como se ve, necesita este ramo agrícola- 
mdustrial de nuestro país, pero el indicarlas debidamente for- 
maría un opúsculo mayor que esta nota, por lo que me limitaré 
a lo que llevo dicho, advirtiendo que en Jas formas de alambi- 
ques para esta fabricación debe imaginarse algo de nuevo, pues 
es de tenerse presente que Ja carga de destilación Jleva mucho 
bagazo y que no debe, además, pretenderse el sustraerlo de di- 
cha destilación. Está lioy plenamente averiguado que no hay 
prensa, por potente que sea, que llegue á hacer salir plenamen- 
te de los tejidos vegetales un jugo alcohólico, y que el calor, 
volatilizando el aJcohol contenido en Ja fibra vegetal, es el que 
da un resultado completo." 

"Para terminar diré que no sóJo el maguey vcrd^ y raanso, 
sino todos los demás son capaces de dar vino mezcal." 

"Oerca de Rio Verde se prepara vino mezcal de JechuguiJIa ó 
jarcia, que es otra variedad de agave, aunque más pequeño " 

La msercon que antecede nos ha parecido muy á propósito 
para dar una idea de la aplicación que se da aJ maguey que lla- 
man wrde y al manso. 



HENEQUÉN. 

_ Esta planta, de la familia del agave americano y muy seme- 
jante al maguey, se da en terrenos arcillosos y calcáreos, como 
son Jos de Yucatán, en que se está haciendo una grande expor- 
tación de los productos de Ja mencionada pJanta. 

EJ filamento del henequén se aprovecha particularmente para 
los cables, la cordelería y toda clase de jarcia marina, pues so- 
bre ser más dóciJ que el cáñamo, resiste mejor á Ja influencia 
atmosférica del mar. 

« 

El henequén es también cuJtivabJe en tierras de San Luis 
Zacatecas, Coahuila y Durango, según se ha podido observar' 
pero no se ha estudiado aún como en Yucatán el modo de mul- 
tiplicarlo y aprovecharlo de Ja mejor manera posibJe. Hoy en 



' i 



I II 

i I 




1 1 




i! 



V 



152 

Europa y en los Estados Unidos del Norte se hace uso del fila- * 
mentó de esta planta, para mezclas en géneros de seda y para 
alfombras, así como también se hace uso del papel de maguey 
para billetes de banco y papel moneda. 

Veamos, pues, lo que sobre el henequén dice el Sr. Peniche, 
persona competente que ha hecho un estudio especial sobre el 

asunto: 

''Clasificación y descripción.— E\ henequén (agave americana 
de Linneo) es una planta textil, vivaz, monocarpiana, de la fa- 
milia de las amarilídeas; acaule en los primeros tiempos de su 
desarrollo, presenta el aspecto de las plantas bulbosas; pero 
más tarde, y á medida que va perdiendo las primeras hojas, 
deja ver un tallo simple, más ó menos leñoso, lleno y cilindri- 
co, que conserva en su superficie exterior las huellas de la in- 
serción de aquellos apéndices; las hojas, muy aproximadas y 
dispuestas sobre el tallo según varias espiras que marchan pa- 
ralelamente de derecha á izquierda y de izquierda á derecha, 
como las escamas de la pina, son sésiles, largas (de un metro á 
metro y medio), gruesas, carnosas, un poco estrechadas cerca 
de su inserción, acanaladas, formando con el tallo un ángulo 
más abierto á medida que son más inferiores, y provistas de 
espinas en las puntas y en los bordes; la raíz es ramosa desde 
el cuello, y se extiende casi horizontalmente en el suelo hasta 
ocupar una superficie cuyo radio es la longitud de la hoja; las 
flores, dispuestas en racimos sobre el tercio ó la mitad superior 
de un escapo estipulado que sale del centro de la planta, son de 
perianto simple, epigíneo y sepaloide, formado de seis lacinias 
regularmente arregladas en dos verticilos trímeros, alternados, 
con seis estambres opuestos á las lacinias del perianto é inser- 
tos á su base, de filamiento subulado y de anteras biloculares 
introrsas, y un estilo simple y grueso terminado por un estigma 
también simple, ligeramente trilobado; ovario infero de tres ló- 
culos separados por septales axiles, con muchos óvulos campi- 
lotropos, biseriados en cada lóculo; fruto, una cápsula poliespér- 
mica de dentrisencia loculicida." 



153 

''Cuna, área geográfica é historia. ^n origen étnico de esta 
preciosa planta naturalizada y explotada exclusivamente en Yu- 
catan, se ignora, á pesar de las probabilidades que hay para su- 
ponerla indígena; pero su área geográfica parece estar reducida 
en la actualidad á los límites del Estado. Su cultivo data desde 
la más remota antigüedad histórica; antes del descubrimiento 
de Colon, ya los naturales de la península extraían el filamento 
y lo manufacturaban para muy diversos usos. Pero debo ad- 
vertir que no era este producto, como lo es actualmente, el que 
ocupaba el primer lugar bajo la relación de su importancia co- 
mercial, porque esta importancia, y por consiguiente su cultivo, 
no habían tomado la grande extensión que hoy tienen, sino á 
partir de la época de su exportación." 

'^Anatomía de la hoja.-^La hoja del henequén, que puede lla- 
marse ^nca, para conformarse con el uso, es en todo semejan- 
te al órgano correspondiente del maguey, salvo algunas diferen- 
cias de forma y dimensiones; la estructura es exactamente 
Idéntica: un tejido celular tierno y pulposo, en medio de cuya 
sustancia se extienden paralelamente á la longitud del órgano 
una multitud de vasos filiformes (fibras) que nacen de las espi ' 
ñas y se prolongan hasta las extremidades de las últimas rami- 
ficaciones radicelares, y todo protegido por una cutícula muy 
de gada é incolora; tal es, en bosquejo, la estructura anatómica 
del órgano de donde se extrae la fibra, esta materia prima que 
forma la principal explotación y el corpercio más considerable 
del Estado." 

''Modo de vegetacion.-h^ planta parece ser muy poco exigen- 
te respecto del suelo; se la ve desarrollarse sobre los terrenos 
de aluvión más estériles y secos, y aun sobre las rocas calcáreas 
y sihceo-calcáreas, petrificadas, que forman el subsuelo de la 
mayor parte de las tierras en donde se la cultiva. Probable- 
mente es una de esas plantas que los franceses llaman mejora- 
doras. Esta probabilidad se apoya en las observaciones de mu- 
chos cultivadores, pero no está confirmada por la experimen- 
tación. Se ha visto con frecuencia á esta planta singular crecer 



, I 



--»» ->^ - ■ - — 




II 

til. 











m 

^ ( 



í=' \ 



11 i 



154 

y prosperar sobre una piedra, á la que se aferraban sus raíces, 
sin poder sacar del suelo otro alimento que el que la piedra po- 
día suministrarle. Esta observación de muchos, da cierta consis- 
tencia á la idea preconcebida de que la planta toma de la atmós- 
fera la mayor parte de sus elementos nutritivos, pero su confir- 
mación la comprueba el hecho demostrado y admitido de que 
la planta en cuestión no agota, ó agota poco el terreno en donde 
crece, puesto que queda siempre apto para sustentar nuevas 
plantaciones sin disminuir en nada el rendimiento. Pero la ob- 
servación más concluyente es esta: cuando se cortan todas las 
pencas de una planta, de manera á no dejar más que las ter- 
minales que constituyen lo que vulgarmente se llama con más 
ó menos propiedad el cogollo, entonces se demuestra, primero, 
un decaimiento general de la planta; segundo, un desarrollo 
tardío de las pencas subsecuentes, y tercero, un acortamiento 
en tamaño de las mismas pencas. Estos hechos sólo puede uno 
explicárselos admitiendo la suposición de que la planta se nu- 
tre más del aire que del suelo; así, el defecto de vitalidad de la 
planta despen^ada, encuentra su razón de ser en esta hipótesis: 
porque siendo las pencas los órganos por donde se efectúa más 
especialmente la nutrición, ésta tiene necesariamente que debi- 
litarse faltando aquellas. Los otros hechos tienen también su 
exphcacion sobre la misma hipótesis, y admiten la misma prue- 
ba. Esto no obstante, seria prudente no atenerse solamente á 
estas especulaciones y tratar de rectificarlas por la experimen- 
tación." 

'^Multiplicadon, — El henequén se produce naturalmente de 
dos modos: por granos y por hijos. Los hijos nacen sobre las 
raíces de las cepas madres y frecuentemente también de las 
axilas de las estípulas escariosas del escapo; pero no se acos- 
tumbra utilizar para las plantaciones más que los hijos que na- 
cen de las cepas, suprimiéndose los que se desarrollan sobre el 
escapo, por la amputación que se hace sufrir á este órgano en 
el momento de la floración (véase el párrafo que tiene por epí- 
grafe: Supresión de las flores). La amputación del escapo, impi- 



155 



diendo Ja fructificación, nulifica necesariamente elmododepro- 

muru7rv""'''"°"'°"'""^<=^^«™ ^' - ««ende á Ja 
multitud de h,jos que nacen de las cepas, y á la mayor pronti- 
tud con que se desarrollan relativamente á las plántulas 2 
salen de la semilla." -'Jiuids que 

" rariedades.-Se consignan aquí, con sus nombres indígenas 
las siete variedades conocidas de esta planta, citándose los te: 
rrenos que les son más propios y dando algunos pormenores 
sobre su nqueza productiva, su calidad, su estimación, etc." 

1-. Za^o Henequén blanco. Muy productivo en todos los 
terrenos excluyendo los puramente silíceos y los humíferos, en 
donde el filamento, además de ser poca abundante, no adqu ere 
cons,s^enc,a; los que más le convienen son los arcio-ferugL 
sos (ICaneab) de subsuelo calcáreo. El Zaccí es la variedad más 
eomunmento cultivada por la abundancia, la tenacidad ye, ma 
yor diámetro de su filamento. Las demás variedades se las ve 
representadas en los planteles por sólo algunos individuos aiü 

da¡l uÍrr'J^T' '™'"''"''' "^"^ '' «"^'^"''^' ^^^ varie- 
dad da una fibra de buena calidad, pero es mal apreciada- se 

^ZloTf'^'l:- ' '''''' '°^ *^^-"-' P-ticuLmente' a 
llamado chicluum (tierra de aluvión)." 

"3? Ya^oi. Henequén verde. Bastante productivo. Su fila- 
mento es muy flexible y tenaz; vegeta en cualquier terreno, en 
especialidad en los dos anteriormente citados " 

"4? OUamoí. Filamento de buena calidad; terreno el arcillo 
ferruginoso (Aancaó)." ' ""°~ 

"5? CcAum. Prospera en los terrenos pedregosos, silíceo-cal- 
areos (^W.^ situados á inmediaciones de la cost . La peni 

es tJ^r '^ '"^ """"^^ '^ "^^^°^ '°"»"'"'"'^- y -"^" 

miení"' ' " ''"""' " ^""^^^^ ''« '"ejora- 

el lusle''?írr '" "f ,'"'° "' *'""'' ' "^"^ '''' '« flexibilidad, . 
el lustre y la firmeza del yaaxcí; pero además de ser poco abun 

dante, presenta el inconveniente de tener muy corta longuüd 



■ I 

; • 
1 



I 



! II 

1 

•1 
-I 



Cont. Rural,— 12 




I ; 



m 



m 



156 

Esta es la única variedad que ha permanecido al estado silves- 
tre; se la ve vegetar en todos los terrenos." 

"7? Pitad. Esta última variedad es la menos común, ó por 
mejor decir, la más rara de todas. Se la distingue de las demás 
por la ausencia completa de las espinas en los bordes de la pen- 
ca. Se desarrolla bien en las tierras de aluvión {chiduum) y en 
los terrenos calcáreo-silíceos cubiertos de una ligera capa de 
Kancab {arcilla).''^ 

" aiwia.— Puesto que el henequén es una planta que sólo se 
produce en Yucatán, para caracterizar el clima que le es pro- 
pio bastará concretarse al del Estado. Es, en general, caliente 
y húmedo, pero ofrece liberas variaciones en la seca y en in- 
vierno, que es casi siempre nulo." 

''Suelo.— El suelo de Yucatán es el lecho del mar levantado 
y metamorfoseado en la mayor extensión de su superficie por 
la acción de la materia ígnea del globo. Su génesis debe remon- 
tarse al período cretáceo, según las huellas que han dejado im- 
presas en la roca sus antiguos moradores. Este suelo de piedra» 
abrasado por el sol de los trópicos, sólo es propio para llevar 
algunas especies fáciles y tardías. En general es árido y casi 
desnudo de vegetación. Sólo ofrece á la vista el espectáculo de 
una naturaleza desolada. No se ve por todas part«es más que 
árboles y arbustos deshojados, al pié de cuyos troncos, más ó 
menos desunidos, crecen algunas yerbas enfermizas. El hene- 
quén, esto es lo único que atrae las miradas del que recorre sus 
inmensos páramos. No parece sino que el Gran Poder, provi- 
sor de la naturaleza, quiso compensar la esterilidad de este 
suelo ingrato, haciendo surgir de sus entrañas petrificadas la 
más singular, la más exclusiva de las plantas útiles, el henequén, 
esta planta preciosa que vendría á ser para sus pobladores la 
única fuente de riqueza y bienestar. Pero el aspecto triste y 
desconsolador de este semidesierto cambia completamente en 
algunos lugares donde se ostenta lujurioso y magnífico. Estos 
bellos parajes son como fértiles oasis en medio del desierto." 
"El tiempo, por la acción erosiva de las aguas llovidas y del 




..*» -^ ^. . ^ 



157 

aire, ha ido modificando la roca de sedimentación en parte me- 
tamorfoseada que constituye el suelo de esta vasta península; 
pero como dichas aguas carecen de corriente por la perfecta 
horizontalidad del terreno, no pueden desaparecer sino por la 
mflltracion, dejando depositar en este acto los productos del 
deslave. Este es el origen de los cenotes, verdaderas grutas for- 
madas de caliza estilaticia, y de algunos terrenos de arcilla y de 
aluvión (Kancab y chiclmm), los más propios para el cultivo de 
la planta." 

"(Müvo.—Preparaci<m del tcn-eno.—Si el terreno destinado á 
este cultivo ha quedado muchos años inculto, se comienza por 
la tala de los árboles, de manera á dejar el terreno enteramente 
a descubierto, porque siendo la luz el agente que parece obrar 
mas especialmente en la producción de la fibra, la sombra de 
los árboles perjudicaría esta producción, y el filamento seria 
poco abundante. Esta operación se practica habitualmente des- 
de el mes de Agosto al mes de Diciembre, inmediatamente des- 
pués de las lluvias. Después de la tala se practica la quema pa- 
ra destruir los restos de los árboles y los matorrales, operación 
que tiene por objeto limpiar y abonar al mismo tiempo el terre- 
no. En seguida se procede al cercado con el doble objeto de 
hacer respetar la propiedad é impedir la entrada al ganado 
Todos los propietarios de fincas rústicas acostumbran cercar 
los planteles con muros hechos de grandes piedras superpues- 
tas, sm consolidarías con ninguna especie de mortero. Estos 
muros, conocidos con el nombre aftáico de albarradaa, son de 
gran resistencia, gracias á su corta altura (un metro á metro y 
medio) y á la pesantez y volumen de los materiales empleados 
en su construcción. No se ara nunca la tierra, por la imposibilí- 
dad de hacer penetrar en ella la reja del arado. Antes de la lle- 
gada de las aguas conviene practicar una escarda y una segunda 
quema para acabar de destruir los restos de los árboles que hu- 
biesen quedado y las yerbas que posteriormente hubiesen cre- 
cido; después de lo cual se espera la caida de las primeras llu- 
vias para sembrar maíz, frijol, etc., ya sea con el objeto de pre- 



S ,) i 



■; !| 




i 





158 

parar mejor el suelo por medio de los trabajos ulteriores, ó bien 
con la mira altamente económica de obtener desde luego un 
primer producto que compense de alguna manera los gastos 
erogados en la preparación del terreno." 

"J^oca de la plantación. — Después de la cosecha, esto es, por 
los meses de Setiembre y Octubre, queda el terreno en estado 
de poder ser plantado con henequén; pero en algunas partes se 
espera el año siguiente para plantarlo en la estación lluviosa, ó 
para sembrarlo de nuevo y recoger una segunda cosecha." 

^^Disposición y trazo de un plantel. — Para trazar un plantel se 
comienza por marcar sobre el terreno líneas paralelas á su me- 
nor dimensión y distantes tres varas unas de otras, dejando á 
trechos, entre las líneas, calles ó avenidas suficientemente am- 
plias para el tránsito de los carros que deben hacer el servicio. 
Convendría mucho, para mayor facilidad del trasporte, dejar al 
derredor del plantel, dentro del perímetro formado por la alba- 
rrada, calles bastante anchas, de manera á dar. paso, cuando 
menos, á dos carros marchando de frente, uno al lado de otro, 
en la mismo dirección. Sobre las líneas marcadas del modo ex- 
presado, se planta el henequén, por hijos, como se pasa á de- 
cir á continuación." 

^''Plantación. — La plantación se practica abriendo sobre las 
líneas y á la distancia de dos varas unos de otros, hoyos de 
0^-25 de diámetro, por 0^-15 ó 0^-20 de profundidad, y ente- 
rrando dentro de ellos los bulbos de los hijos, teniendo cuidado 
de no enterrarlos hasta el punto en donde comienzan á mos- 
trarse las pencas, porque se podrirían, sobre todo cuando la 
plantación se hace en la época de las lluvias. Es conveniente la 
práctica usual de poner dos ó tres piedras pesadas encima de 
los bulbos enterrados para mantener fijas las plantas? mientras 
emitan raíces." 

'"''Distancia á que conviene plantar los hijos.^Hay disidencia 
entre las opiniones sobre la distancia á que deben ser plantados 
los hijos, y respecto de la que debe separar las líneas entre sí. 
Tratándose de los hijos, algunos han fijado la distancia de una 



159 

y" 

vara, otros la de vara y media; distancias casi insuficientes; otros 
la de dos varas; otros en fin, quizá demasiado pródigos, señalan 
la de tres varas. En cuanto á la distancia que debe reservarse 
entre las líneas, es también varíable con el tamaño de las pen- 
cas, según la varíedad cultivada y la naturaleza del terreno. Lo 
que imporía es que queden entre las filas de plantas del plan- 
tel, espacios suficientes para la comodidad de los trabajos que 
sea necesario ejecutar." 

''Tamaño de los hijos por plantar.— Tampoco hay regla fija res- 
pecto del tamaño que deben tener los hijos para su plantación. 
Se ha reconocido, no obstante, que los que miden dos pies de 
altura poco más ó menos, se desarrollan relativamente más 
pronto que los de menor tamaño; pero ignorando que esta ex- 
periencia haya sido bien instituida, parece prudente guardar 
cierta reserva á este respecto, hasta tanto que lo rectifique la 
observación ilustrada." 

''Preparación de los hijos.— Es costumbre en todos los plante- 
les, separar los hijos de las cepas madres así que han adquirido 
la altura de nueve á doce pulgadas, y plantarios en almáciga 
(semillero) hasta que alcanzan el tamaño que se ha reconocido 
ser el más propio para la plantación definitiva. Las ventajas de 
esta práctica son las siguientes: 19, se libra á las cepas madres 
del estorbo de estos hijos que, sin ser parásitos propiamente 
dichos, las perjudican en su desarrollo, usurpándoles parte de 
las materias nutritivas del suelo; 29, se puede apresurar su cre- 
cimiento en la almáciga, por ser allí más fáciles y cómodos los 
cuidados que exigen. Un cultivo esmerado puede hacer crecer 
los hijos suficientemente de manera á poder ser trasplantados 
en los planteles al año siguiente al de su plantación en la al- 
máciga." 

"Cuidados de conservación.— Escardas.— Se suele practicar en 
los planteles dos escardas cada año, una antes y otra después 
de la estación lluviosa. Estas escardas se las ejecuta á brazo de 
hombre, por no ser siempre posible la aplicación de los instru- 
mentos aratorios y otros. Pero debe tenerse cuidado de dejar 



/ 



Jí:¡ 

i 



(ll 



al 



« é I 



L..^^ 



•--»»- -i» — ' 



160 

limpio el terreno en toda la extensión del plantel, y no sólo al 
derredor de los tallos como es costumbre hacerlo. El conoci- 
miento de la dirección que siguen en el suelo las raíces de esta 
planta y de la superficie en que se extienden, debe obligar á se- 
guir literalmente este consejo, que es frecuentemente desdeñado 
con gran perjuicio de la producción." 

^''Reposición de las plantas. — La necesidad de reponer las plan- 
tas que un accidente cualquiera hubiese destruido, es suficien- 
temente obvia para insistir sobre ello." 

''''Abonos. — Generalmente en las haciendas del Estado no se 
acostumbra abonar el suelo de los planteles sino indirectamen- 
te, por medio de la quema que se suele practicar poco tiempo 
antes de las plantaciones, con el único fin determinado de lim- 
piar el terreno; mas aunque el henequén parezca agotar muy 
poco el suelo, es necesario reconocer que el descuido llegará al 
ñn á influir desfavorablemente sobre la producción. Se debe, 
pues, devolver al suelo de los planteles las sustancias que ha 
cedido á las plantas, y en la proporción en que le han sido to- 
madas. Es bueno emplear como abono el bagazo que queda 
después del raspado de la penca, de preferencia á cualquiera 
otra materia fertilizante. Es indudable que este residuo debe 
contener todas las sustancias de que se alimenta la planta." 

^''Riegos. — El henequén no exige irrigaciones. Parece conten- 
tarse con la humedad atmosférica, aunque en la época de las 
lluvias se ostenta más lozano que en la seca; y es un hecho de- 
mostrado que la humedad del suelo vigoriza la planta, estimu- 
lando su vegetación, pero no hace abundante el filamento ni le 
da consistencia: además, las irrigaciones no serian económica- 
mente practicables por la falta absoluta de aguas corrientes. A 
pesar de todo esto, como es indudablemente indispensable que 
la planta tome del suelo ciertas sustancias minerales y orgáni- 
cas, como complemento al menos de su alimentación, y como 
estas sustancias no podrían pasar al organismo de la planta sino 
al estado de solución en el agua, no. estará de sobra aconsejar 
la práctica del riego, aunque fuese muy ligeramente, siempre 



161 

que la excesiva sequedad del suelo lo reclame. A este efecto se 
deberían practicar pozos dentro de los planteles, en número 
suficiqpte para las necesidades locales, y proceder á la opera- 
ción por un medio cualquiera cómodo y expedito." 

''Supresión de las flores.— Eácia. la época de la floración, se ve 
salir del centro de las plantas y erguirse hasta una altura de 5 
ó 6 metros, el escapo florído que se deja descrito en el párrafo 
prímero de este artículo. Este escapo es llamado bob en el idio- 
ma de los mayas. Los cultivadores acostumbran amputario 
desde que aparece, sin otro objeto que el de suprimir las flores, 
porque pretenden haber observado que la miel que estos órga- 
nos secretan en alguna abundancia, mancha el filamento de las 
pencas sobre las cuales gotea. Una persona ilustrada y de re- 
conocida experíencia en el arte del cultivo, el -malogrado Sr. 
Antonio G. Rejón, ha creído descubrír en las manchas del he- 
nequén la presencia de un cierto hongo parásito; y aunque no 
se preocupó de darío á conocer, es de sospecharse que así sea 
porque como él lo asegura, estas manchas se presentan sobre 
plantas muy distantes de las que han florecido, y aun sobre las 
que crecen en los planteles recientemente, formadas en donde 
no se ha veríficado aún la floración. Como quiera que sea, la 
costumbre de suprímir los órganos florales desde su aparícion, 
es profundamente acertada á las luces de la fisiología; en efec- 
to, la supresión de las flores no puede más que favorecer el to- 
tal crecimiento de las últimas pencas, haciendo afluir á ellas 
mayor cantidad de savia, mientras que su permanencia sobre 
el bob las perjudicaría en su desarrollo, atrayendo hacia las flo- 
res los jugos nutrítivos de la planta, en detrímento de las pen- 
cas mismas. Sin preocuparse, pues, del accidente más ó menos 
real atríbuido á la miel de las flores, conviene tener presente 
que importa suprímirias, amputando los escapos á medida que 
aparecen sobre las plantas." 

''Corte. — El henequén crece con jnás ó menos lentitud, según 
el tamaño de los hijos plantados, y probablemente también se- 
gún la variedad cultivada, la apropiación del terreno y los cui- 



li 



fi'¡ 
•m 





^^Pl 




162 

dados de la conservación. Parece oportuno llamar de nuevo la 
atención de los interesados sobre la utilidad de las instituciones 
experimentales para resolver todas aquellas cuestiones que tien- 
dan á mejorar de alguna manera el cultivo de esta planta. El 
corte es propiamente la cosecha del henequén. La operación 
consiste en separar las pencas de los pies que las llevan, por 
medio de un cuchillo ú otro instrumento cortante cualquiera. 
El corte no debe recaer sino sobre las pencas inferiores; se las 
debe cortar casi al nivel de su inserción, teniendo cuidado de 
no herir los tallos. El primer corte debe ser ejecutado cuando 
las pencas hayan adquirido la longitud conveniente para la fa- 
cilidad del raspado; el mínimum de esta longitud es de un me- 
tro. Las pencas más cortas presentan dificultades á la ejecución 
del raspado, mayormente cuando la operación es hecha á la 
mano; además, el valor comercial del filamento corto, seria 
muy poco remunerador. Las pencas pueden llegar á alcanzar 
la longitud conveniente después de cuatro, seis ó más años de 
la plantación, según las circunstancias expresadas al principio 
de este párrafo. Se puede hacer el corte con intermitencias, es 
decir, por épocas, ó continuarse dia con dia, desde el principio 
hasta el fin del año; esto depende en general de los condiciones 
económicas y administrativas de la hacienda. Pero no. se debe 
cortar en un dia más que el número de pencas que hayan de 
ser raspadas al dia siguiente; y este modo de proceder es nece- 
sario para no dar tiempo á que el calor de un dia con otro lle- 
gue á producir en ellas un principio de fermentación que altere 
el filamento, pudriéndolo ó manchándolo. El número de veces 
que debe recaer el corte sobre cada planta en el curso de un 
año, debe ser reglado por la administración conforme á los sa- 
bios principios de economía rural. En cuanto al número de 
pencas que se debe tomar de cada planta en cada corte, esto 
está subordinado á la frecuencia de los cortes y al desarrollo 
individual de los pies; lo que importa es no cortar todas las 
pencas de manera á despojar completamente las plantas, por- 
que esta práctica viciosa las arrastraría á la ruina, como ya se 



163 

deja explicado; la prudencia aconseja dejar, cuando menos, 25 
á 30 sobre cada pié." 

''Extracción de la fibra.— Raspado y demás operaciones de esta 
industria.— L^s pencas no deben ser sometidas al raspado sino 
hasta después de haberies quitado las espinas de la punta y de 
los bordes, para evitar que hieran á los trabajadores; esta es la 
única preparación que ^se las hace sufrír. La operación del en- 
riado, además de ser innecesaria, vista la consistencia herbácea 
de las pencas, dañaría al filamento por la fermentación pútrída 
que acompaña siempre á la maceracion más ó menos prolonga- 
da de las materias orgánicas. En otro tiempo, el raspado del 
henequén se hacia á la mano por uno cualquiera de los dos 
procedimientos conocidos con el nombre de toncos y pacché; 
pero estos procedimientos, extremadamente lentos é insuficien- 
tes, fueron felizmente reemplazados por otro más eficaz, preci- 
samente cuando la demanda de esta materia prima comenzaba 
á activar la agitación en las haciendas del Estado. Este nuevo 
procedimiento, si bien es cierto que alcanzó á llenar las necesi- 
dades de otro tiempo, es ya insuficiente para satisfacer las ac- 
tuales exigencias de la explotación y está pidiendo reemplazo. 
Hé aquí la descripción sucinta de la máquina: consiste en una 
rueda de madera puesta en movimiento por una polea fija al 
eje que la lleva, y provista en la circunferencia de ochq cuchi- 
llos de bronce, inclinados, á los cuales se puede acercar á vo- 
luntad, con la ayuda de una palanca, una pieza de madera, cur- 
va, colocada adelante y hacia abajo. Sobre esta pieza se extiende 
la penca para ser sometida á la acción de los cuchillos por me- 
dio de un movimiento impreso á la palanca; pero hay necesidad 
de retener una de las mitades de la penca, de suerte que el 
raspado se hace sólo por mitades. Esta rueda demanda mucha 
mano de obra, raspa mal, no limpia, y desperdicia mucho fila- 
mento. Una vez extraído el filamento, se le lleva al lugar en 
donde debe ser secado al aire y al sol; la doble influencia de 
estos dos agentes lo blanquea, lo suaviza y lo preserva de la 
putrefacción que pudiera desarrollarse en él permaneciendo 



í 



t ■ 






i: "íl 



:4Í 



'■•,> 



í ■t^ 



164 

mucho tiempo húmedo. Pero antes de ser tendido al sol y al 
aire, debe ser bien lavado para desembarazarlo de la materia 
verde que lo ensucia, y peinado ó cepillado, para desprender 
las partes de tejido celular que quedan siempre adheridas á las 
fibras. La operación del lavado se suele practicar en muchas 
fincas, pero en todas se desdeña considerablemente el peinado 
de la fibra, con menoscabo de su estimación. Después de cua- 
tro ó seis horas de tendido, cuando ya está bien seco el fila- 
mento, se le trasporta á la finca para ser allí enterciado, y final- 
mente, se le envia á la prensa para su empaquetamiento. En 
los buques destinados á la exportación, se suele cobrar el flete 
del henequén por cubaje ó cubilaje y no por peso. Esta es la 
razón por que los exportadores empacan fuertemente el filamen- 
to, apretándolo con grandes prensas hidráulicas, hasta reducir 
las pacas á su menor volumen." 

''Manufactura. — La fibra del henequén es utilizada de mil mo- 
dos por la industria manufacturera: es la materia prima de la 
jarcia que forma parte del aparejo de las embarcaciones; escar-^ 
dada, se mezcla al algodón y á otras materias textiles en la fa- 
bricación de los tejidos; sirve para confeccionar sombreros de 
señoras; se la hace servir también en la confección de cepillos 
y otros objetos de uso doméstico; en fin, en Yucatán, su patria, 
se fabrican hamacas, cuerdas, costales, paños para cortinas, al- 
fombras, riendas y otros muchos artefactos que tienen por ma- 
teria prima el henequén y que son de gran consumo dentro y 
fuera del Estado." 

"'Comercio. — El henequén es el producto agrícola que tiene 
en Yucatán, bajo todos aspectos, la mayor importancia mercan- 
til. Por esto es su comercio el de más consideración, relativa- 
mente al de otros productos indígenas ó extranjeros." 

''Exportación. — Su historia. — El henequén en rama (filamen- 
to) es un artículo de muy reciente exportación. Hace apenas 
treinta años que esta materia prima no era aún conocida de la 
industria extranjera; antes de esta época sólo se exportaban á 
Europa y á los Estados Unidos los productos de su manufactura, 



„^ ^^ - ^ 



165 

que hasta entonces habia pertenecido exclusivamente á Yuca- 
tan. El brillo, la blancura y las otras excelentes cualidades de 
los artefactos, debieron llamar la atención de algunos especula- 
dores, y de este modo fué probablemente como empezó nuestra 
fibra á ser objeto de demandas repetidas más y más crecientes. 
Hace veinticinco años no se remitía anualmente á los Estados 
Unidgs ni siquiera el peso de una tonelada; hoy se calcula su 
exportación en cerca de 50 millones de libras (25,000 tonela- 
das). La demanda, siempre activa y siempre apremiante, del 
mercado americano, hizo empeñar en la explotación del hene- 
quén cuantiosos capitales, extendió considerablemente su culti- 
vo, duplicó las faenas, acreció los jornales; en una palabra, es- 
timuló al trabajo á todas las clases de la sociedad; y cuando 
aquel mercado, después de haber llenado sus inmensos almace- 
nes, trató de matar al Estado ejerciendo el monopolio de este 
artículo, varios comerciantes de Mérida, incitados por el Gobier- 
no local, hicieron un viaje á Europa con el objeto de hacer co- 
nocer y apreciar en sus mercados principales la preciosa fibra, 
emancipando, por decirlo así, de la tutela del mercado america- 
no este elemento de vida de las sociedades yucatecas." 

En comprobación de lo que el Sr. Peniche dice en el opúsculo 
inserto, veamos, pues, cuál fué en el año fiscal próximo ante- 
rior la exportación de henequén y la de ixtle, que es un pro- 
ducto semejante. 

Exportaciones de henequén. 

En el último año económico, 1883 á 1884, las exportaciones 
de henequén, por puertos de la República, fueron estas: 

Kilogramos. 

En hamacas 246,073 

„ jarcia 1.060,029 

„ rama 28.763,307 

Total 30.069,409 

con un valor de tres millones trescientos mil y pico de pesos. 









I i 



4^ 



w- 



¡É^ 



.,^^.irt^ 







i' I". 



4' 11 



166 



Exportaciones de ixtle. 

En el Estado de Tamaulipas, particularmente, y algo en otros 
Estados del Interior, hay una especialidad de maguey de que se 
obtiene ixtle, que en el mismo año á que se ha hecho referen- 
cia fué exportado en estas proporciones: 

Kilogramos. 

Enjarcia 10,615 

„ rama, probablemente para tejidos 5.142,172 

El ixtle que se emplea en el país para fabricar cordelería, cos- 
tales, aparejos, reatas, pita, ayates, etc., es mucho, supuesto el 
uso general y abundantísimo de esta clase de efectos, pero no 
es fácil puntualizarlo. 



HACIExNDAS Ó RANCHOS DE MAGUEY PRODUCTOR 

DE PULQUE. 




su ADMINISTRACIÓN ECONÓMICA. 




Siembras auxiliares de este género de explotación. 

En las Haciendas ó Ranchos cuya explotación especial es el 
pulque, no deja de haber, sin embargo, siembras de cereales ú 
otras que se hacen, bien en terrenos en que no se ha plantado 
maguey, ó bien en los espacios que hay entre las líneas de esas 
plantas, pues está probado por la experiencia, que esos sembra- 
dos no perjudican los magueyales, y antes al contrario, les son 
benéficos, tal vez por los abonos y barbechos que ellos requie- 
ren, los que, por razón de estarse removiendo la tierra de tiem- 
po en tiempo, hacen que se humedezca en la estación de las 



._j>. .«,..,-. 



167 

lluvias, y combinada esta circunstancia con los abonos, partici- 
pan los magueyes del elemento fertilizador que es consiguien- 
te; lo único que hay que procurar en estos casos, es que el ara- 
do no lastime el maguey, cosa fácil de evitar por cierto, puesto 
que esta planta no tiene largas raíces, sino que al contrario, la 
parte exterior de ella, que son las pencas, abraza una superficie 
mayor que el tronco. 

Las siembras que comunmente se hacen en las fincas rústi- 
cas de que se trata, son de maíz, cebada, arvejon, haba y alguna 
vez trigo; estas siembras tienen por objeto procurarse á precio 
corto, como es el de la labor, frutos que sirven durante el año 
para racionar á los peones y contribuir en parte á la manuten- 
ción de los animales, aprovechando la paja y el rastrojo, y cuya 
manutención también se auxilia con pencas de magueyes viejos, 
con pastos que nunca faltan, aunque son escasos y malos en la 
región del pulque, y con los desechos de las cosechas. 

Así pues, en las fincas de maguey productor del pulque hay, 
como se ha indicado, cuadrilla de peones que sirven indistinta- 
mente para la labor y para el plantío, arranque y trasplante de 
magueyes, y hay también un pié de ganados, caballar, mular y 
vacuno, que auxilian las labores del campo, ya sea sirviendo á 
los dependientes en la parte de vigilancia, ya para el arado y 
para el acarreo de mieses y de pulque, sin contar con que los 
estiércoles también se aprovechan como es sabido. 

Por lo expuesto se comprenderá que la cuenta de este género 
de explotaciones tiene que comprender algo de siembras y de 
ganados, reservando la parte principal para todo lo que se re- 
fiere á pulques. En cuanto á lo primero, seria inútil repetir lo 
que hemos dicho minuciosaniente en nuestro primer capítulo 
con relación al mecanismo de las cuentas corrientes de siem- 
bras de granos ó semillas, de ganados, de troje ó granero, de 
arrendamientos de tierras de labor y de pastos, de compra y 
venta de efectos, de dependientes cuyas labores influyen de una 
manera general en todas las operaciones, de peones y gañanes, 
etc., cuyas explicaciones y sus modelos se encontrarán en las' 



i 

i' 



%'■ 



U 



Í.if 



,^yétl^' 




i, tv. 



I ■;; 



•,'.* 



m 



168 

páginas números 18 á 47 del mencionado capítulo; pero sí 
nos fijaremos en las cuentas corrientes de magueyales, de tina- 
cal y de realización de pulque, bajo los diversos medios en que 
ésta se verifica, pues todo ello constituye el material más im- 
portante del presente capítulo, en su parte de contabilidad. 

En virtud de lo expuesto, cuando lleguemos á la cuenta prác- 
tica de una finca de esta naturaleza, al tratar de lo relativo á 
siembras y ganados, auxiliares como hemos dicho ya de las 
explotaciones de pulque, sólo supondremos resultados ó inci- 
dentes naturales de dichas siembras y ganados, pero sin des- 
cender á detalles que implicarían repeticiones inútiles, supuesto 
que todo lo que estamos escribiendo debe ser materia de un 
solo tomo. 



PERSONAL QUE SE DEDICA AL SERVICIO ANEXO 

AL RAMO DE PULQUES EN SU PARTE AGRÍCOLA. 



Mayordomos. 

Para una hacienda de regular extensión se necesita un ma- 
yordomo de campo y otro de tinacal. El mayordomo de campo 
tíene á su cargo el cuidado de los magueyales en su plantación, 
arranque y trasplante; cuida igualmente de que las capazones 
se hagan en tiempo oportuno y de que la raspa se haga del mo- 
do conveniente; así como también es de su obligación cuidar de 
que los tlachiqueros se sujeten á raspar y extraer la aguamiel 
de los magueyes que tienen designados. 

El mayordomo del tinacal es el que tiene á su cargo la for- 
mación y conservación de la semilla del pulque y la limpieza de 
los tinacales para evitar que dicho efecto se dañe; designa á los 
tlachiqueros las tinas en que deben vaciar la aguamiel que con- 
ducen, examina la calidad de ésta y lleva nota del número de 
cubos que cada tlachiquero entrega. Tiene igualmente á su car- 



leo 

go la venta del pulque en el tinacal, llevando al efecto cuenta 
de ella y cuidando de la remisión del que se destina á México ó 
a cualquiera otra población para su expendio, ó para entregarlo 
á contratistas. 

Guando la hacienda es muy vasta, puede haber más de un 
mayordomo de tinacal y de campo. 

Capitanes de tlachiqueros. 

Estos sirvientes son considerados como ayudantes de los ma- 
yordomos, pues los auxilian en todas sus labores de campo y 
del tinacal, vigilando más de cerca á los tlachiqueros en sus 
respectivas faenas. 

Tlachiqueros, 

Debe haber en cada hacienda un número de tlachiqueros pro- 
porcionado al de magueyes que se tienen que raspar, bajo las 
siguientes bases: 

^ El servicio de los tlachiqueros se hace por tandas diarias, ba- 
jo el concepto de que el menor número de magueyes que se 
dedica á uno solo son ochenta, y el mayor ciento cincuenta, de 
que puede extraer aguamiel. 

La raspa y extracción del aguamiel se hace por tandas de 
mañana y tarde, siendo de advertir que la tanda de todo el dia 
de un tlachiquero no pasa de 20 cubos á lo más, constando cada 
cubo de 60 cuartillos, es decir, 1,20Q cuartillos de líquido en las 
dos tandas de mañana y tarde. 

La carga de pulque al salir del tinacal se considera de 10 cu- 
bos, y al recibirse en México para su realización se admite por 
9 cubos, teniendo en cuenta la merma que puede sufrir el pul- 
que, la que, prudentemente, se estima en un cubo, cantidad 
sobrada por cierto, pues nunca llega á esa altura, tratándose se 
entiende, de mermas legales. También se considera el cubo con 
una medida de 16 jicaras y, por consiguiente, siendo de 60 



^ I 



II 



i-I 



*1 I 

ñ\ 




t 



170 

cuartillos, la jicara considerada bajo este aspecto tiene 3,75 cen- 
tesimos de cuartillo. 

A cada tlachiquero se le señala en el tinacal, según se ha di- 
cho ya, la tina ó tinas en que debe vaciar la aguamiel que con- 
duce, llevándole la cuenta respectiva, y ya convertida aquella 
en pulque, al ser entregado éste para su venta, se le abonan al 
tlachiquero con el nombre de partido, cinco centavos por cubo, 
ó lo que es lo mismo, cuatro reales por carga, supuesto que la 
medida del agualmiel es la misma que la del pulque. 

Para estimular á los capitanes de tlachiqueros haciendo más 
eficaz la vigilancia que ejercen sobre éstos, se les da una grati- 
ficación semanaria, además de los partidos, y se les considera 
con mayor número de magueyes para raspar, los cuales ellos 
aprovechan tomando muchachos que les ayuden con el carác- 
ter de aprendices. 



PARTE RELATIVA Á CONTABILIDAD. 



í -I 



'» 



ELEMENTOS FUNDAMENTALES PARA LA CUENTA DE UN PEQUEÑO 

RANCHO DE PULQUES. 

Siguiendo el plan que adoptamos en nuestro primer capítulo, 
que es el de fijar reglas fundamentales para poder conocer fá- 
cilmente los resultados mercantiles, es decir, los de utilidad ó 
pérdida en determinado ramo que se explote, nos ocuparemos 
primero de negociaciones que representen un corto capital y en 
las que no es fácil que haya un tenedor de libros bastante inte- 
ligente que siga la historia de las operaciones; así pues, tratare- 
mos del mecanismo especial de esa clase de cuentas corrientes, 
para que por gí solas, aun sin hacer uso del sistema de partida 
doble, proporcionen al propietario el conocimiento preciso res- 
pecto de la marcha que sigue su negocio. 



■ C- 



171 



CUENTA CORRIENTE DE LOS MAGUEYALES. 

La cuenta corriente de los magueyales ó de las tierras de 
maguey que es lo mismo, es la que tiene por objeto tomar nota 
de su valor primitivo y de las diversas alteraciones que este va- 
lor va teniendo sucesivamente, ya sea por la adquisición ó venta 
de üerras de este género, ya por la adquisición ó venta también 
de hijos do maguey que más tarde deben dar fruto 

En cuanto al valor primitivo de los magueyales. que debe 
figurar como primera partida del Debe de esta cuenta formando 
parte del activo del capital, hay varios modos de fijario, bien 
tomando el valor de escritura de adquisición, cosa que no es 
muy exacta puesto que el plantío de magueyes nuevos por u„ 
lado, y por el otro la desaparición de los que ya han dado fruto 
ocasiona una alteración constante en el valor de esta clase dé 
tierras; b,en calculando el valor de los magueyales tomando 
por base el termino medio de los productos de dos ó más años 
como rédito de un capital que se busque practicando la opera- 
ción aritmética correspondiente; pero nosotros creemos que se 
puede seguir otro camino más aproximado á la verdad y es 
este: ' ^ 

Supongamos, pues, plantíos regulares en que sea posible 
conocer a primera vista la edad de los magueyes, con sólo la 
consulta del dato escrito con relación á la época en que se van 
haciendo dichos plantíos; pues bien, atendiéndose á la circuns- 
tancia de que cada maguey da de 5 á 10 cuartillos diarios de 
aguamiel, en su período de producto que tiene una duración de 
3_a 6 meses, y á la de que este período llega de los 8 á los 10 
anos de nacido el maguey, si tomamos el término medio de to- 
dos estos datos, resultan 7^ cuartillos diarios producibles du- 
rante 41 meses, á los 9 años del nacimiento del maguey 

Pues bien, como quiera que la carga de pulque mide 600^ 
cuartillos y vale por término medio en la puerta de una hacien- 
da $4,50 es., siendo de buena calidad, que es del que estamos 



CoBt. Rural.— IS 



11 



f I 



í I 



5 



I 

í 



4:-»i 






.1%: 

W 



INTENTIONAL SECOND EXPOSURE 



VI 



if: 



" r : 




170 

cuartillos, la jicara considerada bajo este aspecto tiene 3,75 cen- 
tesimos de cuartillo. 

A cada tlachiquero se le señala en el tinacal, según se ha di- 
cho ya, la tina ó tinas en que debe vaciar la aguamiel que con- 
duce, llevándole la cuenta respectiva, y ya convertida aquella 
en pulque, al ser entregado éste para su venta, se le abonan al 
tlachiquero con el nombre de partido, cinco centavos por cubo, 
ó lo que es lo mismo, cuatro reales por carga, supuesto que la 
medida del agualmiel es la misma que la del pulque. 

Para estimular á los capitanes de tlachiqueros haciendo más 
eficaz la vigilancia que ejercen sobre éstos, se les da una grati- 
ficacion semanaria, además de los partidos, y se les considera 
con mayor número de magueyes para raspar, los cuales ellos 
aprovechan tomando muchachos que les ayuden con el carác- 
ter de aprendices. 



!5' 



PARTE RELATIVA Á CONTABILIDAD. 





Ü 




ELEMENTOS FUNDAMENTALES PARA LA CUENTA DE UN PEQUEÑO 

RANCHO DE PULQUES. 

Siguiendo el plan que adoptamos en nuestro primer capítulo, 
que es el de fijar reglas fundamentales para poder conocer fá- 
cilmente los resultados mercantiles, es decir, los de utilidad ó 
pérdida en determinado ramo que se explote, nos ocuparemos 
primero de negociaciones que representen un corto capital y en 
las que no es fácil que haya un tenedor de libros bastante inte- 
ligente que siga la historia de las operaciones; así pues, tratare- 
mos del mecanismo especial de esa clase de cuentas corrientes, 
para que por sí solas, aun sin hacer uso del sistema de partida 
doble, proporcionen al propietario el conocimiento preciso res- 
pecto de la marcha que sigue su negocio. 



..-K. .j^ . ~ -^ 



171 



CUENTA CORRIENTE DE LOS MAGUEYALES. 

La cuenta corriente de los magueyales ó de las tierras de 
maguey que es lo mismo, es la que tiene por objeto tomar nota 
de su valor primitivo y de las diversas alteraciones que este va- 
lor va teniendo sucesivamente, ya sea por la adquisición ó venta 
de tierras de este género, ya por la adquisición ó venta también 
de hijos de maguey que más tarde deben dar fruto. 

En cuanto al valor primitivo de los magueyales, que debe 
figurar como primera partida del Debe de esta cuenta formando 
parte del activo del capital, hay varios modos de fijarlo, bien 
tomando el valor de escritura de adquisición, cosa que no es 
muy exacta puesto que el plantío de magueyes nuevos por un 
lado, y por el otro la desaparición de los que ya han dado fruto, 
ocasiona una alteración constante en el valor de esta clase de 
tierras; bien calculando el valor de los magueyales tomando 
por base el término medio de los productos de dos ó más años 
como rédito de un capital que se busque practicando la opera- 
ción aritmética correspondiente; pero nosotros creemos que se 
puede seguir otro camino más aproximado á la verdad, y es 
este: 

Supongamos, pues, plantíos regulares en que sea posible 
conocer á primera vista la edad de los magueyes, con sólo la 
consulta del dato escrito con relación á la época en que se van 
haciendo dichos plantíos; pues bien, atendiéndose á la circuns- 
tancia de que cada maguey da de 5 á 10 cuartillos diarios de 
aguamiel, en su período de producto que tiene una duración de 
3 á 6 meses, y á la de que este período llega de los 8 á los 10 
años de nacido el maguey, si tomamos el término medio de to- 
dos estos datos, resultan TJ cuartillos diarios producibles du- 
rante 41 meses, á los 9 años del nacimiento del maguey. 

Pues bien, como quiera que la carga de pulque mide 600^ 
cuartillos y vale por término medio en la puerta de una hacien- 
da $4,50 es., siendo de buena calidad, que es del que estamos. 



I 



■^i 



c 



CoBt. Rural.— 1S 





íi: 



, 



<i 



ti 



172 

tratando, deducimos el partido como gasto indispensable y que- 
dan $4 cerrados, ó lo que es lo mismo, 6 milésimos de un peso 
para el cuartillo, aproximativamente; luego si el maguey ha de 
producir 7¿ cuartillos diarios durante 4J meses, ó sean 135 
días, es claro que dará por total 10,125 cuartillos que, á razón 
de $0,006 milésimos de un peso, resultan $60,75 es. por pro- 
ducto de un solo maguey, y esta es la primera base de nuestro 
cálculo; vamos, pues, á la segunda. 

La menor distancia de maguey á maguey en una misma hi- 
lera ó línea, es de cinco varas, y de hilera á hilera, de diez; 
luegp el maguey tiene ocupada por espacio de nueve años una 
superficie de 50 varas cuadradas, puesto que está en el centro 
de un paralelógramo rectángulo formado por dos lados de á 10 
varas y otros dos de á 5, y como de esta superficie de terreno 
nace un producto de $60,75 es. que se obtiene en nueve años, 
según dijimos antes, resultan para un solo año $6,75 es., que 
si los consideramos como el doce por ciento de un capital que 
se busque sobre las bases indicadas, pues ese doce por ciento 
es un regular producto en capitales dedicados á la agricultura, 
resulta, pues, que las 50 varas cuadradas de terreno represen- 
tan un capital de $56,25 es., y ya sobre esta base será posible 
valorizar cualquiera área de terreno con plantío de magueyes de 
pulque, pues sale á un peso la vara cuadrada, aproximativa- 
mente. 

Las personas dedicadas al cultivo de los magueyales hacen 
uso de un tecnicismo especial y clasifican los magueyes de este 

modo: 
Cuando el maguey tiene un año de plantado, le llaman "De 

trasplante." 

Cuando tiene 5 á 6 cuartas de meyolote, le llaman "De cuar- 
terón." 

Cuando crece de 6 á 7 cuartas, "De medio porte." 

Cuando tiene de 7 á 8, "De tres cuarterones." 

Y cuando está próximo á dar producto, "De porte." 

Fijada ya la primera partida del Debe de la cuenta de que 



<Í ' 



173 

se trata, diremos que va también al mismo Debe el precio de 
nuevas tierras de maguey que se adquieran y el de los hijos que 
se compren jiara trasplantarlos, así como también deben car- 
garse los gastos de arranque y trasplante y el costo de los abo- 
nos de cualquiera clase que se hagan, puesto que ellos aumen- 
tan, ó al menos conservan, la fertilidad de la tierra, é influyen 
por consiguiente de un modo muy directo en su valor. 

El Haber de esta clase de cuentas consiste en los magueyales 
que se enajenan, poniendo el precio de venta, y en el de los 
hijos de maguey que se vendan, bajo la propia condición. El 
producto de la venta de hijos de maguey compensará en parte 
los gastos de arranque y trasplante de otros. 

El saldo de la cuenta, seguida bajo esas reglas, manifestará 
ordinariamente en fin de año el valor representativo de los ma- 
gueyales en aquel momento; pero como éste no puede ser exac- 
to en razón á que los hijos de maguey plantados de nuevo van 
aumentando de valor, dia por dia, conforme se van acercando 
más á su período de producción, de aquí viene la necesidad de 
un avalúo cada cinco años siquiera, hecho sobre la base del 
recuento de los magueyes y la estimación de valor proporcio- 
nado á la edad de cada uno, para lo cual es indispensable la 
práctica indicada en uno áe nuestros párrafos anteriores, es de- 
cir, la de conservar la tradición de la época de los plantíos. • 
Figuremos en seguida un modelo de cuenta corriente de este 
género: 



R'' 



1 



:1I 



'I 



H 



174 



í P 





< 






(=1 






3 i; o 



■ «"O 



?j5 tí-e es u 



e4 « « So <» "^ 

S «•O— 4 

© _ <U ©irj SSC- CJ c3 r3 




S 



^n. 



o 

O) 



^' S 



< 



S 

S 



«» 



O 



s 



s 



s 



S8 



o» 



5ií 



03 



O) 



•O © 

2a, 
©fl 

¡ñ © 



'^ d 

Oflg 

!3 -* 2 
fc. C3 fi 

a> © 

"I- 
lis 

a> o3 jj 
w a: 

fl©a 

ScS o 

.©-« 

"** o ?'<^ 

"O O » "^^ 
ü 



O— < 
- ¿o © 

g>»5 



© O— 1 

cS -^ 

ce S'O 

d-íá O 

5 - N 

gao 

-<M © S* 
05 „^ 3 ^ 



1^*3 •§ 

j3 as-a 

o: 



So.* 



l>^-ss^ 



u 



ej © d 0<2 
C 3 bfiüTt 

» u qTS o 

o u; 05 íí— < 
sí >>»^ cS O 

. _. T! t^ 









6 



m 
O 

O 

a 

© 

o 

© 

3 

<^« 



2; '-'= 



o 



22 © 

^ 3 



o 
© 



O 

N 

es 






e 

I 



175 



CUENTAS CORRIENTES DE TINACAL. 

Hay dos clases de cuentas corrientes de tinacal: una es laque 
se lleva á los tlachiqueros por la aguamiel que entregan y que 
les da derecho á que, convertida en pulque, se les satisfagan 
cuatro reales con el nombre do partido por cada carga de diez 
cubos que sale del tinacal, por cualquier motivo; la otra cuenta 
comente es la que se refiere al pulque ya hecho. 

El Débito de esta última cuenta se forma de todos los gastos 
del pulque, de cualquiera naturaleza que ellos sean, como son 
los partidos que se pagan á los tlachiqueros, el sueldo del ma- 
yordomo de campo, con relación á los magueyales, y el del ti- 
nacal, las gratificaciones de capitanes de tlachiqueros, el costo y 
reposición de tinas, alumbrado del tinacal, compra de barriles 
cubos, jicaras, embudos, etc., tomando nota de estos últimos 
objetos en el inventario respectivo y cargándose además cual- 
quiera otro gasto que sea anexo al pulque. 

Al Haber de esta cuenta van las ventas del pulque, ya sean 
al contado en el mismo tinacal á contratistas, ó en casillas de 
expendio pertenecientes al mismo propietario. 

El saldo de esta cuenta, que generalmente será acreedor pues- 
to que el pulque es un efecto de cortos gastos comparados con 
su producto, hará conocer la utilidad obtenida. 

Presentaremos en seguida dos modelos, uno de cuenta co- 
rriente de tlachiqueros, y otro de gastos v productos del pulque 
en general. 



I'f! 



i'i t 



1 íf 



■I •: 









W 

O 

o» 

w 

o 



176 



•SlfcWOJf 



•BoqnQ 



g?lS§S^l3 



o 

00 



H 

^ 

^ 

p 



>» 

o 

a 

C3 
bO 

x£.^ 'O "O "O "CD 

¿S c3 c fl fi g 

♦í 35 >-i ►" C «I i-i 
C^ QJ <D O O) O 
^ «í-^ 'O 'Ü TS '^ T3 

* * S S S £ a 

t» S- 3j 4) a) OJ o 

o o-c'O'aTS'd 



ti 
g 

o 



o 

SQ 

<5 

'S 

O) 

2a 

U O) 

o «o 



e3 



SQ 



tí 



a 

o 



2-2 

50 fl 



»-- 00 05 o 'H N 05 



s 



o 

Vi 



=S 



S 



.-ICIO 



o» 



i-H 



90 

d 
o 

■o 

O 

•O 
03 

a 

<A 

■Xí 



,00 



o 

> 

s 

«3 

asil 



s 

p4 t-i^-t & 



o. 

— e 5 5 2 o 



•w«ojf 



•soqno 



S SSoo 



o 

P4 



Meo 



O 

O 



«I 

n 
•t 

e a 

b « 

->• o 

• •s 

fc 2 
«I « 

5 tí 



rl 
i - 

g) s 

II 

II 

o f, 

o s 



•o o* 

'^ I 

6. » 

(3 •°' 

g a 

8 8 

« a 

I"- 

: s 

S o 
ci <=■ 

M 9 
Z O 

I 8 

s s 

« ® 

o 5 



-.?l 



177 




3 O 

a K 

I s 



O) A 

•» 2 



•O < 
■i «1 

* fl 

. V 

o o 

t ti 
■o * 

* ü 

u es 

O" "3 



II 

5 i 

a 8 
2 S 

V « 
» * 

« 

» a 
■o o 

• s 

6 § s 
¿r s s 

■g * 2- 

■o o i 

•ü •a ^ 
*« « a> 
«las 
C< 'O M 

s ^ a 

? t^ 
a si 

•2 « «e 

iS IM -«J 

g S O. 
V a X 

■g 1 s 

5 5'" 
iS ^ t« 

o »< a 
o • o 

S * "O 



o 

a 



a 13 

sf 

^i; i 

tj a g 
w o fl 
»j o o 

c. £ "^ 

|£ § 

* O 5 

2 *^ « 

s • » 

3 c £• 
« V S 
S o -o 

S >4 o 



«I 



o * 

|i 



Pt 



r íl 

:i si 



j ^1 

i i 

til 



u 









i 










1 !i 



178 

Cualquier propietario de un pequeño rancho ó cortijo de 
pulque podrá, con sólo seguir con cuidado las cuentas corrien- 
tes indicadas, observar la marcha de su negociación y tener en 
fin de año resultados muy aproximados sobre la alteración que 
su capital haya tenido y sobre los productos líquidos de que ha 
podido disponer. 

Empero, cuando la negociación es de mayor importancia y 
tiene por consiguiente un movimiento más activo, se requiere 
mayor subdivisión de ramos y un sistema de operaciones ade- 
cuado para evitar la confusión, máxime si á la producción del 
pulque se agregan siembras y ganados que, como ya hemos 
dicho, auxilian esas negociaciones, y sus utilidades ó pérdidas 
se tienen que llevar con la debida separación respecto de aquel 
producto. 



II 




CONTABILIDAD DE UNA HACIENDA DE PULQUES. 

Para conocer prácticamente el camino que debe adoptarse 
con relación á una hacienda que contenga las expresadas cir- 
cunstancias y que posea además una fábrica de mezcal para 
aprovechar el pulque picado, trazaremos la ruta aplicando el 
sistema de partida doble, único que puede dar los resultados 
que se desean. Nos parece innecesario repetir la teoría ó sean 
los principios fundamentales de este sistema, porque esto ya lo 
hicimos en el capítulo primero páginas 49 á 53, y así pues, nos 
concretaremos á suponer ó figurar casos de una contabilidad 
práctica seguida en una hacienda de pulques, en que también 
haya, según dijimos ya, labor y ganados, cuyos procedimientos 
especiales omitiremos por estar, suficientemente explicados en 
el capítulo primero ya citado. 

INSTRUCCIONES PRELIMINARES. 

Comenzaremos, pues, la cuenta práctica por formar como es 
debido el inventario de Activo y Pasivo de una hacienda que 



i^ 



179 

llamaremos de Ometusco; este inventario constituye el primer 
artículo ó asiento del Diario general que hacemos figurar á con- 
tinuación de estas instrucciones preliminares. 

Después siguen, con relación á movimiento de caja, de gana- 
dos y de troje, algunos asientos que supondremos nacen de los 
estados semanarios que reasumen el movimiento habido res- 
pecto de entradas y salidas de dinero; de mortandad y nacencia 
de ganado y de entrada y salida de semillas ó granos, bajo las 
propias consideraciones asentadas al tratar de estas cosas en 
nuestro capítulo primero, y en cuanto á aguamiel convertida en 
pulque y realización de éste, sí nos detendremos en explicacio- 
nes más menudas, porque este capítulo está consagrado espe- 
cialmente á esa clase de operaciones, y para hacerias más com- 
prensibles, supondremos queden la hacienda de que nos ocupa- 
mos se realiza el pulque, bien vendiéndolo al contado en el 
tinacal, ó bien entregándolo en México á un contratista que á 
su vez lo venda de segunda mano, ya en casillas ó pulquerías 
por cuenta propia, ya en garita, en que lo compran, como es 
costumbre, diversas personas que á su vez lo expenden como si 
dijéramos de tercera mano. ^ 

Por consiguiente, nuestra contabilidad, en su carácter agrico- 
la, sólo presentará con relación á pulque, ventas en el tinacal y 
remisiones á México por cuenta del contratista H. y combina- 
remos por separado una cuenta especial en que aparezcan las 
cantidades de pulque que realmente reciba el mismo contratista 
y la realización que éste haga de dicho efecto, bajo los diversos 
medios ya indicados. 

Los asientos de movimiento de caja, ganados y semillas de 
que hemos hablado ya, los hacemos aparecer en el Diario gene- 
ral bajo los números 3 á 19, en cuyos asientos se ve, como es 
debido, á la izquierdaMe los ramos deudores y acreedores, los 
folios del libro Mayor en que están pasados, y este libro lo ha- 
cemos figurar en las páginas subsecuentes á aquellas en que 
está formulado el Diario. 
Ya dijimos en nuestro capítulo primero que los asientos del 



\ 



Tu 








130 

Diario general se toman de los estados semanarios y que éstos 
reasumen el movimiento que aparece en los libros de caja, gra- 
nero ó troje y Diario de entrada y salida de valores que no im- 
plican numerario ni semillas ó granos; también explicamos có- 
mo se forman las planillas en que constan las faenas á que se 
dedican los peones ó gañanes, y por consiguiente, bajo la con- 
dición indispensable de que se observen todas esas prácticas en 
esta contabilidad, sólo haremos figurar en seguida un estado 
que reasuma las entregas de aguamiel que hacen los tlachique- 
ros en el tinacal, en una semana cualquiera, porque esto sí es 
nuevo^ así como las ventas de pulque ya fabricado y las remi- 
siones al contratista que abarca todo el que sobra diariamente, 
comprendiendo también en ese estado las entradas de una se- 
mana y las entregas diarias de éstas en el despacho de la ha- 
cienda. 

En todos nuestros asientos haremos figurar cantidades cor- 
tas para facilitar las operaciones, pues al fin, para la compren- 
sión de estas instrucciones, lo mismo seria que fueran grandes. 



a 



181 



HACIENDA DE OMETÜSCO. 

SEMANA DEL 1? AL 7 DE ENERO DE 1884. 

Estado que manifiesta las operaciones referentes al pulque en la se- 
mana de que se trata, tomadas de los libros respectivos en que 
aparece el pormenor. 






INTKODÜCCIONES DE AGUAMIEL. 

NOMBRES DE LOS TLAí^HIQUEROS. 

Pedro Meneses (capitán) 

Juan Alonzo 

José Juan , 

Atanasio Castro "...., 

etc., etc. 



Suma 

SALIDAS DE PULQUE DEL TINACAL. 

MOTIVOS. 

Venta al contado, cuyo producto aparece en la cuen- 
ta de caja 

REMISIONES Á MÉXICO PARA EL CONTRATISTA H. 

Con el conductor H., en las fechas que se expresan en 
Memoria separada 

Con el conductor K., idem idem 

Con el idem P., idem idem 

Pulque que, por estar picado, se pasa á la fábrica de 

mezcal 

etc., etc. 



Total que salió del tinacal. 



ENTRADAS Y SALIDAS DE NUMERARIO. 

ENTRADAS. 

Por el producto de^ 8 cargas 5 cubos de pulque ven- 
dido al contado á diversos precios, según pormenor 
del libro de caja del tinacal, en que consta también 
la fecha de cada venta 

SALIDAS. 

Entregado en el despacho de este modo: 
El dia 1? 

4 ; 

5 

7 ; 






Suma igual á la del cargo. 



Cabos. 



80 
60 
70 
69 



2G9 



Cargas. 



8 



10 
20 
25 



68 



$ 24 



7 
10 

3 
.4 



$ 24 



Jicaras. 



6 
6 



11 



Cubos. 






60 



50 



60 



] i 



u\ 



n 



i \ 



. I 

^ ií 



lii 



\ 




1^ 




182 

Suponemos, como es debido, que el importe de la Memoria 
de salarios y gastos del tinacal en la semana, formada por el 
mayordomo, lo cubre el administrador de la hacienda dándole 
salida en el libro de caja que concentra todo el movimiento de 
dinero, pues esto lo aconseja el mejor orden administrativo. 

Del estado que antecede tomaremos la parte de los asientos 
de pulque referentes á la primera semana que él comprende, y 
en cuanto á las otras tres que completan la contabilidad de un 
mes, supondremos resultados de otros estados semanarios que 
creemos inútil formar. 

En el mismo estado aparece el pulque que, por estar descom- 
puesto, no es posible venderlo y se pasa á la fábrica de mezcal 
para que sea aprovechado, y como esta operación requiere, se- 
gún se ha dicho ya, ciertos gastos de fábrica, éstos los hacemos 
figurar en los respectivos asientos de caja, abriendo en el libro 
Mayor una cuenta especial que concentra estos gastos y los pro- 
ductos del mezcal que se expenda, cuya cuenta titularemos 
"Fábrica de Mezcal.'' 

A continuación de estas instrucciones preliminares se ve for- 
mulado el Diario de la contabilidad agrícola de la negociación 
de que estamos tratando, correspondiente á un mes, y como 
quiera que los asientos del segundo y los de los otros meses 
para completar el año, siempre serian los mismos, sustancial- 
mente, nos concretaremos á lo que se relaciona con ese mes, y 
bajo la hipótesis de que éste sea el último del año, procedere- 
mos á liquidar la cuenta para ver cuáles son las utilidades ó 
pérdidas que hemos tenido. 

Supondremos, pues, que se hizo una siembra de maíz, de 
que se ha levantado cosecha, y que los cargos que resultan á 
ella, según las planillas de trabajos de la cuadrilla de peones, 
semejantes á las que se han formulado y explicado en el capí- 
tulo primero, así como los de pasturas de los bueyes que se 
ocuparon con el arado, son los que se ven en el asiento ó par- 
tida número 17 del Diario general. 

Supondremos además que la única pastura valorizable con- 



.1' 



I i 



183 

sumida por el pequeño número de ganado que hay en la ha- 
cienda, ha consistido en el maíz que consumió el vacuno y se 
menciona en el asiento citado, pues han podido sustentarse los 
otros ganados con pencas de magueyes que ya dieron fruto, y 
con otros desechos vegetales del campo. 

En seguida, como quiera que ha habido dos especies de pro- 
ductos, los del pulque considerado como el principal de nues- 
tra negociación, y el de la cosecha de maíz que se ha levantado 
de las mismas tierras en que están los magueyes, vamos á ver, 
recorriendo las cuentas, pues suponemos que ya terminó el añJ 
labrador, cuál es el Debe de los ramos que representan gastos 
de administración de carácter general, para proceder á hacer 
los cargos respectivos, siguiendo las reglas trazadas en nuestro 
capítulo primero. 

Estos gastos son los siguientes: 

Lo devengado por la cuadrilla de peones en faenas 
que no fueron directas de las siembras ni de los 
magueyales, y que se suponen ser $ 41 qo 

to devengado por los dependientes del despacho, 

folio 17 del Mayor ' ^j ^^ 

Lo gastado en obras de conservación, que se supo- 
ne no son del tinacal porque esto se aplica desde 
luego á la cuenta de pulque jq qq 

Lo pagado por contribuciones, que es divisible en- 
tre siembras y pulque 5Q qq 

•^^íma $ 142 75 

De estos gastos formamos el asiento número 20 del Diario, 
concentrando de este modo todos los de administración de ca- 
rácter general. 

En cuanto á pastura de animales, consideramos innecesaiio 
repetir lo que hemos dicho en nuestro primer capítulo con re- 
lación á forraje ó pastura valorizable é in valorizable; atengánio- 



' 



.i 11 



.WK 



! 



184 

nos siempre á estas reglas y supongamos en esta contabilidad 
que el ganado se mantuvo con desechos del campo, es decir, 
con pastura invalorizable. 

Con el nuevo cargo hecho á la cuenta de "Gastos de admi- 
nistración de carácter general," ha subido su débito á $177,75 
es., y como quiera que hemos supuesto que la siembra de maíz 
se ha hecho entre los magueyales que han dado el producto del 
pulque, es decir, en un terreno que ha proporcionado á la vez 
dos clases de productos, parece debido cargar por mitad los 
gastos á "Siembra de maíz'' y á "Cuenta de pulque," y esto lo 
hacemos bajo la partida número 21. 

Si la siembra se hubiese hecho en sólo una parte de la super- 
ficie que ocupan los magueyes, procederíamos al reparto pro- 
porcional de gastos que aconsejamos en las páginas 18 á 20 del 

capítulo primero. 

Cargada ya la siembra de maíz de todos los gastos que le son 
anexos, supongamos, pues, que la cosecha que se midió es de 
100 cargas y de 20Q arrobas de zacate, y entonces, siguiendo 
las reglas ya repetidas de nuestro primer capítulo, saldaremos 
por medio de la partida número 22 la cuenta de siembra y abri- 
remos la de grano y la de zacate que supondremos tiene el pre- 
cio de tres centavos por arroba. 

Antonio Rodríguez, á quien le debemos $800 que tenemos 
apuntados en cuenta, nos tómalas 100 cargas de maíz al precio 
de $7 una, y aunque nuestro propósito era el de guardarlas pa- 
ra raciones, creemos, pues, rehacernos de esta existencia á más 
bajo precio, y bajo esta consideración aceptamos la oferta; en- 
tregamos, pues, el maíz y formamos la partida número 23. 

Por la partida número 24 hacemos constar el castigo pruden- 
cial de un diez por ciento que aplicamos á los muebles de la 
habitación, capilla y despacho, pues en cuanto á los útiles del 
tinacal y á los instrumentos de labranza, suponemos haber es- 
tado haciendo gastos de composturas que hemos cargado á 
^'Cuenta de pulque" y á "Gastos diversos de administración." 

En este estado las cosas, procedemos á formar la balanza de 



i 



-*.«-- ■ -— 



185 






comprobación que se ve en seguida y que es indispensable pa- 
ra el cierre de la cuenta: 



t§ 




^ 




^ 




*r 


• 

o 


?9 


a. 


00 




^^ 


^ 


Cm 






^ 


C 


^ 


•Ki 




s 


O 


^ 


^ 


^ 


o 


o 


v-^- 


í^ 


l3 


►^ 


S^ 


■ ^ 


f^»» 


"C 


V 




•tS 


?^ 


"^ 


o 


-^ 


.fS 


?° 




o 


o 


"S 




« 


•<«i 


«^ 


H 




»«^ 


o 


■s 




se 


l<í 


o 


"^ J 


•s 


^< 


« 


^ 


o 


o* 


^ 


S^ 


a, 




^ 


o 


o 




o 


<w 




s 


^ 


Cm 




O 


í^ 




^ 


"♦»* 

^ 


s 
^ 





cq 



so 
O 
Q 

< 

0} 



O 



> 
O 



m 
o 

< 
tí 

02 
O 
>A 

P 

02 
O 



5 

« 



•o 





3 



X3 









■V i-H 






►W5 



cooor^25cooo< 

H^ f^ cr^. /v-i í-*^ »^ »^ ,■ 



> li? flO O IC O CO - 






o r-,CO 



€» 



•SOíIOjI 



r sg t s s r í^ rg 1 r rgu; ¡o . 



:fe 






co - 



o» 



•s 



-t^ ^ 



►ÍJUS U5 









c» 



05 
O 

§2 



tá o 



O 
Su 






'=ri5=«?-"mí= 



,ci 



-r ce 






m 
O O 



* 05 W Cj 
Qj <V ^ 



■^ Jl V V >-' QJ m ^ w¿ 



C cj S X! ^ r'r 05 



'8 



•« 



-c a 



o 



o: 

a 

"O bcCÍ 



■§« 

os «3 

-d-d 

Oí G 
•go 

-O g 
©"O 
•o c3 



<D V 



o 



ero 2 
::; >- 3 tj co 



N 



01 

tjc"w eo O 05 

'0-- o o OD 

O 05 3 3 =5 



c 

O) c£ 

íi 05 



ü H N 

N CO *-" ^ • 



g5 6 

í=5o 
oo 



«g^-^ 



05 

•^^ *^m ^^ U^ .^ 

«3<ij «Oes 



i-fC<ICC'í<lO:Cl>QOOtO^C<HC"»flCCOt^OO 



o:0::-c,cc^U5 



iNMC<l<N( 



eo 



«^ 



^ 



eo 



9» 



^ 



o 

QO 






O 
CO 



o» 



02 



■¿:. 






•i 



1í 



Vemos, pues, por esta Balanza que los asientos están bien 
pasados del Diario al Mayor, y procedemos entonces á liquidar 
y cerrar las cuentas de los ramos que figuran en el mismo Ma- 




186 

yor, valiéndonos para el efecto de las reglas asentadas en las 
páginas números 72 y 73 del primer capítulo, según el caso en 
que cada cuenta se halle. 

Las partidas números 25 á 30 del Diario, son las que com- 
prenden la liquidación y cierre de cuentas de que se habló an- 
tes. Los saldos de esas mismas cuentas ó ramos que se trasmi- 
tan al año siguiente bajo la forma de apertura de libros que se 
presenta en las páginas 95 y 96 del primer capítulo, y que es ex- 
cusado repetir, son los que precisan el Activo, el Pasivo y el li- 
quido del capital para el otro año labrador. 

Apoyados en las propias reflexiones estampadas en la pági- 
na número 73 del mismo capítulo, procedemos á examinar el 
resultado mercantil de nuestra negociación al terminar el año 
labrador, y para el efecto, ocurriendo á la cuenta que hemos 
seguido en el folio número 22 de nuestro Libro Mayor, hace- 
mos- el siguiente análisis: 

EXTRACTO DE LAS GANANCIAS. 

Utilidad libre en la siembra de maíz $ 575 63 

ídem Ídem del pulque ^^^ 87 

ídem Ídem de la fábrica de mezcal 4 25 

ídem Ídem en el ganado vacuno ^ ^^ 

Suma S9fc 75 

EXTRACTO ÜE LAS PERDIDAS. 

En el ganado cabrío $ 1^ ^^ 

En el Ídem caballar 25 00 

Castigo enlosmueblesdelahabitacion, etc. 5 00 
Exceso de las ganancias sobre las pérdidas, 

que influye en el aumento del activo del 

capital 923 75 



Igual ? 968 75 $ 968 75 

Vamos á ver, pues, por el siguiente cuadro, si en efecto ha 
aumentado en $923,7^ es. el líquido del capital 



K ^,4. - - — 



O 




ií:e 




<3 




l»o 




^ 




g 




^ 




.o 




^ 


> 


"^ 




o 




5^ 




^ 




O 




^ 








5á 




•♦o 




^ 




§ 




O 






s 




líD 


^ 


1^ 


•^ 


•> 


2» 


co 


l> 


(N 






b3 




-S 


^ 




?^ 


^ 


r<^ 


^ 


1?* 
^«o 


g 


"^ 


•^ 


^ 


<^ 


•^ 


?S 


;^ 


lo 


•f^ 


Q) 


>o 


»-^ 


;s 


?^ 




5S^ 


5s 


^ 


55Í 


íí! 


$á 


^^ 


»N 




►5^ 


Cm 


<^«. 
'to 


g 


1^ 


•0 




^ 


o 


S 


;í 


<>> 


íá 


^ 


•K> 


'XS 


^ 




^ 


^ 


52 


«0 


^ 




« 


o> 


f^o 


^ 






VX) 


Sí 


S 


^ 


<SM 


o 


?^ 


ft; 


^ 


^ 


5^ 





a 

e 



a 






CQ 

tí 

t— ( 

ü 
o 

< 



o 



< 

m 
o 
> 

«d o 

^3 

m « 
o « 
> •< 

o 

H 
»-( 

Q 

« 
tí 
O 



02 
O 

< 
tí 

xn 
O 
tJ 

xn 

o 

& 



I9p 80I10J 



187 



~ .IC 



íS :: = = 



s^ 



í^^ 



(M ~ 






i-ieo 



o» 



=lO 












o 

A 
u 
O 



m - - 



- ^^ o 



o 
A 

ü eS t) 

-tai Q) ■ 






S O) 



ce .2 



-o 

3 S >^ 



005 



>ooovcooo'coi--.oo "^ 



O 
C3 

O -a TJ TJ -CCS 73 13 

^ «r-í «r^ «rt "r-1 «f-i «^^ «^i^ 

s 

o 



ü 

d • . 

O'O'tí 

i=l 

01 



C3 
U 

Cy .p, .n .„ .„ .„ .„ .„ 

¡3 



fl -I- — . .« .^ .i; 
c3 



cS 



o 



c «.5 



oc 



rj C >< 



l«1 s « 



WacW ¡£WW 



: te 

« o 

u 

•O fl 

o cá 
■O ^ 

«2.25 Sü = 05 05 



O 
S c3 



O O 

*j-t-> 

o o C! 

QJ CS_H 

¿ =* » 



f- ce ^ 



OJ 



Tí ce 



a> 



HWO*::^ 



c 
o ¿ !=; 

^ C3.P-1 
■^ í= ^ 

-H ^ co 

C » .a J3 r-r c3 '2 
c croj a>'-^ CÍ; I* 



O .r- "^ V3 

5:; Í'O >» 



cS 



•0515. 5H « 



d : w 

V • JO 

N ce Oí « 

1— ir^ ^i^^s 



5^CO"«íilOCOt>.OOOSO'-HC<JCOTf<lC'-(lO 
i-Hi-ti-l^,-),— I5<ICÍ 



OÍOS 



<^ 



co 

i-T 



eo 



«« 



co 



o» 



DO 

ce 

s 

ce 



o 

O 

o 

a> 

tí 

c3 

I— ^ 

;-■ 
O 

o 
el 
o 
^4 
.tt> 



§> 



.r^ 



s 



Hf 



1 




'i 11 






Cont. Sural.— U 




D' A 




.1* 



188 

Luego, en efecto, queda demostrado aritméticamente que el 
líquido del capital se aumentó en $923,75 es. á que ascendie- 
ron las utilidades libres. 

A continuación del Libro Mayor de esta contabilidad, figura- 
remos otra en que se vea cómo realizó su pulque en México el 
contratista H. que tomó cierto número de cargas de la hacienda 
para venderías por su cuenta, y esto nos facilitará el conoci- 
miento del expendio que se hace de esta bebida popular, ya en 
pulquerías por cuenta propia, ya en garita para que otros hagan 
lo mismo. 



!t 



í:i 



DIARIO GENERAL 



ó SEA 



LIBRO «ENTRADOR DE LAS OPERACIONES AGRÍCOLAS 



HACIENDA DE OMETUSCO 



Mo labrador que comprende del 1? de Mayo de 1883 al 30 de Abril 

de 1884. 



; ij 



!fí 



\ 




I í 



i! 

'I si 



*» -i»» ■ ■ . -— 



r %\ 




! 



ih 



r:' 



/ 



: ii 



191 



Partida n? 1. 







1 



8 



10 



11 



12 



VAEIOS á CAPITAL. 
Valor que constituye el 
activo de la negociación 
agrícola de que se trata, 
de este modo: 

TIERKAS DE LABOR 

Y DE MAGUEY. ^ 

Valor que representan.. 
EDIPICIOS Y OTRAS 

CONSTRUCCIONES. 

Su valor 

GANADO VACUNO. 

Valor de 30 cabezas de 
existencia, según inven- 
tario pormenor en que 
aparece cada género de 
ganado, con expresión 
de su edad 

GANADO CABALLA^!"" 

Valor de 15 cabezas de 

existencia 

GANADO CABRÍO. 

Valor de 60 cabezas de 
existencia, 

MAQUINAS, INSTRU- 
MENTOS Y ÚTILES DE 
LABRANZA Y DE LA FÁ- 
BRICA DE MEZCAL. 

Valor de los que exis- 
ten , según inventario 
pormenor 

MUEBLES DE LA HA- 
BITACIÓN, CAPILLA Y 
DESPACHO. 

Existencia, según in- 
ventario pormenor 

MUEBLES Y ÚTILES 

DEL TINACAL. 

Existencia, según in- 
ventario pormenor 

CAJA. 

Existencia en numera- 
rio 

JORNALES DE peones! 
Deuda anterior, según 
relación 

maíz en grano. 

40 cargas de existencia, 
á $5 una ,.... 



$ 60,000 



12,000 



}) 



3> 



600 
400 

80 



it 



M 



J> 



360 



>> 



A la vuelta. 



500 

700 
1,000 
250 
200 



11 



jj 



)> 



* Supondremos que las siembras se 
nacen en laa calles formada» por loa 
magueyes, lo cual es muy común en los 
lilanos de Apam. 



$ 76,090 



>> 



)> 



>? 



$ 76,160 „ 



$ 76,160 



11 



h, 



4 
( 



I 






;i 



^.K =s«- -■ - •— 



192 



V. 



f5¿ 



^; 



:í 



tf Ü! 



13 

Partida n? 2. 1 

* 

14 

15 

• 

Partida n? 3. 1( 
1 

Partida n? 4. ] 
1 


Mayo V de 1883.— 

Fía Ia. vnplta..- 3 


76,090 „ 


$ 76,160 „ 

800 „ 
100 , 

) 

5 

28 1 
87 




CEBADA EN GRANO. 
35 cargas de existencia, 

ó SR9iiTia 


70 „ 




1? 


900 „ 

• 

33 5( 

• 

12 




CAPITAL á VA Ríos. 

1 Valor que constituye el 
pasivo de la negociación, 
bajo el siguiente porme- 
nor: 
á rodríguez Anto- 
nio. 
Crédito á su favor, sin 




C£tUS8i uG rcuituo • 

á VALES á PAGAR. 

Libranza á favor de J. 
Arteaga, al 20 del pre- 

fipnfp •!••••• 


> 


7 




) CAJA á varios. 

Entradas de numerario 
que ha habido en la se- 
mana que hoy concluye, 
según el estado n? 1. 
5 á GANADO CABRÍO. 

Producto de dos cabras 


M 


6 á CUENTA DE PUL- 
QUE. 

Producto de 8 cargas 5 
cubos vendidos en el ti- 
nacal, según el estado 


50 


7 




.0 VARIOS á CAJA 

Salidas de numerario 
que ha habido en la se- 
mana que hoy ccncluye. 

[7 SUELDOS Y RACIO- 
NES DE DEPENDIENTES 
DEL DESPACHO. ' 
"Porrflflríá oiipnta. ...••••• 


>> 


L6 CUENTA de pulque. 
Salarios, gratificaciones 
y demás gastos del tina- 
cal en la semana, según 
detalle de la Memoria 

1 Al frPTite 




$ 77,105 


50 $ 77,180 


50 







11 



18 



19 



Partida n? 5. 



20 
16 



193 



—Mayo 7 de 1883 

Del frente 

que presentó el mayor- 
domo 

JORNALES de peones. 
Pagado á cta. de chil- 

tomen 

Gastos diversos de ad- 
ministración, de ca- 
rácter general. * 
Los que se hicieron se- 
gún el auxiliar de caja y 
que no son anexos al 

pulque 

OBRAS materiales. 

Material y mano de 

obra según detalle del 

auxiliar de caja. (Obras 

de conservación) 



Partida n? 6. 



CONTRATISTA Mar- 
tínez. 

á CUENTA DE PULQUE. 
Precio de 55 cargas que 
*se entregaron por su 
cuenta en la semana que 
hoy concluye, según el 
estado respectivo del ti- 
nacal, á razón de $ 4 car- 
ga, libre de partido 



12 



11 



17 



VARIOS á maíz en 

GRANO 

Valor de 4 cargas dis- 
tribuidas en la semana 
que hoy concluye, según 
el estado de semillas nú- 
mero 1, considerándose á 
razón de $ 5 una, precio 
de existencia. 

JORNALES DE peones. 

3 cargas para raciones 

de la cuadrilla 

SUELDOS Y RACIO- 
NES DE DEPENDIENTES 
DEL DESPACHO. 



A la vuelta. 



• Y» se ha dicho en el capítulo pri- 
mero la clase de gastos que en este ra- 
mo se deben comprender, sin incluir 
los del pulque, porque éstos tienen su 
aplicación directa al ramo titulado 
"Cuenta de Pulque." 



77,105 
25 

27 



50 



j> 



)} 



13 



)j 



$ 77,180 



50 



*,^ii 



10 



^220 



n 



>j 



220 



20 



n 






I. 



16 



J» 



$ 77,415 



>> 



50 



$ 77,420 



50 



•^■-^-y*^ -m^ 



m 



194 



195 



. 1 1' 



16 



I' 4' 



Partida n? 7. 



—Mayo 7 de 1883 — 

Déla vuelta 

1 fanega 24 cuartillos 
para raciones del admi- 
nistrador y escribiente... 

CUENTA DE PULQUE. 

24 cuartillos para los 
mayordomos de campo 
(magueyales) y el del ti- 
nacal 



$ 77,415 



3 



13 



17 



't] 



Partida n? 8. 



16 



10 



<!^' 



VAKIOS á CUENTA 

DE CEBADA 

Valor de dos cargas dis- 
tribuidas en la semana 
que hoy concluye, según 
el estado núm. 1 de se- 
millas, considerándose á 
razón de 1 2 carga, pre- 
cio de cosecha. 

SUELDOS Y RACIONES 
DE DEPENDIENTES DEL 
DESPACHO. 

1 carga para el caballo 
del administrador 

CUENTA DE PULQUE. 

1 carga para el caballo 
del mayordomo de cam- 
po (magueyales) 



20 



M 



t , 



Partida n? 9. 



16 



10 



14 



CAJAáVARIOS 

Entradas de numerario 
que tuvo la caja en la 
semana que hoy conclu- 
ye, según el estado nú- 
mero 2. 

á CONTRATISTA Mar- 
tínez. 

Su pago por el precio 
del pulque que se le en- 
tregó en la semana an- 
terior 

á CUENTA DE pulque. 

Producto do 10 cargas 

vendidas en el tinacal.... 



14 



VARIOS á CAJA 

Salidas de numerario 



Al frente. 



50 



75 



25 



$ 77,420 



50 



258 



jj 



>> 



íj 



21 



17 



10 



>> 



11 

18 



$ 77,682 



50 



• 220 
38 

278 



$ 77,960 



>> 



)) 



19 



—Mayo 14 de 1883— 

Del frente 

en la semana que hoy 
termina. 

FABRICA DE MEZCAL. 

Sueldo en dos semanas, 
á razón de seis reales dia- 
rios, del operario ocupa- 
do con el alambique, 
pues respecto del com- 
bustible se hizo uso de 
pencas viejas y otros 

desechos del campo 

SUELDOS y raciones 

DE DEPENDIENTES DEL 
DESPACHO. 

Pagado cá cuenta 

CUENTA DE pulque. 

Salarios, gratificaciones 
y demás gastos del tina- 
cal en la semana; según 
detalle de la Memoria 
número 2 que presentó 
el mayordomo 

JORNALES DE PEONES. 

A cuenta de chiltomen. 

GASTOS DIVERSOS DE 
ADMINISTRACIÓN. 

Los que se hicieron se- 
gún el auxiliar de caja 
y que no son anexos al 
pulque 

OBRAS MATERIALES. 

Gastos de material y ra- 
yas para la construcción 
de un machero, según la 
relación respectiva 

21 



Partida n? 10. 



M 



60 



22 



VARIOS Á PÉRDIDAS Y 
GANANCIAS 

Valor del ganado naci- 
do en la semana que hoy 
termina, según el estado 
respectivo. 

GANADO VACUNO, 
Por un becerro que pa- 
ció 

GANADO CABRÍO. 
Por 10 cabezas de arre- 
dro, con valor de cin- 
cuenta centavos una 



$ 77,682 



50 



1$ 77,960 



60 



! ^ 



10 



12 



60 



23 
20 



>> 



I 



! 



12 



50 



n 



>.j 



200 



j; 



6 



A la vuelta í¡| 77,971 



11 



j» 



50 



11 



»> 



1$ 77,971 



50 



i- 




196 



Partida n? 11. 



_Mayo21del883._ 



22 



1 
t 






i mí 

it; 




Partida n? 12. 



5 
6 



21 



Partida n? 13. 



De la vuelta 

PERDIDAS Y GANAN- 
CIAS. 

á VARIOS 

Valor del ganado que 
murió en la semana que 
hoy termina, según el 
estado respectivo. 

á GANADO CABALLAll. 

Un caballo muerto 

á GANADO CABRÍO. 
3 cabras á $2....$ 6 00 
3 chivos á $2.... 6 00 



I f 




10 



21 



16 



20 



21 



FABRICA DE MEZCAL, 
á CUENTA DE PULQUE. 

Valor de 6 cargas de 
pulque picado que, con- 
sideradas con el precio 
de $ 2 por carga, se pa- 
saron á dicha fábrica pa- 
ra introducirlas en el 
alambique, según noti- 
cia que pasó el tinacal... 

21 



$ 77,971 



37 



CAJA á VARIOS 

Entradas de numerario 
que hubo en la semana 
que hoy termina, según 
el estado número 3. 

á FABRICA DE MEZ- 
CAL. 

Producto de 2 barriles 
de mezcal que se vendie- 
ron, al precio de $8 uno. 

á CUENTA DE PULQUE. 
Producto de 6 cargas 
que se vendieron en el 
tinacal á tlasacas, á di- 
versos precios, según la 
noticia núm. 2 que pre- 
sentó 

á CONTRATISTA Mar- 
tínez. 

Su pago por el precio 
de 56 cargas pulque que 
se le entregaron en la 



Al frente. 



50 



jj 



* 



$ 77,971 



25 
12 



50 



12 



j» 



263 



j> 



}> 



jj 



12 



j) 



16 



23 



j) 



I 78,283 



60 



}) 



$ 78,059 I 50 



^ 



„ ^ -^ , — 



Partida n? 14. 



10 



21 



17 



16 



11 



18 



19 



Partida n? 15. 



20 
16 



197 



—Mayo 21 de 1883._ 

Del frente 

semana núm. 2, á razón 
de $4 carga 

21 



VARIOS á CAJA 

Salidas de numerario 
en la semana que hoy 
termina, según el estado 
número 3. 

FABRICA DE MEZCAL. 

Sueldo en la semana, 
del operario que se ocu- 
pa en la fábrica, á razón 

de 6 reales diarios 

SUELDOS Y raciones 

DE DEPENDIENTES DEL 
DESPACHO. 

Pagado á cuenta 

CUENTA DE PULQUE. 

Salarios, gratificaciones 
y demás gastos del tina- 
cal en la semana, según 
detalle de la Memoria 
número 3 que presentó 
el mayordomo 

JORNALES DE PEONES. 

A cuenta de chiltomen. 
gastos diversos de 
administración. 

Los que se hicieron, se- 
gún el auxiliar de caja.. 

OBRAS MATERIALES. 

Saldo del gasto de ma- 
terial y •rayas para la 
conclusión del machero, 
según la relación respec- 
tiva 



24 



MAR- 



CONTRATISTA 

TÍNEZ. 

á CUENTA DE PULQUE. 
Importe de 56 cargas 
que, según la noticia n? 
2 del tinacal, se entrega- 
ron á su agente en la se- 
mana que concluyó el 
dia 14, á razón de $4 
carga 



A la vuelta. 






l! 



78,283 



50 



12 



22 
19 

10 



78,059 
224 

168 



25 



n 



100 



J> 



)} 



>> 



J> 



224 



j) 



60 



>> 



25 



■Km 



224 



n 



$ 78,675 75 |$ 78,675 76 



i 



f! 



If ti 



\tí ■■} 




Partida n? 16. 



15 
10 



Partida n? 17. I 23 



11 



í,í 



<•< 



i'É 



Partida n? 18. 



Partida n? 19. 



4 
12 



10 



198 



-Mayo 31 de 1883„ 

De la vuelta 

VALES A PAGAR A 

CAJA 

Valor de una libranza 
á favor de Arteaga, cum- 
plida en 20 del que hoy 
termina, y se pagó 

31 

SIEMBRA DE MAÍZ, 
á VARIOS 

Valor cargable á dicha 
siembra, cuya cosecha 
ya se levantó. 

á JORNALES DE PEO- 
NES. 

Por el vencimiento de 
la cuadrilla en los dias 
en que se ocupó en las 
diversas labores relati- 
vas á esta siembra, se- 
gún el Registro respec- 
tivo. 

Por la parte de 
dinero $80 00 

ídem id. de ra- 
ciones de maíz5, 
considerado al 
precio de exis- 
tencia del año 
anterior 6 00 



á GANADO VACUNO. 

Por el maíz ministrado 

á los bueyes en los dias 

en que trabajaron con A 

arado 

31 



GANADO VACUNO. 

á maíz en grano 

Valor de una carga una 
fanega que se dio á los 
bueyes en los dias on que 
trabajaron con el arado, 
según el apunte respec- 
tivo del libro de troje... 

31 



VARIOS á CAJA 

Complemento de gastos 
hechos en el mes. 

Al frente 



$ 78,676 
100 



43 



75 



)j 



50 



$ 78,675 



75 



100 



>> 



$ 78,826 



50 



75 



36 



8 



Partida n? 20. 



24 



>> 



50 



225 



$ 79,051 



50 



n 



75 



18 



11 



17 



199 



—Mayo 31 de 1883_ 

Del frente 

TIERRAS DE LABOR 

Y DE MAGUEY, 

Precio de mil plantas 
de maguey, que se com- 
praron para aprovechar- 
las $ 126 00 

Gasto de jorna- 
les por arran- 
que y trasplan- 
te de mague- 
yes 40 00 



MUEBLES DE LA HABI- 
TACIÓN, CAPILLA Y DES- 
PACHO. 

Precio de una mesa que 
se compró para el despa- 
cho 

CONTRIBUCIONES." 

Por las de la hacienda, 
correspondientes al mes 
que hoy termina 



31 



19 



GASTOS DIVERSOS DE 
ADMINISTRACIÓN. 

á VARIOS 

Valor de los gastos de 
carácter general que se 
han hecho en el período 
de la cuenta y que aun 
no se hablan cargado al 
ramo que so nombra. 
á JORNALES de peo- 
nes. 

Complemento de los 
jornales que ha deven- 
gado la cuadrilla en fae- 
nas que no son siembras, 
incluyendo la ración de 
maíz al precio á que se 
ha ministrado 

á SUELDOS Y RACIONES 
de DEPENDIENTES DEL 
DESPACHO. 

Abono á este ramo se- 
gún liquidación en que 
se incluyen las raciones 
al precio con que se han 
ministrado 

á OBRAS MATERIALES. 

Gasto de material y ma 
A la vuelta 



$ 78,826 



75 



165 



$ 79,051 



>j 



10 



60 



75 



jj 



j> 



142 



75 



i¡\ 



ií ■ 1 



41 



j> 



$ 79,194 



60 



41 



$ 79,134 



75 



50 




I i- 



Jí 



II 



iil 



Partida n? 21. 



Partida n? 22. 



200 



201 



24 



_Mayo 31 de 1883_ 

De la vuelta.., 

no de obra, en que no se 
incluye lo del tinacal 
porque esto se ha aplica- 
do directamente al ramo 

de pulque •• 

á CONTRIBUCIONES. 

Lo que se pagó por las 
de la hacienda, corres- 
pondientes al período de 
la cuenta 

31 



$ 79,194 



18 



23 
16 



23 



26 



12 



VARIOS Á GASTOS DI- 
VERSOS DE ADMINIS- 
TRACIÓN 

Reparto de estos' gastos 
en las siguientes cuen- 

SIEMBRA DE MAÍZ. 

Mitad que se le aplica.. 

CUENTA DE PULQUE. 

Mitad que se le aplica- 



Si 



Partida n? 23. 



14 
12 



VARIOS á SIEMBRA 

DE MAÍZ 

Trasporte de los gastos 
de siembra, de este modo: 
ZACATE DE MAÍZ. 

Precio de 200 arrobas á 
tres centavos una 

MAÍZ EN/JRANO. 

Costo de cosecha de 100 
cargas, que sale á $1,26 
es. carga, aproximativa- 
mente 

31 



Partida n? 24. \ 22 
8 



rodríguez ANTONIO. 

á maíz engrano 

Precio de 100 cargas que 
se le venden á $7 una... 



31 



PERDIDAS Y GANAN- 
CIAS. 

á MUEBLES de la ha- 
bitación, ETC., DE LA 
HACIENDA 



Al frente. 



50 



$ 79,134 



88 
88 



87 
88 



n 



126 



700 



37 



jj 



5 

80,209 



>> 



62 



10 



50 



JJ 



50 



j; 



177 



75 



Partida n? 25. 



—Mayo 31 de 1883_ 

Del frente 

Diez por ciento de cas- 
tigo sobre $ 500 que re- 
presenta la existencia 
anterior de estos oble- 
tos •* 



I 80,209 



132 



37 



3 
19 



31 



Partida n? 26. 



22 



EDIFICIOS Y OTRAS 

^ CONSTRUCCIONES. 

á OBRAS MATERIALES.... 

El importe de un ma-' 
chero que se construyó 
y aumenta naturalmen- 
te el valor representati- 
vo de las construcciones. 



31 



700 



12 
16 
21 



VARIOS á PERDIDAS 

Y GANANCIAS 

Valor de las utilidades 
obtenidas en los siguien 
tes ramos: 

Maíz en grano. 

En este ramo 

CUENTA DB pulque!" 
En este ramo 

EABRICA DE MEZCAL. 

En este ramo 



Partida n? 27. 



JJ 



Partida n? 28. 



22 
6 



31 



PERDIDAS Y GANAN- 
CIAS. 

á GANADO CABRÍO 

Pérdida sufrida en este 
ramo, como exceso del 
valor del ganado muerto 
sobre el del nacido 



$ 80,204 162 



22 



31 



PERDIDAS Y GANAN- 

cías. 
á CAPITAL 

Trasporte á este último 
ramo, del exceso de las 
ganancias sobra las pér- 
didas habidas en el año 
labrador 

A la vuelta 



62 



$ 80,204 



300 



JJ 



675 

382 

4 



63 
87 
25 



8 



JJ 



923 



75 



$ 82,404 



12 



62 



JJ 



300 



JJ 



962 



75 



8 



JJ 



923 



$ 82,404 



7o 



12 



■^*r^ 



* i I 



1] 

ñ 



hn 






i 



-A- ->■ — 



202 



203 



Vil 



ih 



t-a 




1-4 
^1 






Partida n? 29. 



26 



6 

7 

8 



10 
11 

12 
13 
21 
25 



_Mayo 31 de 1883_ 

De la vuelta 

BALANCE Á VARIOS... 
Saldos deudores de los 
siguientes ramos á la 
conclusión del año la- 
brador: 

á TIERRAS DE LABOR 
Y DE MAGUEY. 

El saldo 

á EDIFICIOS Y OTRAS 
CONiáTRUCílIONES. 

El'saldo 

á GANADO VACUNO. 
Elsaldo 

á GANADO CABALLAR. 

Elsaldo 

á GANADO CABRÍO. 
Elsaldo 

ú MAQUINAS, INSTRU- 
MENTOS Y ÚTILES DE 
LABRANZA. 

Elsaldo 

á MUEBLES DE LA HA- 
BITACIÓN, CAPILLA Y 
DESPACHO. 

Elsaldo 

á MUEBLES Y ÚTILES 

DEL TINACAL. 
Elsaldo '"-• 

á CAJA. 

Elsaldo 

á JORNALES DE PEO- 
NES. 

Elsaldo 

á MAÍZ ENGRANO. 

Elsaldo 

á CEBADA ENGRANO. 

Elsaldo 

á FABRICA-DE MEZCAL. 

Elsaldo 

á ZACATE DE maíz. 
Elsaldo 



82,404 
76,283 



Partida n? 30. 



26 



14 



31 



VARIOS Á BALANCE 

Saldos acreedores de los 
siguientes ramos, á la 
conclusión del año la- 
brador. 
RODRÍGUEZ ANTONIO. 

Elsaldo 



Al frente. 



12 
75 



$ 82,404 



12 



100 



$ 158,787 



60,165 

12,300 

606 

375 

60 

360 

505 

700 
696 

254 

174 

66 

16 

6 



j> 



n 



i> 



n 



ti 



jj 



76,283 



n 



87 



25 

JJ 
50 

JJ 
JJ 
JJ 



75 



I 234,971 



62 



1 



—Mayo 31 de 1883 

Del frente 


$ 158,787 
76,183 


87 
76 

62 


$ 234,971 


62 

62 
I 


CAPITAL. 
Líquido hoy 




Sumas de este Diario en 
el año labrador 


1 234,971 


$ 234,971 











La apertura de libros en el año labrador siguiente, se hará 
bajo el mismo orden indicado en el capítulo I. 



•' i 

I 



• 



i M 



11 



Cont. Bvfil.<.l$ 



ll 






rif 



I 



i. .1';' 



LIBEO MAYOR 



DE LAS 



flPERACMES agrícolas DE LA HACIEM DE 



i' 



Año labrador que comprende del 1? de Mayo de 1883 al 30 de Abril 

de 1884. 



207 



C' íi 



V 

í 

i 



i 



ÍÍÍDICE DE ESTE LIBRO MAYOR. 



RAMOS. 

Capital 

Tierras de labor y de maguey.....*!!.*.*.'.'.'.*.* 

Edificios y otras construcciones.*.!!!!!!!!!!! 

Ganado vacuno '' 

M caballar !!!!!!!!!!! * 

n cabrío 

Muebles de Ía¿ak*tac*i'o'nrc¿pÍÍÍa*7d*e's*pá¿^^^^^^^ 

Muebles y útiles del tinacal... ^ 

La Caja 

Jornales de peones .*.*.*.'.*.*! 

Maíz en grano !!!!!!!!!!!!!!!!!!!! 

Cebada en grano ü! 

Rodríguez Antonio !!!!!!!!!!!!!!!!!!!! 

Vales á pagar !!!!!!!!!!! 

Cuenta de pulque ü 

Kf/ '"'''''''T ^? ^^p^^di¿nt¿rder¿*¿¿*i;aoh(;!!!!!!!!!!!: 

ob^fs mSa^'!..l!!:!!!!r '' ^"'''" ^^^^^^^ ••••"•••••* 

Contratista Martínez ü! 

Fábrica de mezcal !!!!!!!!!!!!!! 

Pérdidas y ganancias !!!!!!!!!!!!!**'* 

Siembra de maíz !!!!!!!!! 

Contribuciones !!!!!!!!!!' 

Zacate de maíz !!!!!!!!!!!!!!!. 

Balance 



PáginM. 



1 

2 
3 
4 
5 
6 

7 
8 
9 
10 
11 
12 
13 
14 
15 
16 
17 
18 
19 

20 

21 

22 

23 

24 

25 

26 



V 

ll 



P 



B; 






t; 




1 "■ 

i: 

i 



SI t 




Folio número 1 
DEBE 



1883 




Mayo 


1? 


n 


31 







Folio número 2 
DEBE 



Folio número 1. 
HABER 








$ 60,165 

i 


» 


§ 60,165 


j> 



Folio número 3. 
HABER 



iii 






t 



K '^ 



"r 




II 



il*. i -i 



1 * 












^t| 



1. 



¡ií 

: 






m 



210 



Folio número 4. 
DEBE 



1883 
Mayo 






1? 
21 
31 



á Capital. 

„ Pérdidas y ganancias. 

,, Maíz en grano. 



Cabezas. 



30 
1 



31 



Folio número 5. 
DEBE 



1883 
Mayo 



1? 



á Capital. 



Cabezas. 



15 



15 



de existencia hoy. 



cabezas , 



Folio número 6. 
DEBE 



1883 
Mayo 



)j 



1? 
21 



á Capital. 

„ Pérdidas y ganancias. 



Cabezas. 



50 
10 



60 



211 



GANADO I VACUNO. 



cabezas 



Folio número 7. 



DEBE 



Folio número 4. 
HABER 



de existencia hoy 

TI flpido 


$ 


600 
6 
7 


JJ 
50 

50 

1 


Til oonsumido 




rfiV)0.zftS #•••« 


$ 

1 


613 





1883 
Mayo 



31 



JJ 



JJ 



por Siembra de maíz. 



,, Balance. 



Cabezas. 



31 



31 



Pastura desquitada 
con el auxilio di- 
recto á esa siem- 
bra 

de existencia hoy 



cabezas , 



GANADO f CABALLAR 



$ 400 



$ 400 



JJ 



< j? 



1883 
Mayo 



JJ 



21 
31 



por Pérdidas y ganan- 
cias. 
,, Balance. 



Cabezas, 



1 

14 



15 



muerto 

de existencia. 



cabezas , 



GANADO! CABEÍO. 



de existencia hoy 

arredrado 



$ 



80 
5 



$ 85 



JJ 
JJ 



JJ 



1883 
Mayo 



JJ 



JJ 
JJ 



7 
21 

31 

JJ 



por Caja. 
,, Pérdidas y ganan- 
cias. 

,, ídem Ídem. 
,, Balance. 




vendidas 



muertos 

Pérdida definitiva... 
de existencia , 



cabezas 



MÁQUINAS, INSTRUMENTOS Y ÚTILES 

HEZ 



DE LABRANZA T DE LA FÁBRICA DE 

CAL. 




Existencia según inventa- 
rio i 




1883 



Ma 



yo 



31 



por Balance. 



Su valor hoy. 



$ 7 
606 


50 

JJ 


$ 613 

1 


50 



Folio número 5. 
HABER 



1 


25 


JJ 




375 


JJ 


1 


400 


JJ 

i 



Folio número 6. 
HABER 



$ 5 

12 

8 
60 


JJ 

JJ 
JJ 
JJ 


$ 85 

1 


j» 



Folio número 7. 



HABER 




I-i 



ti 









■ — K -a»» 



i JH; 










I.' 



212 



213 



Folio número ^. 
DEBE 



MUEBLES DE LA HABITACIÓN, IfCAPILLA Y DESPACHO. 



Folio número 9. 
DEBE 



Folio número 10. 
DEBE 



1883 
Mayo 






Folio número 11. 
DEBE 



1 

1883 




Mayo 


1? 


)> 


7 


11 


11 


11 


14 


11 


21 



1883 
Mayo 

11 


1? 
31 


á Capital. 
■„ Caja. 


Existencia según inventa- 
rio 


-w 

$ 500 
10 




Compra de una mesa 


^ 510 



Folio número 8. 
HABER 



188S 
Mayo 



11 



31 



11 



por Pérdidas y ganan- 
cias. 
,, Balance. 



Castigo de un 10 por 100.... 
Su valor hoy 



$ 5 
505 


11 

11 

11 


$ 510 







MUEBLES Y ÚTILES i DEL TINACAL. 



Folio número 9. 
HABER 



1883 














Mayo 


1? 


á Capital. 


Existencia según inventa- 
rio 


$ 


700 


n 

















^ 



1883 



Mayo 



31 




Su valor hoy. 



$ 700 



11 



LA i CAJA. 



Folio número 10. 
HABER 




Existencia en numerario... 
Entradas en la semana 

j) 11 11 

JJ 11 JJ 



$ 1,000 
33 

258 
263 



$ 1,554 



11 
50 

JJ 
JJ 



50 



1883 
Mayo 



7 

14 
21 
31 

JJ 
JJ 



por Varios. 



j) 

JJ 



Vales á pagar. 

Varios. 

Balance. 



Salidas en la semana. 



JJ 



»> 



JJ 

JJ 



JJ 
JJ hoy 

Complemento de idem. 
Existencia hoy 



87 
278 
168 
100 
225 
696 



JJ 

JJ 

25 

JJ 

JJ 

26 



$ 1,554 50 



J0ENALE3 I DE PEONES. 



Folio número 11. 
HABER 



á Capital. 

„ Caja. 

,, Cuenta de maíz. 

„ Caja. 

JJ JJ 



Deuda según relación. 

Pagado á cuenta 

JJ JJ JJ 

JJ JJ JJ 

>j JJ JJ 




JJ 

JJ 
JJ 
JJ 
JJ 



1883 
Mayo 



JJ 



JJ 



31 



JJ 



JJ 



por Siembra de maíz, 
j, Gastos de admon. 
,, Balance. 



Lo devengado con cargo á 
dicha siembra 

Lo idem en labores que no 
son siembras 

Su deuda hoy 



$ 36 

41 
254 


JJ 

JJ 
JJ 


$ 331 

1 1 


JJ 



i 



¥ 



i ■ i 





W» ' 



'|í 



^^ -sa*. , - — . 



214 



Polio número 12. 
DEBE 



215 



maíz EN GEANO. 



1883 
Mayo 






1? 
31 



á Capital. 

„ Siembra de maíz. 

„ Pérdidas y ganancias. 













n 




s 


O 


et 


5» 


^ 


M 


e> 


h 


S 


fl 


ca 


m 


ct 


a 


ü 


Cx 


O 


40 


)> 


7> 


100 


)> 


?J 


140 


JJ 


>) 


1 







Folio número 12. 
HABER 



de exist* hoy... 

cosechadas 

Utilidad definí 
tiva 




Folio número 13 
DEBE 



1883 

Mayo 
)) 

>) 



7 
31 

)> 



por Varios. 
,, Ganado vacuno. 

,, Rodríguez Antonio 
,, Balance. 



u 

« 



4 
1 

100 

34 



«o 


•I 



140 



1 



1 






distribuidas 

para los bueyes. 



)> 



n I que se le ven- 
den 

de exist* hoy.... 



jj 



)? 



20 

7 



700 
174 



$ 



902 



50 



60 



j) 



Folio número 13. 
HABER 



distribuidas 

de exist* hoy.... 


$ 


4 
66 


• 


$ 


70 






Folio número 14. 
HABER 




I- 






n-. 



f 



{i 



MI 






a i| 



;;;! 



Wf 



i." 



216 



Fí .. .. 









Ni 



■f 



^11 






Folio número 16. 
DEBE 



CUENTA DE 



^ 

1883 




Mayo 


7 




11 




11 




14 




21 




31 


V 


1 



a Caja. 

„ Cuenta de maíz. 
,, ídem de cebada. 
„ Caja. 

>» 11 

„ Gastos de admon. 

,, Pérdidas y ganancias. 



Gastos directos del tinacal.. 



11 
11 
11 
11 

11 



11 
11 
11 

11 



indirectos 



Utilidad definitiva. 



11 
11 
11 

:i 
11 



25 
1 
2 

23 

22 

88 

382 



645 



11 
25 

11 
50 

11 
88 

87 



50 



Folio número 17. 
DEBE 



SUELDOS Y EACIONES DE DE 



1883 

Mayo 

11 
11 

11 
11 


í 

11 
11 

14 
21 


• 
á Caja. 

,, Cuenta de maíz. 
„ ídem de cebada. 
„ Caja. 
11 11 


Paerado á cuenta 


$ 12 

3 

2 

12 

12 


11 
75 

11 
11 

" 
75 




11 11 


11 11 


» 11 


11 11 


$ 41 



Folio número 18. 
DEBE 



217 



PULQUE. 



Folio número 16. 
HABER 



1883 



M 



lyo 



/ 

5) 

14 
21 

11 
11 



por Caja. 

, Contrata Martínez. 
Caja. 

Fábrica de jnezcal. 
Caja. 

Contrat* Martínez. 






8 

65 

10 

6 

6 

66 



o 
.o 



I- 



141 



11 



venta tinacal.. 

entregadas 

venta tinacal... 
p* el alambique 
venta tinacal... 
entregadas..., 



I 



28 
220 
38 
12 
23 
224 



50 

11 
11 
11 
11 
11 



545 i 50 



PENDIENTES DEL DESPACHO. 



Folio número 17. 
HABER 




Sueldos y raciones deven- 
gadas 




41 75 



75 



GASTOS DIVERSOS DE ADMINISTEA I CION, DE CAEACTEE GENEEAL. 



Folio número 18. 
HABER 



1883 
Mayo 



11 
11 




Según el auxiliar de caja.... 



)> 



11 



11 



11 11 11 

Resto de los gastos de esta 

naturaleza 



$ 


13 
12 
10 


11 
11 
11 




142 


75 


$ 


177 


75 




Trasporte del saldo 




$ 177 



75 



$ 177 76 



3 

m 



' i! 



i M 

5 ! 
1 1 

h\ 



f! 



^.-»- • — 



Folio número 19. 
BEBE 



1883 
Mayo 



jj 



>} 



7 

14 

21 



á Caja. 



j> jj 



jj )> 



218 



OBRAS 



Obras de conservación 

Construcción de 1 macliero. 
ídem ídem idem saldo 



$ 



$ 



10 
200 
100 



310 



n 



>j 



j> 



>> 



219 



MATERIALES. 



1883 
Mayo 



JJ 



Folio número 19. 
lUBEll 



31 



j) 



por Gastos de admon. 
,, Edificios, etc. 



Importe de las obras de re- 
paración 

Trasporte del valor del ma- 
chero 



10 
300 

310 



j) 



JJ 



JJ 



■^'.( 



r 




i 



I 



11 



¡ 



/, 



f: 



tí 






i 



4 



M 



-• 1 í - • 


^Jf*"* 



Folio número 20. 
DEBE 



1883 






Mayo 


7 


á Cuenta de pulque 


7J 


24 


JJ JJ JJ JJ 



Folio número 21. 
DEBE 



1883 




Mavo 


14 


JJ 


21 


JJ 


JJ 


JJ 


31 


1 



á Caja. 

,, Cuenta de pulque. 

JJ v^aja. 

,, Pérdidas y ganancias. 



CONTRATISTA I MARTÍNEZ. 



Precio de 55 cargas que re- 
cibió 

ídem de 56 idem idem 



111 idem. 



220 
224 



$ 444 



JJ 
JJ 



JJ 



1883 
Mayo 



JJ 



14 
21 



por Caja. 



JJ JJ 



FÁBRICA DEl I MEZCAL. 



Sueldo del operario 

6 cargas para el alambique. 

Sueldo del operario 

Utilidad 




1883 
Mayo 



»j 



21 por Caja. 



31 



)> 



Balance. 



Su pago á cuenta 



JJ 



JJ 



Folio número 20. 
HABER 




Folio número 21. 
HABER 



2 barriles mezcal vendidos. 
2 idtm de existencia hoy... 



$ 



16 
16 



32 



JJ 
JJ 



JJ 



Cont. Bnral.— le 



% 



, > 

í 









220 



Folio número 22. 



DEBE 



PEEDIDAS Y 



1 

1883 
Mayo 


21 

M 
JJ 


á Varios. 

,, Muebles de la habita- 
ción, etc. 
,, Ganado cabrío. 
,, Capital. 


Ganado muerto 


$ 37 

5 

8 

923 

1 


ji 

j) 
ji 
75 


Castigo de 10 por ciento 

Pérdida sufrida 


Trasporte del saldo 




$ 973 


75 



JFolio número 23. 



DEBE 



SIEMBRA 



! 1883 

"Mayo 

)j 

i 
\ 


31 

JJ 


á Varios. 

,, Gastos de administra- 
ción. 


Lo cargable á esta siembra.. 
Complemento del cargo 


$ 43 

88 


50 
87 


$ 132 


37 



Folie número 24. 
DEBE 



1 

1883 
1 

Mavo 


31 


á Caja. 


Pagado por la del mes 


$ 50 


> ' 


1 


$ 50 , 

1 H 



Polio número 25. 



DEBE 



221 



GANANCIAS. 



Folio número 22. 
HABER 



1883 
Mayo 



it 



21 
31 



por Varios. 



Ganado nacido 
Según el Diario 





DE MAÍZ. 



Folio número 23. 
HABER 



1883 
Mayo 



31 



por Varios. 



Trasporte del saldo. 



$ 132 



37 



$ 132 i 37 



CONTRIBU I CIONES. 



Folio número 24. 
HABER 



1883 
Mayo 



31 por Gastos de adminis- 
tración. 



Las causadas en el período 
de la cuenta 




ZACATE 



1883 
Mayo 



31 



á Siembra de maíz. 



200 arrobas cosechadas. 




DE MAÍZ. 




Folio número 25. 
HABER 



Existencia hoy. 



$ 



JJ 



-^m.^-»- - — 




i 









t i n 




í t 1 



S " 



i 



i/ii 



222 



Folio número 26. 
DEBE 



BA 



1883 
Mayo 



31 



á Yarios. 



Saldos deudores hoy 




223 



LANCE. 






Folio número 26. 
HABER 


1883 
Mayo 


31 


• 
por Varios. 


Saldos acreedores hoy 


§ 76,283 


75 




' 








m 




ii. 







k h 

J 



1^ 




225 



REALIZACIÓN DE PULQUE 

COMO NEGOCIO MERCANTIL, SENCILLAMEN 



TE, 






f ' j 




I s - 



I -1 ^ 



Instrucciones preliminares. 

El pulque que se trae á México para su venta, ó se lleva á otras 
poblacones inmediatas á los Llanos de Apam, s unas v eces " 

s^rrodu! °^ 'T'"™^ '' '^^ '^'^"'^^ - <í- «^^cha Sa 
se produce, y otras por contratistas que lo reciben en la puerta 

ptndeTlo "^' ' ^" '^ ^""^ '' '^ ^°'^'^^- - 'í- »>- Se eí 
El expendio se hace, bien en pulquerías que ya se poseen ó 
b.en e„ , ...ta, co„,o si dijéran^os de fono, á personas q^'o! 
do» los d,as concurren á ese lugar para liacer compras y reven- 
der después, utilizando algo en la operación 

El precio del pulque varía en aquel lugar todos los dias por 
dos d.versas causas, á saber: baja por la abundancia en la ítro 
duccon, supuesto que. siendo el mismo el consumo con poca 
diferenca, la mercancía no tiene fácil salida por el excedente ií 
d.cado, y por el contrario sube, si la introducción es escasa. En 
a alteración de precio también influye la temperatura, pues en 
üempo fno la gente del pueblo bajo, que es la que ha^e el ma- 
yor consumo, busca con preferencia el aguardiente, así como 
rlÍ '-'-' '-- ^' P"'^-' Por^- dice que' es beb.^Sa 

Vamos, pues, á presentarla contabilidad figurada del contra- 
tista H, que saca pulque de la hacienda de Ometusco, según vi- 
mos al ocuparnos de la cuenta de dicha finca, y que suponemos 
o vende en México, valiéndose de los dos medios indicados e„ 
gante a compradores eventuales y en casillas de expendio que 
también suponemos tiene, por haberlas tomado en arrendamien- 



•5» 



J,. 



*^ ^«. ■- ^ 




í .5 



i€: 



í 



i 



22fi 

lo, inclusos los muebles y útiles de ellas, de manera que comien- 
za sin capital propio. 

Los dueños de las haciendas productoras de pulciue, ó los 
contratistas que poseen esta clase de expendios, procuran ge- 
neralmente tenerlos suficientemente abastecidos para conser- 
varles su crédito, y sólo venden en garita el excedente para no 
recargar de esa bebida las pulquerías, pues si tal hacen, se ex- 
ponen á que se les pique por la acción natural del tiempo. Guan- 
do por lo contrario, están escasos los expendios por" no alcanzar 
el pulque de que ordinariamente pueden disponer, se compra 
en garita el fallante, de manera que aquel lugar puede conside- 
rarse como un mercado en que se hacen diariamente compras 
y ventas de pulque por mayor, relativamente. 

Preparemos, pues, los libros para seguir bajo el sistema de 
partida doble la cuenta del contratista; ellos consistirán en un 
Diario, un Mayor, un libro de Caja y dos auxiliares, uno de pul- 
querías y otro de ventas y compras en garita; las reglas que pa- 
ra ello adoptamos servirán de guía á los especuladores de este 
género, que son muchos. 

Los principales gastos á que está sujeto el pulque, hasta su 
recepción en garita, son los siguientes : 

De conductor ó conductores, según el número de barriles ó 
bultos que vienen. 

De flete, suponiendo que venga el pulque por el ferrocarril, 
como sucede generalmente. 

De alcabala que cobran los empleados federales. 

Después se paga el alquiler de carros que reparten el pulque 
á las pulquerías y á los compradores, á no ser que se posean ca- 
rros propios que hagan lo mismo, y entonces los gastos son de 
manutención de muías, carretoneros, etc. 

Con relación á las pulquerías, los gastos principales son estos: 

De alquiler del local. 

De contribución municipal. 

De reposición de útiles. 

Al vendedor se le interesa con un tanto en las ventas; por lo 



227 

común es medio real en el cubo, pues se le carga el pulque á 
cierto precio, y él, al realizarlo, lo recarga con ese medio á su 
favor. 

Ya con estos datos, vamos á figurar en el Diario que se ve á 
continuación de estas instrucciones preliminares, los asientos de 
tres dias, que consideramos suficientes para que se comprendan 
las fórmulas, por decirlo así, referentes á recepciones en México 
del pulque que remite la hacienda respectiva, siendo por cuenta 
del contratista los gastos de flete, alcabala, etc. También hare- 
mos figurar las ventas y compras en garita, y la realización en 
pulquerías ; estos asientos aparecen bajo las partidas números 
1 al 14. 

Llegado el fin de mes, hacemos el reparto proporcional de los 
gastos que se han hecho con relación al pulque, los cuales figu- 
ran en los respectivos folios del libro Mayor, de este modo: 

Folio 9 Lo pagado por alcabala de pulque.,.! 40 00 

„ 10 Sueldos de dependientes 11 00 

„ 11 Flete del ferrocarril 16 00 

„ 13 Alquiler de carros 6 50 

Suma $ 73 50 



El reparto de gastos se hace bajo esta consideración : la ven- 
ta de pulque tuvo lugar en garita y en pulquerías ó expendios; 
en garita se vendieron 5 cargas y á las pulquerías se introduje- 
ron 15, de las que mandó la hacienda, pues aunque hay otras 
dos compradas, es subentendido que éstas no tienen recargo de 
gastos ; pues bien, es menester buscar la relación aritmética que 
existe entre los §73 50 es. de gastos, con las 15 cargas por un 
lado y las 5 por el otro, ó presentar la cuestión de este otro mo- 
do : los $ 73 50 es. que se mencionan se pagaron por 20 cargas 
divididas en 15 y en 5, luego tres cuartas partes de la cantidad 
pagada corresponden á las 15 y la otra cuarta á las 5. Expresa- 
dos con cifras estos resultados, corresponden : 



f 



•4- I 



^ * f. 




W- 



li!- 



ll.' 



228 

Alas 5 $ 18 37J 

Alas 15 55 12i 

Total $ 73 50 

que asentamos bajo la forma que presenta la partida núm. 15 
del Diario. 

En seguida cargamos también á las casillas el "Derecho de 
patente" que se pagó al Municipio, y los arrendamientos causa- 
dos en el mes por las pulquerías tituladas "La Ninfa" y "La Es- 
trella," cuyas ventas se tienen que pagar al propietario Ruiz. 
Estos cargos los hacemos por medio de la partida núm. 16. 

En este estado las cosas, ya podemos proceder á la liquidación 
y cierre de cuentas bajo las mismas reglas que lo practicamos en 
las anteriores contabilidades, previa una Balanza de comproba- 
ción, y por medio de las partidas números 17 á 21 del Diario. 

Como se ve por la cuenta, ha resultado casualmente que el 
contratista sólo tuvo pérdidas, y esto suele suceder, en el terre- 
no de la verdad, á los que no se cuidan de que el pulque que 
contratan en las haciendas sea á un precio tal, que, recargado 
con todos los gastos de conducción á México ó al punto en que 
debe realizarse y con los indispensables para su expendio, deje 
un excedente que compense los afanes necesarios para este gé- 
nero de comercio. 

Guando la venta se hace por cuenta de los hacendados pro- 
ductores, no es fácil que suceda lo mismo, porque pudiendo sos- . 
tenerse la producción del pulque con pocos gastos relativamente, 
al precio de él, aunque éste sea bajo, deja una utilidad de más 
ó menos importancia. 

Debemos, para concluir las contabilidades referentes al pul- 
que, formular dos modelos de cuentas corrientes, uno de casillas 
de expendio ó pulquerías, como las llaman comunmente, y otro 
de ventas y compras eventuales de garita : de cada una de las 
clases de cuentas indicadas, debe existir en toda negociación un 
libro auxiliar, cuyos resultados tienen que estar conformes, mes 



229 

por mes, con las respectivas cuentas generales del libro Mayor, 
y ya se ha dicho que esta conformidad se reconoce por medio 
de la balanza del auxiliar, pues la reunión de los débitos y los 
créditos de las cuentas de éste, tienen que ser forzosamente igua- 
les á las de la cuenta respectiva en el Mayor. 

Veamos, pues, la cuenta particular de una casilla de expendio 
de pulque : 



iri 



i 



í 




I '^ 



230 



231 



%i 'í 





tí 



¡25 







o: 

a 

o 



® 
-3 



03 



O 



o 



JT -H TS -a 'S 

"7" w .,^ .„ .,H 






o 
o 

tí 



'O "d "C 



5 ^ -^ 'tí rs re 



rs 'S -S 



0) 

2 

tí S 



Í3 


a 


c3 


os 

C3 

S 

-o 


1—1 


a 


-o 

a 


o 
o 

P4 


!» 


^-4 


2 


c3 


J 


p< 




00 


o 


w 


oí 


f-, 


<! 


^ 






Ph 



o 



o 
•d 

o 
A 

o 



O 
e3 t^ 



I— < Q 



t> 



O 

*^ O 

ti) ^ 

V ce 



^ =2 

« O ^ 

? g 3 

o Oí o 

=« 2 « 

>5 S 'a 



^4 

■g c3 'd 



o 



a 
o 



s -« 



ü tí 

Si u 



a 

o 



00 00 



S 00 



o 
s 



■^ ■* s s -^ 






N eo -^ LO :o 



S? 



§5 

00 



ai 



a -=í 



<l 



lO 






^ 






?8 



os 
■«Í1 



»» 



I 



o 



fS 



os 



1 



00 



00 



US 



ui 





"#1 



232 

Por la combinación de la cuenta que antecede, se puede ver 
con toda precisión, cuál es la utilidad ó pérdida que deja una 
pulquería, puesto que se encuentran en ella todos los datos que 
se relacionan con el asunto, y para hacer estas cuentas más fá- 
ciles en su formación, se notará que al pulque que se supone 
viene de una hacienda del ramo, se le da entrada con el valor 
que tiene en el tinacal, y en fin de mes, para no hacer muy la- 
boriosos los asientos diarios, se carga proporcionalmente á to- 
das las pulquerías á que se lleva cuenta, con relación al pulque 
c[ue en cada una de ellas se introjluce, el importe del flete, al- 
cabala, etc., que se pagan diariamente. 

Vale la pena dedicar una atención especial á este importante 
ramo, por el movimiento que hoy tiene en la capital de la Re- 
pública, pues para formarse'una idea de él, baste decir, según 
datos fehacientes de actualidad que tenemos á la vista, que as- 
cienden á 678 pulquerías las que hoy están abiertas con su pa- 
tente respectiva ; que de 150 á 200 personas, por término medio, 
son las que acuden diariamente á la garita á efectuar transac- 
ciones de compra y venta con relación al pulque, y que se 
consumen al mes, en la misma capital, 19,500 cargas aproxi- 
mativamente, es decir, 650 diarias ; al menos así sucedió en el 
ejercicio fiscal último, el de 83 á 84. 



CUENTAS CORRIENTES DE COMPRADORES 

ó VENDEDORES DE PULQUE EN GARITA. 



Estas cuentas son muy sencillas por su misma naturaleza, 
porque sólo consisten en tomar nota oportuna, en libros espe- 
ciales, de las compras ó ventas, y de los pagos ó cobros, dedi- 
cando un folio á cada persona, puesto que las que están dedi- 
cadas á este comercio, casi siempre son las mismas, y por 
consiguiente, cada una de ellas puede figurar en diversos dias, 
ya como vendedor, ya como comprador. Ponemos á continua- 
ción el bosquejo sencillísimo de esta clase de cuentas. 



233 




r 
irl 



i' 

i 



pq 





d 
>> 

tí 


^ ^ 


88 
I— < 


í r 



a 

»-3 
O 

•a 

O 

■♦* 

a 

00 

os 

OQ 
O 

^-< 

a 
2 

a 

<D 
CQ 

O 
•O 
O 

a 



OQ 



O 

3 



I 



-K -^ ■ — 



Ui 



234 

Esta es una de las cuentas que el que vende el pulque las 
clasificará en sus libros -bajo el ramo de "Varios deudores por 

pulque." 

Cuando se trate de compras que haga el que lleva la cuenta, 
observará las propias reglas que para la venta ; pero invirtiendo 
el orden, quiere decir, comenzando por acreditar el importe del 
pulque al que se lo vende, y después le cargará los pagos que 
le haga, bajo el ramo de "Varios acreedores por pulque." 

Presentaremos, para concluir, un modelo de Balanza de libro 
auxiliar; de compradores de pulque en garita, por ejemplo. 



'#» 



235 

Para que esta Balanza pueda estimarse como exacta, será pre- 
ciso que el Débito de la cuenta respectiva en el Mayor, sume 
$51^ y el Crédito $33; de otra manera habría indudablemente 
un error en los libros, supuesto que la cuenta del Mayor presen- 
ta el conjunto, y el auxiliar los detalles de ese conjunto, siendo 
evidente que los dos deben ser iguales entre sí. 

Con lo expuesto damos término, á las contabilidades referen- 
tes al ramo de pulques. 




BALANZA de comprobación del libro auxiliar de " Varios deudores 
de pulque en garita;' por lo relativo á las operaciones de Mayo de 

1883. 



3 a 
a-a 

e o 

V 00 

fe- 



Nombres de los deudores. 



1 
2 
3 
9 



Goytia Pedro 

Larrainzar José.... 
Rodríguez Juan,... 
Vázquez Joaquín. 



Etc., etc. 



Suma. 



MOVIMIENTO. 

1 


SALDOS. 


DÉBITO 

ó sea pulque 
recibido. 


CRÉDITO 

6 sea pulque 
que han pag? 


DEUDOR. 


ACREED.OB 


$ 18 

10 

17 

6 

$ 51 




>} 

>» 


$ 10 
10 

7 
6 


>> 
»> 


$ 8 

»} 
10 


>> 
>» 
>» 


»> 

M 

• 


1 
>t 

>» 

U 

1» 


$ 33 


$ 18 


$ „ 



Podría omitirse la cuarta columna, supuesto que los deudores 
por pulque no han de pagar más de lo que deben, único caso 
en que podrían aparecer como acreedores ; pero no se hace así 
por daríe á este documento la forma que, técnicamente, debe 
tener. 



Cent. Rural.— 17 



X, 
«■ 



INTENTIONAL SECOND EXPOSURE 



I 



M.í ''I 
i 



4 

i: 



I ♦ * 






i í 








1 ' 




* ' 



I 




234 

Esta es una de las cuentas que el que vende el pulque las 
clasificará en sus libros .bajo el ramo de '^Varios deudores por 

pulque." 

Cuando se trate de compras que haga el que lleva la cuenta, 
observará las propias reglas que para la venta ; pero invirtiendo 
el orden, quiere decir, comenzando por acreditar el importe del 
pulque al que se lo vende, y después le cargará los pagos que 
le haga, bajo el ramo de "Varios acreedores por pulque." 

Presentaremos, para concluir, un modelo de Balanza de libro 
auxiliar; de compradores de pulque en garita, por ejemplo. 

BALANZA de comprobación del libro auxiliar de " Varios deudores 
de pulque en garita;' por lo relativo á las operaciones de Mayo de 
1883. 



3 S 

o ce 



1 
2 
3 
9 



Nombres de los deudores. 



Goytia Pedro 

Larraiuzar José- 
Rodríguez Juan... 
Vázquez Joaquín. 



Etc., etc. 



Suma. 



MOVIMIENTO. 




SALDOS. 




DÉBITO CRÉDITO 

6 sea pulque ¡ 6 sea pulque 
recibido. ¡| quehanpag? 


DEUDOR. 


ACREED.OR 


$ 18 

10 

17 

6 


»> 
I» 
>» 


S 10 

10 

7 

6 




$ 8 
10 


>» 
>» 

»» 


M 

• 


í» 
H 


$ 51 


8 33 


$ 18 


» 


$ ,. 



Podría omitirse la cuarta columna, supuesto que los deudores 
por pulque no han de pagar más de lo que deben, único caso 
en que podrían aparecer como acreedores ; pero no se hace así 
por daríe á este documento la forma que, técnicamente, debe 
tener. 



236 

Para que esta Balanza pueda estimarse como exacta, será pre- 
ciso que el Débito de la cuenta respectiva en el Mayor, sume 
$51, y el Crédito $33; de otra manera habría indudablemente 
un error en los libros, supuesto que la cuenta del Mayor presen- 
ta el conjunto, y el auxiliar los detalles de ese conjunto, siendo 
evidente que los dos deben ser iguales entre sí. 

Con lo expuesto damos término, á las contabilidades referen- 
tes al ramo de pulques. 




ippf 




i; 





't 



DIARIO GENERAL 



4 i 



BE LAB 



OPERACIONES REFERENTES A COMPRAS Y VENTAS. DE PÜLQÜE 



«CK HACI 



EL CONTRATISTA H, 




Comienza eix tal íeolia y concluye en tal otra. 







-"»»-- '»^r*i( 




II i 



I 



:. * 








289. 



Partida n? 1, 



Mayo 1? de 1883. 






Partida n? 2. 



Partida n? 3. 



MUEBLES Y UTENSI- 
LIOS DE PULQUERÍAS. 

á CAPITAL 

Valor de dichos obje- 
tos, de la propiedad de 
Ruiz Alberto, que me 
pasa en arrendamiento 
con esta fecha, bajo in- 
ventario rigoroso, así 
como las dos casillas de 
expendio en que sir- 
ven, bajo los títulos de 
"La Ninfa" y "La Es- 
trella," siendo dicho 
arrendamiento de $20 
mensuales por la pri- 
mera casilla y $ 15 por 
la segunda, según el 
contrato respectivo 



CAPITAL á Rüiz Al- 
berto 

Valor que pertenece á 
dicho señor por los mo- 
tivos expresados en el' 
asiento que antecede... 



VARIOS á Hacienda 

DE OmeTUSCO 

Valor de 6 cargas de 
pulque que me remitió 
hoy mi agente en aque- 
lla finca, al precio de 
$ 4 carga, estipulado en 
la contrata respectiva, 
cuyo pulque se repartió 
como sigue: 

CASILLAS DE EXPEN- 
DIO. 

3 cargas que se intro- 
dujeron en ellas y se 
consideran con su pre- 
cio de contrata, á reser- 
va de cargarles en fin de 
mes los demás gastos. 
2 cargas para "La 

"Ninfa" $ 8 „ 

1 Ídem para "La 

'Estrella" 4 „ 



íí" 



A la vuelta. 



$ 



600 



>> 



600 



( 



1600 



M 



J7 




600 



>i 



20 „ 



/ 



12 



1,212 



)) 



11 



1$ 1,220 



ft 



;sl." 

m i-* - 



It'l 








'rj 





240 



I 




—Mayo V de 1883. 














De la vuelta 


$ 1,212 




1 1,220 






6 


VENTA PE PULQUE 






)) 






EN QARiyA. . 














2 cargas que se dedica- 














ron á esta clase de ven- 














ta, bajo la propia re- 














serva de recargo de gas- 














tos 


8 








Partida n? 4. 


7 


V 


, 




. 




VAEIOS DEUDORES 


i 


6 


POR PULQUE, 
á VENTA DE PULQUE 














EN GARITA 


13 


25 






Producto de 2 cargas 






que menciona el asien- 














to que antecede, ven- 














didas de este modo: 
1 cga. 5 cub. á He- 
rrera, al precio 
de $9 una $9.60 














5 cubos á Nava, á 










Partida n? 5. 


8 


razón de $7.60.. 3.75 


24 




13 


25 


10 


CAJA á VARIOS 






Entradas hoy como si- 














gue: 












5 


á CASILLAS DE EX- 
PENDIO. 

Recibido por ventas de 
las siguientes casas: 
De "La Ninfa,'" por 1 
carffa $ 8.00 














De "La Estrella," 












7 


6 cubos 6.50 






14 


50 




á VARI OS DEUDORES 






POR PULQUE. 










' 




Herrera. Su pago 






9 


50 


Partida n? 6. 


8 


1» 






17 


>} 


VARIOS á CAJA, 






Salidas hoy, como si- 














gue: 












9 


CONTRIBUCIONES. 
Por alcabala de pul- 
que, á razón de $ 2 por 














caríra 


10 


25 




25 


Al frente 


$ 1,267 


f 1,274 



Partida n? 7. 



Partida n? 8. 



241 



10 



11 



5 
4 



—Mayo l!' de 1883._ 

Del frente 

SUELDOS DE DEPEN- 
DIENTES. 

AI conductor H., su 
lario 

MUEBLES Y UTENsil 

Líos DE LAS PULQUE- 
RÍAS. 

Compra de una doce- 
na de vasos para "La 
Ninfa." 

FLETE DEL FERROCA- 
RRIL. 

El que se pagó á razón 
de 80 cents, por carga, 
sobre cinco que se in- 
trodujeron. 1 



- 2. 



CASILLAS DE EXPEN- 
DIO. 

á HACIENDA de ome- 

TUSCO 

Valor de 5 cgas. qú^sé 
recibieron hoy y se re- 
partieron como sigue: 
4 cargas en "La 

í^ínfa" 11600 

1 carga en "La 
Estrella." 4 



12 



2. 



CASILLAS DE EXPEN- 
DIO. 

á VARIOS ACREEDO- 
RES 

J. Quintana. Precio de 
2 cargas que se le com- 
praron hoy, á razón de 
$6.60 es. una, y se intro- 
dujeron en las pulque- 
rías, como sigue: 
1 carga 6 cubos en 

"La Estrella".. .$9.75 
6 cubos en "La 
Ninfa" 3.25 



A la vuelta. 



1 Todos estos costos no son capri- 
chosos; se pueden tomar como tér- 
Buno medio. 



$ 1,267 



25 



>> 



jj 



j> 



20 



j) 



13 



)} 



$ 1,307 



25 



f 1,274 



25 



20 



>) 



13 



?> 



¡I 1,307 25 



i" 



¡i'^^ 



'IV 



ni 



..-'1 



ti 



f f'-i 



:,^l 








Partida n? 9. 



8 
5 



Partida n? 10. 



242 



—Mayo 2 de 1883._ 

De la vuelta 

CAJA á CASILLAS DK 

EXPENDIO 

Recibido hoy por ven- 
ta de las siguientes ca- 
sas: 
3 cargas en "La 

Ninfa" $ 25.50 

1 carga 8 cubos 
en "La Estre- 
lla" 17.00 



2. 



8 
13 



9 
10 

11 
14 



Partida n? 11. 



VARIOS á CAJA 

Salidas hoy como sigue: 
ALQUILER DE CA- 

RROS. 

Por el del carro que re- 
partió el pulque a5'^er y 
hoy, á razón de $1.60 es. 
CONTRIBUCIONES. 
Alcabala de pulque 

SUELDOS DE DEPEN- 
DIENTES. 

Al conductor H. su 

diario... 

FLETE DEL FERRO- 
CARRIL. 

El que se pagó 

GASTOS PARTICULARES 

Tomado para mis gas- 
tos personales 

(Siguen así los demás 
dias) 

31 



VARIOS á HACIEN- 
DA DE OmETUSCO 

Valor de 10 cargas de 
pulque que me remitió 
hoy mi agente en aque- 
lla finca, habiéndose re- 
partido como sigue: 

CASILLAS DE EXPEN- 
DIO. 

7 cargas que se intro- 
dujeron en ellas de este 
modo: 
5 cargas para "La 

"Ninfa" $20.00 

2 Ídem para "La 
Estrella" 8.00 



Al frente. 



1,307 
42 



8 

10 

1 

4 

20 



28 



25 
60 



n 



n 



j» 



M 



11 



JJ 



!$ 1,415 



75 






243 



$ 1,307 



25 



42 



38 



60 



i> 



—Mayo 31 de 1883._ 



Partida n? 12. 



Del frente 

VENTA DE PULQUE 

EN GARITA. 

3 cargas que se separa- 
ron para esta clase de 
venta 



$ 1,415 






.31.. 



40 



Partida n? 13. 



VARIOS DEUDORES 

POR PULQUE, 
á VENTA DE PULQUE 
EN GARITA 

Producto de 3 cargas 
que menciona el asiento 
que antecede, medidas 
así: 

Dos cargas á A. 
Arias, al pre- 
cio de $ 8 una.:$ 16.00 

Una id. á Nava.. 8.50 






8 



.31. 



M 



CAJA á VARIOS 

Entra*das hoy, como si- 
gue: 

á CASILLAS DE EX- 

PENDIO. 

Ventas de las siguien- 
tes: 

De "La Ninfa" 
por 4 cargas....$ 36.00 

De "La Estre- 
lla" por 2 id.... 18.00 



16 



á VARIOS DEUDORES 
POR PULQUE. 

Pagos délos siguientes: 

De Arias $ 16.00 

De Nava 3.75 



$ 1,427 



75 



Partida n? 14. 



á SUPLEMENTOS. 
El que hizo Pedro Mar- 
tínez 



8 



—31.. 



VARIOS á CAJA 

Salidas hov, como si- 
gue: 



75 



12 



)j 



24 



i 
50 



173 



75 



^ ía vuelta |!$ 1^626 



>> 



1,427 



75 



24 



60 



64 



>> 



19 



100 



176 



75 



$ 1,801 



jj 



50 



50 \ 



f 

■ .i : 



r'í. 



¿r 



-<f I 



r* 



,-iiJ 



244 



.<*,>í 



M 



m 










Partida n? 15. 



10 



-Mayo 31 de 1883 



De la vuelta 

CONTIilBUCIONES. * 

Alcabala de pul- 

^que $20.00 

Derecho de Pa- 
tente que co- 
bra el Munici- 
pio: 

De "La Ninfa".. 
De "La Estre- 
lla" 



4.00 
3.00 



11 



12 



15 



SUELDOS DE DEPEN- 
DIENTES. 

Del dependiente 

del Despacho, 

por el mes $ 8.00 

Del conductor H. 

por el dia do 

W 1.00 



13 



FLETE DEL FERKO- 

CARRIL. 

l'agado 

VARIOS ACREEDO- 
RES POR PULQUE. 
J. Quintana. Pagado.. 
ARRENDAMIENTOS 

DE LAS PULQUERÍAS. 

Pagado á Ruiz Alberto 
por los del mes, así: 
Por el de "La 

^"infa" $ 20.00 

Por el de "La 

Estrella" 15.00 

HACIENDA DE~o5^ 

TUSCO. 

Pago del pulque que 

ha entregado en el mes, 

según las memorias s^ 

manarías respectivas 

ALQUILER DE CARROS* 

Pagado por saldo 



— 31. 



VARIOS á VARIOS. 

Casillas de expendio. 
Valor que se les carga 
por los diversos gastos 
referentes al pulque que 
se expresan en la segun- 
da parte de este asiento, 



Al frente. 



I 1,626 



>> 



$ 1,801 50 



27 



1) 



8 



13 



M 



>J 



ti 



35 



}j 



80 



>> 



50 



II 1,801.50 



$ 1,801 I 50 



f i 



245 



6 



10 



11 



13 






Partida n? 16. 



— 31.. 



15 



CASILLAS de expen- 
dio. 

á VARIOS 

Complemento de car- 
gos que se les hacen pa- 
ra conocer el verdadero 
costo del pulque que se 
introdujo á ellas. 

á CONTRIBUCIONES. 
Por el Derecho de Pa- 
tente causado y pagado 
ala Municipalidad 

á Arrendamientos de 

LAS pulquerías. 

Por los causados en el 
mes, como sigue: 
Por "La Ninfa".| 20.00 
Por "La Estre- 
na" 15.00 



—Mayo 31 de 1883._ 



Del frente 

y cuyo cargo se hace so- 
bre 15 cargas introduci- 
das á ellas, procedentes 
de la Hacienda de Ome- 
tusco 

VENTA DE PULQUE 

EN GARITA. 

Valor que se aplica á 
este género de venta, ba- 
jo las mismas condicio- 
nes del párrafo que an- 
tecede y con relación á 

5 cargas que á ella se de- 
dicaron 

á contribuciones! 

Alcabala de pulque cau- 
sada y pagada 

á SUELDOS DE depenI 

DIENTES. 

Sueldos causados y pa- 
gados 

á FLETE DEl'eÍrroI 

CARRIL. 

El que se causó y se 
pagó 

a ALQUILER DE CA- 
RROS. 

El causado y pagado.... 



$ 1,801 



50 



55 



13 



18 



37 



42 



)) 



A la vuelta \$ 1917 



7) 



$ 1,801 



50 



40 

11 

16 
6 



M 



l> 



JJ 



50 



}> 



35 



1,917 



n 



j> 




Llt-: 




i 1 




i" : 4 





Partida n? 17. 



Partida n? 18. 



Partida n? 19. 



17 



Partida n? 20- 



14 



1 
17 

18 



8 



18 



246 



_Mayo 31 de 1883._ 

De la vuelta 

PÉRDIDAS Y GANAN- 
CIAS. 

á VARIOS 

Importe de las pérdidas 
sufridas en los siguientes 
ramos: 

á CASILLAS DE EX- 
PENDIO. 

En este ramo 

á VENTA DE PULQUE 
EN GARITA. 

En este ramo 

á GASTOS PARTICULA- 
RES. 

En este ramo 



^1.. 



CAPITAL Á PÉRDIDAS 
Y GANANCIAS 

Trasporte del saldo 

31 



BALANCE á VARIOS. 

Saldos deudores de los 
siguientes ramos, ó sea 
"Activo" para' el si- 
guiente período de la 
cuenta. 
á MUEBLES y utensi- 
lios DE LAS PULQUE- 
RÍAS. 

Existencia de objetos.... 

á CASILLAS DE EXPEN- 
DIO. 

Existencia de 4 cargas 
4 cubos de pulque que 
con relación á los costos 
de él, salen á razón de 
$10 carga 

á VARIOS DEUDORES. 

Nava. Su deuda por 
pulque que se le venaió. 
á CAJA. 

Existencia en numera- 
rio 

31 



VARIOS á BALANCE. 

Saldos acreedores de los 

siguientes ramos, ó sea 

Al frente 



$ 1,917 



35 



35 



664 



jj 



31 



31 



69 



$ 2,652 



31 



$ 


1,917 


j> 




14 


69 




>» 


62 


# 


20 


M 




35 


31 










602 


n 




• 






44 


44 




8 


50 




9 


75 




700 


i> 


$ 


3,352 


31 



247 







—Mayo 31 de 1883 


r 
1 

1 












Del frente 

"Pasivo," para el si- 


;l 2,652 

1 


31 


$ 3,352 


31 






guiente período de la 














cuenta, • 












3 


RUIZ ALBERTO. 
Crédito á su favor 


600 










16 


SUPLEMENTOS. 
Martínez. Saldo á su 
favor 


1 100 


>> 






Partida n? 21. 


18 


ftl 


35 


31 






BALANCE Á CAPITAL, 






1 


Exceso del pasivo sobre 
el activo de la negocia- 
ción, que demuestra que 
está en quiebra supuesto 
que en esta cuenta del 
contratista H. no apare- 
cen valores suyos que 
cubran el desfalco 

Suman los asientos en el 






35 


31 




, 






período de la cuenta 

1 


$ 3,387 


62 


$ 3,387 


62 



Los tres últimos asientos que anteceden, constituyen el in- 
ventario de valores con que se debe comenzar la cuenta del si- 
guiente período. 



:1L 



\tU 



m 



M 



.1 






F i. 
I' 





LIBRO MAYOR 



DE LAS 



OPERACIONES REFERENTES A COMPRAS Y VENTAS DE PL'L(¡IJE 



<IUI HACE 



EL CONTRATISTA H, 



Comienza eix tal fecha y concUiye en tal otra. 



h V I 



<'il 



►%■■. 'I'íEtí^-*" 



I 



!*■ 



Sli ' * - 




#» 



iPt * 



ñ 



260 



Folio número 1. 
DEBE 



capí 



1883 
Mayo 



j> 



1? 
31 



á Ruiz Alberto. 

„ Pérdidas y ganancias. 



Folio número 3. 
DEBE 



1883 
Mayo 



oí 
oi 



á Balance. 



Folio número 4. 
DEBE 



Sus muebles y útiles de pul- 
querías 

Pérdidas sufridas en el pe- 
ríodo de la cuenta 




Folio número í 
DEBE 


2. 


MUEBLES Y UTENSILIOS 


1883 
Mayo 


1? 


á Capital. 
„ Caja. 


Según inventario 

Una docena vasos 


•> 

$ 600 
2 


M 



>> 




$ 602 









EUIZ 



Saldo á su favor hoy. 



$ 600 



5» 



HACIENDA DE 



1883 
Mayo 


31 


á Caja. 


Al f>r>Tnísinnflflo TT ' 


1 

$ 80 

1 




. 




• 




$ 80 

( 


" 



261 



TAL. 



Folio número 1. 
HABEK 



1883 



Mayo 



>j 



1? 



>> 



por Muebles y utensi- 
lios de pulquerías. 
,, Balance. 




1883 
Mayo 



31 



por Balance. 



ALBERTO. 



1883 
Mayo 



por Capital. 



OMETUSCO. 



1883 






Mayo 


1? 


por Varios. 


)) 


2 


„ Casillas. 


35 


31 


,, Varios. 



t 



Los de la propiedad de Kuiz. 
Según el Diario 


$ 600 
35 


31 
31 




$ 635 



Folio número 2. 
HABER 



Valor existente hoy. 



$ 602 



602 



n 



n 



Folio número 3. 
HABER 



Muebles y útiles de pulque- 
rías 



600 



?> 



Folio número 4. 
HABER 



Cargas. 


Cuboi. 


5 


>J 


6 


?7 


10 


>J 


20 


J) 


1 





que entregó.... 


$ 


20 


M 


>» » 




20 


M 


j» )» 




40 


»> 




$ 


80 


>J 



Cont. Baral.— 18 



; ' 






I <l 



I* 



INTENTIONAL SECOND EXPOSURE 



yi 



í*-íy ; 







260 



Folio número 1. 
DEBE 



capí 



\ 1883 














Mayo 


i** 


á Ruiz Alberto. 


Sus muebles y útiles de pul- 
querías 


$ 


600 


)j 


n 

1 


31 


„ Pérdidas y ganancias. 


Pérdidas sufridas en el pe- 
ríodo de la cuenta 




36 


31 
31 


i 


$ 


635 



Folio número 2. 
BEBE 



Folio número 3. 
DEBE 



1883 
Mayo 



ol 



á Balance. 



Folio número 4. 
DEBE 



1883 
Mavo 



31 



MUEBLES Y UTENSILIOS 



1883 

Mayo 
11 


1? 


á Capital. 
„ Caja. 


Seffun inventario 


$ 


• 

600 
2 


>> 

1 


Una docena vasos 




$ 


602 



EUIZ 



Saldo á su favor hoy. 



$ 600 



)) 



HACIENDA DE 




Al comisionado H. 



$ 80 




>» 



?> 



261 



TAL. 



Folio número 1. 
HABER 






1883 
Mayo 



)) 



1? 



n 



por Muebles y utensi- 
lios de pulquerías. 
,, Balance. 






DE pulquerías. 



1883 
Mayo 



31 



por Balance. 



ALBERTO. 



OMETUSCO. 



Los de la propiedad de Ruiz. 
Según el Diario 



600 
35 



$ 



635 



31 



31 



Folio número 2. 
HABER 



Valor existente hoy. 



$ 602 


n 


$ 602 



Folio número 3. 
HABER 



1888 
Mayo 


1? 


por Capital. 


Muebles y útiles de pulque- 
rías 


? 600 


>) 





Folio número 4. 
HABER 



1883 


1? 

2 
31 


por Varios. 
,, Casillas. 
,, Varios. 


Cargas. 


Cubos. 


que entregó.... 
>> >» 

• 


$ 20 
20 
40 


>> 


Mayo 

>> 


6 

6 

10 


11 




20 


J> 


$ 80 










i 



Cont. Banl.— 18 






n 



ti 






'^"ÜS»**»- 



1 5 

f s 



S^l 



rs: 



^ i 



I i 





■ 




;l; 


' 




V R' 


' 





252 



Polio número 5. 
I>£B£ 



CASILLAS DE EX 



1883 
Mayo 

jj 
>» 

M 



1? 



31 



>j 






á Hacienda de Ome- 

tusco. 

„ ídem Ídem. 
„ Varios acreedores. 
„ Hacienda de Ome- 

tusco. 
„ Varios. 



Cargas. 



3 
5 
2 



Cubos. 



>> 



>? 



»> 



introducidas.. 



17 



>» 



compradas 

introducidas.. 

Diversos gas- 
tos según el 
Diario 

Complemento 
de Ídem 



$ 



12 
20 
13 

28 



ti 

M 



M 



55 13 
42 



$ 170 



M 



13 



Polio número 6. 
DEBE 



VENTA DE PULQUE 



1883 
Mayo 



i) 



1? 
31 



á Hacienda de Ome- 
tusco. 

„ ídem Ídem. 
,, Varios. 






Cargas. 



2 
8 



Cubos. 



I» 



>j 



que se separa- 
ron 

ídem ídem 

Diversos gas- 
tos según el 
Diario 



j» 



8 
12 



18 



I» 



38 



37 



37 



Folio número 7. 
DEBE 



VAEIOS DEUDO 



1883 
Mayo 



JJ 
ji 



1? 

JJ 
31 

JJ 



á Venta en garita. 



JJ 
JJ 
JJ 



JJ JJ 

JJ j> 

JJ JJ 



Herrera. — Saldado 

Nava. — ídem 

Arias.— ídem 

Nava. — Pendiente 



9 

3 

16 

8 



37 



50 
75 

JJ 
50 

75 



253 



PENDIÓ DE PULQUE. 



Folio número 5. 
HABER 



1883 
Mayo 



JJ 
j» 
JJ 



JJ 



1? 

2 

31 

JJ 



JJ 



por Caja. 

JJ JJ 
JJ JJ 

,, Pérdidas y ganan- 
cias. 



Cargas. 



1 

4 
6 



Cubos. 



6 
8 

JJ 



JJ 



Balance. 



17 



vendidas 

JJ 

JJ 

Pérdida sufri- 
da 

de exist* hoy 



)j 



EN GAEITA. 



1883 



Mayo 



JJ 



JJ 



1? 
31 



JJ 



por Varios deudores. 



JJ 



JJ 



Ventas 



JJ 



JJ 



,, Pérdidas y ganan- 
cias. 



Pérdida sufrida. 



RES POR PULQUE. 




.■* 



14 
42 
54 



14 
44 



50 
60 

JJ 



69 
44 




Folio número 6. 
HABER 



13 
24 



JJ 



38 



25 
50 



62 



37 



Folio número 7. 
HABER 



Herrera. — Saldado 

Arias. — ídem 

Nava. — ídem 

Ídem.— -Su deuda hov. 



$ 



9 

16 

3 

8 



37 



50 

JJ 
75 
50 



75 



m 



I 5 






.í .}S 



.1- 



H 



ií 



254 



' *•! (- 



í : 



I^ 



¡y. 



i '"^'^ 




í ^.^ 



Folio número 8. 
DEBE 



r 



•1883 
Mayo 



1? 
2 
31 



á Varios. 

„ Casillas. 
,, Varios. 



Folio número 9. 
DEBE 



Folio número 10. 
DEBE 



1883 




Mayo 


1? 
2 
31 


>) 


n 




• 



á Caja. 

JJ JJ 
JJ JJ 



1883 






Mayo 
JJ 
JJ 


1? 
2 
31 


á Caja. 

JJ JJ 

JJ ?j 


JJ 


JJ 


JJ JJ 



Alcabala de pulque. 



JJ 



JJ 

J» 



Derecho de patente 



LA 




Entradas hoy 

JJ JJ 

JJ JJ 



CONTEIBU 



1 


10 


JJ 




10 


JJ 




20 


JJ 




7 


JJ 


$ 


47 


" 










SUELDOS ])E 



CAJA. 



1883 
Mayo 



JJ 
JJ 
JJ 



1? 



JJ 



por Varios. 



JJ 



JJ 



» Balance. 



CIONES. 



1883 

Mayo 

)j 



31 



JJ 



por Varios, 
n Casillas. 



DEPENDIENTES. 



256 



Folio número 8. 
HABER 



Salidas hoy 

" JJ 

_ .'» JJ 

líiXistencia de dinero hoy.... 



$ 


17 


JJ 




38 


JJ 




175 


50 




9 


75 

25 


$ 


240 


1 







Folio número 9. 
HABER 




Alcabala causada 

Derecho de patente idem.ü! 



$ 40 



JJ 
JJ 



47 „ 



Folio número 10. 
HABER . 



Al conductor H 

JJ JJ JJ 

j» JJ JJ 

,, dependiente del Despa 
cho 







h' 






r 



* 'I 



» ( 



I r1 f¡ tm 



',1 



u:í\ 



W mi' 



- él I ' 






«l; 



ir- 






■i f 



.1 5 1 



í * l»í 
I • % 



Folio número 11. 
DEBE 



Folio número 12. 
DEBE 



1883 
Mayo 



31 



á Caja. 



Folio número 13. 
DEBE 



Folio número 14. 
DEBE 



256 



FLETE DlíL 



1883 
Mayo 

}j 


1? 
2 
31 


á Caja. 
JJ JJ 
JJ )j 


Se Da&raron hov 


1 4 
4 
8 


j» 
JJ 
JJ 

JJ 


JJ JJ JJ 


JJ JJ JJ ••• 


$ 16 



VARIOS ÁCREBDO 



J. Quintana. 



$ 13 



M 



ALQUILÍIR 



1883 














l\rayo 
JJ 


2 
31 


á Caja. 

JJ )) 


Pagado 


$ 


8 

8 


ih 


ídem üor saldo 












$ 


6 


to 



GASTOS PAR 



188B 
Mayo 


2 


á Caja. 


Para gastos personales 


$ 


20 


>j 


$ 


20 


JJ 



267 



FEEROCAEEIL. 



1883 
Mayo 



31 



por Varios. 



Fletes causados 



RES POR PULQUE. 



1883 
Mayo 



por Casillas. 



J. Quintana. 



DE CAEROS. 



1883 
Mayo 



31 



por Varios. 



Alquileres causados 



TICULARES. 



Folio número 11. 
HABER 




Folio número 12. 
HABER 



$ 13 



JJ 



Folio número 13. 
HABER 




Folio número 14. 
HABER 



*s -^ — 




ji 



258 



259 



í> ^ 



'i 
,1f 






í s 



I :. 





Folio número 15. 
DEBE 



Folio jiúmero 16. 
DEBE 



1883 
Mayo 



31 



á Balance. 



Folio número 17. 
DEBE 



Folio número 18. 
DEBE 



1883 




Mayo 


3^ 


>) 


>j 



á Varios. 
,, Capital. 



ARRENDAMIENTOS 



1883 
Mayo 


31 


á Caja. 


La Ninfa. — Renta pagada.. 
La Estrella. — ídem idem... 


! 


20 
15 


11 


$ 


35 



SUPLE 



Saldo á favor de Martínez, 
hoy 







^■■- 



PERDIDAS Y 



1883 














Mayo 


31 


á Varios. 


Pérdidas sufridas según el 
Diario 


$ 


35 


£1 




' 






1 
1 




■ 



BA 



Saldos deudores hoy. 
Según el Diario 




DE pulquerías. 



1883 
Mayo 



n 



31 



jj 



por Casillas. 



MENTOS. 



GANANCIAS. 



LANCE. 



Folio número 15. 
HABER 



La Ninfa. — Renta causada.. 
La Estrella. — ídem idem... 




Martínez Pedro 




Trasporte del saldo 




Saldos acreedores hoy. 



$ 20 
15 


n 


$ 35 


li 







Folio número 16. 
- HABER 




Folio número 17. 
HABER 




Folio número 18. 
HABER 



$ 700 



$ 700 



>> 



>j 



261 



i-»- 



íla 



-■^f 





» I í : 

i 



/ 



CONTABILIDAD DE UNA NEGOCIACIÓN 

DE HENEQUÉN. 

Una negociación de esta naturaleza tiene, como todas las que 
llevan la mira de especular, sus gastos y sus productos para 
que, comparados ambos en cualquier período de tiempo, se 
pueda ver si hubo utilidad ó pérdida; pero cuando los gastos, 
aunque tiendan á un mismo fin, son de diverso carácter entre 
sí y los productos están también divididos por la variedad de 
los objetos que los proporcionan, conviene, pues, hacer la con- 
tabilidad que se siga, Ío más analítica posible; quiere decir, sub- 
dividir los ramos convenientemente. 

^ La explotación del henequén se encuentra en este caso, pues 
á las labores del campo que requieren sueldos de dependientes 
y jornales de operarios ad hoc, siguen los gastos de la industria 
que ayuda á aprovechar bien el filamento de la planta y darle 
forma adecuada á los objetos á que se le destina, como son ca- 
bles, hamacas, etc., cuyo trabajo también requiere otro género 
de gastos, y por último, hay que fijarse en la parte mercantil 
del negocio, es decir, el expendio de todo esto y aun el de la 
fibra en greña, si se quiere. 

No es nuestro objeto desarrollar un plan de contabilidad so- 
bre el asunto; en primer lugar, porque la misma razón habría 
para hacerlo respecto de cada producción del campo, y esto da- 
ría á la obra mayores proporciones de las que nos hemos pro- 
puesto tenga, y en segundo, porque, por analogía, tomando las 
reglas de las contabilidades ya explicadas, creemos que cual- 
quiera persona podrá plantear la especial del henequén. 
^ Así pues, nos limitaremos á aconsejar que se forme inventa- 
rio de las tierras en que se produzca la planta; de la fábrica 
material ó sean oficinas en que se trasforme del modo conve- 
niente sacando la fibra, y de los aparatos que sirven para utili- 
zaría en cualquier sentido; que este inventarío se asiente bajo 







4 
f , . 



■^"■mt^mmwa^^ 



-~^m^. 



U: 



í% 









1,1 



262 

la forma que ya conocemos; que los gastos y los productos se 
sujeten á la clasificación de ramos que se crea necesaria, como 
lo hemos hecho con las siembras y con los pulques; que se for- 
men los asientos en libros semejantes á los que para estas ex- 
plotaciones hemos adoptado; que en fin de año se liquiden los 
ramos, concentrando los productos libres, ó los desfalcos si los 
hubiere, en la cuenta de "Pérdidas y Ganancias," y por último, 
que se trasmitan al período de cuenta subsecuente los saldos 
que constituyen el activo y pasivo de que debe partir toda con- 
tabilidad y que forma también el ajuste ó broche para el cierre ' 
de los libros. 



kt I 



•f^ííi ' 



V* y 



I ' 14 



i bi 




li 



CONTABILIDAD DE UNA NEGOCIACIÓN 

DE MEZCAL. 

Las mismas consideraciones que se han tenido presentes pa- 
ra la contabilidad de una negociación de henequén, obran res- 
pecto de una de mezcal, que también tiene su plantío de ma- 
gueyes de este género, sus procedimientos industriales para la 
fabricación de la bebida de que se trata, y los cuales están ex- 
plicados en las páginas números 143 á 151 de este libro y que 
tiene igualmente su parte mercantil, que consiste en la realiza- 
ción del efecto en vista de sus costos, para conseguir que el pro- 
ducto libre sea un rédito ó interés competente respecto del ca- 
pital que representan los magueyales y los diversos aparatos y 
objetos auxiliares que para esta industria se emplean; por con- 
siguiente, debe hacerse uso de las propias reglas generales, y 
aun, hasta cierto punto, de los procedimientos de orden secun- 
dario, por la analogía que existe entre negociaciones de este 
género. 

Y con lo expuesto damos punto al presente capítulo. 



-»-^ 



K -^ — 




CAPITULO IIL 



SOBRE CRIADEROS DE GANADO. 



^'**IÉ''*»» '9^fi~ - 






If'f ■ *• 



PARTE PRIMERA. 



PRINCIPIOS GENERALES PREPARATORIOS. 




Siguiendo el orden que hemos adoptado en nuestros anterio- 
res capítulos, vamos á dar una idea general de los criaderos de 
ganado, ó sea de las explotaciones de campo conocidas con el 
nombre de "Haciendas de ganado," en sus condiciones esen- 
ciales, para descender después á la administración económica y 
la contabilidad apropiada á ellas. 

Toda negociación de esta naturaleza requiere, como circuns- 
tancias indispensables para conservar la vida del ganado, p«s¿o« 
y agrm, y después de esto se tienen que llenar otras exigencias 
que pueden estimarse como de orden secundario. 

Pastos, 

Los pastos de la República ofrecen muchas variedades- los 
hay liemos, que son los mejores para toda clase de ganado; /uer- 
te, que sólo pueden servir para el ganado mayor, considerado 
como tal el vacuno, caballar, mular y de burros; ^,.<o seco, que 
solo lo consume el ganado por necesidad, á falta de pasto bue- 



V«-<í^^--WS«r-.— 



<l í 1 



ly 



266 

no, pues no tiene jugo y por consiguiente no nutre á los anima- 
les. Por último, hay pasto considerado como rrialo y aun vene- 
noso, que, aunque el ganado por instinto no lo come, sin embar- 
go es bueno destruirlo modificando las condiciones físicas del 
terreno por medio de los abonos convenientes. 

La clasificación de los pastos la hace perfectamente, en el 
concepto público, el Dr. Dillman; veamos, pues, cómo se expre- 
sa en este respecto: 



267 

"La Botánica y la Agronomía tienen un vasto terreno donde 
ejercitarse, pero aquí no tratamos de estudios científicos, sino 
de conocimientos prácticos, que son el objeto primordial de 
nuestro trabajo." 

"Para poder tratar con mayor claridad este importante pun- 
to, nos ocuparemos separadamente de los pastos de cada una 
de esas clases, indicando aquellos más generalizados, y que son 
de mayor provecho por su calidad y abundancia." 



1 



i 







i 1 






r 



14 wÍIj' 
f 



- 4* i - 



I I' 




DIVISIÓN DE LOS PASTOS. 

"Al hacendado sólo le interesa el conocimiento de las pro- 
ducciones vegetales, en lo que tiene relación con el alimento de 
sus ganados ó con los males que pueden producirles." 

"Las demás condicionos de las plantas, ó su aplicación á otras 
industrias, le son totalmente indiferentes, como que son ajenas 
á su ramo; así pues, circunscribiéndonos á este objeto, haremos 
un examen, lo más completo que sea posible, de los principales 
pastos naturales de nuestros campos, á fin de que los hacenda- 
dos nuevos tengan de ellos un conocimiento general que pueda 
aprovecharles en la práctica." 

"Por lo tanto hablaremos de los pastos con sus nombres co- 
munes, prescindiendo de todo tecnicismo, y los separaremos 
del modo que los clasifica y distingue el hacendado instruido,, 
según sus propiedades más conocidas." 

"La primera gran división de los pastos es la siguiente: 

Pastos tiernos. 

ídem fuertes. 

ídem secos. 

ídem malos, venenosos é inútiles. 

"Así se deben designar los pastos de un campo destinado pa- 
ra hacienda." 



Pastos tiernos, 

"Se llama pastos tiernos á unos pastos anuales, bajos, que 
brotan, florecen, dan semilla y se secan en el año; que se' con- 
servan por lo tanto Verdes, jugosos; son muy nutritivos y pre- 
feridos por toda especie de ganado." 

"Como son pastos de poca raíz, no tienen mucha resistencia 
para las secas, y los hielos les causan daño también." 

"Son los pastos mejores para engorda y para producción de 
lana." 

"Los principales pastos tiernos, por la abundancia con que se 
producen y por la generalidad con que se han extendido, son: 

El trébol, 

Las gramillas (hay varias clases), 
Cebada, 
Alfilerillo, 
Cola de zorro, 
Cardo, 

Chícharo, arvejilla, 
Flor morada, 
Alfalfilla, 
y algunos otros menos importantes." 

"Como todos estos pastos son de estación, tienen sus épocas 
de brotar y sazonar; pero no son de una fijeza absoluta, y sue- 

Cont. Eural.— 19" 



1i 




'' { 



i ; 



' *: -1 



1^. 



m 




i i " 



268 

len variar mucho, según que el tiempo sea más ó menos lluvio- 
so. Sin las lluvias, el año no es bueno, y hasta hay peligro de 
enfermedades, pues los animales enflaquecen mucho, están dé- 
biles por la falta de nutrición de los pastos, y á poco que les 
falta el alimento, se producen epizootias con todas sus desastro- 
sas consecuencias." 

"La naturaleza ha enseñado á los jardineros y agricultores 
que en invierno, cuando las heladas son fuertes, deben regar, 
como lo hacen, sus plantas y sementeras para impedir que las 
maten los hielos. Después de lo que hemos dicho de los pastos 
tiernos, debemos tratar con especialidad de algunos de ellos, 
cuyo conocimiento es de primordial interés para un hacen- 
dado." 

^'Trébol — Hay dos clases de pastos que tienen ese nombre y 
se denominan trébol de olor y trébol sin olor, ó también de carre- 
tilla. Los dos son tiernos y producen excelente engorda. Algu- 
nos hacendados opinan que el trébol de carretilla no es sino una 
degeneración del trébol de olor, pero parece que son dos plan- 
tas muy distintas, y no manifiestan tener ninguna relación en- 
tre sí." 

"El trébol de olor es propio de los campos de pastos fuertes, 
y el de carretilla es esencial de los pastos tiernos." 

"El de carretilla es una planta rastrera, crece extendiendo 
muchas de sus ramas por el suelo; en tanto que el de olor, cre- 
ce y macolla para arriba como la alfalfa: como ella, pertenece 
á la clase de plantas llamadas leguminosas." 

"El trébol de carretilla, que tanto abunda en los climas tem- 
plados, es excelente para producir sebo y lana." 

"Se han hecho ensayos con buen éxito, cortándolo cuando 
está florido y emparvándolo; en ese estado conserva parte de 
su jugo y así lo come el caballo, lo mismo que la alfalfa." 

"El trébol predomina al fin sobre todos los demás pastos 
tiernos de su misma estación, y concluye por quedar solo en el 
terreno, por la abundancia inmensa de semillas que tiene en 
todas sus ramas." , 



269 . 

^^ Cardo. — Esta planta tiene grande importancia entre los pas- 
tos anuales. Por esta circunstancia, proveniente de que brota 
de su propia semilla, es considerado justamente entre los pas- 
tos tiernos, á pesar de la altura considerable á que llega algu- 
nas veces." 

"Las clases de cardo conocidas son las siguientes: Gardo santo, 
Cardo asnal. Gardo de Gastilla, Garda, Gardon, Gardo negro." 

"El cardo asnal es el que más abunda, el que más interesa 
conocer, porque lo comen bien los animales, especialmente los 
del Norte, y les produce una buena engorda, aunque no tan rá- 
pida como la del trébol." 

"El cardo le gusta á toda clase de ganado." 

"La oveja lo come desde que brotan las tres primeras hoji- 
tas, hasta que se seca." 

"El ganado vacuno lo come con gusto, y para evitar la espi- ^ 
na, le busca el revés de la hoja, la dobla con cuidado y la come 
sin lastimarse la boca." 

"El caballar lo manotea, amortigua la espina y en seguida lo 
come." 

"Los ganados del Sur no comen tanto el cardo como los del 
Norte; algunos ni lo prueban." 

"El cardo de Gastilla lo comen lo mismo que el asnal, y no 
tienen diferencia esencial ninguna." 

"En los campos donde hay abundancia de cardo, conviene 
tener ganado vacuno, pues de no ser así se inutiliza mucho te- 
rreno." 

"El ganado penetra e'h los cardales, come y abre muchos cla- 
ros, facilitando así que el sol llegue hasta el suelo y brote otro 
pasto debajo del cardo; pero esto no sucede cuando sólo hay 
ovejas." 

"No son beneficios únicamente los que el cardo produce; trae 
también no pequeños males y peligros de muchísima conside- 
ración; pero de estos males y peligrosos efectos, no corresponde 
hablar en este lugar, y lo haremos en la sección correspon- 
diente." 




í:^^ (• ■ 



4 i? 



i Ü 



?<f 



I 



/ 



'4l 



m 



f? 




I ' 




270 

" Cardo negro. — Por la opinión que tienen de esta planta la 
mayoría de los hacendados, la colocamos entre los malos pas- 
tos; así es que trataremos de él en el lugar respectivo." 

"jP/o?- morada. — Este es un pasto que se cria hasta tener dos 
pies de altura; tiene una hoja ancha, medio ovalada; da una 
flor morada parecida á la espuela de caballero." 

*'Este pasto lo come toda especie de ganado, no es dañoso y 
produce una excelente engorda. Las ovejas lo buscan mucho, 
y es sin duda digno de figurar entre los pastos mejores. Es muy 
general en los campos del Norte." 

''Chícharo. — Este es un pasto dulce, tierno, de excelente en- 
gorda. Es pasto de campos bajos. La flor es igual á la del chí- 
charo de olor que se cultiva en los jardines, y parece ser la 
misma planta, pero no tiene olor." 

*'Es un pasto de primera calidad." 

''Alfalfilla.—liííY grandes pedazos en los campos donde exis- 
te un pasto muy parecido á ía alfalfa, y al que se le da el nom- 
bre de alfalfilla. Lo comen mucho las ovejas, y produce tam- 
bién una excelente engorda para el ganado vacuno." 

''Gramillas. — Este es, sin disputa, el género de pastos más 
variado y suculento que producen los campos de nuestro país. 
Se conocen infinidad de clases de gramillas, pero sus principa- 
les se distinguen con los nombres de: 

Gramilla de verano. 
Tdem de Cuaresma, 
ídem blanca, 
ídem cebadilla, 
ídem cola de zorro, 
ídem alfilerillo." 

"Es conveniente decir algo sobre cada una de estas clases de 
gramiHa, que el hacendado debe conocer y que forman la pri- 
mera y principal base de su negocio." 

''Gramilla de verano.— -Nace en los campos y en los terrenos 



271 

bajos. Hay dos clases, pero sólo se diferencian en el ancho de 
la hoja." 

"La gramilla de verano suele ser muy hermosa, verde y lo- 
zana; tiene una apariencia muy alucinadora, pero es también 
muy engañosa." 

"Esta gramilla, apenas empiezan las primeras heladas, se 
.muere. Cuando viene en mucha abundancia, es muy peligrosa. 
Crece muy alta, pero si le falta el agua, con el sol de verano se 
seca pronto y puede producir entonces enfermedades." 

"Un campo cubierto de gramilla de verano, muy verde y 
muy hermoso hoy, puede en ocho dias no tener pasto para un 
solo animal, porque es ávido de agua; si le falta, muere en el 
acto, formándose un colchón de pasto seco que no deja brotar 
ningún otro." 

"Si se conserva y asemilla, hay también el peligro de que en- 
ferme á los animales, pues esta planta asemilla y muere muy 
alta, y como la raíz es muy fina y muy tupida, secándose forma 
un tejido que cubre completamente el suelo y no permite que 
broten los pastos que deben brotar en ese tiempo." 

"Si el otoño es lluvioso, no alcanza á asemillarse, pues la raíz 
se pudre, se cae la gramilla, y por ese medio presenta peligro 
de escasear para el invierno." 

"Cuando esta gramilla ha crecido, no la come tampoco la 
oveja, que no come pasto alto. Es por tanto necesario comba- 
tirla empeñosamente cuando se presenta con mucha abundan- 
cia y con mucho vicio, lo cual se hace echándole ganado, espe- 
cialmente yeguas, que la pisoteen y hagan pedazos, á fin de que 
se limpie el terreno y puedan brotar otros pastos." 

"Por supuesto que esta gramilla es muy buena al principio, 
como todas las gramillas; pero como es tan peligrosa si faltan 
las lluvias de verano, si llueve mucho en otoño, ó si llega á 
asemillar, resulta que es necesario tener mucho cuidado con 
ella para no ser sorprendido con la escasez que puede producir 
.por cualquiera de las tres causas indicadas." 

''Gramilla de Cuares^na.^Esia es una excelente gramilla de 






272 



273 









r 




esa estación; sostiene la engorda de los ganados contra el efecto 
de los fuertes calores de verano." 

^'Gramilla blanca. — Se extiende mucho en campos buenos 
en el invierno, pues mantiene bien á los ganados, y con espe- 
cialidad á las ovejas." 

"•AlfileriUo.—Esisi es una gramilla fina, baja, propia de los 
campos sanos; la prefiere el ganado vacuno, y generalmente, 
todo campo donde hay esa clase de gramilla, es reputado como 
de una excelente calidad de tierra." 

''Cebadilla.— Esír es la principal y más excelente de las gra- 
millas; brota y florece en las mismas épocas que las demás. 
Crece á regular altura y puede^ cortarse con guadaña cuando 
está madura, pues es un alimento muy bueno y sirve para los 
carneros finos." 

''Cola de zorro.— Es otra gramilla muy buena para la oveja; 
sale algo mateada, pero en mucha abundancia; las puntitas se 
les entran en los ojos á las ovejas cuando se inclinan á comer, 
especialmente cuando tienen mucha lana, y concluye por po- 
nerlas ciegas." 

"Podríamos hacer más extensa y minuciosa esa enumeración, 

pero seria fatigosa é inútil, por cuanto los pastos que quedan 
indicados son los principales y más abundantes, los que gene- 
ralmente sirven para la manutención de todas las especies de 
ganados y los que predominan por su gran generalidad." 

"La observación, que no debe faltar en todo buen hacendado^ 
le hará conocer fácilmente todos los demás pastos menos ira- 
portantes y que no son, por lo general, sino accesorios en los 
campos y sólo en pequeños manchones, ó dispersos y mezcla- 
dos los unos á los otros." 

Pastos fuertes. 

"Se llama pastos fuertes á unos pastos de mucha raíz que pe- 
netra profundamente en la tierra, extrayendo de ella la hume- 
dad que los conserva aun en tiempo de secas. Crecen á mucha 



altura, no son de estación, es decir, no son anuales como los 
pastos tiernos, y nacen siempre mateados." 

"En todo campo de pasto fuerte se encuentra alguna clase 
de pasto tierno, como el trébol de olor y otros que son propios 
de los campos de esta clase." 

"Los campos de pasto fuerte son de menos provecho para el 
ganado vacuno y no sirven, ó sirven muy mal, para las ovejas, 
aunque, teniendo muchísima agua á su disposición, llegan á en- 
gordar también." 

"Los pastos fuertes ó duros tienen poco jugo, y entre ellos 
hay siempre algunos que son amargos y no los come el ga- 
nado." 

"Sólo las grandes quemazones llegan á concluir con los pas- 
tos fuertes: en este caso la misma ceniza sirve de abono al te- 
rreno, y con el primer aguacero brotan nuevamente de su mis- 
ma raíz, y así, tiernos, los come el ganado con gusto." 

"En los campos de pasto fuerte nace generalmente una clase 
de pasto llamado flechilla, que produce una flecha aguda, la 
cual llega hasta penetrar la piel de las ovejas, las enflaquece y 
causa la muerte á muchos corderos; sin embargo, es un buen 
pasto." 

"El trébol de olor que crece en estos mismos campos, es un 
pasto tierno, muy agradable, brota principalmente en los bajos 
y campos extendidos, donde se produce con mucho vicio." 

"Otro de'los pastos generales en los campos de pasto duro y 
que en su apariencia imita á las gramillas, es un pasto distinto 
pero que se conoce fijándose bien, porque tiene un viso blan- 
quizco, generalmente alto." 

Pastos secos. 

"Se llama pastos secos á una clase de pastos que carecen 
completamente de cualidades nutritivas; son secos, y por con- 
siguiente impropios para alimento de ganados." 

"Los más generales de éstos son de dos clases, diferentes en 



* m 



m 



1%*' 



{ 1» 



«i 









I i 







Üi 




m > 



274 

SU aspecto y en su modo de crecer, pero enteramente iguales 
respecto de sus calidades y de su inutilidad." 

"El más general y conocido nace en los campos altos, donde 
existen médanos ó sean terrenos arenosos. Crece mateado, es 
sumamente fino, alto, muy seco; cuando brota después de al- 
guna quemazón, es de un lindo color verde, pero á poco tiempo 
toma el color casi blanco de los pastos duros. Este pasto se 
combate y se pierde lo mismo que los pastos fuertes." 

"Otra clase de pasto seco es uno que sale unido, que también 
imita la gramilla, pero no es tan general como el otro; no cu- 
bre los campos, pues sólo nace en ciertos parajes." 

"De esta última clase de campos sólo conocemos al Norte 
una pequeña zona." 

"Como en los campos nuevos tomados recientemente á los 
indios apaches y comanches, abundan mucho los pajales, los 
hemos dejado expresamente para hablar de ellos al fin de este 
capítulo." 

"Las clases de paja ó zacate más generales, son conocidas con 
los siguientes nombres: Paja de techar. Espadaña, Junco, To- 
tora, Esparto, Cortadera, Paja brava, Paja colorada." 

"Estas son las principales y más abundantes, aunque puede 
ser que existan otras clases que no son todavía muy cono- 
cidas." 

"La paja de techar la come el ganado vacuno, y con prove- 
cho; el ganado caballar escarba hasta descubrir la raíz, la que 
come con mucho gusto, produciéndole carne y lustre en el 
pelo." 

"La espadaña, la totora y el junco, sólo las come el gana- 
do en caso de suma escasez de pasto; de otro modo, no las 
prueba." 

"La cortadera, paja brava y paja colorada, son muy duras y 
no las come." 

"Todas estas diversas clases de pajas se crian en los mismos 
campos, pero en distintos lugares, y esto mismo ayudará á co- 
nocerlas y distinguirlas." 



275 

"La paja de techar sale unida, aunque alguna vez suele en- 
contrarse mateada; sale en los bajos, se extiende mucho y se 
observa que donde existe esta clase de paja, es buena calidad 
de terreno, es decir, que no es tan pobre ni tan delgada la tie- 
rra como donde hay otras." 

"La espadaña crece en las barrancas." . 

"El junco, el esparto y la totora, se crian lo mismo, eñ las 
barrancas, entre el agua. Hemos dicho que sólo come el gana- 
do estos pastos en el caso de grandes escaseces, pero se enteca; 
se le ponen las manos tiesas y se enflaquece." 

"La cortadera sale indistintamente en las alturas y en las ca- 
ñadas." 

"El que va á poblar un campo nuevo, debe preocuparse mu- 
cho de conocer estas distintas clases de pajas para apresurarse, 
'en. cuanto le sea posible, á la desaparición de las peores; con- 
servando las que más comen los ganados, á fin de que les sir- 
van á falta de pastos mejores." 



Pastos malos. 

"Después de haber hablado de los pastos buenos, correspon- 
de que digamos algo de los malos, de los inútiles y perjudicia- 
les, que el hacendado que desee aprovechar bien sus tierras y 
obtener todo el lucro que ellas pueden ofrecer, debe perseguir- 
los con constancia hasta extinguirlos." 

"Los pastos dañosos y perjudiciales, desparramados en casi 
todo el país, ocupan una parte considerable de sus campos, que 
permanecen, por consiguiente, durante algunas temporadas, y 
á veces perpetuamente, sustraídos á la acción rural." 

"Conviene, pues, perseguir con tesón esas malas plantas para 
aprovechar todo el terreno, partiendo de la base cieria de que 
todo gasto que se haga con ese objeto, es siempre productivo 
para el hacendado." 

"Como al hablar de los cardos dijimos que se consideraba al 



i' 



i*r 






* <• *• ' 
•1- t ' 



! i 



i i' * 

I I ■ í i 

T. .í ,• ^' 
f- . 11 



h 









J1 



i 'if i . 



276 

cardo negro como un mal pasto y que nos ocuparíamos de él, 
pasamos á verificarlo.'' 

"Al considerar los de esta clase, vamos á empezar esta sec- 
ción tratando del cardo negro." 

''^ Cardo negro. — Esta es una clase de cardo completamente 
erizado de espinas, y de espinas tan agudas que los ganados no 
lo pueden comer." 

"Cuando está tierno suele comerlo el ganado hambriento, por 
ejemplo, el que va de arreo; pero en ese estado es venenoso y 
sucede lo que con el romenllo^ que el animal que lo come mue- 
re en el acto." 

"Tiene veneno todo pasto negro, como el cardo de esta clase, 
el duraznillo negro ^ el quiebra-ainado negro ^ la rama negra y el ro- 
merillo, que cuando crece toma un color verde-oscuro." 

"El ganado caballar, que ya se sabe que persigue los malos 
pastos, combate mucho esta clase de cardo; lo manotea hasta 
deshacerlo y trata de destruirlo." 

"Para perseguirlo y concluir con él con éxito, es necesario 
arrancarlo de raíz cuando empieza á desarrollarse. La semilla 
del cardo negro es muy fina, casi como la de la lechuga, vuela 
fácilmente con el viento, y por eso se propaga con tanta ra- 
pidez." 

^^Eomerillo. — Este es un pasto venenoso que abunda entre los 
pastos duros y secos." 

"Los ganados vacuno y caballar, que no lo conocen y que no 
están acostumbrados á comerlo, se mueren, y por lo tanto, los 
hacendados que llevan sus ganados por primera vez al campo 
donde hay romerillo^ deben tener mucho cuidado con él." 

"Los ganados aclimatados, cuando hay grande escasez de 
pastos, lo comen y no se mueren. Para evitar que lo coma el 
ganado que no lo conoce, se le da una fumigación de romerillo, 
y le toma tal repugnancia que no lo prueba." 

"Esta operación se hace encerrando el ganado en un corral 
y quemando al rededor montones de romerillo de modo que el 
humo vaya sobre él." 



277 

^^Quiebra-arado. — 'Hay dos clases de esta planta, muy distin- 
tas entre sí y de cualidades contrarias." 

"El uno se llama quiebra-arado blanco^ no es dañoso ni muy 
abundante y da una flor amarilla. Toma su nombre de lo tu- 
pido y fuerte de sus raíces, pues metiéndoles el arado es más 
fácil romper la telera de éste, que arrancarlos." 

"La otra clase se llama quiebra-arado negro; tiene la forma 
de un arbusto, de hoja verde oscura; da una flor violeta. Esta 
es una planta muy venenosa, mata á cualquier ganado que la 
come, y especialmente á las ovejas les causa una muerte casi 
instantánea, saltándoseles los ojos y secándoseles las orejas; ta- 
les son los terribles estragos del veneno. El quiebra-arado negro 
por fortuna no es muy abundante tampoco, pero se encuentra 
en el Norte." 

"Es conveniente no olvidar que todos estos pastos venenosos, 
así como los que producen el empacho, son siempre peligrosos 
para todo ganado de arreo, y que dar de comer en campos don- 
de existen esos pastos, es exponerse á una mortandad segura, 
pues los animales los comen en abundancia y los estragos son 
irreparables." 

^'Cicuta. — Este es otro pasto dañoso que el hacendado debe 
perseguir, pues tiene predisposición á cundir mucho, y puede 
suceder, como ya sucede en algunas partes, que haya leguas de 
campo cubiertas de cicuta. Que la cicuta es venenosa, se sabe 
desde los tiempos más antiguos por una cara experiencia para 
la humanidad, y las naciones de otros tiempos extraían de ella 
un activo veneno que obligaban á beber á los condenados á 
muerte. Aunque la cicuta es venenosa, una vez caído el tallo y 
seco ya no produce mal alguno, el ganado la come, y es tan in- 
ofensiva como cualquiera otra caña." 

''''Manzanilla. — Esta es una planta venenosa y cáustica, y el 
ganado sólo come las ramitas cuando está seca." 

"Entre los muchos pastos que, sm ser venenosos, son sin em- 
bargo inútiles ó perjudiciales, debemos decir algo especialmente 
del abrojo; abrojo grande y cepa-caballo. ''"' 




r 



gfi- 








■i 



* if 



278 

''^Abrojo. — Este es tal vez el único pasto que no come ningu- 
na clase de ganado. El abrojo nace más fácilmente en las caña- 
das, porque la humedad facilita el abrirse la cápsula en que está 
encerrada la semilla, pero brota también y se extiende por to- 
das partes; es muy perjudicial á toda especie de ganado; al va- 
cuno se le enreda ert las cerdas de la cola y en las de las patas, 
y suelen andar las vacas con las piernas llenas de sangre, y 
además, al defenderse de los insectos que las atormentan, como 
lo hacen con la cola, se lastiman más con los abrojos de que 
está cubierta.'' ^ 

"Al caballar lo pone inservible, le echa á perder la cola y la 



enn. 



1? 



t 



*'A las ovejas les hace perder la lana, se entecan, y al echar- 
se, las espinas les agujeran la piel." 

"Esta es una planta, como se ve, no sólo de todo punto inú- 
til, sino perjudicial, y es bueno advertir que cuesta mucho tra- 
bajo extirparla, pues la semilla tarda hasta cuatro ó cinco años 
para desaparecer, siendo ese el tiempo que puede estar sobre 
la tierra sin abrirse; debe ser cortada á pala, de raíz, pero cuan- 
do comienza á florecer." 

« 

^^Cepa-caballo. — Esta es la otra clase de abrojo; el abrojo de 
esta planta se pega en la lana y tiene además como principal 
inconveniente el de que, cuando los corderos se llenan de estos 
abrojitos, al acercarse á mamar pinchan á las ovejas y éstas se 
acobardan y les huyen, por cuyo motivo quedan sin madre y 
se pierden muchos." 

"Antes de terminar este punto, debemos agregar aquí que 
los pastos sombreados, es decir, los que crecen en el monte y 
que no reciben el sol, son dañosos para las ovejas, cuando no 
tienen otro de que alimentarse. Esa clase de pasto no las ali- 
menta casi nada, y de allí viene que las ovejas hambrientas se 
acostumbran á comer tierra, y cuando esto sucede, es necesa- 
rio cambiarlas de campo en el acto, pues si no, se mueren irre- 
mediablemente." 

"En esos pastos, como en todos los que no son suculentos, 



279 

las pariciones son malas, los corderos son flacos y débiles y las 
ovejas tienen muy poca leche." 

"Hay también en algunas partes del país otra plaga peligrosa 
para las ovejas, que las mata, y no observando cuidadosamen- 
te, puede atribuirse á la presencia de algún pasto venenoso, 
cuando no es así. Es una arañita chica, que al caminar deja so- 
bre las hojas del pasto una baba blanca que es un veneno muy 
activo. La oveja come ese pasto y al momento pega un salto ó 
dos y muere inmediatamente, arrojando por la boca una baba 
sanguinolenta, hinchándose en seguida." 

"Prescindimos ocuparnos de otras plantas que son de poca 
utilidad para el ganado; lo que hemos dicho sobre los pastos 
tiernos, fuertes ó duros y malos, lo creemos suficiente para for- 
marse una idea del movimiento vegetal utilizable á la ganade- 
ría, para juzgar de la extensión é importancia de los buenos, y 
del espacio muy considerable que ocupan también los malos. 
Muchos males se precaverian y se evitarian con facilidad si pu- 
diera realizarse el estudio general y completo de los pastos." 

"Pasemos ahora á ocuparnos del modo de componer los cam- 
pos, y convertir en pastos tiernos los pastos duros que tienen 
actualmente." 

"Entre los pastos hay algunos que resisten más que otros 
á la influencia de la mala estación, y éstos se deben conservar, 
no llevando á ellos los ganados sino cuando la necesidad lo 
exija." 

A lo que dice el Dr. Dillman sobre el asunto, nos parece opor- 
tuno agregar que, como quiera que no en todos los terrenos de 
la República se producen pastos convenientes, aun ayudando á 
la producción con medios artificiales como son los abonos, bue- 
no es fijarse en que, en caso preciso, algunos de nuestros ha- 
cendados aprovechan la alfalfa, pasto de cultivo económico en 
su costo y que en cualquier terreno se produce con tal de que 
sea posible el riego, pues la humedad le es indispensable; ade- 
más, ofrece la ventaja de que una misma semilla sirve para va- 
rios cortes, con sólo la circunstancia de dejar que crezca la 




'^ \ 




ii i 



f i / 



Uf'-i 



tí* . 



280 



<%M 






♦ !"♦ 




::I3 



planta lo suficiente. Veamos, pues, lo que dice sobre esto un 
agrónomo competente. 



CULTIVO DE LA ALFALFA. 

"La alfalfa {medicago sativa de Linneo) e? una planta que se 
cultiva como forraje desde la más alta antigüedad. Los medos 
del tiempo de Darío la importaron á la Grecia, y de Grecia vino 
á parar á Roma. Los romanos la trajeron á las Galias, y así 
progresivamente se ha ido propagando, al extremo de ser hoy 
uno de los forrajes más estimados en los climas meridionales 
de Europa. Esta planta necesita un clima templado, pues no 
vive bien en los frios ni nebulosos, y aun le sientan mejor los 
cálidos. Es forraje de los países meridionales, así como el iré- 
bol rojo es de los frios. El terreno para el cultivo de la alfalfa ha 
de ser de una humedad moderada para que su vegetación se * 
sostenga durante los fuertes calores del estío. En estas condi- 
ciones se le daban en el Instituto Agrícola de Gembloux hasta 
ocho cortes: lo mismo sucede en los suelos frescos de la Arge- 
lia, donde la llevaron los franceses de Carlos X." 

"Las raíces de la alfalfa pueden llegar á tener hasta 20 me- 
tros de largo, á pesar de no tener la planta más de 60 centíme- 
tros de alto. Esta última particularidad le imposibilita vegetar 
en los suelos poco profundos, porque necesitan esas raíces es- 
pacio para extenderse; por consiguiente, el suelo debe ser per- 
meable; en el caso contrario, la planta comienza por languide- 
cer y concluye por arruinarse completamente.*' 

"La alfalfa vive de cuatro á doce años según las circunstan- 
cias locales; si se cultiva alternándola con otras plantas, debe 
procurarse que suceda á cosechas escardadas para que el suelo 
esté limpio de semillas de malas yerbas, que el terreno tenga á 
la mayor profundidad posible los principios nutritivos y que^ 
esté perfectamente acondicionado. Conviene, pues, sembrar la 



281 

alfalfa después de plantas tuberculosas ó en terrenos reciente- 
mente desfondados." 

"Como esta planta se alimenta mucho de la atmósfera y de 
las capas profundas del suelo, sucede que deja siempre en buen 
estado de cultivo á las superficiales, siendo lo que los franceses 
llaman planta mejorada^ como son todas las leguminosas; estas 
cualidades y la de dejar muchos residuos y raíces, tanto después 
de los cortes como al término de su vegetación, explican la ferti- 
lidad de un suelo donde se ha sembrado alfalfa y á la cual pue- 
den suceder casi todos los cultivos, sobre todo las raíces forra- 
jeras. No debe tampoco sucederse la alfalfa á sí misma en una 
rotación, porque si bien es verdad que el primer año presenta- 
ría una vegetación exuberante, como que encontraría en las 
primeras capas del suelo los elementos nutritivos que ella mis- 
ma había dejado, luego que sus largas raíces se desarrollaran, 
encontraría estériles las capas profundas, esquilmadas por ella 
misma en el cultivo anterior. Se acostumbra romper la siembra 
de alfalfa en el momento en que la planta comienza á languide- 
cer, porque eso prueba que ya las raíces tropezaron con la parte 
impermeable del -suelo y su vegetación se hace imposible. Así, 
el tiempo que debe sucederse entre dos cultivos de alfalfa, en 
el mismo terreno, será por lo menos igual al que ha durado la 
cosecha de la planta, si no se encontrare en un suelo ligero, en 
cuyo caso puede disminuirse un tanto ese lapsus, porque el 
agua arrastra con facilidad en esos suelos los principios fertili- 
zantes á las capas inferiores." 

"Las labores para la siembra de la alfalfa deben tener de 44 
á 50 centímetros de profundidad, á fin de que sus raíces pue- 
dan penetrar en el primer período de la vida, arraigarse y po- 
sesionarse bien del medio en que viven. Los terrenos nuevos 
no exigen abonos, sin embargo de que es preferible, si se pue- 
de, abonar el suelo un año antes de sembrarla alfalfa, para que 
los principios saludables se escurran alTondo; pero es indispen- 
sable abonar cuando ya se ha cultivado la misma planta, y en- 
tonces el abono debe colocarse, la mitad en la superficie del 



íi \ 



t, • :, 

1f t'l 






mí 

1'$ 



i . 



.- «: t 1 



it"- } 



í 1 
i '■ ' 



1 ' 
1 :j 




« ' * 




1 '" • 




' ,' j' 




. ' = 




Í! 




í 




^ : i 




s ' 








■ 




: 




í 




í , 




s 




^ 





282 

suelo antes de la labor, y la otra mitad en la segunda reja; así 
una parte se entierra á 50 centímetros y la otra queda como á 
20. La marga, el yeso y la cal son buenos abonos para la alfalfa, 
y por eso deben recomendarse para el cultivo de esta planta los 
suelos que contengan cualquiera de estos tres elementos. Como 
para todas las leguminosas, el yeso es un excelente abono. Ade- 
más de los abonos señalados, convienen todos aquellos más 
ricos en principios minerales; tales son: la ceniza, polvos de 
hueso, compuestos de sal marina y marga, pudreta, y líquidos 
cargados de sustancias salinas." 

. "El grano de la alfalfa para siembra, debe estar luciente, ser 
pesado y tener un color amarilloso; de otro color y carácter, no 
sirve. La siembra se hace en otoño en los climas como el nues- 
tro (México) y en cantidad de 20 kilogramos por hectara. Convie- 
ne sembrarla al vuelo, porque en lineas los tallos se endurecen y 
pierden las buenas cualidades del forraje: sucede aquí como con 
el lino, que la perfección en el cultivo daña, parque el resultado 
estriba en la debilidad del vegetal. Conviene regar con un poco 
de yeso las plantas cuando las hojas comienzan á cubrir el sue- 
lo, para estimular la vegetación, y se escarda por lo menos dos 
veces para destruir los parásitos. Siempre que sea posible con- 
viene regar la alfalfa después de cada corte. 

"Además de las malas yerbas, la alfalfa tiene entre los insec- 
tos un enemigo terrible; es un colaspis negro que se multiplica 
prodigiosamente de Mayo en adelante y causa perjuicios inmen- 
sos: para remediar un tanto los efectos de este insecto, se le hace 
morir de hambre retardando el primer corte, porque es después 
de éste que las larvas se desarrollan con más furor. Retardan- 
do el riego y cortando en el momento en que las larvas han 
llegado al vértice de los tallos, como no pueden emigrar, se en- 
cuentran sin alimento al comenzar á vivir, y perecen." 

"Cuando la alfalfa comienza á florecer, se corta; antes de es- 
ta época está todavía fuera de sazón y es acuosa; más tarde to- 
ma demasiada consistencia, está leñosa y por consiguiente muy 
fuerte y poco nutritiva. El rendimiento no es fijo, varía segup 






283 

el clima, el suelo y la edad de la planta. En nuestro clima (Mé- 
xico) y en las condiciones descritas, un cultivo de alfalfa de tres 
años puede rendir de 12 á 14 mil kilogramos. En un clima co- 
mo el de Orizaba, apenas llegará á 8,000 kilogramos." 

"Se ha calculado que una hectara de cultivo de alfalfa de 8 
años puede producir, dándole cuatro cortes cada año: 

1 año de producto 3,200 kilogramos. 

2 „ „ „ 10,500 

3 „ „ „ 10,000 „ 

4 „ „ „ 9,500 

^ » » ,, 8,400 

6 „ „ „ 7,600 „ 

7 » ,, „ 6,600 „ 

8 „ „ „ 5,200 „ 

Total 61,000 kilogramos. 

"La alfalfa, como el trébol y otros alimentos, produce la me- 
teorizacion, ó simplemente á veces, un sistema de indigestión. 
No es necesario para que se presente la enfermedad, que los 
animales tomen un alimento copioso; sucede que una cantidad 
mediocre la produce; basta que se les dé en tiempo seco y ven- 
toso. Los gases desarrollados en los intestinos se acumulan sin 
encontrar fácil salida y producen la inflamación del abdomen. 
Se conoce que el animal está meteorizado porque se inflama el 
vientre, sobre todo el lado izquierdo. El animal tiende el cue- 
llo, abre las vias respiratorias, la respiración se dificulta, y cuan- 
do viene el estupor y la inmovilidad, el mal progresa rápida y 
peligrosamente." 

"En seguida que se presentan los primeros síntomas, se le 
aplica al animal un haz de paja en la boca; como no puede co- 
mer, la mantiene abierta y remueve las quijadas; este movi- 
miento facilita la salida de los gases; haciéndolo caminar un 
poco después, orina, y tras de esta función viene la última del 

Cont. Rural.— 20 



■•r- 






Vil tríl i * |S!?'i> 



liNiENiiONAL SECOND EXPOSURE 



Fj» 



■í • 






*í 




I í 



282 

suelo antes de la labor, y la otra mitad en la segunda reja; así 
una parte se entierra á 50 centímetros y la otra queda como á 
20. La marga, el yeso y la cal son buenos abonos para la alfalfa, 
y por eso deben recomendarse para el cultivo de esta plántalos 
suelos que contengan cualquiera de estos tres elementos. Como 
para todas las leguminosas, el yeso es un excelente abono. Ade- 
más de los abonos señalados, convienen todos aquellos más 
ricos en principios minerales; tales son: la ceniza, polvos de 
hueso, compuestos de sal marina y marga, pudreta, y líquidos 
cargados de sustancias salinas." 

. "El grano de la alfalfa para siembra, debe estar luciente, ser 
pesado y tener un color amarilloso; de otro color y carácter, no 
sirve. La siembra se hace en otoño en los climas como el nues- 
tro (México) y en cantidad de 20 kilogramos por hectara. Convie- 
ne sembrada al meló, porque en líneas los tallos se endurecen y 
pierden las buenas cualidades del forraje: sucede aquí como con 
el lino, que la perfección en el cultivo daña, porque el resultado 
estriba en la debilidad del vegetal. Conviene regar con un poco 
de yeso las plantas cuando las hojas comienzan á cubrir el sue- 
lo, para estimular la vegetación, y se escarda por lo menos dos 
veces para destruir los parásitos. Siempre que sea posible con- 
viene regar la alfalfa después de cada corte. 

»'Además de las malas yerbas, la alfalfa tiene entre los insec- 
tos un enemigo terrible; es un cola^is negro que se multiplica 
prodigiosamente de Mayo en adelante y causa perjuicios inmen- 
sos: para remediar un tanto los efectos de este insecto, se le hace 
morir de hambre retardando el primer corte, porque es después 
de éste que las larvas se desarrollan con más furor. Retardan- 
do el riego y cortando en el momento en que las larvas han 
llegado al vértice de los tallos, como no pueden emigrar, se en- 
cuentran sin alimento al comenzar á vivir, y perecen." 

"Cuando la alfalfa comienza á florecer, se corta; antes de es- 
ta época está todavía fuera de sazón y es acuosa; más tarde to- 
ma demasiada consistencia, está leñosa y por consiguiente muy 
fuerte y poco nutritiva. El rendimiento no es fijo, varía segu^i 



283 

el clima, el suelo y la edad de la planta. En nuestro clima (Mé- 
xico) y en las condiciones descritas, un cultivo de alfalfa de tres 
años puede rendir de 12 á 14 mil kilogramos. En un clima co- 
mo el de Orizaba, apenas llegará á 8,000 kilogramos." 
^"Se ha calculado que una hectara de cultivo de alfalfa de 8 
años puede producir, dándole cuatro cortes cada año: 

1 año de producto 3,200 kilogramos. 

2 » »» „ 10,500 „ 

^ » » » 10,000 „ 

^ " " 1» 9,500 „ 

^ " " » 8,400 „ 

^ " n „ 7,600 „ 

'^ " íí .. 6,600 „ 

^ " 1» » .^ 5,200 „ 

Total 61,000 kilogramos. 



\í 






"La alfalfa, como el trébol y otros alimentos, produce la me- 
teorizacion, ó simplemente á veces, un sistema de indigestión. 
No es necesario para que se presente la enfermedad, que los* 
animales tomen un alimento copioso; sucede que una cantidad 
mediocre la produce; basta que se les dé en tiempo seco y ven- 
toso. Los gases desarrollados en los intestinos se acumulan sin 
encontrar fácil salida y producen la inflamación del abdomen. 
Se conoce que el animal está meteorizado porque se inflama el 
vientre, sobre todo el lado izquierdo. El animal tiende el cue- 
llo, abre las vias respiratorias, la respiración se dificulta, y cuan- 
do viene el estupor y la inmovilidad, el mal progresa rápida y 
peligrosamente." 

"En seguida que se presentan los primeros síntomas, se le 
aplica al animal un haz de paja en la boca; como no puede co- 
mer, la mantiene abierta y remueve las quijadas; este movi- 
miento facilita la salida de los gases; haciéndolo caminar un 
poco después, orina, y tras de esta función viene la última del 



Cont. Rural.— 20 



'vattiM* I*»- 



h* 



w 






íh-' 



fe 1 • ' • 

■^ r • - 






*■! 



! — í ; 






■ir ^i 



I i ' *, i' 



S.< 



284 

aparato digestivo. Poco después el mal desaparece rápida- 
mente." 

"Para precaver la meteorizacion producida por la alfalfa, se 
rocia este forraje con una disolución de medio litro de agua y 
40 gramos de amoniaco líquido. A falta del amoniaco, el éter 
sulfúrico produce el mismo resultado, subiendo la dosis hasta 
100 gramos por medio litro de agua. La medicina veterinaria 
recomienda también el agua de Javela (clorito de potasa líqui- 
do) usada en proporción de una cucharada en un litro de agua 
dulce, ó en fin, un vaso de cualquier aceite." 
. "Todos estos remedios líquidos y propinados en el forraje 
mismo, son muy buenos, pero no son infalibles." 

Esta clase de forraje, es decir, la alfalfa, se puede mezclar con 
paja y con yerbas secas, cuando no hay pastos buenos. 



DE LOS CONDIMENTOS. 

Por la relación íntima que esto» tiene con la alimentación de 
los ganados, nos parece oportuno insertar lo que el agrónomo 
Martínez ha escrito sobre ello: 

"Se da frecuentemente á los ganados, para excitar su estó- 
mago ó corregir la mala calidad de los alimentos, un poco de 
sal común, hidroclorato de sosa. El ganado lanar es el que más 
necesita de este condimento por la propensión que tiene á las 
enfermedades caquécticas. Excitando la sal los órganos digesti- 
vos, favorece la digestión y las demás funciones, y se opone al 
desarrollo de las lombrices, á las hidropesías, etc. Su uso debe 
ser más común en invierno. Se da molida ó mezclada con el 
salvado ó la avena. También se pueden regar las yerbas secas 
con agua salada. Este condimento se usará sólo de ocho áocho 
dias. Algunos suelan hacer adobes en los que echan bastante 
sal, y los ponen en paraje en donde pueden lamerlos las ove- 
jas." 




285 \ 

■ "Cuando las yerbas secas son de mala calidad, porque esta- 
ban húmedas cuando se cogieron ó por cualquier! oh-a'circun . 
aa;::^?^"''^'"'""'^-^ --'- ^^-^- -^^n^^olas con 
"Se conoce lo favorable que es la sal á los ganados por el 
buen gusto que tiene su carne y manteca en la! prader'af In 

Agua. 

La naturaleza, que ha sido con nosotros los hijos de este sue- 
lo, no olo benévola sino hasta pródiga, en eli„,a, vegetación 
m.nerales, etc., no lo ha sido mucho en rios y lagos que halan 

ti,t 7eTr^^ ^" '''-' '-^ '- -yoíim ulsH lat- 
tihdad de la t.erra, pues sabido es lo que la humedad contribu- 
ye a la producción vegetal; por eso es que en varias comarcas 
de nuestro país están atenidos los labradores á aprovechar te 
aguas pluviales formando depósitos de ellas paral seca m" 
msuflcente por cierto puesto que estos depósitos se agot „ n^! 
xime cuando el año es escaso en lluvias 

También buscan el agua los labradores cuando no cruzan 
arroyos por sus terrenos, practicando excavaciones más Te- 
ño profundas; pero también este medio es insuficiente porque 
por lo común, s. se obtiene el agua, es escasa, y por eso vemos 
que no todo nuestro territorio es aprovechable pL ía prod 
c.on vegeta y para los criaderos de ganado que necesita'ést 
y ademas el agua, en cantidad suficiente ' 

Con relación á los medios artificiales de que se hace uso para 
procurarse agua, oigamos, pues, al Dr. DilLan cuyasTnstr 
Clones ya hemos citado en lo referente á pastos: 

Jagüeyes. 

"En los campos donde no hay agua permanente, es necesa- 
m hacer jagüeyes. Estos deben estar cerca del rodeo y en el 



lí' I 



tí 



ii 






I 






Sí* I *^ 



II I 



í3s 1 






#;i 



i 







í I : - 



I 






: 






1 I ' 



Im 



l«l 






286 

bajo más inmediato. Los medios empleados para sacar agua, 
como para dar de beber, son muy variados.'" 

*'En un terreno bajo donde el agua esté cerca y haya jagüey 
y atarjea al mismo tiempo, ésta debe ser una zanja de cuarenta 
á cincuenta varas de largo, formando pared de un lado y pei- 
nándola del otro para facilitar la bajada del ganado." 

*'Este es un medio cómodo y barato, se tiene agua en abun- 
dancia, y si se cuida bien, puede durar mucho tiempo." 

*'Los hacendados ricos que dan agua á gran cantidad de ga- 
nado, han adoptado hoy la noria como el aparato más reco- 
mendable para dar agua á los establecimientos." 

*'Estas norias, buenas por su sencillez y su duración, por ser 
construidas de fierro, tienen ventaja sobre cualquier otro apa- 
rato semejante, y se han adoptado con excelente resultado por 
los principales hacendados de la República." 

"Son movidas por un caballo y pueden dar por hora en una 
profundidad de cinco á siete varas, de cincuenta á sesenta pipas 
de agua, como que es posible á esa altura emplear cangilones 
grandes; y cuando los pozos son de quince varas ó más, pue- 
den dar de veinticinco á treinta pipas, porxjue es necesario ser- 
virse de cangilones más chicos." 

"Fuera de la noria hay otros muchos sistemas para sacar 
agua, que varían infinitamente, y respecto de los cuales consi- 
deramos estéríl entrar en descripciones minuciosas; pero repe- 
timos que lo mejor de todo es la noria, pues aunque cuesta 
más, emplea menos personal, menos caballos, da mucha más 
agua y es de mucha duración." 

*'No obstante esto, también diremos algo respecto de la cons- 
trucción de jagüeyes, pues no todos cuentan con los medios 
suficientes para poner una noria, y en tal caso tienen que adop- 
tar otros medios que suplen perfectamente, aunque no son tan 
ventajosos." 

"La misma construcción de jagüeyes varía cada dia, procu- 
rando tener mayor cantidad de agua." 

"Los sistemas más nuevos son los dos siguientes: 



mn- 



287 

"Hacer un jagüey principal bien hondo, y en varias direccio- 
nes al rededor de él, construir otros pozos surtidores dándoles 
comunicación subterránea, á fin de que el agua que brota de 
ellos vaya a reunirse en el pozo principal que es donde está la 

maqumana para sacar el agua, estando los otros completamen- 
te tapados." 

"Estos pozos auxiliares que están á ocho, diez, doce v hasta 
ve,nticmco varas del pozo principal, pueden ser varios, ¡unque 
generalmente bastan cuatro para tener agua en abundancia." 

Otro sistema más moderno é igualmente bueno y mucho 
mas fácil, es el de taladros." 

"Hecho el jagüey principal, se taladran las vertientes en to- 
das direcciones hasta á seis, ocho, diez ó doce varas, y por este 
medio cada uno de estos taladros desempeña el papel de un ojo 
de agua, y el jagüey principal recibe así una cantidad tan abun- 
dante, que es casi inagotable." 

"Estos son los medios mejores, y este trabajo puede hacerlo 
cualquier peen, pues es lo más sencillo del mundo." 

"Presa—Este es un depósito que está á la cabecera de un 
jagüey; puede ser de fierro ó de madera, y cuyo destino es sur- 
tir de agua á las atarjeas." 

"i?e6ede.o..-Son de fierro ó de madera, medio acanalados. ' 
así es que forman una semi-canoa." 

"El largo de los bebederos, ó medio canaletas mejor dicho 
esta en relación con la cantidad de ganado del establecimiento "' 

"Es esencial para el engorde que el ganado beba tranquilo v 
sosegado." ' 

''Sa^ar agua.-Se ha usado el balde, sin fondo, la manga de 
Joña o de suela, y se usan actualmente diversas clases de baldes 
de fierro, equilibrados, de codo, con falso fondo y otros siste- 
mas; pero el que consideramos mejor, es el cajón de madera y 
manga de cuero, graduado y equilibrado, que puede en un mo- 
mento y con la mayor facilidad, sacar una gran cantidad de 
agua." 

"La noria y el cajón con manga se generalizan cada dia más." 



''■^•ta»» wsft 



288 



m-i 



:.#* 



-m 






*''• Jagüey para ovejas. — Este jagüey debe ser separado de el del 
ganado vacuno, pues las ovejas no deben abrevarse con las 



vacas. 



í» 



*'Debe ser hecho más eerca de las casas que el otro, y su 
construcción y las atarjeas son iguales y proporcionadas al ob- 
jeto." 



SOMBRAS, CERCADOS Y CONSTRUCCIONES 

PARA ABRIGO. 

Hemos dicho ya que hay otras necesidades, aunque de orden 
secundario si se quiere, para los criaderos de ganado: tales son 
las sombras para no tenerlo expuesto constantemente á los ra- 
yos del sol, menos por supuesto en clima cálido, como lo es el 
de terrenos inmediatos á la costa; los cercados que proporfcio- 
nan la seguridad del ganado; las construcciones para abrigo y 
ciertas medidas higiénicas que contribuyen á su desarrollo y á 
su conservación: tocaremos, pues, aunque sea someramente, 
atendido el carácter de nuestro libro, estos diversos puntos. 



Sombras. 

Cuando en las haciendas de cría de ganado la naturaleza del 
terreno no se presta á aprovechar sombras que proporcionan 
los bosques y que proyectan las prominencias de la tierra, co- 
mo son las montañas, hay necesidad de procurarse las sombras 
artificialmente, por medio de la siembra de arboledas que crez- 
can pronto y den suficiente follaje: son de elegirse los sauces 
llorones que á los tres años dan sombra, y también las aca- 
cias; los eucaliptus son igualmente buenos porque crecen pron- 
to, aunque su follaje no se extiende mucho horizontalmente. 

En el caso de plantíos de arboledas, se debe procurar poner- 
las en líneas circulares paralelas entre sí, formando bosque. 



289 

pues de este modo las sombras serán más vastas porque se en- 
lazara la de cada árbol con la de su inmediato 

Estas sombras no sólo sirven para que las busque el ganado 
cuando ,, , ,^, „,^^^^ ^, ^^,_ .^^ ^^^ ^^^^ J^^^ J^ ^0 

de la lluvia; los ammales por sí solos buscan estos refugios. 



Cercados. 

No se necesita esforzarse mucho para comprender la utilidad 
de los cercados; ellos son muy convenientes para la seguridad 
del ganado, particularmente cuando éste es numeroso, pues 
aunque haya el número competente de cuidadores, es fácil el 
estravio, y si éste es repetido, pueden formarse pérdidas de 
consideración: es cierto que al dueño del ganado le cabe el ar- 
bitrio de cargar las pérdidas al dependiente responsable, pero 
es mejor evitar este procedimiento, porque aunque es justo en 
el fondo, el dependiente se abandona en el cumplimiento de 
sus obligaciones, porque siendo corto su salario relativamente 
se ve privado de los medios para satisfacer sus necesidades más' 
precisas. 

Los cercados pueden ser de adobe ó de piedra, de varas ó 
ramas, aunque éstas tienen el Inconveniente de que las destru- 
ye el ganado por comerlas, y también pueden ser de alambre 
grueso, estos son los p,ás seguros, aunque los más costosos si 
se les da la suficiente fortaleza; en nuestro país son raros estos 
cercados, pero en Europa son muy comunes. Cuando en la ha- 
cienda hay agua permanente, se pueden suplir las cercas con 

^Ss^var""'""''"^""''^^' '''^ ^"^ ^' ^-»''°- 
_ Los cercados deben adaptarse á cierta subdivisión que se dé 
a los terrenos, señalando con el nombre de críaderoshs prados 
propios para el ganado mayor por los pastos que en ellos se 
producen, y aun respecto de éstos, es conveniente designar los 
que mejor sirven para el ganado vacuno, el mular, caballar y 



'^'mtÉmtimrsr- 



. íí 



m 






V^ 






*>': 






290 

de burros, según las reglas asentadas al tratarse de los pastos. 
Lo mismo relativamente se debe practicar por lo que toca al 
ganado menor. 

t 

Oonstruccioiies para abrigo. 

Los animales, así como los ééres humanos, necesitan ponerse 
á cubierto de la intemperie, hasta donde es posible, y así pues, 
aunque resistan en el campo durante el dia, el sol, la lluvia, las 
fuertes corrientes del viento, etc., conviene que al menos en la 
noche estén libres de esto y se entreguen al descanso. 

Con el indicado objeto se forman los establos para el ganado 
vacuno, los macheros para caballos, muías y burros; los corra- 
les para el ganado lanar y cabrío y las zahúrdas para el de cer- 
da; estas construcciones ó departamentos se procurará que es- 
tén techados, que no haya corrientes de aire encontradas, que 
el piso no esté húmedo, que la orina pueda correr para que no 
se formen focos de putrefacción, y se procurará también que no 
se forme acopio de estiércol que puede dañar la atmósfera y 
crear insectos que perjudiquen á los animales. 

Las buenas condiciones higiénicas y arquitectónicas de este 
género de construcciones, contribuyen mucho á la salud y ro- 
bustez de los ganados, y aun proporcionan otra ventaja, la del 
recuento diario, vigilado por el que dirige este género de negó- 
ciaciones, pues en efecto, retirado el ganado del campo á la 
caida de la tarde, cada caporal, vaquero ó pastor, tiene necesi- 
dad de contar las cabezas del grupo de que está encargado, pa- 
ra introducirlo al departamento ó albergue en que pasa la no- 
che; además, ese ejercicio diario para ir del campo al albergue, 
que se debe procurar no esté muy léjes, es benéfico, sin embar- 
go, á los animales porque los amansa y vigoriza. 

Cuando los ganados de un hacendado son numerosos por- 
que se forman de miles de cabezas, no es fácil tener departa- 
mentos para todos, pero se debe hacer un esfuerzo para cons- 



291 

truirlos, porque la mortandad y el estravío del ganado, que se 
evitan hasta cierto punto con ello, compensan el sacrificio del 
gasto; y si ni por esas consideraciones se pudiera hacer éste, 
siquiera se dedicará este género de construcciones á los anima- 
les que se separan para engorda, con el objeto de procurarse 
mejor venta. 



ALLMENTACION PROPIA PARA LAS ENGORDAS. 

• 

Hay que tener presente que el alimento que conviene en el 
país para la engorda, es el pasto tierno, el maíz y la alfalfa, así 
como conviene á toda clase de ganado, mayor y menor, como 
ya se tiene dicho, la sal, ya sea sola ó mezclada con la pastura; 
ella contribuye mucho á su salud y vigor, pues es considerada 
como un preservativo de las enfermedades. 

Para la engorda de los cerdos es bueno el salvado cocido y 
la harina de cebada. 

La época propia para las engordas es la entrada del verano, 
perqué es cuando han madurado bien los pastos tiernos, apro- 
vechando mucho á los animales pasar del pasto fuerte al 
tierno. 



PROCREACIÓN. 



Nos concretaremos á fijar sencillamente, respecto de este 
punto interesante, ciertas reglas de personas muy prácticas. 

Ganado ^'acMno.— Bastan dos toros para cien hembras, si hay 
buenos pastos, y si no, se necesita doble número de toros. 

Los toros están buenos para padres de dos á cinco años, pues 
de esta edad en adelante son muy cargados y perjudican á las 
hembras. La preñez de la vaca dura de once á doce meses. 

Ganado caballar. —Vn caballo padre es suficiente para trein- 



" .té 




hMm 



"i 'i ' fm 

' i* .1 ' . "K 



■ 292 

ta yeguas, ya hechas^ y está apto para el caso, de cuatro años 
para arriba. La preñez de una yegua dura once meses. 

Ganado lanar. — Las ovejas están propias para el macho á 
los dos y medio años, y éste para el engendro á los dos años. 
Quince carneros son suficientes para cada cien ovejas. 

Las ovejas entran en celo de Setiembre á Noviembre y están 
cargadas cinco meses; es bueno aprovechar esa época porque 
entonces viene la parición en tiempo en que no hay lluvias, ni 
frió, ni excesivo calor, cuyas circunstancias todas influyen en 
que se malogren las crías. 

Ganado cabrío. — Las mismas reglas del ganado lanar se ob- 
servan en el cabrío, con la única diferencia de que basta un 
macho para cien hembras. 

Ganado de cerda. — El macho está bueno para padre de uno 
á cinco años; la hembra está hábil para madre de uno á siete, 
y cada seis meses tiene cría. Febrero, Marzo y Abril son los 
meses propios para procrear; entonces vienen las crías de Junio 
á Agosto. 



MARCAS Y SEÑALES. 

Para que se reconozca la propiedad que se tiene sobre el ga- 
nado, se hace uso de marcas y señales; las primeras se hacen 
con fierro caliente y las segundas con cuchillo. Las marcas son 
para el ganado mayor y se dibujan al capricho del propietario, 
que adopta la que le parece para sus ganados: ponérselas á és- 
tos se llama herrarlos, y por lo común se hace esta operación 
con el nombre de herradero en los meses de Noviembre y Di- 
ciembre, á las crías que ha habido en el año. 

A los corderos se les pone una señal en la oreja, al mes de 
nacidos, y otra al arredrarlos, es decir, á los seis meses, en que 
ya se considera que se han logrado, pues en el tiempo de la 
crianza, que dura de cinco á seis meses, está muy expuesto el 
cordero á morirse. 



■'**'*•■ ■■'^-«TW».- 



W-. 



293 

Se debe procurar que la nacencia sea simultánea, haciendo 
que las hembras encasten en época en que se eviten á las crías 
como se ha dicho antes, los peligros de una estación extremo- 
sa. Cuando los corderos tienen de cuatro á cinco meses, ya co- 
men solos. 

A los corderos se les debe cortar la cola á los dos ó tres me- 
ses de nacidos, para que no ensucien el vellón. 



MEJORAMIENTO DE RAZAS. 

Veamos, pues, cómo raciocina sobre este punto importante 
A. Parra Bolívar, antiguo alumno de las escuelas de veterinaria 
de Alfort y de Tolosa (Francia): 



1- 

- 1 



"mejora del ganado. 
Consideradmes económicas y zootécnicas. 

"El ganado, que hace parte del capital de explotación de la 
agricultura, se compone de cierto número de razas que difieren 
entre si, sea por los caracteres exteriores de conformación sea 
por la naturaleza de la lana ó pelo que las cubre, sea, en fin por 
su mayor ó menor aptitud para suministrar los productos des- 
tmados á saldar los gastos de su manutención y cuidado." 

"Desde que los ingleses, tan hábiles en el arte de mejorar el 
ganado, dieron á conocer los tipos de animales domésticos con 
los cuales se pueden obtener más productos alimenticios, y des- 
de que la ciencia económica ha demostrado que en un buen 
sistema agrícola, el ganado, en lugar de ser un mal necesario 
puede y debe remunerar los forrajes que consume, se han ve- 
rificado grandes cambios en la manera de comprender el papel 
de los animales en la explotación del suelo." 

"Hoy, la divisa es: tal culiivo, tales aniquiles; es la ley econó- 
mica que sirve de guía álos agricultores. A los que la ignoran ó 



^•v^ia^ iwss^ 



■mr^ 



1 > r. 









^ I 



-C •'. i 



lid 



f. 

í 

! 
I. 











'r.fíi 



P 



•Wl^ 



1 ' l-'*^ 



Mi- 



294 

no se conforman con ella, les irá mal en toda empresa seria que 
tenga por objeto mejorar el ganado. Pues que el ganado está 
necesariamente en relación con el estado de cultura del suelo 
en que vive, es evidente que lo primero que debe hacerse para 
mejorarlo, es mejorar el cultivo que da los elementos de su ma- 
nutención. Por haber desconocido esta verdad económica, han 
sufrido pérdidas considerables muchos mejoradores de razas 
ganaderas, y se ha llegado á creer que por este sistema no es 
posible obtener resultados que confirmen lo que enseñan las 
teorías zootécnicas." 

*'Las causas del mal éxito son, casi siempe: 19, proceder con- 
forme á un error fisiológico, desgraciadamente muy en boga 
todavía, á saber: que basta para obtener resultados mejores que 
los que produce el ganado de una localidad determinada, cru- 
zarlo con animales pertenecientes á una raza más productiva; 
y 29, el no aprovechar las indicaciones contenidas en este axio- 
ma zootécnico: los animales domésticos deben recibir alimentos y 
cuidados en relación con los productos que suministreny 

*'A medida que vayan venciéndose los diversos y numerosos 
obstáculos que estorban el progreso agrícola, el ganado, que de- 
be seguir necesariamente la misma marcha progresiva que la 
producción vegetal á la cual está tan estrechamente ligado, irá 
siendo más y más productivo, y en lugar de ser una fuente de 
gastos para el agricultor, como lo es hoy en varias partes, será, 
al contrario, fuente de crecientes provechos." 

"En los países donde la tierra es fértil, pero mal cultivada; 
donde las vías de comunicación facilitan la salida; donde, en 
una palabra, se puede establecer con ayuda de grandes capita- 
les el cultivo en grande, puede suceder que la producción ve- 
getal haga progresos más rápidos que la producción animal, si 
ésta no recibe de fuera ningún impulso. Dado este caso, exa- 
minemos cuáles son las influencias exteriores que podrían ayu- 
dar al agricultor para hacer marchar á la par la mejora del cul- 
tivo de sus tierras y de su ganado. Parécenos que no hay más 
que un medio de resolver el problema, á saber: importar ani- 



r 



295 

males que posean las cualidades que el progreso del cultivo des- 
arrollaría á la larga en los que poseen; pero como la importa- 
ción de un rebaño ocasionarla ordinariamente gastos de mucha 
consideración, y como no es difícil acertar á escoger la raza que 
tenga las condiciones económicas que se desean, quizá lo más 
acertado es importar algunos animales del tipo que se desea 
obtener y servirse de ellos para el cruzamiento." 

"El cruzamiento de las razas, cuando se hace bien, es una 
operación industrial que puede hacerse sin temor de compro- 
meter el porvenir de la raza sobre la cual se opera: y decimos 
de propósito operación industrial, porque no creemos que sea 
medio de crear razas ^periores á las que se trata de mejorar 
smo únicamente más productivas; á no ser que dicha operación 
vaya acompañada de un régimen y de cuidados apropiados pa- 
ra producir aquel efecto. La verdadera utilidad del cruzamiento 
consiste en que, mediante él, es posible obtener con más rapi- 
dez que por la selección, animales que posean aptitudes que los 
pongan al nivel del perfeccionamiento del cultivo de la tierra 
que los sustenta." 

"Es fácil explicar por qué, mediante el cruzamiento, se llega 
más pronto que por la selección á desarrollar aptitudes deter- 
minadas en una raza de ganado. Con los padrones perfecciona- 
dos que se emplean, se trasmite inmediatamente á las crías una 
parte de las aptitudes propias del tipo que se busca; y estas ap- 
titudes bajo la influencia del régimen y de los cuidados que, á 
la larga, debían producirlas sin auxilio del cruzamiento, debLn 
necesariamente conservarse y aun continuar desarrollándose á 
cada nueva generación, hasta que las nuevas razas se hallen en 
armonía con las condiciones de la tierra que las sustenta." 

"En la mejora por selección ambos reproductores son de la 
raza á que pertenecen los animales que se trata de perfeccionar; 
ni el uno ni el otro poseen las aptitudes de que se desea estén' 
dotadas las crías, y por consiguiente no pueden trasmitirlas. El 
régimen al cual se someten éstas, es el único que puede obrar 
favorablemente en el sentido de la mejora deseada; pero el po- 



it. 



% 



í'KÍ 






''-Al 



1'í 



ht: 




:| 



i! "? 






I ^ • iS 




296 

der de la herencia, que conserva siempre las cualidades distin- 
tivas de la raza, contraría ó retarda los buenos efectos del régi- 
men adoptado, por adecuado y eficaz que sea." ' 

"Puesto que por la selección no se puede mejorar el ganado 
sino aprovechando la influencia del régimen al cual se le ha 
sometido, mientras que por el cruzamiento este mismo régimen 
y la herencia obran concurrentemente, se puede formular el 
siguiente principio: el régimen, ayudado del cruzamiento, mejora 
el ganado y los resultados son más rápidos que cuando se pres- 
cinde de la influencia de -una raza perfeccionada." 

"No faltan zootécnicos que niegan, así la posibilidad de for- 
mar por este procedimiento razas superi|)res, como la de que 
las crías resultantes del cruzamiento puedan adquirir caracteres 
típicos diferentes de los de las razas de que proceden. Estas 
dudas nos mueven á tratar de averiguar si realmente es impo- 
sible obtener por el cruzamiento animales que posean caracteres 
nuevos, bastante fijos para poder perpetuarse por la generación, 
cualesquiera que sean las condiciones de existencia á que están 
sometidos. Trataremos de probar que los caracteres de confor- 
mación, modificados ventajosamente por el régimen ayudado 
por el cruzamiento, se conservan y van fijándose más, con tal 
que los animales permanezcan sometidos á la influencia del ré- 
gimen, que por sí solo habría bastado con el trascurso del tiem- 
po para desarrollar dichos caracteres." 

"Es obvio que los resultados de la mejora del ganado no pue- 
den extenderse más allá de los límites en que es económica- 
mente posible suministrar á los animales los alimentos y cuidados 
bajo cuya influencia se han mejorado. El que los carneros de 
la Gharmoise presentan en sus caracteres típicos diferencias 
debidas al atavismo de las diversas razas asociadas para facili- 
tar el cruzamiento, no es lo que los hace inadecuados para con- 
servar en todas partes los otros caracteres de conformación que 
los distinguen; solamente su permanencia en un medio diferente 
de aquel en que nacieron, podría imprímiríes caracteres de 
conformación diferentes de los que poseen hoy. Cuídese un ca- 



( 



297 

bailo inglés como un ordinario de tiro, y no conservará ni los 
caracteres exteriores de conformación ni la enei^ía nerviosa que 
lo caractenza. Traspórtese un buey de Durham á los pastos se- 
cos de Argeha, y pronto se le verá perder sus formas propias y 
su admirable precocidad. El que las aptitudes y la conforma- 
ción del caballo inglés y el buey de Durham se modif.quen 
cuando dejan de estar sometidos á la influencia de los agentes 
higiénicos que los perfeccionaron, no quiere decir que, sin cru- 
zarlos con otros animales, sea del todo imposible reconocer en 
ellos mas arde alguno de sus caracteres originarios. Se encon- 
traran en los descendientes de estos animales, durante un tiem- 
po mas o menos largo, los caracteres de la raza de que proce- 
den; pero será esto lo único de común que, andando el tiempo 
tendrán con sus progenitores." 

"Que se prefieran reproductores pertenecientes á una colec- 
ción de individuos cuyos caracteres típicos presentan diferen- 
cia mas o menos notable, nada más conforme á la filosofía de 
la reproducción y á los intereses del que hace la elección; pero 
decir que en el ultimo, caso no es posible obtener resultados 
durables y ventajosos, es chocar voluntariamente con una ver- 
dad zootécnica que puede formularse así: "Los caracteres exte- 
riores de conformación correspondiente á las diversas aptitudes 
de que los animales domésticos están dotados, están completa- 
mente subordinados á las condiciones del clima, de los alimen- 
tos y de los cuidados particulares, bajo cuya influencia se han 
desarrollado. Así por la generación como por el régimen se 
puede perfeccionar en un animal una de las cualidades de su 
especie; poro no seria posible trasmitiría á sus descendientes, 

rsred"'^ ^" '-''''''''- -"^"'- - '- -''^- 



U 



'I 

i* 



^*'9m^wff'i 






i 



298 






;1: 



I. I • 




tí 



m 












EXTRACTO ESTADÍSTICO 

DE LAS EXPORTACIONES DE GANADO DE LA REPÚBLICA EN LA 
ACTUALIDAD, Y DE LOS CONSUMOS INTERIORES. 

Ya que hemos dado reglas tomadas de autores acreditados 
sobre el modo de fomentar los criaderos de ganado, parece 
oportuno manifestar, como un estímulo para los que á este gé- 
nero de explotación se dedican, á qué altura están las ventas 
en nuestra patria, ya para exportar, ya para alimentación inte- 
rior: tomamos estos datos del inteligente empleado de Hacienda 
Sr. José M. Garmendia, que los ha escrito con carácter oficial, 
con relación al año económico de 1883 á 1884. 

Exportación, * 

^ Cabezas de ganado caballar, en pié 21,414 

„ « „ vacuno, Ídem 35,410 

„ „ „ mular, Ídem .• 934 

„ „ „ de cerda, idem 62 

„ „ „ menor, lanar y cabrío, en 

pié 2,771 

Total ." 60,591 

cabezas; la mayor parte exportadas para los Estados Unidos 
del Norte. 

Parece también del caso mencionar la exportación de pieles 
en el mismo año, pues es claro que esto también se relaciona 
con ese género de comercio. 

Pieles curtidas 76,880 

,, de chivo 1.027,303 

„ de res '... 3.241,266 

„ de venado 180,500 

Total 4.525,949 



; 1 jí 



299 

Consumo interior. 
En cuanto al consumo de carne en p1 noí m 
manifestar e. de la dudad de mS o qu í' ', t. ' ™" 
seguida: ^ "J"^ ^^ ^'e en 

Ganado lanar lonsoo .. 

,., -1^0,088 cabezas. 

" *=«''™ » 3,049 

" '^'''^«'■da 48,529 " 

" '"^™"o 67,770 ," 

Total 239 936 

animales consumidos en el año mencionado. 

Respecto de los Estados de In Ro,i,',k7- 
suficientes para poder calcula Ve, ' "° ''P°''^" «^^^^^ 

aventurado calculnr ph rf^. n "-^^'^Pi^í^^a, tal vez no sea 
ejemplo, .0 „„.„,tó„ „el,oZhs !,\|tl * r'"" 

Bajo las mismas bases se pueden hnrpr t.o -i ^ 







CLASIFICACIÓN Y VALORIZACIÓN 

r>E LOS GANADOS. 

la ^7^'' cría de ganado, no sdlo la nacencia y 

en sus res^l^srjrr X^T^^^^^^^^^^^^ 
an.n,al va en aumento hasta cierta ^dad I t^Ztl^t 

Cont. Rural.— 21 



^V!itáfc-í*Bs 



INTENTIONAL SECOND EXPOSURE 



I i 



Eͧ 



Hif. 



298 



299 



1 1 



«í ' : 



•r 



m 



EXTRACTO ESTADÍSTICO 

DE LAS EXPORTACIONES DE GANADO DE LA REPÚBLICA EN LA 
ACTUALIDAD, Y DE LOS CONSUMOS INTERIORES. 

Ya que hemos dado reglas tomadas de autores acreditados 
sobre el modo de fomentar los criaderos de ganado, parece 
oportuno manifestar, como un estímulo para los que á este gé- 
nero de explotación se dedican, á qué altura están las ventas 
en nuestra patria, ya para exportar, ya para alimentación inte- 
rior: tomamos estos datos del inteligente empleado de Hacienda 
Sr. José M. Garmendia, que los ha escrito con carácter oficial, 
con relación al año económico de 1883 á 1884. 

Exportación. * 

' Cabezas de ganado caballar, en pié 21,414 

„ „ „ vacuno, Ídem 35,410 

„ „ „ mular, Ídem ; 934 

„ „ „ de cerda, idem 62 

„ „ „ menor, lanar y cabrío, en 

pié 2,771 

Total .' 60,591 

cabezas; la mayor parte exportadas para los Estados Unidos 
del Norte. 

Parece también del caso mencionar la exportación de pieles 
en el mismo año, pues es claro que esto también se relaciona 
con ese género de comercio. 

Pieles curtidas 76,880 

,, de chivo 1.027,303 

„ de res '. 3.241,266 

„ de venado 180,500 

Total 4.525,949 






Consumo inieríor. 
En cuanto al consumo de carne en el mk «rfi. . ^ 

n.a„ festar el de la ciudad de México, qu es e'l l' L " 
seguida: » 4"^ es ei que se ve en 

Ganado lanar lon^oo . 

, ., -i^u,o«« cabezas. 

" *=*"° » 3,049 

" '''^<=e'*da 48529 " 

" ^''™"0 67,770 ," 

Total 239 936 

anímale, consumíaos en ei alio mencionado 

i I. *«nsLcia^:;rc ,:«r:r<,eT„:r°*"" 

snme poca carne „.,,„e no p„c* X^b ,á " r ™- 

aventurado calcular ph ri^ n ^^''^P^^ria, tal vez no sea 

.aconsnmen * *::r::!rr*T^^^^^^ 

*mpl., se consumid,, och.d „ ,, m,, ° i'^'"'''' 'T <"' 

Bajo las mismas bases se pueden Inm,. i„ -, , 
íes á los otros "amdo, v.. ' ' ''''™'°^ ''"^^"•en- 

explotacion deíh do 4nadT ""'\ ^°"^'^---' '« ^<^ que la 
tanda, y que és a puedo " '" '" " "' "'°"""" ■"^P'?'- 

CLASIFICACIÓN Y VALORIZACIÓN 

I5E LOS GANADOS. 

—al va en aumento basta cierta ^edad Tqúete ^rt 

Cont. RuraI.-.2I 



1 






A. 



t. 



t, "*'*1 





300 

estaciona, digámoslo así, para después degenerar por razón de 
a V hay que tener también en consideración estos cambios 
po^To tambil influyen directamente en las alterac.ones del 

't^^^ nos rundamos, pues, para dar cierta pr.^^" 
cia en nuestras reglas de administración económica a la clasifl- 

^1lltr;or°el vacuno ,ue es el de más importancia, 
porqTees e, que'da la carne más nutritiva y la leche, aUmontos 

f^vnriínq de la raza humana. 

'Tls, pues, el 6rden progresivo del valor d-e tienen en el 

país los ganados, por Unnino .udio, proporcionado a su edad. 

Ganado vacuno. 

Becerros de herradero, es decir, los que han nacido en el año 
y se deben marcar en Noviembre, Diciembre y Enero, pudien- 

dose clasificar como crías ^^ 

Toros del á 2 años ^^ 

ídem de 2 á 3 años * ^5 

ídem de 3 para arriba ^ 

Terneras de herradero ; ^^ 

ídem de 1 á 2 años •. ^^ 

ídem de 2 á 3 años ^q 

Vacas de vientre, 3 años para arriba 

Se debe tomar razón de la nacencia en el acto en que ésta 
tien lugar y dé cuenta de ella el sirviente respectivo, pero no 
se valoriza I animal sino hasta que esté marcado, 6 herrado. 

Ganado caballar. 

Potros de herradero de menos de un año de edad § 6 

ídem de 1 año á2 años ^^ 

ídem de 2 á 3 años ^o 

ídem de edad, 3 años • 

i 

k 






301 

Potrancas de herradero g g 

ídem de 1 año ^ 

Yeguas de vientre, 2 años para arriba * 12 

^ Los años en el ganado mayor se cuentan de un herradero 
á otro. 

Ganado midar. 

Muletos de herradero g n 

Muías ó machos de 1 año ^6 

ídem ó Ídem de 2 años *'** 25 

Idemóídemdeedad,3 años para arriba ^ . . . 40 

Ganado de burros» 

Burros de herradero • g a 

ídem de 1 año ^ 

o 

ídem de 2 años .^ 

ídem de edad, 3 años para arriba jg 

Burras de herradero ' ^ 

ídem de 1 año q 

ídem de vientre, 2 años para arriba 14 

Ganado lanar. 

Crías hembras y machos, ó sean corderos de arredro.... $ O 50 
Borregos y carneros de 1 año hasta 2, comprendiéndose 
en la primera denominación los animales que no es- 
tán castrados, y en la segunda los que ya lo están 1 00 

Borregos y carneros de 2 años hasta 3 2 00 

ídem de3 años para arriba 4 qq 

Ovejas de 1 año hasta 2 \ j q^ 

ídem de vientre, 2 años para arriba 1 75 

Ganado eabriot 

Chivos y cabras de arredro, ó sean crías ^ q 75 

ídem castrados ó sin castrar, de 1 año hasta 2 1 OO 



i I»* li 



ii.;- . 



ti i * 



ii 



V. 



^1' 



l!t 




1% 



302 

Chivos castrados ó sin castrar, de 2 á 3 años $ 2 00 

ídem de 3 para arriba 4 00 

Cabras de 1 año hasta 2 1 ^^ 

ídem de vientre, de 2 años para arriba 2 00 

Cerdos, marranos, 6 sea ganado de cerda. 

La cría de este ganado, á los seis meses, vale por lo co- 
mún ' ^ ^ ^^ 

De unaño -^ ^^ 

Dedos años 2 00 

De tres Ídem •" ^ ^^ 

Después de esta edad el precio es convencional, acomodado 
á la gordura y clase del animal. 

Cuando se ponen á engordar los marranos para su venta, se 
tiene en cuenta al hacer ésta, el costo de la pastura consumida 
y el peso del cerdo. Se estima generalmente la arroba de 14 á 
18 reales. 



CLASIFICACIÓN DE LA SERVIDUMBRE 

PROPIA PARA NEGOCIACIONES DE CRÍA DE GANADO EN EL PAÍS. 

^dmmís¿mc?07\— Considerado como el jefe ó director de la 
negociación, tiene á su cargo todo lo relativo á ella: pastos, agua, 
albergues, curaciones, engordas, herraderos, pago de sirvientes, 
etc.; todo en la parte directiva se entiende. 

ITai/orcZoííios.— Los debe haber en número proporcionado al 
de las cabezas de ganado, y si éste es muy grande, parece con- 
veniente que haya un Mayordomo para el ganado mayor y otro 
para el menor. Estos cíependientes son los vigilantes inmedia- 
tos de los de menor categoría; se puede dedicar á cada Mayor- 
domo cierto número de criaderos, ó sean prados de estancia 



\% 



4 



803 

sTo'Ültllos ''^' ^'"""^ ^' ^'"'''"' P'-°P°''<='°»^do á la exten- 

Cada Mayordomo debe estar á la mira constantemente de la 
alimentación del ganado, de que no le falte agua y de que tenga 
donde sombrearse. Debe tomar nota de cada animal que mue- 
re o nace y dar cuenta diaria de ello al administrador, para cu- 
yo efecto recorrerá diariamente los campos de su demarcación 
Debe procurar la curación de los animales enfermos y de qué 
se maten s. la enfermedad es en su concepto incurable; que las 
cnas mamen de la misma madre, porque el cambio les es nocí 
vo; asi como que los animales, en lo general, no tomen del pas- 
to que aun conserva el rocío, porqne es dañoso. 

Si los ganados de su cargo tienen albergue nocturno, cuidará 
de que sean llevados á él á la puesta del sol, contando el nú- 
mero de cabezas, así como también cuidará de que vuelvan 
temprano al campo, dejando á las hembras paridas con la de- 
bida separación. 

Si no hay albergues y el ganado está remontado en lugares 
boscosos, debe hacer corridas frecuentes para calcular su nú- 
mero. Es bueno interesar á los mayordomos con una parte del 
precio de las crías. f ^ uci 

De los animales que están en engorda debe cuidar el mayor- 
domo, examinando sus alimentos especiales y procurando que 
no les falte la sal, pues ya se tiene dicho que es necesaria 

A su cargo están también las señales y marcas de los gana- 
dos y las notas de altas y bajas de los que pasan de una edad 
a otra, cambiando de precio con este motivo. 

Caporales-Para el ganado caballar, mular y de burros, hay 
gañanes que viven á jornal y tienen aquel nombre: puede estar 
encargado cada uno del cuidado de cien cabezas, poco más ó 
menos bajo las órdenes del mayordomo, desempeñando res- 
pecto del Hato ó sea grupo de ganado que tienen á su caigo las 
obligaciones que el mayordomo tiene en mayor escala 

Caudaios.-Con las mismas obligaciones de los caporales se 
dedican para el ganado vacuno sirvientes que llevan aquel ñora- 






m 



I-MI 



-«4 



i 




¥. ' 



mm 



f j' 



804 

* 

bre y tienen á su cargo menor número de cabezas, particular- 
mente si entre ellas hay vacas, pues éstas requieren mayor cui- 
dado, por la leche que es el mejor producto de este ganado: los 
caudillos son considerados como jefes de los vaqueros, y éstos 
son, pues, los que, en último término, cuidan de cierto número 
de cabezas y ordeñan á las vacas. 

Vacieros. — Respecto de ganado menor, estos sirvientes hacen 
de jefes de los pastores y desempeñan, con relación á dicho ga- 
nado, las funciones de los Caporales en el mayor. 

Un vaciero puede tener á su cargo mil cabezas de ganado, 
con el nombre de majada, que es el que se da á este grupo. 

Pastores. — Estos cuidan menor número de cabezas y hacen 
en pequeño lo que el vaciero debe hacer en escala superior. Un 
pastor puede estar encargado de cien cabezas de ganado menor. 

Coleros. — Estos son muchachos de corta edad que ayudan á 
los pastores en el desempeño de sus obligaciones. 

En España, de cuya nación ha heredado México la mayor 
parte de sus usos y prácticas, varía algo la nomenclatura de los 
sirvientes en el ramo de ganados, pues llaman Mayoral al pas- 
tor principal que cuida de los rebaños y cabras; Rabadán al 
subalterno del Mayoi-al, que gobierna un Hato de ganado, y Za- 
gal al pastor mozo, subordinado al rabadán en el Hato. 

Los mayordomos disfrutan en México, generalmente, sueldo 
mensual y ración de carne, y si hay siembras, tienen también 
ración de maíz. 

Los caporales, caudillos y vacieros, también se ajustan por 
salario mensual y ración. 

En cuanto á los pastores, es costumbre tenerlos á jornal y 
ración diaria, ó semanaria. Los coleros, que son por lo común 
muchachos de las familias de los sirvientes de las haciendas, 
ganan medio ó un real diario. 



305 



VALORIZACIÓN DE LOS PASTOS 

Y MODO DE LLEVAR LA CUENTA DEL CONSUMO Y USO DE ELLOS CUANDO 
SE TRATA DE UN ALTO NÚMERO DE CABEZAS DE GANADO. 

El USO ó arrendamiento de los prados se considera por años 
de esta manera: ' 

18 ó 20 pesos al año por cada cien cabezas de ganado me- 
nor, cualquiera que sea la calidad del pasto. 

Doce.reales al año por cabeza de ganado cabalar, vacuno y 
mular. ' ^ 

Seis reales por burro, macho ó hembra, también anuales 
El costo puede variar algo según sea más ó menos abundan- 
te de pastos la comarca ó localidad. 

Como fácilmente se comprende, es indispensable'conocer es- 
ta valorización para poder llevar la cuenta, ya sea para hacer 
el cobro, si se trata de ganado ajeno, ya para calcular el con- 
sumo y los rendimientos si se trata de ganado propio; y como 
qmera que en una negociación de cría y venta de ganado hay 
una alternación constante en su número, provenida de altas 
que ocasiona la nacencia y de bajas por muerte ó venta se ha- 
ce preciso llevar la cuenta de los pastos en proporción del con- 
sumo SI no rigorosa dia por dia, porque esto seria impracüca- 
ble, sí siquiera por recuentos mensuales del ganado, con abs- 
tracción de las crías que aún maman. 

Formularemos, pues, una cuenta, de ganado lanar por ejem^ 
pío, bajo estas consideraciones: • 

1? Si por cada cien cabezas corresponden en el año $18 
(adoptamos esta cifra), es claro que al mes corresponderán 
?1.50 es. 

2? Para no tener que hacer cálculos diarios del consumo de 
pastos con relación al número de cabezas, admitiremos, sólo 



,.A.. -^ . ■ — 




4 

*■ 



4 ■ 

i 




306 

para estas operaciones, que la nacencia compense la mortan- 
dad, es decir, que sea igual á ella, al menos en circunstancias 
ordinarias, y cargfiemos en fin de cada mes los pastos que co- 
rrespondan al ganado que en esa fecha exista, agregando á este 
número únicamente el de alguna partida de cien cabezas para 
arriba que se haya dado de baja por venta ó cambio, en cual- 
quier dia del mismo mes; la diferencia de cargo respecto del 
período comprendido entre la fecha en que tuvo lugar la'baja 
y el fin del mes, se supone que será insignificante en el hecho 
de que, en todo ese mes, el cargo por consumo de pastos sólo 
es de §1.50 es. por cada cien cabezas. 

Bajo las consideraciones que preceden, formularemos la cuen- 
ta de un trimestre cualquiera. ^ 

CUENTA (le los pastos que ha consumido el gayiado lanar de la 
propiedad de N. N. en el trimestre corrido del 19 de Abril al SO 
de Junio de 1883, al respecto de $18 anuales por cada cien 
cabezas. 

Meses. Cabezas. 

Abril. 4,^30 que existían en fin de dicho 

mes, con excepción de las 

crías $ 67 95 

Mayo. 4,400 que idem idemidem idem $ m 00 

100 vendidas el dia 20, cuyo 

consumo de pastos se agrega. 1 50 67 50 

Junio. 4,390 que existían en fin de dicho 

J^es 65 35 

Suma $ 201 30 

• (Firma del mayordomo encargado 
del ganado.) 

De un modo semejante se procederá respecto del ganado ma- 
yor, teniendo en consideración el precio mensual del pasto por 
cabeza, y entonces sólo habrá que multiplicar este precio por el 
número de cabezas. 



PARTE SEGUís^DA, 

RELATIVA Á COJÍTABILIDAD. 



Reglas generales que pueden considerarse como la .ntroduccon 

,• A LA contabilidad DE ESTE GÉNERO DE NEGOCIACIONES PARA ÜN PE- 
QUEÑO RANCHO, ES DECIR, PARA CRÍA EN CORTA ESCALA. 

Ya hemos dicho en nuestros capítulos I y II, que la base para 
cualquiera contabilidad son las cuentas corrientes, pues por sí 
solas bastan para dar á conocer, aunque sea aproximativamente, 
los resultados de una negociación cualquiera. 

Nutridos de esta verdad, veremos cuál es el mecanismo sen- 
cillísimo de las cuentas corrientes relativas á explotaciones de 
ganado, pues aunque ya dijimos algo sobre esto en nuestro pri- 
mer capítulo al tratar de los animales que auxilian la labor las 
circunstancias varían algo cuando se trata de una negociación 
de cria de ganado en que éste desquita su manutención con sus 
productos de carne y anexos y no con su trabajo 

Como reglas aplicables á cualquier ganado, diremos que el 
primer cargo que va á su Debe es el de la existencia de cabezas 
con que se comienza, bajo la clasificación y valores respec- 

Después se aplica también al Dehe lo siguiente: 
1? La nacencia, cuando el ganado se arredra si es menor y 
cuando se hierra ó marca si es mayor; antes de esta operación 



ii t 



tf* ,« ■ 







■^1 


í 


'i "'■■ t. 


1 i 


i '■ 




1 ' 


f ) 




fl- 


% 


» 1 * 
'i .1 ■. 





308 

sólo se llevará nota del ganado en registros ó cuadernos á pro- 
pósito, considerando el número de cabezas, pero no su valor. 

29 El pasto consumido bajo las bases ya explicadas, y cual- 
quiera otra clase de forraje que se suministre .por escasez d(í 
pastos ó para engorda, con su valor respectivo. 

39 Los salarios y jornales de la gente que, bajo cualquier^i 
denominación, cuide el ganado; y si se trata de dependientes; 
cuyas atenciones ó trabajo sea extensivo á todos los ganados, 
como sucede con el administrador y los mayordomos, se hará 
un reparto proporcional de los sueldos y raciones de ellos en 
las cuentas de los ganados, adecuado al valor que representa 
cada género ó especie. De Ips gastos menores de administra- 
ción, de carácter general, también se hará un cargo proporcio- 
nal á cada especie de ganado. 

49 También irá al Debe cualquiera compra de ganado que s.e 
haga para mejoramiento de razas. 

Al Raber de las cuentas corrientes de ganados, va lo si- 
guiente: 

19 El ganado que se muere, con su valor respectivo, acomo- 
dado á la edad en que este hecho tiene lugar. 

29 El producto del ganado en pié que se venda y el de la 
carne que se aproveche del que se muera. 

Si se trata de ganado que proporcione ciertos productos pe- 
riódicos, como es el de la leche de las vacas, la lana del lanar, 
etc., también van al Haber de la cuenta estos productos, así co- 
mo al Bebe cualquiera gasto anexo, como es el de la trasquila 
y otros. 

Bajo las relacionadas reglas se debe seguir la cuenta corrien- 
te de cada especie de ganado, haciendo constar en ella, como se 
tiene dicho, la alta y baja de cabezas y los valores. 

En cada período de corte ó cierre de esta clase de cuentas, 
se debe agregar á la suma del Haber, según se ha explicado ya 
en el primer capítulo al hablar de ganados auxiliares de la la- 
bor, el valor que representa en aquel momento el ganado exis- 
tente, pues con este procedimiento se verá si ha habido ganan- 



809 



cía o pérdida; será lo primero cuando el Haber supere al Debe 
y lo segundo, cuando suceda lo contrario. El movimiento de' 
cabezas quedará balanceado, puesto que la existencia primitiva 
y as altas de ganado en el período de la cuenta, debe ser igual 
a las bajas, más la existencia que resulte para el si-uiente pe- 
riodo. ^ 

Formulemos ui^ modelo de esta clase de cuentas: 



í 



.^,-9* ■■>. - —»■ 



m*/^ 



lír! 



H 



-r 



'^HBf'^ 




f 



i 




tí 
<1 



O 
O 

o 






310 



g 


8 


8 


8 


i 


i 


i 


g 

•^ 




o 




i> 


«^ 









iC tí 

«O 

c 



: M 

^ O 







311 



Tal es la fórmula ó bosquejo de una cuenta de ganado en que 
es subentendido, cada asiento de alta ó baja debe estar en su 
respechva echa; nuestro objeto sólo es el de dar una idea ge- 
neral de esta clase de cuentas corrientes. 

se ^17 ^/'"^"^'^^^^^^^ para estas cuentas, se necesitan, según 
se acaba de aud.car, apuntes ó registros en que se anote la alta 
y baja de cabezas de cada género de ganado, bajo la debida 
clas,ficac,on: este trabajo parece propio del mayordomo, en u- 
yo dependiente es de suponerse alguna instrucción; no así en 
los caporales ó vaqueros, que por lo común son gente inculta. 
^^ El orden que nos parece á propósito para los apuntes, es 

Dedicar un cuaderno para cada especie de ganado, en quese 
lleve cuenta de alta y baja á cada grupo de la mismL edad, " 
decr, a las cnas de uno á dos años, con separación de macLs 
y hembras; al grupo de dos á tres, etc.; es subentendido que 
cuando canibia de edad el ganado se da de baja en ese grupo 
para dario de alta en el inmediato. 

. En el cuaderno de que se trata figurarán las altas y bajas en 
sus respectivas fechas, y por separado se debe llevar un libro de 
registro del movimiento del ganado, en resumen por meses 

V d J,r°y"''' í^"' '''• ™"'^*^''"° ^' «"°'«^'°"^« primitivas 
y del libro de registro de resúmenes por notas. 



312 



i t^ ?• 



ff 



^ 













^ "Sí 



r^ O 



U3 00 

CO O 






o "^ 



f- ^ r— ! 



1— < ci 



o 



!/2 






^ nc 









P 






CO 



CO 2 

00 o 



^ 




^ = . 



C o 



CO 






c «o '-I 

i-t r-i CO 



O 



ce r 

00 '^ ^ ^ 
I— I -•-> 



P5 







N55 



1^ 



o 



O) 



« 



o 




CO 



CO íí 

00 

00 






¿.2 
o o 



C3 



ns 



CS 
N 
O 

•3 

o 



c5 



O 

Ti 



o 






TS 



Cao 

O 



s 

«a 

es 






03 



S 







314 



El libro de registro de altas y bajas, se debe llevar así: 



315 



REGISTRO DE ALTAS Y BA 



r* 



m 



r 



MESES. 



1883. 



Diciembre. 



Id. 
Id. 



Id. 
Id. 
Id. 



JAS DEL GANADO YACUíí'O. 



ORÍGEN DE LAS ALTAS Y LAS BAJaS. 



Existencia de cabezas en el dia 1? 

Ganado nacido 

Comprados para cruzarla raza 

Suma el cargo 

Ganado muerto 

Vendido ú H 

Pasan de una edad á otra después del herradero 

Suman las bajas 

Repetición de las sumas del cargo para sacar la existencia 
para Enero , 

Quedan 

Se agregan los animales que pasan de una edad á otra 

Existencia para Enero de 1884 



En efecto, las verdaderas bajas fueron 227 cabezas que, deducidas de 931, dejan una 
bajas en un casillero, son altas en el otro. 




-i^tencia de 704, que son las que resultan, pues las otras, es deei, las 828, si bien 



son 



Cont. Rural.— 22 



.^ 



1-1' 



IM 




316 • 

Para cada especie de ganado se dedicará cierto número de 
hojas del libro de registro, á fin de asentar en ellas el movimien- 
to de cada mes, por su orden regular. 

Ya se ha indicado que los cuadernos y el libro de registro es- 
tarán á cargo del mayordomo ó mayordomos, quienes tomarán 
de los caporales, caudillos ó vacieros, datos diarios con relación 
á la nacencia y muerte del ganadl), cuyos datos los rectificarán 
con sus frecuentes visitas al campo, ó sea á los criaderos. 

En las grandes haciendas en que una parte del ganado está 
remontado en bosques ó matorrales de difícil acceso, es claro 
que estas reglas sólo se observarán en lo posible, pues aquella 
circunstancia impedirá los recuentos frecuentes y por consi- 
guiente el asiento oportuno de las nacencias ó muertes. 

Por lo expuesto se comprenderá que, con sólo las cuentas 
que se han explicado de alta y baja de ganados llevadas con la 
debida separación respecto del de ^da especie, y con las que 
se forman con la propia distinción concentrando la nacencia y 
los gastos en el Debe, así como las muertes y las ventas en el 
Haber, con la debida comparación de resultados para ver si ha 
habido pérdida ó utilidad, se puede formar un resumen en 
cualquier momento, el cual dará á conocer los productos libres 
obtenidos con relación á cada especie de ganado, ó las pérdi- 
das, si las ha habido, haciendo como última operación el cóm- 
puto general é infiriendo por él si la utilidad definitiva corres- 
ponde ó no al capital que represente la negociación. 

Pero si bien esto bastará tratándose de una pequeña explo- 
tación de este género, es decir, de un pequeño rancho de cría 
de ganado, no sucederá lo mismo si se trata de una negociación 
en grande, en que en alta escala se aprovechen los productos 
del ganado, mejorando la raza, haciendo engordas para vender- 
lo mejor, etc.; entonces ya se necesitará una contabilidad más 
en regla, la de partida doble aplicada á este género de explota- 
ción, y de ella, pues, pasamos á ocuparnos en seguida. 



317 



RELACIÓN DE CASOS PRÁCTICOS 

PARA LA CUENTA DE UNA HACIENDA DE CRIADEROS DE GANADO. 

Comenzaremos, pues, por formular el inventario de activo y 
pasivo, como lo hemos hecho antes para las haciendas de la- 
bor y las de pulques, 

Con relación á ganados, formaremos, pues, un inventario es- 
pecial de cada especie, para incluirlo después en el general 

Veamos, pues, cuál es la forma que propiamente debe pre- 
sentar el inventario de la existencia de cualquiera especie de 
ganado, por ejemplo, el vacuno. 

INVENTARIO VALORIZADO DEL GANADO VACUNO EXISTENTE HOY EN 
LA HACIENDA TAL, DE LA PROPIEDAD DE N. 

Machos. 
50 Crías, ó sean becerros de herradero á $ 7 

200 Toros de 1 a 2 años, ya herrados, á $ 12 

325 id.r^73;idi¿7Vi5:::::::::::::::::::::;; ¡t¡'i 

800 Id. de edad, es ^ecir, de 3 años para arri- ' 

^^'^^^^ „ 20,000 00 

^^P^^^^ $ 27,625 00 

Hembras. 
30 Crías, ó sean terneras de he- 
rradero, á $ 7 una $ 21O 00 

100 Terneras de 1 á 2 años, á $12.... „ 1,200 00 
200 Vacas de vientre, de 2 años pa- 

'^ ^^^^^^' á «20 „ 4,000 00 „ 5,410 00 

1,705 (Tabezas con el valor de § 33,035 00 



■W. ...i», -(>*. 



fl^ 



#■' 



»?■- 



■'^ 









ilf 




318 

Formado ya el inventario parcial de cada especie de ganado, 
procederemos á formar el general, del activo y pasivo de la ha- 
cienda de San Jacinto, que es el nombre que daremos á nues- 
tra negociación de cría de ganado, cuya cuenta comienza en 19 
de Noviem.bre de 1883. 

Los asientos que este inventario causa, son los que se ven 
bajo los nüms. 1 y 2 en el Diario general que se presenta á 
continuación de esta parte de nuestro capítulo III, que hemos 
llamado "Relación de casos prácticos." 

El paso de estos asientos y de cualquiera otro al Libro Ma- 
yor, se hará bajo los mismos principios que hemos dado á co- 
nocer en nuestras contabilidades anteriores. 

El libro auxiliar de caja, los de sueldos y jornales de depen- 
dientes y el de troje ó granero, los cuales son indispensables en 
toda negociación de alguna importancia, se deben llevar en las 
de cría de ganados bajo las propias reglas y formularios de que 
hemos hecho uso al tratar de tierras de labor y pastales, pági- 
nas 15 á 20, 32 y 43 á 47 de nuestro capítulo I, y por eso es 
que juzgamos inútil repetirlas; así pues, sólo nos ocuparemos 
de los libros generales que son el Diario y el Mayor, pues ellos 
sí conducen á nuestro propósito, que es el de que conozca fá- 
cilmente el ganadero, en cualquier momento, si ha tenido uti- 
hdades ó pérdidas, y en qué relación están unas ú otras, con 
cada especie de ganado de los que explota. 

Supondremos, pues, que el dia 10 se hizo á Manuel Soria una 
venta de ganados pagadera de este modo: mitad al contado y 
mitad á plazo de dos meses, garantizado con un pagaré. 
Los ganados fueron éstos: 

Vacuno, 

400 Toros de edad, á §28 § 11,200 00 

100 Id. de 2 á 3 años, á § 18 „ 1,800 00 

Total 500 Cabezas por precio de § 13T)00 00 



319 

°'' frente §13,000 00 

Lanar. 
300 Cameros de 3 años, á $5 uno.... § 1,500 00 
150 Ovejas de 2 años, á $ 2 60 una... „_J75 00 „ 1,875 00 

'^°*^' ? 14,875~00 

. Este asiento es el que tiene el ntím. 3 en el Diario 

El d,a 12 se compraron al contado, á José Solórzáno, cinco 
toros padres de raza americana, al precio de § 80 uno, es decir 
se dieron por ellos $ 400. ' 

Véase la partida ntím. 4 del Diario. 
Nos proponemos poner en engorda cien toros de los que te- 
nemos, de tres años de edad, para poderlos vender á buen pre- 
cio y en vista del resultado seguir haciendo la misma operación 
Sabemos que es conveniente para estas engordas observad 
ciertas reglas que deberemos poner en ejecución 

Por ejemplo, es bueno hacer el separo para las engordas á 
la entrada del verano que es la época en que hay pasto tierno 
siendo de muy buen resultado para el objeto quépase el ¡12 
do del pasto uerte al tierno, así como darle sal, tenerlo quieto 
y no cambiarle agua; pero como ya la estación no es aquella en 
que hay pasto tierno, pues hemos supuesto que estamos en No- 
viembre vamos á valemos de otro arbitrio que también es bue- ' 
no para la engorda: darle al ganado maíz y alfalfa 

En atención á que el costo de esta pastura ó forraje extraor- 
dinario tenemos que cardarlo al ganado sobre su prLo de in- 
ventario, así como cualquiera otro gasto que origine á fin de 
poder comparar todo este cargo con el producto de la entapa! 
ra poder estimar la utilidad, abriremos cuenta especial al ganado 
puesto en engorda. fe«"wuo 

Como quiera que no tenemos maíz suficiente disponible aun- 
que sí alfalfa que ya guarda estado de corte, compramos 'el dia 
15 cincuenta cargas de aquel gran« al contado y al precio de 
?4 caiga, a un arriero que transita por la hacienda 






i! 






FS'í 



i : 




"i 



320 

El asiento de compra es el que se ve bajo el núm. 5, y cci- 
menzamos á llevar nota del maíz y de la alfalfa que consume la 
engorda, para hacer el cargo en fin de mes, así como el de les 
salarios y raciones de los caudillos que cuidan el ganado. 

Llega el fin del mes, y como suponemos que en el curso de 
él se hizo el herradero, damos de alta en la cuenta, con los va- 
lores estimativos correspondientes, á los animales de ganado 
mayor que se expresan, ya marcados, así como á otros de me- 
nor que también supondremos se han arredrado. 

50 Becerros ó terneros, á $7 $ 350 00 

30 Terneras, á id ,^ 210 00 

20 Potros, á $6 ; ,, 120 00 

25 Potrancas, á id ^^ 150 00 

125 Animales por valor de $ 830 00 

Esto como animales marcados ó herrados que es lo mismo: 
ahora, respecto de arredros, tenemos: 

200 Crías de ganado lanar, ó sean corderos, 

á50 centavos $ loo 00 

150 Id. de id. cabrío, á 75 id „ 112 50 

350 Animales, por valor de $ 212 50 

El asiento de esto lo hacemos constar en el Diario bajo el 
núm. 6. 

El cargo de pastos consumidos lo podemos hacer por meses, 
por trimestres ó por año si se quiere, para lo cual ya enseña- 
mos el camino (páginas 191 á 193); pero como nos proponemos 
que esta contabilidad práctica comprenda dos meses, haremos 
el cargo relativo en el siguiente. 

Respecto de sueldos, salarios y raciones de dependientes, pue- 
den hacerse los cargos en las mismas fechas en que se asientan 
en el libro de Caja, ó bien por semanas ó por meses, reasumién- 
dolos; adoptaremos, pues, este último método y supondremos 



321 

que, habiendo formado el Administrador relaciones ó papele- 
tas de cargo por Noviembre, respecto de los sirvientes que es- 
tán dedicados á cada especie de ganado, tomando los dallos de 
sus cuentas personales, así como para éstas se toman del libro 
de Caja, del de troje y de los de ganados, cuando se trata de 
animales vivos ó de carne de muertos ministrada, los cargos 
son estos: 

A caudillos y vaqueros, cuidadores del ganado vacuno: 

En dinero $ 49 qq 

„ mMz, 5 cargas á $4 ^, 20 00 

(Precio de existencia.) 
En carne de un toro que murió „ 3 00 $ 63 00 

correspondiendo de esta cantidad veinte pesos á los 
que cuidan de animales puestos en engorda. 

Ministrado á caporales, cuidadores del ganado ca- 
ballar: 

En dinero $ 30 qq 

„ maíz, 3 cargas á $4 „ 12 00 „ 42 00 

. A los vacieros," pastores y coleros dedicados al 
ganado lanar: 

En dinero ^ 15 qq 

„ maíz, 2 cargas á $ 4 ^^ g 00 

„ carne de 6 animales muertos „ 7 OO 30 00 

A los sirvientes que cuidan el ganado cabrío: 

^"'^'"^^° „ 20 00 

Total cargo % 155 qo 

Los asientos del Diario general relativos á estas ministracio- 
nes, son los que aparecen bajo las partidas núms. 7 á 11, ex- • 
tractando en las cuatro primeras lo que se dio en dinero, en maíz 



E I 



-^.-,«-. .-.. - :í? 



it|r«'w 



i : 



E f ""' 



K 



..'I 



1^ 



322 

y en carne de ganado muerto, y trasladando en la última par- 
tida lo que se aplicó á los cuidadores de la engorda. 

En vista de los cuadernos de alta y baja de ganados y del 
libro de registro que lo reasume, de todo lo cual hemos trata- 
do ya, tenemos que formar asiento de los animales muertos en 
Noviembre, así como lo hemos formado de los herrados y arre- 
drados; supongamos que la mortalidad fué ésta: 

Vacuno, 

2 Toros de uno á dos años, á §12 $24 00 

3 Id de edad, á §25 75 00 

1 Vaca de vientre 20 00 §119 00 

Caballar, 

2 Potros de dos á tres años, á §15 §30 00 

1 Yegua de vientre 12 00 42 00 

Lanar, 

10 Carneros de dos á tres años, á §2 §20 00 

5 Ovejas de vientre, á §1.75 8 75 28 75 

Cabrio, 

4 Cabras de uno á dos años, á §1 4 00 

28 Animales por valor de §193 75 

El asiento relativo á esta mortandad, lo formamos en el Dia- 
rio bajo el número 12. 

De la leche producida por las vacas, hemos vendido en el mes 
de Noviembre, al contado, 100 jarras á §1, y hemos dedicado 
además 80 para hacer mantequilla, según nota especial que al 
efecto se lleva. 

Abriremos una cuenta á "Mantequilla," como la abriríamos 
á "Quesos" si los hiciéramos, para poder saber cuál es la utili- 



323 

dad que nos proporciona esta trasformacion industrial de la le- 
che; las 80 jarras que dedicamos á fabricación de mantequilla, 
las cargamos á la cuenta de ésta, á razón de § 1 jarra, que es el 
precio á que la hemos vendido, y cargamos también en cuenta 
§10 que han importado lo^ gastos de preparación del efecto. 

Los dos asientos que estos hechos causan, los formaremos en 
el Diario bajo las partidas núms. 13 y 14. 

Ya sabemos que en toda contabilidad agrícola se deben asen- 
tar en libros auxiliares los hechos que entrañan entrada ó sali- 
da de valores, de cualquiera género, conforme van teniendo 
lugar, es decir, en sus fechas respectivas, pasándolos después á 
los libros generales ó concentradores, reunidos ya por sema- 
nas, quincenas ó meses, según sea el movimiento más ó menos 
fuerte de la negociación. 

El 15 de Diciembre se hacen los siguientes gastos: 

Para compostura de instrumentos § 8 00 

Compra de sillas de sentarse para el Despacho 6 00 

Suma §14 00 

que asentamos bajo la partida núm. 15. 

Se hace el corte de la alfalfa que estaba sembrada y se mide, 
resultando ser 2,000 arrobas que tuvieron, como se ve por la 
cuenta, el costo de §40 por gastos de siembra, quiere decir, re- 
presentando cada arroba un valor de 2 centavos de costo. 

Se forma, pues, la partida núm. 16, como lo hemos hecho al 
tratar de cualquiera clase de siembra. (Véase la parte relativa del 
cap. I, págs. 20 á 27.) 

Llega el fin de mes y formamos nuestras liquidaciones de 
pastos consumidos en Noviembre y Diciembre, puesto que en 
aquel mes no formamos cargo alguno respecto de esto. 

La operación la practicaremos por los medios explicados en 
las págs. 191 á 193 de este capítulo, y nos da este resultado: 



i 






ti ; 



5?^•«s^"«'¥»r^^«^^ia^e&issí-.^ 



Mi: 




824 

El ganado vacuno consumió pastos por va- 
lor de 1412 50 

El Ídem caballar, por 40 00 

El Ídem lanar, por 45 00 

El ídem cabrío, por 22 50 

Suma .7 $520 00 

Este cargo lo hacemos bajo la partida núm. 17. 

Por un olvido involuntario no habíamos practicado el asien- 
to de los 100 toros que se separaron para engorda, entresacán- 
doles del común del ganado vacuno, y hoy consignamos este 
hecho en el Diario general, bajo la partida núm.. 18. 

Además, debiendo hacer el cargo á este ganado, del forraje 
especial que se le ha ministrado para que engorde, hemos lle- 
vado la nota respectiva y por ella vemos que ha consumido lo 
siguiente: 

Maíz, sesenta cargas que consideramos á $4, 
precio de entrada en la troje $240 00 

Mil arrobas de alfalfa, á 2 centavos, precio 

de siembra 20 00 

Suma $260 00 

que se asientan bajo la partida núm. 19. 

El encargado de la fabricación de la mantequilla entrega $99 
por producto de once arrobas, obtenida en diversas fechas y en 
distintos precios; damos, pues, entrada al dinero por medio de 

la partida núm. 20. 
Además, asentamos las siguientes ministraciones, bajo las 

partidas núms. 21 y 22; 



325 



Sueldos y salarios. 

Del Administrador de la hacienda, por Noviembre y 

Diciembre $120 00 

Del Mayordomo del ganado mayor, por id. id 60 00 

Del id. del menor, por id. id..... 50 00 

De caudillos y vaqueros, por Diciembre 38 00 

De caporales, por id 31 OO 

De vacieros, pastores y coleros de ganado lanar, 

por i(i 16 00 

De id. id. id. de id. cabrío, por id 17 00 

Réditos al 6 por 100 anual por Noviembre y Diciem- 
bre, sobre el capital de §6,000 que se reconocen á 

Medrano qq qq 

Suma $392 00 

Raciones de maíz. 

2 Cargas al Administrador, á $4 $8 00 

1 Id. al Mayordomo del ganado mayor 4 00 

1 Id. al id. id. del menor 4 oo 

4 Id. á los caudillos y vaqueros , IG oO 

5 Id. á los caporales 20 00 

2 Id. á los vacieros, pastores y coleros del ganado 

lanar 3 00 

IJ á los id. id. del cabrío 6 00 

16J Cargas por valor de |66 00 

Pasados estos asientos al Mayor, procedemos á hacer el reco- 
nocimiento de la cuenta de cada ramo, para observar cuáles son 
los asientos complementarios que le faltan y formarlos, pero es- 
to bajo un balance previo de comprobación según las reglas 
que ya conocemos, pues este balance servirá para cerciorarnos 
de que los asientos están bien pasados del Diario al Mayor. 

El balance es este: 



M.l3íí?^sS«M»Sf^T*aí3»(;.^ej^,^^.. 



I 



326 



i- 



ñf ; 



fj-, S 



ce 
o 

»— ( 

o 



10 

11 

12 
13 



14 

15 
16 
17 

18 
19 

20 

21 
22 

23 
24 



Títulos de los ramosi 



Capital 

Tierras pastales 

Edificios y otras cons- 
trucciones 

Ganado vacuno 

id. caballar 

id. lanar 

id. cabrío 

Máquinas, instrumen- 
tos y útiles de la- 
branza 

Muebles de la habita- 
ción, etc 

Maíz en grano 

Siembra de alfalfa 

La Caja 

Reconocimiento & fa- 
vor de Medran o, 
cuenta de capital 

Id. id. cuenta de rédi- 
tos 

Vales A recibir 

Pérdidas y Ganancias. 

Salarios y raciones de 
caudillos y vaqueros. 

Id. id. de caporales 

Id. id. de vacieros, pas- 
tores y coleros 

Ganado vacuno en en- 
gorda 

Cuenta de mantequilla 

Gastos menores de ad- 
ministración 

Alfalfa 

Dependientes superio- 
res 

Sumas 



i^OvinyEiEisrTO. 



DÉBITO. 



9 6,a50 

80,000 

10,000 

34,407 

4,310 

5,145 

2,635 



600 

506 

400 

40 

7,736 



60 

7,437 

193 

117 
93 

97 

3,080 
90 

8 
40 

246 



S 163,292 



»> 

» 



» 

¿O 



5(5 
75 



CRÉDITO. 



$ 135.975 
620 



16,102 

42 

1,910 

4 



346 

40 

1,121 

6,000 
50 

*i,'aÍ2 

20 



25 



99 
*20 



75 



M 



50 



SJ^XjIDOS. 



DEFDOR. 



ACREEDOR. 



$ 79,480 

10,000 

18,305 

4,268 

3,234 

2,631 



600 

506 
54 

6,615 



$ 163,292 



25 



10 
7,437 

97 
93 

97 

3,080 



8 
20 

246 



$ 136,782 



áo 



50 



¿5 



$129,925 



6,000 



M8 



70 



9 



í» 



75 



$ 136,782 



75 



Vemos, pues, que los asientos están bien pasados del Diario 
al Mayor, supuesto que las sumas de las dos primeras columnas 
son iguales entre sí, como lo son también las de la 3^ y 4% cosa 
que tiene que suceder necesariamente en razón á que las can- 
tidades deudoras y las acreedoras de los asientos del Diario, es- 
tán balanceadas. 

De los ramos que figuran en esta balanza, vamos á ver cuá- 
les necesitan asientos complementarios y cuáles están en el 
caso de que, sin otra operación previa, se trasmitan sus saldos 
al siguiente período de cuenta, porque estos saldos constituyen 
valores de activo y pasivo de ella, ó sean valores de inventario. 

En nuestro reconocimiento de cuentas nos encontramos lo 
siguiente: 



827 



Primero. Que es necesario acreditar los vencimientos de 
sueldos y de raciones de maíz en la cuenta que hemos titulado 
"Dependientes Superiores," es decir, lo que comprende lo per- 
teneciente al administrador de la hacienda y á los mayordomos 
de los ganados mayor y menor; mas como quiera que los tra- 
bajos del primero de los dependientes nombrados influyen á.la 
vez en la explotación de los diversos ganados, hacemos el cargo 
directo al ramo de "Gastos de administración de carácter gene- 
ral," y en cuanto á los mayordomos, cargamos el vencimiento 
del de ganado mayor, al vacuno y al caballar, por mitad, pues 
ambbs participan de la conveniencia de los cuidados de este 
empleado; y respecto del mayordomo de ganado menor, tam- 
bién cargamos su vencimiento por mitad al lanar y al cabrío, 
como lo haríamos por terceras partes si hubiera tres géneros 
diversos de ganado, ó por cuartas, si hubiera cuatro. 

Las partida^ referentes á este abono de vencimientos, son las 
que llevan los números 23 á 25 en el Diarío. 

De la formación de estos asientos surge la necesidad de otro, 
el del saldo de la cuenta de "Gastos de administración de ca- 
rácter general," cuyo cargo de §136 es menester repartir entre 
los ramos que se explotan, como lo hemos practicado ya en 
nuestras dos contabilidades agrícolas anteriores á ésta: el proce- 
dimiento descansa en las siguientes reflexiones: 

Se trata, pues, de una negociación de criaderos cuyo capital 
está particularmente representado por la existencia y el movi- 
miento de los ganados; pero como no todos tienen lo misma 
importancia en cuanto á valor, es claro que aquellos gastos que 
influyan en beneficio de todos los ganados indistintamente, de- 
ben reportados todos en partes proporcionales Respecto de la 
importancia que cada uno tiene; y como el valor representativo 
de cada ganado es variable en el curso de la cuenta porque 
constantemente hay nacencia, mueries, ventas y aun algunas 
compras, tomamos, pues, como punto de con¡paracion ó de 
partida, la existencia de cada ganado al comenzar el año, y así 
pues, diremos; 



t 



1 



-_^ ,>», --, -^ 



'^''^^-^'^•'''^-■?:-Sír'^^ys-;^^^^^:Sr.y...-j.^:-- 



EXISTENCIAS PRIMITIVAS. 



i3 




í • * 







$ 33,035 
4,000 
5,000 
2,500 



11 
11 



328 
GANADOS. 

Vacuno, 
Caballar, 
Lanar, 
Cabrío, 



VALOR REPARTIBLE. 

$ 100 88 
12 21 
15 28 
7 63 






$ 44,535 valor total en que se deben re- ^ 

partir...: $ 136 00 

Este reparto proporcional lo hacemos constar en la partida 
número 26. 

Las cuentas de los demás dependientes, es decir, de los de 
carácter subalterno, requieren también el asiento del vencimien- 
to de salarios y raciones y éste lo formamos bajo las partidas 
números 27 á 30, cargando el importe á los respectivos ga- 
nados. 

Bajo la partida número 31 ponemos los réditos causados por 
el capital de Medrano, en los dos meses de la cuenta. 

Estando en estas operaciones, vendemos al contado 80 toros 
de los que están en engorda, al precio de $ 36 uno, cuyo precio 
compensa el gasto y la dedicación empleada en esta engorda. 

Formamos, pues, con este motivo la partida número 32. 

Con relación á pastos, mantequilla y alfalfa, trasladamos el 
producto libre al ramo de "Pérdidas y ganancias," y lo mismo 
practicamos respecto del de los ganados, pero haciendo para 
conocer esta utilidad libre, lo que ya hemos aconsejado y prac- 
ticado en nuestras otras contabilidades, es decir, el procedi- 
miento mercantil de agregar á la suma del Haber de la cuenta, 
la existencia de objetos trasmisibles al siguiente período (en el 
presente caso el valor del ganado), con lo cual se forma un todo 
que se compara con el Debe; si éste sobrepuja, se perdió en la 
explotación; y si por lo contrario, el Haber es mayor, el exceso 
significa utilidad. 

El traslado de las utilidades lo verificamos por medio de la 
partida número 33. 



• 329 

Concentradas de este modo las ganancias y las pérdidas en 
una sola cuenta, trasladamos el saldo á la de "Capital," forman- 
do al efecto la partida número 34, y ya sólo nos quedarán por 
rmar los as.entos de trasmisión de activo y pasito al siguien 
te periodo de cuenta. alguien 

Estos asientos son los que llevan los números 35 y 36 
Terminadas.de este modo las operaciones, vamos á sacar de 
e las el provecho debido, obrando, pues, de una manera análo! 
ga a aquella con que hemos obrado en nuestras dos contabili- 
dades anteriores; vamos, pues, á hacer, consultando las cuentas 
espectivas, un análisis de la de pérdidas y ganancias que figura 
en el folio numero 16 del Libro Mayor de esta contabíidad pa- 
ra^^bservar cuáles han sido unas y otras y en qué t.nZ 

Ganancias, 
son "tas!"'" '''"" " '""*^ ^'' Miojntaero 16 ya citado, 

* 

^n el ganado vacuno, induYenáo $520 del que se 
puso en engorda » <í AQacy 

En el ganado caballar,.. ^ ' ^ ^^ 

gg9 í^g 

11 » ganado lanar , ^ ^ 

^ , , , 1,070 22 

11 1, ganado cabrio 

„ lospastos • 264 87 

„ la mantequilla ^^^ ^ 

„ la alfalfa ^^ ^ 

10 00 

Suma g 7 724 Efi 

Se deducen los réditos de Medrano 'ZZ'. ' 60 00 

Quedan S 7 664 ^n 

que aumentaron el líquido de] capital, como se puede 'ver por 
la siguiente demostración; ^ 

« 



ai 







11 "^1 



t ■ 



X 



o 
?^ 

o 

%:> 
Sí 



o 

?^ 

o 

•-^ ^^ 
'^ «& 

'^'^ 

si Qi 

■^•^ 
s; - 



ce 
ü 

O 






& 

^ 



•♦o 

5S 

«-¿> 

?: 

<^ 

«a 

co 

<o 
Sí 

O 

2 

o 









o 

£ ¿ g" 
¿>- S. 

•o 



w 



tí 

O 

o 

ü 

¡^ 
O 



O 
> 



ce 
O 

M 

H 
ü 

< 

TU :í 

O 

H 



o 

M 
H 

N 
3; 

M 

s 

o 
u 



o 

O 
»— I 

a> 

O 

i— I 

Pl 
*3 



330 



= S 






O 



o 



iSS 



co 



o 



o co 

CO^'^ 

crt> 



Mr-iCO 



«» 



= =s 



iSS 



o o LíT — IC 30 






C5ÍO 

C5t>r 



^gs^ 



eo 



O 



O 

A 



d 

f— ( 









. o 

o w o 



2 <=> 

Aa 
C C y 

A o^r! 
o o >1 



ac 5< ^ 5C 3^ /-*j 
OOr^CO 






tí 
tí 



O 

tí 
O 

tí 

c3 
•^^ 
o 

tí 

o 



li 



e3 H 

> W 



■So 

co O 
<^ ^ 

oí,a 



o 

O 

tí o 3 

o fl ?j 

jS" I— I 



: w 

' 'H 
: o 

• a m 

¿tí^ 

o a o 
- ® tí 

ce í'-^ 

•^ tí<-j 
o CJ ><i 

caja 



o 
>■ 

H 
-< 

O 

!Z5 

H 

© 



: o» 

:a 
: o 

p 

o 
c5 

05 ai 

O c3 



Si 



eo 



ss§ 



9» 



03 

1— t 

O» 



o 
o» 

I— i 



8 

1-1 
«o 



;s ?5 



CO 



co 



* c J 
¡5 = 



tí 
o 
u 

tíg 



o 
-O 

CQ 

i— 1 

o 

02 



S:3 1 

ce" M 
cti 
es 



r • 

Ea 

C3 



CO 



tí 

eS 

tí. 5 

o 3 

«I 

ccco 



O) 

o 

o 

ce 



O 

eíX3 a 
t¿ O ü 

.2^ = 




ce 

^S'Sa-g'^-ag 
csgcí a'^^^5^'2 

üSc;c"!CücS¿:g 
j^ ,-, ,» -r -a t; 5; 5; ^ -.7 



c3 .-o 

O-SScá 
'tí ^< c::^ 
^ «^ S-a 

ce — < a 

tí « « m 



c3 



¿i g 5i i- e C3 

•5 o 5 2 ^ 
2 >»-S * «S tí 

'c; o ?^ c3^ 
«¿ -^í c a S.«3 



I ■ • 30 

4> : : O 

aD o ftsi " 
-«) > c3 ® ® 
ft^ ^«'C'tí 

w Ocsa a 

^ ag-d-S 
>- og-as- 

•3 'C c3 



so 

o 



eS 

O 

o 



^4 
d 

O 



(9 
tJ 

o 

O 

I 

o 

1-1 

o 

o 



■sBinono 
SEi npjso anb na 



Y 



CJíO'^l.OCCt^-OO cs o-í 



OÍ tí 55 






eo 



•^ t>- 



00 



331 



Por consiguiente, si pues se obtuvo una utilidad libre de 
$7,664 50 es., fácil nos es ver, por medio de las operaciones 
respectivas, que esta cantidad equivale al §5.9 décimos por 
ciento sobre $129,925 que representaban el capital líquido con 
que se comenzó la explotación. 

Si se hubiera invertido algo en gastos personales del dueño 
de la hacienda, es claro que la utilidad habría quedado dismi- 
nuida en la cantidad importe del gasto, pues ella se hubiera 
asentado en una cuenta que llevaría por título "Gastos Particu- 
lares," y ésta se saldaría por la de "Pérdidas y Ganancias." 

Ahora, examinando con separación lo que de la utilidad men- 
cionada corresponde á cada especie de ganado, en vista del va- 
lor que representa, se conocerá perfectamente si la cría del va- 
cuno, por ejemplo, conviene más que la del caballar y ésta 
menos que la del lanar, etc.: todo esto es matería de cálculos 
muy fáciles de formar, fundados en los resultados de la cuenta. 
Para trasladar los saldos ó sea el inventario de activo y pa- 
sivo al siguiente período de cuenta, se adoptará el mismo pro- 
cedimiento asentado en la página 73 de este libro, que está re- 
lacionado íntimamente con el que' figura en los números 90 
á96. 



Cont. Rnral.— 23 



y 



•í ü 



& 



I- 





!?■ 




4*i™a4?:;^F«'»WSS^iíK?®sí.-ii^íSr;-S^^W^ñ^.?^ ■ 



DIARIO GEIÍERAL 



6 SEA 



LIBRO CONCENTRADOR DE LAS OPERACIONES AGRÍCOLAS 



DK ÍX 



HACIENDA DE SAN JACINTO 



Año labrador que comprende de tal fecha á tal otra. 







i%: 



Í..I. 




335 



JW !¡ Í l l)SPP"l»MMiPh%i^| i^'.,V..^ 



Partida n? 1. 



NoTiembre 1^ de 1883. 



8 



10 



11 



VARIOS A CAPITAL, 

Valor que constituye 
el aclivo de la negocia- 
ción de cría de gana- 
dos de la propiedad de 
N., según la liquida- 
ción respectiva; 
TIERRAS PASTALES 

ó PRADOS. 

Lo que representan se- 
gún valúo 

EDIFICIOS Y otras; 

CONSTRUCCIOIS^ES. 

Según inventario que 

lleva el número 1 

GANADO VACUNO. 
Valor de 1,650 cabezas 
de este ganado, según 
pormepor del inventa- 
rio número 2 

GANADO CABALLAR. 

Valor de 160 cabezas, 
según pormenor del in- 
ventario número 3 

GANADO LANAR. 
Valor de 2,000 cabe- 
zas según pormenor del 
inventario número 4... 

GANADO CABRÍO. 
Valor de 1,000 cabe- 
zas según pormenor 
del inventario núm. 6. 

MAQUINAS, INSTRU- 
MENTOS Y ÚTILES DE 
LABRANZA. 

Según pormenor del 
inventario que lleva el 

número 6 

MUEBLES DE LA HA- 
BITACIÓN, CAPILLA Y 
DESPACHO. 

Según inventario par- 
ticular que lleva el nú- 
mero 7 

MAÍZ EN GRANÓ***' 
Valor de 50 our£;;at"(Ue 
existen en la trí/jaá ifi- 
zon $4 una 

SIEMBRA DE ALFALFA. 

Suman los costos de 
abono hecho al terreno, 
peones, etc., de la que 
está sembrada y se po- 



$ 80,000 



10,000 



33,035 



4,000 



6,000 



2,500 



600 



600 



200 



$ 135,975 



j) 



j> 



>j 



>) 



M 



)) 



n 



>> 



>) 



)j 



A la vueltív-... [^ 135,835 „ ¡§ 135,976 



il 



:fcr-*-**r^ 



I í 



ll í' 



i 

k 



336 



337 



Noviembre 1: de 1883. 



Partida n? 2. 



Partida n? 3. 



12 



** De la vuelta 

drá cortar próxima- 
mente 

CAJA. 
Existencia de numera- 
rio 



13 



14 



CAPITAL á VARIOS. 

Valor que constituye el 
pasivo de la negociación 
de que se trata, bajo el 
siguiente pormenor: 
á RECONOCIMIENTO 

Á FAVOR . DE MEDRANO, 
CUENTA DB CAPITAL. 

Lo que se reconoce á 
dicho señ(M: según escri- 
tura de tarfceha 

á RECONOCIMIENTO 

i. FAVOR DE MEDRANO, 
CUENTA DE RÉDITOS. 

Lo pendiente de pago 
por vencimientos hasta 
tal fecha..... 

10 



12 



15 



VARIOS á VARIOS. 
Extracto del negocio he- 
cho con Manuel Soria- 
no, como sigue: 

CAJA. 
Su entrega en numera- 
rio 

VALES á RECIBIR. 
Su pagaré al 10 de Ene- 
ro próximo 

á GANADO VACUNO. 
600 cabezas que se le en- 
tregaron, como sigue: 

400 toros de 
edad á $28. $ 11,200 00 

100 toros de 
2 á 3 años 
á §18 i,800 00 



á GANADO LANAR. 
450 cabezas que igual- 
mente se le entregaron, 
como sigue: 



Al frente. 



135,835 
40 

100 



6,050 



M 



)} 



j; 



n 



$ 135,975 



7,437 

7,437 



50 



50 



$ 156,900 



j) 



6,000 



60 



n 



Partida n? 4. 



n 



13,000 



n 



11 



$ 155,025 



n 



Partida n? 5. 



Partida n? 6. 



4 
12 



NoTbre. 10 de 1883. 

Del frente 

300 carneros 

de 3 años á 

$6 uno § 1,500 00 

150 ovejas de 

2 años á 2 

ps. 50 es.... 375 00 



.12.. 



10 
12 



16 



GANADO VACUNO. 
á CAJA 

Precio de 5 toros padres, 
de raza americana, que 
se compraron hoy al- 
contado á José Solór- 
zano, á razón de $80 
. uno 

15 



maíz en grano. 

á CAJA 

Precio de 50 cargas com- 
pradas hoy al contado, 
á razón de $4 una 

30 



$ 156,900 



VARIOS á PÉRDIDAS 

Y GANANCIAS 

Valor del ganado he- 
rrado y arredrado en el 
mes que hoy termina. 

GANADO VACUNO. 

50 becerros ó ter- 
neros á $7 §350 00 

30 terneras á § 7.. 210 00 



80 cabezas que represen- 
tan 

GANADO CABALLAR. 

20 potrosa §6.... §120 00 
25 potrancas á §6. 150 00 



45 cabezas que represen- 
tan 

GANADO LANAR. 
200 crías ó corderos, á 50 

centavos una 

GANADO CABRIO. 
150 crías á 75 centavos.. 



A la vuelta. 



400 



}) 



11 



200 



j> 



560 



270 

100 
112 



j» 



11 

11 
50 



§ 158,542 I 50 



$ 155,025 



1,875 



400 



11 



11 



11 



200 



1,042 



f) 



60 



¡§158,642 50 



338 



t%: 



l> ', ' 




• 


... 

NoTbre. 30 de 1883, 


> 






Partida n? 7. 


De la vuelta 


1 158,542 


50 § 158,542 
105 


50 


12 VARIOS á CAJA 




Valor ministrado en di- 






j> 




nero, en el mes que hoy 


• 






4 


termina, como sigue: 








• 


17 SALARIOS Y RACIO- 

NES DE CAUDILLOS Y 
VAQUEROS. 

Pagado á cuenta 

18 SALARIOS Y RACIO- 

íí ES DE CAPORALES. 


40 


)) 




* 


Pagado á cuenta 


30 








19 SALARIOS Y RACIO- 
NES DE VACIEROS, PAS- 
TORES Y COLEROS. 

Pagado como sigue: 
A los que cuidan 
del ganado la- 
nar S 15 00 










A los que cuidan 










del ganado ca- 








Partida n? 8. 1 


brío 20 00 


35 , 


) 




^0 




VARIOS á maíz en 






GRANO 




40 




Valor de 10 cargas que 


)i 




se distribuyeron en el 










mes que hoy termina, 










como sigue; considerán- 










dose á razón de $ 4 car- 










ga, precio de existencia. 




• 




1' 


r SALARIOS Y RACIO- 
NES DE CAUDILLOS Y 
VAQUEROS. 

Ministrado á cuenta... 


20 


« 




18 


SALARIOS Y RACIO- 
NES DE CAPORALES. 


^u ,, 








Ministrado á cuenta... 


12 






19 


SALARIOS Y RACIO- 
NES DE VACIEROS, PAS- 
TORES Y COLEROS. 

Ministrado á los del ga- 


1^ ., 






Partida n? 9. 17 


nado lanar 


8 „ 






30- 




SALARIOS Y RACIO- 






NES DE CAUDILLOS Y 










VAQUEROS. 








4 


á GANADO VACUNO. 

Ministrado á cuenta en 


3 ,, 






Al frente § 


158,690 60] $158,687 50 




' 







Partida n? 10. 



19 



339 



Novbre. 30 de 1883. 

Del frente 

el mes que hoy termina, 
en carne que pudo utili- 
zarse de un toro que mu- 
no 



30. 



§ 158,690 



Partida n? 11. 



20 
17 



SALARIOS Y RACIO- 
NES DE VACIEROS, PAS- 
TORES Y COLEROS. 

á GANADO LANAR... 

Ministrado á cuenta en 
el mes que hoy termina, 
á los del ganado lanar, 
en carne que pudo utili- 
zarse de seis carneros que 
murieron 

30. 



50 



Partida n? 12. 



16 



GANADO VACUNO en 

ENGORDA, 
á SUELDOS Y RACIO- 
NES DE CAUDILLOS Y 
VAQUEROS 

Trasporte al primero 
de los ramos que se nom- 
bran, de lo que en todo 
género de valores se apli- 
có á ^s cuidadores de la 
engorda en el mes que 
hoy termina 

30 



PÉRDIDAS Y GANAN- 
CIAS. 

á VARIOS 

Valor del ganado que 
murió en el mes que hoy 
termina, 
á GANADO VACUNO. 

2 toros de 1 á 2 

años, á §12 uno. $ 24 00 

3 Ídem de edad, á 

$25 75 00 

1 vaca de vientre. 20 00 



5 



6 cabezas que represen- 
tan 

á GANADO CABALLAR. 



A la vuelta. 



? 158,687 



50 



)} 



11 



20 



M 



>> 



193 



75 



20 



11 



119 



$158,911 I 25 1:$ 158,836 



11 



50 



f 



M •^■. - ' — ■■ 




- m 



ftt ■, 



^^™,'fSw«ssw3esBss¡»iB»t«Kssíiiss^^^fcm3^ay;*eEK«s&«-^*¥^^ 



■»f - I 



m- 



n 



Partida n? 13. 



Partida n? 14. 



340 



NoTbre. 30 de 1883. 

De la vuelta 

2 potros de 2 á 3 
años, á $15 uno. $ 30 00 

1 yegua de vien- 
tre 12 00 



3 cabezas que represen- 
tan' '. 

á GANADO LANAK. 
10 carneros de 2 á 
3 años, á §2 

uno § 20 00 

5 ovejas de vi en- 
tre á $1,75 es. 8 75 



$ 158,911 



15 cabezas que represen- 
tan 

á GANADO CABRIO. 
4 cabras de 1 á 2 años, 
á $1 



.30. 



12 



21 



VARIOS Á GANADO VA- 
CUNO 

Valor de 180 jarras de 
leche que, en el mes que 
hoy termina, han produ- 
cido las vacas y cuya le- 
che se utilizó como si- 
gue: 

CAJA. 

Producto de 100 larras 
á$l 

CUENTA PE MANTE- 
QUILLA. 
Valor de 80 jarras de 
leche que se dedicaron á 
la preparación de ese 
efecto y se consideran 
también á $1 jarra 



21 
12 



.30. 



CUENTA DE MANTE- 
QUILLA, 
á CAJA 

Importé de los gastos 
de preparación de 10 @ 
de mantequilla que se 
obtuvieron con las 80 ja- 
rras de leche separadas 
para darles esta aplica- 
ción 



25 



$ 158,836 



100 



80 



n 



10 



>) 



Al frente !,$ 159,101 



25 



42 



50 



M 



28 



180 



75 



11 



i) 



10 



jj 



,$ 159,101 I 25 



341 





Dbre. 15 de 1883. 






Partida n? 15. 


Del frente 


$ 159,101 25 '$ 159,101 25 
1 14 .. 


12 VARIOS á CAJA 




Importe de los siguien- 
tes pagos, hechos hoy. 
22 GASTOS DE Adminis- 
tración DE CARÁCTER 
GENERAL. 

Para compostura de 




77 




instrumentos 


8 


11 


^ MUEBLES DE LA ha- 




bitación, CAPILLA Y 
DESPACHO. ' 








Precio de seis sillas pa- 
ra sentarse que se com- 








praron 


6 






if; 


" 3 


1 


Partida n? 16. 23 ALFALFA en rama. * 






11 á SIEMBRA DE AL- 






t 


FALFA 


1 1 


Costo de siembra de 




2,000 arrobas que tiene 
de peso el primer corte 
que se hizo, saliendo ca- 






ft 


da arroba á dos centa- 








vos 




40 „ 




Partida n? 17. 2 


31 






VARIOS á TIERRAS 




PASTALES 




620 „ 


Valor del pasto consu- 




mido por los ganados de 








la hacienda en Noviem- 
bre anterior y Diciem- 
bre que hoy termina 






4 


GANADO VACUNO. 








El pasto que consumió.. 


412 50 




5 


GANADO CABALLAR. 








El pasto que consumió.. 


40 




6 


GANADO LANAR. 


ítU „ 






El pasto que consumió.. 


45 




7 


GANADO CABRIO. 


uu ,, 






El pasto que consumió.. 


22 50 




Partida n? 18. 20 


^1 






GANADO VACUNO en 




ENGORDA. 








á GANADO VACUNO. 


2,800 „ 






Valor de cien toros de 
A la vuelta | 


» 


162,475 25 


$159,675 25 






* Así llamaremos á la ya cortada. 







■K. ^^ .-,-..-, 




B3 ?* 

fetí 



i^l: 



|]^ 



.♦ til 



i A 









mí I 



:y 



k k 






f 



li 




- 

* 



Partida n? 19. 



20 



342 



—Dbre. 31 de 1883._ 

De la vuelta 

edad, que se separaron 
para engorda, represen- 
tando cada uno un valor 
de $28 



^1. 



10 



23 



Partida n? 20. 



12 
21 



GANADO VACUNO EN 
ENGORDA. 

á VAKIOS 

Valor que se carga á 
este ganado por la pas- 
tura consumida hasta 
hoy, según la nota res- 
pectiva, 
á maíz en grano. 
60 cargas, á razón de §4 

una 

á ALFALFA en rama. 
1,000 arrobas, á 2 cen- 
tavos una 



-31. 



Partida n? 21. 



12 



^4 



CA.JA. 

á CUENTx\ DE MANTE- 
QUILLA 

Producto de 11 arrobas 
que se han vendido en 
Noviembre próximo pa- 
sado y Diciembre que 
hoy termina, á diversos 
precios, según nota del 
encargado de su prepa- 
ración, que sirve de com- 
probante á este asiento.. 

31 



17 



VARIOS á CAJA 

Pagos hechos hoy co- 
mo sigue: 

DEPENDIENTES su- 
periores. 

Al Admor §120 00 

Al mayordomo 
del ganado ma- 
yor 60 00 

Al Ídem del idem 
menor 60 OO' 



SALARIOS Y RACIO- 
Al frente 



$ 162,475 



25 



260 



?) 



99 



1 159,675 



2,800 



25 



f) 



>> 



240 
20 



jj 



1) 



230 



n 



99 



392 



Partida n? 22. 



I) 



}) 



|§ 163,064 I 25 .§ 163,226 25 1 



343 



18 



19 



14 



— Dbre. 31 de 1883._ 

Del frente 

NES de caudillos y 
vaqueros. 
Ministrado á cuenta... 
SALARIOS Y RACIO- 
NES de caporales. 
Ministrado á euentá.... 
SALARIOS Y RACIO- 
NES DE VACIEROS, PAS- 
TORES Y COLEROS. 

A los del ganado 

lanar $ 16 00 

A los del ganado 

cabrío 17 00 



10 



RECONOCIMIENTO Á 

FAVOR DE MeDRANO, 

cuenta de réditos. 

Pagado por los de No- 
viembre y Diciembre, 
sobre el capital de 6,000 
pesos al respecto de un 
6 p3 anual 



^1.. 



24 



17 

18 
X9 



VARIOS á maíz en 

GRANO 

Valor de 16 cargas una 
fanega que se han dis- 
tribuido de este modo, 
considerándose á razón 
de $4 carga: 

dependientes SU- 
PERIORES. 

2 cargas al admi- 
nistrador § 

1 idem al mayor- 
domo del gana- 
do mayor 

1 idem al id. del 
menor 



8 00 



4 00 



4 00 



4 cargas por valor de 

SALARIOS Y RACIO- 
NES DE caudillos y 
VAQUEROS. 

4 cargas distribuidas... 
SALARIOS Y RACIO- 
NES DE CAPORALES. 

5 cargas distribuidas... 
SALARIOS Y RACIO- 
NES DE VACIEROS, PAS- 
TORES Y COLEROS. 



A la vuelta. 



$ 163,064 



38 



31 



33 



25 



11 



11 



^ 163,226 



25 



11 



60 



)> 



16 

16 
20 



$ 163,278 



»; 



11 



11 



25 



66 



11 



$ 163,292 



25 



-H -s* ■ -■ — '■ 



f -^ 



344 



345 



i f 



fp 



m 



TPr 



:'':**i 



li 



I ijit I s 






Dbre. 31 de 1883. 








De la vuelta 

2 cargas á los del 

ganado lanar..$ 8 00 
IJ Ídem á los del 

Ídem cabrío.... 6 00 


$ 163,278 2o $ 163,292 25 
14 „ 


3^ cargas por valor de 




^1 






Partida n? 23. 5 
2 

Partida n? 24. 2^ 

4 
5 


>2 GASTOS DK Adminis- 
tración DE CARÁCTER 
GENERAL. 

•4 á DEPENDIENTES SU- 
PERIORES 


128 

32 „ 
32 „ 


> 

128 „ 
64 „ 


Vencimientos del ad- 
ministrador de la hacien- 
da en él período de la 
cuenta, como sigue: 

Por sueldos al res- 
pecto de $60 ca- 
da mes §120 00 

Por raciones de 
maíz al respec- 
to de una carga 
al mes 8 00 




ai 


( VAKIOS á DEPENDIEN- 
TES SUPERIORES 


Vencimiento del ma- 
yordomo del ganado ma- 
yor en el período de la 
cuenta, como sigue: 
Porsueldos al res- 
pecto de $ 30 al 
mes $ GO 00 


Por raciones, una 
fanega al mes.. 4 00 


Suma $ 64 00 

GANADO VACUNO. 
Mitad del cargo 


GANADO CABALLAR. 

Mitad del cargo 


• 

Partida n? 25. 24 


ai 


64 „ 


VAKIOS á DEPENDIEN- 
TES SUPERIORES 


Vencimiento del ma- 
yordomo del ganado me- 


1 Al frente..... || 


.163,484 25 


1$ 163,538 26 







Dbre. 31 de 1883. 










^ 






Del frente 


$ 163,484 


^ñ 


$ 163,538 


25 




* 




ñor en el período de la 










cuenta, como sigue: 






i 










Por sueldos al res- 












• 




pecto de $25 al 
















mes S 50 00 
















Por raciones, una 
















fanega ál mes.. 4 00 












Suma....$ 64 00 






6 


GANADO LANAE. 






« 








7 


Mitad del cargo 


27 


11 








GANADO CABKIO. 








Mitad del cargo 


27 










Partida n? 26. 


22 


^1 




11 








VARIOS á GASTOS de 








ADMINISTRACIÓN DE CA- 
















RÁCTER GENERAL 






136 










Reparto proporcional 








}) 








de los gastos de este gé- 


1 












nero, hechos en el perío- 
















do de la cuenta. 














4 


GANADO VACUNO. 

La parte que le corres- 
ponde, calculada sobre 
ia existencia primitiva 














5 


de cabezas 


100 


88 






GANADO CABALLAR. 








Como el anterior 


12 


21 










6 


GANADO LANAR. 
Como el anterior 


15 


28 










7 


GANADO CABRIO. 
Como el anterior 


7 


63 








Partida n? 27. 


4 


ai. 












GANADO VACUNO. 






17 


á RACIONES DE CAU- 
DILLOS y VAQUEROS,... 

Vencimiento de estos 

sirvientes en el período 

de la cuenta, como sigue: 

Por salarios $ 80 00 


120 


11 








Partida n? 28. 


6 


„ raciones 40 00 




120 


» 




ai. 


' 






GANADO CABALLAR. 






18 


á SALARIOS Y RACIO- 














NES DE CAPORALES 


96 














Vencimiento de estos 
A la vuelta..! ^ 




ti 

25 i 








1163,890 : 


5 163,794 ! 


25 





V^ ^ -^ -•■ - -= 




346 



347 



II.- 



?,i 



li 



I " 1 



i,, i 



• 
Partida n? 29. 

f 

Partida n? 30. 
Partida n? 31. 


6 
19 

7 
19 

16 
14 


Dbre. 31 de 1883. 

De la vuelta 


$ 163,890 
47 

43 

60 


25 

• 

11 

11 

25 3 


1 163,794 
96 

47 
43 
60 


25 
11 

11 

11 

11 


* 


• 


Partida n? 32. : 

j 

Partida n? 33. 1 

. e 

4 
£ 
6 
i 
2( 

21 

23 

Partida n? 34. 16 
1 

Partida n? 35. 25 


—Dbre. 31 de 1883. 

Del frente 


$ 164,040 

2,880 

* 

m 

520 

4,001 C 

* 641 7 

998 9 

156 3 

520 , 

27 , 
10 , 

7,664 5C 
143,665 -50 


25 $ 164,040 
11 

2,880 
6,875 

11 
.2 

9 

7 

7 

> 

1 
1 

\ 

7,664 60 

li 
1 181,4fiO 60 

t. Rural.— 24 




sirvientes en el período 
de la cuenta, como sigue: 

Por salarios § 62 00 

,, raciones 34 00 


25 


12 CAJA Á GANADO VACU- 
NO EN ENGORDA 


19 Producto de 80 toros 
que se vendieron al con- 
tado, de los que están en 
engorda, al precio de 36 
Desos uno 




ai 




GANADO LANAR. 

á SALARIOS Y RACIO- 
NES DE VACIEROS, PAS- 
TORES Y COLEROS 

Vencimiento en el pe- 
ríodo de la cuenta, de la 
parte de estos sirvientes 
dedicada al cuidado del 
ganado lanar, como si- 
gue: 

Por salarios § 31 00 

,, raciones 16 00 


31 


11 


6 VARIOS á PÉRDIDAS 

Y GANANCIAS 


75 


Utilidades libres obte- 
nidas en los siguientes 
ramos, en el período de 
la cuenta. 

J TIERRAS PASTALES. 

En este ramo 


t GANADO VACUNO. 

En este ramo 




GANADO CABALLAR. 

En este ramo 




ai 




GANADO LANAR. 

En este ramo 




GANADO CABRIO. 

á SALARIOS Y RACIO- 
NES DE VACIEROS, PAS- 
TORES Y COLEROS 

Vencimiento en el pe- 
ríodo de la cuenta, de la 
parte de estos sirvientes 
dedicada al cuidado del 
ganado cabrío como si- 
gue: 

Por salarios $ 37 00 

,, raciones 6 00 ! 




GANADO CABRÍO. 
En este ramo 




) GANADO VACUNO en 

ENGORDA. 

En este ramo 




CUENTA DE Mante- 
quilla. 
En este ramo 




ALFALFA en rama. 
En este ramo 




?1 




PÉRDIDAS Y GANAN- 
CÍAS. 

á CAPITAL.. 




í?l 




PÉRDIDAS Y GANAN- 
CIAS. 

á Reconocimiento á fa- 
vor de Medrano, cuen- 
ta de réditos 

Vencimiento de réditos 
en Noviembre próxi- 
mo pasado y el mes que 
hoy termina, del capi- 
tal de $6,000 que se 
reconocen al 6 por 100 
anual á dicho señor..... 

Al frente i 


Exceso de las ganan- 
cias sobre las pérdidas, 
en el período de la con- 
tabilidad, cuyo exceso se 
trasporta á la cuenta de 
capital 




V 




BALANCE á VARIOS. 

Saldos deudores de los 
siguientes ramos, ó sea 
activo de la negociación 




5 164,040 


1 1 1 


""' ' 




5164.040 251 


A lu. Vliolfo <I! 


325,126 „ 

Con 




t 




' ^ 1 1 


» 1 1 













^r--*»- «í* '-■ - — 



k 



m-^ 



348 



349 



Mí 



IPi; 



:f-.. 



M 



I • 

h 



\í' 



* 



1 1 



í f> , 







Dbre. 31 de 1883. 
















Dbre. 31 de 1883. 








. 









De la vuelta 


$ 385,126 


M 


$ 181,460 


50 








Del frente 


$ 325,126 


jj 


$ 325,078 


>j 


21 á CUENTA DE MANTE- 




• 


2 


con que se cierra noy la 
cuenta, 
á TIERRAS PASTALES. 
El valor que represen- 
tan 






80,000 




■ 




4 


QUILLA. 

Existencia de 2 @, á 
$9 una 






18 


n 


23 á ALFALFA en rama. 




3 


á EDIFICIOS Y OTRAS 






j) 








Existencia de 1,000 @, 
á tres centavbs una 






30 








CONSTRUCCIONES. 












. 










M 




4 


Su valor 






10,000 


>j 








31 










á GANADO VACUNO. 










Valor de 1,128 cabezas 
existentes , clasificadas 












Partida n? 36. 25 VARIOS á BALANCE. 






143,665 


50 






en inventario detallado. 






22,560 










baldos acreedores de los 












6 


á GANADO CABALLAR. 

Valor de 202 cabezas 
existentes , clasificadas 
en inventario detallado. 






5,050 










siguientes ramos, ó sea 
pasivo y capital líquido 
de la negociación con 
que se cierra hoy la 












6 


á GANADO LANAR. 

Valor de 1,729 cabezas 














cuenta. 
13 RECONOCIMIENTO Á 


. 












existentes , clasificadas 
















FAVOR DH MEDRANO, 














en inventario detallado. 






4,322 


50 


■ 






cuenta de capital. 












7 


á GANADO CABRÍO. 
Valor de 1,146 cabezas 














Jíii que se le reconoce... 
14 RECONOCIMIENTO Á 


6,000 


>> 








8 


existentes , clasificadas 
en inventario detallado, 
á MAQUINAS, instru- 
mentos Y ÚTILES DE 






2,865 


j) 






FAVOR DE MkDRANO, 

cuenta de réditos. 

Alcance á su favor 

17 SALARIOS Y RACIO- 


60 


>j 










LABRANZA. 
















INJf-0 DE CAUDILLOS Y 












9 


Su valor según inven- 
tario pormenor 






600 


)> 




■s 


VAQUEROS. 

Alcance á su favor 

18 SALARIOS Y RACIO- 


23 


n 






á MUEBLES de la ha- 






BITACION, capilla Y 
















JNJIií) DE CAPORALES. 






1 






DESPACHO. 

Su valor según inven- 
tario pormenor 

á maíz EN GKANO. 














1 


Alcance ásu favor 

CAPITAL. 


3 


71 








10 






506 


»j 








Líquido en esta fecha.. 


137,589 


50 














Existencia de 13 cargas 
1 fanega, consideradas á 
















Suman los asientos de es- 
te libro 


$ 468,791 


50 


$ 468,791 


50 






12 


razón de $4 carga 

á CAJA. 






64 


»» 












. — 




— ^_ 












Existencia en numera- 




























15 


rio 






9,495 


60 


1 






. 










á VALES á RECIBIR. 






Pagaré de Soriano al 










i 




















10 de Enero próximo... 






7,437 


50 




















19 


á SALARIOS Y RACIO- 
NES DE VACIEROS, PAS- 
TORES Y COLEROS. 

Su deuda hoy 


• 




7 




1 


















20 


á GANADO VACUNO en 

ENGORDA. 

Existencia de 20 toros, 
considerados á $36 uno. 

Al frente 


S 326.126 




720 




V 


















.« sa.-vn7ft 






▼ "*'*'>*•*'" ») iif "— -!>'■»/ 1 


i> 



Hj 1 



■ %: 



: •' i * » 



11 • ■ . ^ 





LIBRO MAYOR 



DK LAS 



OPERACIONES AGRÍCOLAS DE LA HACIENDA DE S. JACINTO 



Año labrador que comprende de tal fecha á tal otra. 



852 



.353 



LM'^ 



Folio número 1. 
DEBE 



1883 

Nbre. 
Dbic. 



1? 
31 



á Varios, 
á Balance. 



Pasivo hoy 

Líquido para el siguiente 
período de la cuenta 



capí i tal. 




1883 
Nbre. 
Dbre. 



1? 
31 



por Yarios. 

,, Pérdidas y ganan- 
cias. 



Activo hoy. 



Aumento de ídem. 



Folio número 1. 
HABER. 



$ 135,975 



7,664 



>j 



60 



$ 143,639 



50 



ir 



Folio número 2. 
DEBE 



TIERRAS PASTA I LES O PRADOS, 



1883 

Nbre. 
Dbre. 


1? 
31 


á Capital. 

á Pérdidas y ganancias. 


Valor de las tierras 


$ 80,000 
r)20 


M 
M 
)» 


Utilidad en los pastos 


$ 80,o20 



1883 



Dbre. 



]> 



31 



n 



i 



por Varios. 
„ Balance. 



Folio número 2. 
HABER 



Pasto consumido en No- 
viembre y Diciembre 

Saldo hoy 



$ 520 
80,000 




$ 80,520 



I M 



' 






Folio número 3. 
DEBE 



EDIFICIOS T OTRAS I CONSTRUCCIONES. 













1 


1883 












Nbre. 


1? 


á Capital. 


Valor de construcciones 


$ 10,000 


)) 















1883 



Dbre. 



31 



Por Balance. 



Saldo hoy. 



Folio número 3. 
HABER 



$ 10,000 



>l 



-■*»-,«»»* ■'•.■- "~- 



—^w 



364 



355 



II 






Folio número 4. 
DEBE 



GANADO 



1883 
Nbre. 



Dbre. 



1» 



i> 



>> 



1? 
12 
30 
31 



M 



}) 



>> 



á Capital. 
„ Caja. 

,, Pérdidas y fi^anancias. 
,, Tierras pastales. 
,, Dependientes supe- 
riores. 

„ Gastos de administra- 
ción de carácter ge- 
neral. 

,, Sueldos y raciones de 
caudillos y vaque- 
ros. 

,, Pérdidas y ganancias. 



de existencia hoy.... 

compradas 

herrado 

Pasto consamido.... 

Vencimiento del ma 
yordomo 

Cargo que le correS' 
ponde 

Vencimiento de és- 
tos , 

Utilidad 

cabezas 



33,035 
400 
6(10 
412 



í!2 



ICiO 



120 
4,001 



M 
>> 
M 

60 



j» 



88 



VACUNO. 



Folio número 4. 
HABER 



62 



$ 38,662 



1883 
Nbre. 



>> 



M 



Dbre. 



>> 



M 



Folio número 5. 
DEBE 



10 
30 

M 



31 



M 



por Varios. 

,, Salarios y raciones 
de caudillos, etc. 

,, Pérdidas y ganan- 
cias. 

,, Varios. 

,, Ganado vacuno en 
engorda. 

,, Balance. 



Cahf'zas. 



600 
1 
6 



100 
1,128 



vendidas á Soriano. 
carne vendida 



muerto 

leche 180 jarras. 



que se separaron., 
de existencia hoy. 



$ 13,000 

3 

119 
180 

2,800 
22,560 




GANADO I CABALLAR. 



Folio número o. 
HABER 



1883 
Nbre. 
Dbre. 

>> 
>} 



1? 
30 
16 
31 



M 



>> 



}} 



á Capital. 

,, Pérdidas y ganancias, 
,, Tierras pastales. 
,, Dependientes supe- 
riores. 

,, Gastos de administra- 
ción de carácter ge- 
neral. 

,, Salarios y raciones de 
caporales. 

,, Pérdidas y ganancias. 



Cabezas. 



160 
45 



205 



de existencia hoy.... 

herrado 

Pasto consumido.... 

Vencimiento del ma- 
yordomo 

Cargo que le corres- 
ponde 

Vencimiento de és- 
tos , 

Utilidad 

cabezas 



$ 



4,000 

270 

40 



32 



12 



90 
641 



$ 6,092 






)» 



21 



79 



>> 



1883 
Nbre. 
Dbre. 



30 
31 



por Pérdidas y ganan- 
cias. 
,, Balance. 



Cabezas. 



202 



muerto 

De existencia hoy. 



42 
6,050 







\?: 



356 



IV. 



mi 



í¡- ' * 



f;:**" 



367 



Folio número 
DEBE 

1 


B. 






GANADO 




LANAR. 








Folio número 6. 
HABER 


1883 

Nbre. 

Dbre. 
}) 

>> 

» 


1? 
30 
15 
31 

Ȓ 


á Capital. 

,, Pérdidas y ganancias. 
,, Tierras pa.>*tales. 
,, Dependientes supe- 
riores. 

,, Gastos de Adminis- 
tración de carácter 
general. 

„ Salarios y raciones de 
vacieros, etc. 

,, Pérdidas y ganancias. 


Cabezas. 


de existencia hoy 

arredrado 


$ o.OOO 

100 

45 

27 

16 

47 
998 


n 
j> 
)> 

28 

>» 
97 

25 






1883 
Nbre. 

j> 
Dbre. 


1? 
30 

31 


por Varios. 

„ ¡Salarios y raciones 
de coleros, etc. 

,, Pérdidas y ganan- 
cias. 

„ Balance. 


Caberas. 


vendidas á Soriano... 
carne vendida 


f 1,875 

7 

28 
4,322 


j> 


2,000 
200 


450 
6 

15 

1,729 


Pasto consumido 

Vencimiento del ma- 
yordomo del gana- 
do menor 


muerto 


75 


de existencia hoy 

cabezas 


50 

* 
« 

25 


Cargo que le corres- 
ponde 






Vencimiento de és- 
tos 


Utilidad 


cabezas 


2,200 


$ 6,233 


2,200 


$ 6,233 






í 




1 








■ 




1 


i 







I-. \ 



Folio número 7. 



DEBE 



1883 
Nbre. 
Dbre. 



>> 



11 



11 



11 



1? 
30 
31 

n 



11 



11 



11 



á Capital. 

,, Pérdidas y ganancias. 
,, Tierras pastales. 
,, Dependientes supe- 
riores. 

,, Gastos de Adminis- 
tración de carácter 
general. 

,, Salarios y raciones de 
vacieros, etc. 

,, Pérdidas y ganancias. 



Cabei»'. 



1,000 
150 



1,150 



de existencia hoy.... 

arredrado 

Pasto consumido.... 

Vencimiento del ma 
yordomo 

Cargo que le corres- 
ponde , 

Vencimiento de és- 
tos 

Utilidad 

cabezas 



GANADO I CABRÍO. 



2,.')00 

112 

22 



27 



43 

156 



$ 2,869 



•50 
50 



11 



63 



37 



n 



1883 
Nbre. 
Dbre. 



30 
31 



por Pérdidas y ganan- 
cias. 
,, Balance. 



Cabezaa. 



4 
1,146 



muerto 

de existencia hoy. 



Folio número 7. 
HABER 




4 

2,865 



11 
11 



$ 2,869 



11 



mm» 



358 






ü * 



P! 




r 

j 

''•■ t . 

M I 
\ \ ¡ 



Folio número 8. 
DEBE 



1883 
Nbre. 



1? 



á Capital. 



Polio número 9. 
DEBE 







1883 




Nbre. 
Dbre. 


1? 
15 




a 



á Capital. 
M Caja. 



Folio número 10. 
DEBJ5 



1883 

Nbre. 
ti 



1? 
15 



á Capital. 
„ Caja. 



Folio número 11. 
DEBE 



1883 
Nbre. 



1? 



á Capital. 



359 



MAQUINAS, INSTEUMEXTOS I ^ ÚTILES DE LABRANZA. 



Existencia hoy 




MUEBLES DE LA HABITA 



Existencia hoy 

Seis sillas compradas 







CION, CAPILLA T DESPACHO. 




SIEMBRA DE 



Costos de la que está sem- 
brada 




MAÍ2; EN , L GRANO. 



Nbre. 
Dbre. 



30 
31 

M 



por Varios. 
,, Ganado vacuno en 

engorda. 
,, Varios. 
,, Balance 




Folio número 8. 
HA3ER 




Folio número 9. 
HABER 




Folio número 10. 
HABER 




distribuidas , 

consumidas 

distribuidas 

de existencia hoy, 

cargas 



40 

240 
66 

64 



» 



ti 



$ 



400 



7> 



ALFALFA. 



Folio número 11. 
HABER 




Trasporte del costo. 



$ 



^0 „ 



-I-i 






360 



Í!Í': 



Si 
■f 



]•' . 



á I - 




361 



Folio número 12. 
DEBE 



LA I CAJA. 



1883 




Nbre. 


1? 


j» 


10 


M 


30 


Dbre. 


31 


)> 


11 



á Capital. 
,, Varios. 
„ Ganado vacuno. 

,, Cta. de mantequilla. 

,, Ganado vacuno en 
engorda. 



Existencia hov 

Entrada hoy 

>» »j ' 

M n ' 

Complemento de entradas 



Folio número 12. 
HABER 













1883 




$ 


100 

7,437 

100 


11 






Nbre. 

n 


12 
15 
30 




9y 


»> 






>> 


n 




2,880 


11 
ÓO 






Dbre. 
>> 
11 


15 
31 

11 


$ 


10,0 1 







por Ganado vacuno. 
„ Maíz en gmno. 



11 



Vari 



IOS. 



,, Cuenta de mante- 
quilla. 



11 
11 



Va 



nos. 



,, Balance. 



Salida hoy 

11 »7 

Complemento de gastos del 
mes 

ídem Ídem idem 

Jdem idem idem 

ídem idem idem , 

Existencia hoy , 




Folio número 13. 
DEBE 



EECONOCIMIENTO A FAVOR DE 



1883 
Dbre. 



31 



á Balance. 



Trasmisión del saldo. 




MEDRANO, CUENTA DE CAPITAL. 



Folio número 13. 
HABER 



1883 
Nbre. 



1? 



por Capital. 



Reconocimiento con el 6 por 
ciento anual 



r' ■ *» 




Folio número 14. 
DEBE 



RECONOCIMIENTO Á FAVOR DE I MEDRANO, CUENTA DE RÉDITOS. 



1883 




■ 










Dbre. 


31 

Y» 


á Caja. 
,, Balance. 


Pagado á cuenta 

1 rasmisiun del saldo 


$ 


50* 


11 


$ 


110 



Folio número 15. 
DEBE 



VALES A 



Folio número 14. 
HABER 



1883 

Nbre. 
Dbre. 



1? 
31 



por Capital. 
„ Pérds. y gañanes. 



Saldo por réditos 


$ 


50 
60 


M 


Vencimiento en el período 
de la cuenta 






$ 


110 









RECIBIR. 



1883 
Nbre- 



10 



á Varios. 



Pagaré de Soriano al 10 de 
Enero próximo 



$ 7,4r:7 



60 



Folio número 15. 
HABER 



1883 
Djie. 



31 por Balance. 



'Saldo hoy. 





,r^ 




362 



Folio número 16. 
DEBE 



PERDIDAS Y 



1883 

Nbre. 
Dbre. 



>) 



30 
31 



M 



á Varios. Ganado muerto 

,, Medrano, cuenta de 
réditos. 



„ Capital. 



Vencimiento en el período 

de la cuenta 

Trasporte del saldo 




GANAÍÍCIAS. 



1883 
Nbre. 
Dbre. 



30 
31 



por Varios. 



>> 



>7 



363 



Folio número 16. 
HABER 



Ganado herrado y arredra- 
do 

Utilidades según el Diario.*. 



$ 



1,042 
6,875 



í 7,918 



50 



25 



\i-' 



m- 



Folio número 17. 
DEBE 



SALARIOS T RACIONES DE 



1883 
Nbre. 

Dbre. 



30 

>) 
j» 
31 

j> 



á Caja. 

,, Maíz en grano. 

,, Ganado vacuno. 

„ Caja. 

,, Maíz en grano. 

,, Balance. 



Folio número 18. 
DEBE 



1883 
Nbre. 
Dbre. 






30 

31 

j> 



á (/aja. 

,, Maíz en grano. 

„ Caja. 

,, Maíz en grano. 

,, Balance. 



Pagado á cuenta 

M J> 

>) >l 

M >l 

J> >> 

Trasmisión del saldo 




SALARIOS T RACIO 



Pagado á cuenta 

ij j> 

» >i 

)> >j 

Trasmisión del saldo 




CAUDILLOS Y VAQUEROS. 



Folio número 17. 
HABER 



1883 

Nbre. 
Dbre. 



30 
31 



por Ganado vacuno en 
engorda. 
„ Ganado vacuno. 






Trasporte de gastos 

Vencimiento de salarios y 
raciones en el período de 
la cuenta 



$ 



20 
120 



140 



M 



M 



>> 



NES DE CAPORALES. 



Folio número 18. 
HABUR 



1883 
Dbre. 



31 



por Ganado caballar. 



Vencimiento de salarios y 
raciones en el período de 
la cuenta :. 






96 



J» 



96 



>f 



Cont. BvKl.— »5 



r> , 



í- 



1-1 



I**i3 



364 



Folio número 19. 
DEBE 



SALAEIOS T EACIONES DE VA 



1883 
Nbre. 

)> 

Dbre. 
»> 

M 
í» 



30 

>» 

31 

)> 
>» 



á Caja. 



Maíz en grano. 
Ganado lanar. 
Caja. 

>> 
Maíz en grano. 



M 



n 



5) 




J> 




JJ 




)r 




JJ 




JJ 




JJ 





lanar... 


$ 


15 




cabrío.. 




20 




lanar... 




8 




Ídem... 




7 




Ídem... 




16 




cabrío.. 




17 




lanar... 




8 




cabrío.. 




6 


JJ 




$ 


97 



365 



CIEEOS, PASTOEES Y COLEROS. 



Folio número 19. 
HABER 



1883 
Dbre. 



j> 



31 

>» 



Folio número 20. 
DEBE 



GANADO VACUNO 



por Ganado lanar. 

JJ n cabrío. 
,, Balance. 



Vencimiento de los de este 

ganado 

ídem de idem Ídem ídem!!! 
Alcance hoy 



EN ENGORDA. 



1883 
Nbre. 

Dbre. 

JJ 

JJ 



30 

31 
ji 

JJ 



á Sueldos y raciones de 

caudillos, etc. 
,, Ganado vacuno. 
,, Varios. 

,, Pérdidas y ganancias. 



CabeiM. 



100 



100 



Ministrado á cuenta, 
dedicado á engorda... 
Maíz y alfalfa consu- 
mida 

Utilidad 

cabezas 



Folio número 21. 
DEBE 



CUENTA DE 



MANTEQUILLA. 



1883 
Nbre. 
Dbre. 



30 

JJ 
31 



á Ganado vacuno. 

„ Caja. 

,, Pérdidas y ganancias. 



80 jarras leche 

Gastos de preparación 
Utilidad 





Folio número 20. 
HABER 



$ 2,880 


JJ 


720 


j? 


* 




% 3,600 


JJ 






Folio número 21. 
HABER 



11 arrobas vendidas 

2 idem de existencia hoy...» 



1$ 


99 


JJ 




18 


JJ 


% 


117 


JJ 









73^b-^ ■ _,..^. -.i^i»' > - - -«•»• 



'^p^ 



•l. 



,i:é 



i'.-¡ : * 



w^^r ■.* 



366 



367 



Folio número 22. 
DEBE 



GASTOS DE ADMINISTKACIOW, I DE CAEÁCTEE GENERAL. 



1883 
Dbre. 



j) 



15 
31 



á Caja. 

„ Dependientes supe- 
riores. 



Compostura de instrumen- 
tos 



Vencimiento. 



Folio número 23. 
DEBE 



1883 
Dbre. 



>> 



15 
31 



á Siembra de alfalfa. 
„ Pérdidas y ganancias. 



Árrobu. 



2,000 



2,000 




ALFALFA 



que se cortaron. 

Utilidad 

arrobas 



$ 



40 

10 



50 



> I 



> 1 




Trasporte del saldo. 



EN RAMA. 






1883 
Dbre. 



31 



n 



por Ganado vacuno en 
engorda. 
,, Balance. 



Arrobas. 

1,000 
1,000 



2,000 



Folio número 22. 
HABER 



$ 


136 


>} 


$ 


136 


>> 



Folio número 23. 
HABER 



que consumió 

de existencia hoy. 

arrobas 









$ 


20 
30 




$ 


50 



I * 

■i ■ 
•" í t 

. ' i 






i »f I í 



1. 



Folio número 24. 
DEBE 



DEPENDIENTES 



"" 




1883 




Dbre. 


31 


)> 


M 


>> 


JJ 


jj 


J> 


j» 


J> 


M 


>> 



á Caja. 



M n 



,, Maíz en grano. 

j) j> n )> 



>) )J J) >» 



Al administrador 

„ mayordomo del ganado 

mayor 

,, Ídem del idem menor,... 

,, administrador 

,, mayordomo del ganado 

mayor 

,, idem del idem menor.... 



$ 



120 

60 

60 

8 

4 
4 

246 



>» 
>» 
JJ 

JJ 
JJ 

JJ 



SUPERIOEES. 



1883 
Dbre. 



?? 



>) 



31 



JJ 



JJ 



por Gastos de admon. 
de carácter general. 
,, Varios. 



Folio número 24. 
HABER 



jr 



j» 



Vencimiento del admor 

ídem del mayordomo del 

ganado mryor 

ídem del idem del menor... 




--:i-^^r^- 



.^inr 



r* 



m- 



m-t 



n 




i* \ 



í : 
i 

u 



368 



369 



Folio número 25. 
DEBE 



BA 




Saldos deudores hoy. 



$ 143,(;65 



50 



LANCE. 



Folio número 25. 
HABER 



1883 
Dbre. 



31 



por Balance. 



Saldos acreedores hoy 







♦ 



m\ 



í? • 



n 



h ♦ 



-■lir^- 



¡iftW 



Sí »- 



ít. 



'í 



ÍNDICE DE ESTE LIBRO MAYOR. 



Folioa. 

Capital ~ 

Tierras pastales ó prados o 

Edificios y otras construcciones o 

Ganado vacuno ^ 

Ganado caballar r 

Ganado lanar ^ 

Ganado cabrío ,- 

Máquinas, instrumentos y útiles do labranza s 

Muebles de la habitación, capilla y despacho 9 

Maíz en grano -./% 

Siembra de alfalfa jj 

La Caja j2 

Keconocimiento á favor de Medrano, cuenta de capital 13 

ídem á idem de idem, cuent» de réditos 14 

Tales á recibir jg 

Pérdidas y ganancias , jg 

Salarios y raciones de caudilloi y vaqueros 17 

ídem idem de caporales jg 

ídem idem de vacieros, pastores y coleros 19 

Ganado vacuno en engorda «O 

Cuenta de mantequilla oj 

Gastos de administración de carácter general 22 

Alfalfa en rama «^ 

Dependientes superiores 94 

Balance «5 



CONCLUSIÓN 



Desarrolladas, como están ya tres contabilidades agrícolas 
consideradas en su nacimiento, continuación y desenlace ó cie- 
rre de cuentas, como se dice técnicamente, cuyas contabilidades 
toman materia ó asunto de los tres factores de más importancia 
en explotaciones del campo, que son: "Tierras de labor y de 
pastos," ''Magueyales" y "Criaderos de ganado," cuyos procedi- 
mientos pueden servir de norma para cualquiera otra de ese ca- 
rácter, sólo nos falta dar reglas para una contabilidad concen- 
tradora que comprenda resultados de los tres géneros que se 
mencionan y que aun abrace algún otro; esto podrá considerarse 
como un ejercicio práctico en más grande escala para los que 
hayan estudiado las contabilidades mencionadas, y con el fin de 
que nuestro libro entrañe, aunque sea someramente, todo lo que 
se puede desear sobre el particular. 

.En efecto nuestro principal objeto consiste, pues, en formar 
fácilmente tenedores de libros para negociaciones agrícolas, te- 
niendo presente lo indispensable que es seguir cuentas regula- 
rizadas en este género de explotaciones, y atendiendo á la vez 
á la circunstancia de que aunque no todos los labradores pue- 
den pagar un tenedor de libros propiamente llamado, sí les será 
fácil sujetar al Administrador ó al escribiente de la hacienda ó 
rancho, á que formen la cuenta bajo las reglas que presenta es- 



X..- .«**• ■-.- — 



r 



■' í 



372 

te libro, las cuales nos parecen de fácil comprensión y ejecu- 
ción. 

No nos detendremos ya en más detalles para la cuenta con- 
centradora, ni haremos figurar los libros bajo la forma estricta 
que deben tener, porque lo consideramos innecesario supues- 
to que ello está ya suficientemente explicado en las conta- 
bilidades prácticas que preceden á ésta; lo único que haremos 
es presentar el armazón, digámoslo así, de los asientos que deben 
servir de material para la contabilidad central de que nos vamos 
á ocupar. 

Para obrar pues con la mayor claridad posible, supondremos 
se trata de un individuo que es dueño de las haciendas cuyas 
operaciones han servido de tema para el desarrollo de las tres 
contabilidades que explica nuestro libro, es decir, las de las ha- 
ciendas de San Francisco, Ometusco y San Jacinto; supondre- 
mos además que esta persona posee algún otro valor, como 
por ejemplo, unas acciones en el Banco Hipotecario, y que tie- 
ne su residencia, no en alguna de las haciendas, sino en México 
ó en cualquiera otro punto del país, sosteniéndose con el pro- 
ducto de estas propiedades. 

Vamos pues á seguir el asunto por el orden debido, para ha- 
cer perfectamente perceptible el bosquejo de nuestro plan. 

El Activo del propietario, aprovechando las mismas cantida- 
des que hemos hecho figurar en las contabilidades parciales 
nombradas, consiste en los valores que en seguida se expresan: 

Activo de la Hacienda de San Francisco al comenzar la cuenta 
concentradora, cuyo pormenor se ve en la página 77 de este 

^^^^^ • % 82,300 00 

Id. id. de la id. de Ometusco que aparece en la 

P.^§^^"^ 191 76,160 00 

Id. id. de la id. de San Jacinto, página 335 135,975 00 

Cincuenta acciones del Banco Hipotecario, repre- 
sentando $100 cada una 5^000 00 

Suma % 299,435 00 






i'i 



j: 



m^ 



373 

Del frente 

Sólo tomamos nota del total de los valores qu¡ 
representa en su "Activo" cada hacienda, por- 
que seria inútil repetir los detalles en una cuen- 
ta concentradora, supuesto que ellos obran en 
los libros y demás constancias que deben ser 
enviadas al despacho central del propietario. 

Supondremos, pues, que no tiene el propietario 
más "Pasivo" que el que aparece en las repeti- 
das contabilidades de las haciendas, que es éste: 

Pasivo de la Hacienda de San Francisco que fi- 
gura en la página 77 de este libro $ 3,155 00 

Id. id. de la id de Ometusco, página 

192 de id 900 00 

Pasivo de la Hacienda de San Jacin- 
to, página 336 de este libro 6,050 00 

Diferencia, ó sea líquido á favor del 
propietario al comenzar su cuenta 
central 



299,435 00 






I ;^ 



10,105 00' 



289,330 00 



Así pues, el armazón de estos asientos, en que sólo haremos 
que aparezcan los ramos que en ellos deben jugar, será el si- 
guiente: 



374 



I*''. 4 



I- ■' 
si I 



í ! 



Folios del Mayor. 


* 
YARIOS á CAPITAL 


$ 82,300 

76,160 

135,975 

6,000 


>J 
J7 

>» 
M 


$ 299,435 


M 

M 
tt 

U 

M 


1 

2 

3 
4 

6 

• 

1 
2 

8 
4 


Activo general con que se 
comienza la cuenta. 
HACIENDA DE S. FKAN- 

CISCO. 

Activo de esta finca, según 
inventario 


HACIENDA DK Ometusco. 

Activo según inventario 

HACIENDA DE S. Jacinto. 

Activo según inventario 

ACCIONES DEL Banco Hi- 
potecario. 

60 acciones de á $100 


lerual 


$ 299,435 


$ 299,435 




CAPITAL á VAKIOS 


1 10,105 


$ 3,155 
900 

6,050 


Pasivo general con que se 
comienza la cuenta, 
á HACIENDA DE S. FUAN- 

CISCO. 

Pasivo de esta finca, según 
i n ven tario 


á HACIENDA DE Ometüsco. 
Pasivo de esta finca 


¿ HACIENDA DE San Ja- 
cinto. 
Pasivo de esta finea 


Igual 


$ 10,105 


$ 10,105 













Sobre esta base de partida, ó sea principio fundamental de 
las operaciones de la cuenta, supondremos que el propietario se 
sostiene, como es natural, con las remesas que de productos li- 
bres hacen las haciendas y con los dividendos de las Acciones 
del Banco; que, bajo este concepto, ha hecho uso de esos fondos 
para sus gastos personales de dos géneros diversos, es decir, 
gastos muertos, como son los de alimentación, sirvientes, etc., 
y gastos consistentes en compra de objetos que representan un 
valor más ó menos duradero, como menaje de casa, ó cualquie- 
ra otra cosa que constituya Activo trasmisible de la contabilidad 
de un año á la de otro. 



;:^.:-'^i**-íP^, 



■m^' 



375 



Bajo estas consideraciones, supondremos que el resumen de 
partidas ó asientos homogéneos de caja en el año, es este: 



Folios del Mayor. 



6 
2 
3 
4 
6 



6 

7 



8 



CAJA á VARIOS 

Entradas en el período áe la 
cuenta, 
cá HACIENDA de S. FRAN- 
CISCO. 
Sus remesas 

á HACIENDA DE OÜE- 
tusco. 

Sus remesas 

á HACIENDA de SAN Ja- 
cinto. 

Sus remesas 

á ACCIONES DEL BANCO 
Hipotecario. 
Dividendos que ha hecho.... 



$ 11,800 



)i 



Igual. 



VARIOS á CAJA 

MENAJE DE CASA. 

Objetos de esta naturaleza 

que compró el propietario 

GASTOS Particulares. 

Los de manutención, etc 



$ 11,800 



)) 



$ 6,000 
3,000 



Igual. 



$ 9,000 



>> 



M 



M 



$ 1,300 
600 
9,400 
600 



I 11,800 



$ 9,000 



$ 9,000 



>) 



t) 



II 



11 



11 



II 



II 



En este estado las cosas, llega el fin del año y se hace preci- 
so proceder al cierre de la cuenta siguiendo el orden que ya 
conocemos, puesto que está suficientemente explicado en nues- 
tras contabilidades agrícolas anteriores. Es subentendido que 
esto se debe hacer cuando ya estén en el Despacho del propie- 
tario las cuentas de las haciendas, que le harán ver las utilida- 
des ó pérdidas habidas en cada una de ellas, y por consiguiente., 
las alteraciones que haya sufrido el "Activo y Pasivo" con esa 
causa. 



r t. 

V'! 



(^Ij 



"i. I- ■ 



. í 



4 -T 



376 

Con relación á estos hechos, presentamos los siguientes re- 
sultados: 

HACIENDA DE SAN FRANCISCO. 

Su activo al comenzar la cuenta, véa- 
se la pág. 77 de este libro $ 82,300 00 

Su Ídem á la conclusión de la misma, 
pág. 95 de Ídem.: „ 83,988 70 

Aumento $ 1,688 70 

Pasivo al comenzar la cuenta, véase 

la pág. 77 $ 3,155 00 

ídem á la conclusión de ella, pág. 95.$ 3,484 00 

Aumento $ 329 00 

Por consiguiente, el exceso del capi- 
tal á favor del propietario resulta > 
ser de $ 1,359 70 

Que es la cantidad que aparece en el 
Estado comparativo de la pág. 128. 

HACIENDA DB OMETUSCO. 

Su activo al comenzar la cuenta, véa- 
se la pág. 191 de este libro $ 76,160 00 

Su id. id. á la conclusión de la mis- 
ma, pág. 202 de id „ 76,283 76 

Aumento | 123 75 

Pasivo al comenzar la cuenta, véase 
la pág. 192 $ 900 00 

Id. á la conclusión de ella, pág. 202.,, 100 00 

Diminución de pasivo, ó sea aumen 

to de activo, que es lo mismo | 800 00 

De manera que el exceso del capital 

líquido á favor del propietario, es de $ 923 76 

Y esto se ve demostrado satisfactoria- 
mente en la pág. 187. 

• 

HACIENDA DE SAN JACINTO. 

5u activo al comenzar la cuenta, véa- 
se la pág. 335 de este libro $. 135,975 00 

Al frente $ 135,975 00 $ 2,283 45 



< ■ N 



$ 2,283 45 



$ 7,690 60 



26 00 



377 

^^1 frente $ 135^975 00 

Su activo á la conclusión de la misma, 
P^S^"^ 247 ', 143^665 50 

Aumento 

Pasivo al comenzar la cuenta, véase 

^y- 22^ $ 6,050 00 

Id. á la conclusión de ella, pág. 349.,, 6,076 00 

Aumento 

Así pues, el aumento del capital lí- 
quido es de 

Como se puede ver en la pág. 330. 

Suman los aumentos, á favor del pro- 

pietario, procedentes de Fas Hdas... ^ g g^^ gg 

Pero como en su cuenta concentradora tiene también que consi- 
derar los dividendos cobrados sobre las acciones que posee del 
Banco Hipotecario, los cuales ascienden, según dijimos en el 
resumen de caja que figura en la pág. 375, á $ 50O 00 

Kesulta un monto de utilidades de ^ "iTTTTTT 

r»^ , - , * 1U,447 95 

De que hay que deducir los gastos personales del propietario, 

que aparecen en la pág. 375 ^ 3 000 00 

Y entonces quedan ¡~^^ 



I 7,664 50 



1 1 
í. 



Que representan exactamente el exceso de las ganancias so- 
bre las pérdidas que tuvo, yendo aquel, por consiguiente, á au- 
mentar el líquido de su capital. 

Nos parece conveniente en una cuenta concentradora, lia- 
mar los aumentos ó diminuciones de activo, y pasivo de las con- 
tabilidades dependientes de ella, al ramo de "Pérdidas y Ga- 
nancias," porque en realidad esos aumentos ó diminuciones 
provienen de pérdidas ó de ganancias, y afectan, de un modo 
ó de otro, á la cuenta parcial ó subalterna de la general y 
por consiguiente á esta última. Además, como quiera que ¿or 
nuestro sistema se ven perfectamente demostradas esas alte- 
raciones, según se puede consultar en el final de cada una de 
las contabilidades parciales, el procedimiento adoptado para la 
. cuenta concentradora simplifica mucho las operaciones y evita 
repeticiones inútiles. Así pues, los asientos serán estos: 



378 



1 , 



t : . 



I|i \ ; 



% . 



PÍ4 * 



3.1 




Folios del Major. 



9 
2 

3 



4 
6 



9 

2 

4 
8 
1 



YAKIOS á PÉRDIDAS Y 

GANANCIAS 

HACIENDA DE S. FRAN- 
CISCO, 
Aumento de activo en el año 

de la cuenta ; 

HACIENDA DE Ometusco. 
Aumento de activo en el año 

de la cuenta.: % 123 76 

Diminución de pasi- 
vo que equivale á 
aumento de acti- 
vo 800 00 



HACIENDA DE S. Jacinto. 

Aumento de activo 

ACCIONES DEL Banco Hi- 
potecario. 
Trasporte de los dividendos 
cobrados 



$ 1,688 



Igual. 



923 



7,690 



500 



70 



75 



50 



% 10,802 



>i 



95 



PÉRDIDAS Y Ganancias á 

VARIOS 

á HACIENDA de S. FBAN- 

CISCO. 

Aumento de pasivo 

á HACIENDA de SAN JA- 

CINTO. 

Aumento de pasivo 

á GASTOS Particulares. 

Trasporte del saldo de este 

ramo 

á CAPITAL. 

Exceso de las ganancias so- 
bre las pérdidas en el período 
de la cuenta, cuyo exceso se 
trasporta al ramo nombrado, 
que es el fundamental y cen- 
tro de los resultados de todas 
las operaciones 



% 10,802 



% 10,802 



95 $ 10,802 



95 



Igual. 



95 



329 



26 



3,000 



% 10,802 95 



7,947 



?j 



M 



>» 



95 



$ 10,802 



95 



*(. ^-^ »HM»i. 



1»lf^ 



379 

En efecto, el capital líquido con que se comenzó la cuenta se 
gun aparece en la página 373 de ' 

este libro, representa § 289,330 00 

i^ SI a esto agregamos el exceso de 
las ganancias sobre las pérdidas 
en el año, de cuyo exceso aca- 
bamos de tratar y asciende á 

resulta para el siguiente período ■ 

cié cuenta un capital líquido de.. §296,777 95 

Cuyo dato aritmético se verá comprobado perfectamente en 
os segmentes asientos de balance, ó sea de inventari^^^^^^^^^^ 
dio de los cuales se trasmiten los valores de activo pX v^^^^ 
quido del capital, al siguiente período de cuenta ' 



7,947 95 



n 



-\\ 



\\ 



Cont. Biral.— 16 



íl 



aso 






i*. 







Folios del Mayor. 



10 



3 
4 



6 



1 

10 



BALANCE áVAEIOS 

Activo general del propieta- 
rio paro el siguiente período 
de cuenta, 
á HACIENDA DE S. FRAN- 
CISCO. 
Capital líquido que represen- 
ta esa finca. * 

á HACIENDA de Ometusco. 

Líquido que representa 

á HACIENDA de SAN JA- 
CINTO. 

Líquido que representa 

á ACCIONES DEL Banco Hi- 
potecario. 
. Las 50 acciones que se po- 
seen 

á MENAJE DS CASA. 
Yalor de los muebles y otros 
objetos que se adquirieron, 
según el inventario respec- 
tivo 

á CAJA. 

Existencia de numerario 



Igual. 



3 296,777 



95 



% 290,777 



.95 



CAPITAL á BALANCE 

Líquido para el siguiente pe- 
ríodo de cuenta 



$ 296,777 



$ 79,204 
.75,583 

128,189 
6,000 



6,000 
2,800 



70 
75 

50 



)> 



>> 



?} 



,$ 296,777 



95 



95 



§ 296,777 



95 



* Es claro qne en las cuentas de estós ha- 
ciendasTque anualmente se deben mandar al 
Despacho del propietario, se podrá ver de qué 
activo y pasivo se deriva este líquido. 



Ahora, si pasamos á un Libro Mayor concentrador los asien- 
tos que hemos formulado en esta "Conclusión," lo cual es con- 
veniente hacerlo para que se comprenda perfectamente el ca- 
rácter que presenta ese libro, resulta lo que se verá á conti- 
nuación. 



i» > I ^ 



4 I 



■■^K^ 



4 



BOSQUEJO 



DE 




m:a.yor 



DE UNA 



CONTABILIDAD agrícola CONCENTRADORA 



i; 1 



.:^4:^ 









% 



ti • 



.tu 



■C-.£ ^ 



J* 



I 






4 



382 



Folio número 1. 
DEBE 



capí 



á Yarios. 
,, Balance. 



Pasivo de la explotación 

Líquido para el siguiente período 
de cuenta 



5 10,105 
296,777 



§ 306,882 



11 
% 

9-5 



Folio número 2. 
DEBE 



HACIENDA DE 



á Capital. 

„ Pérdidas y ganancias. 


Activo de esta finca 


§ 82,300 
1,688 


11 
70 

70 


Aumento *de Ídem 


- 


§ 83,988 







Folio número 3. 
DEBE 



HACIENDA DE 



á Capital. 

,, Pérdidas y ganancias. 



Activo de esta finca 

Aumento de ídem y diminución 
de pasivo.... 




383 



TAL. 



Folio número 1. 
HABER 



por Varios. 
„ Pérdidas y ganancias. 



Activo de la explotación. 



Exceso de las ganancias sobre las 
pérdidas, que constituyen au- 
mento de activo 



§ 299,435 



7,447 



$ 306,882 



11 



95 



95 



SAN FEANCISCO. 



Folio número 2. 
HABER 



por Capital. 
„ Caja. 
„ Pérdidas y ganancias. 
,t Balance. 







Pasivo de esta. finca 

Sus remesas 

Aumento de pasivo .*.'..'.*.*.'.'.'.*.'.'* 

Saldo 6 sea capital líquidó'pára ei 
nuevo período de cuenta 



3,155 
1,300 
329 

79,204 



? 83,988 



r 



j» 
11 

70 
70 



OMETUSCO. 



Folio número 3. 
HABER 



por Capital. 

„ Caja. 
,, Balance. 



Pasivo de esta finca. 



Sus remesas 

Saldo ó sea capital líquido para ei 
nuevo período de cuenta 



900 
000 

75,583 



11 

11 
75 



77,083 75 



^^sr* 



384 






Folio número 4. 
DEBE 




Activo de esta finca. 
Aumento de activo... 



HACIENDA DE I SAN JACINTO. 



$ 135,97/) 
7,690 



5J 

60 



d 143,665 



50 



por Capital. 
„ Caja. 

,, Pérdidas y ganancias, 
n Balance. 



385 



Folio número 4. 
HABER 



Pasivo de la finca 

Sus remesas ]"* 

Aumento de pasivo .".'.*.'.*.'.'.' 

Saldo ó sea capital líquido para'éi 
nuevo período de cuenta 



a' 



§ 6,050 

9,400 

26 

128,189 


n 

50 
60 


? 143,665 


• 




t 



Folio número 5. 
DEBE 



ACCIONES DEL BAN I CO HIPOTECAEIO. 



á Capital. 

„ Pérdidas y ganancias. 



Existencia do 50 acciones 

Trasporte de los dividendos cobra- 
dos 



$ 6,000 
500 



>> 



j> 



? 6,500 



M 



por Caja. 
M Balance. 



Dividendos cobrados. 



Folio número 5. 
HABER 



Saldo (5 sea existencia de 50 accio- 
nes 



$ 



500 
6,000 



$ 6,500 



)> 



)f 



n 



IV, 

i 



Folio número 6. 
DEBE 



á "Varios. 



Entradas de numerario. 



LA I CAJA. 



$ 11,800 


n 


1 


$ 11,800 





por Varios. 
,, Balance. 



Salidas de numerario 

Saldo 6 sea existencia de numera- 
rio para el nuevo período de 



cuenta 



$ 



Folio número 6. 
HABER 



9,000 
2,800 



$ 11,800 



)i 



j> 



j> 



_^ -«w» ^ .«». 



fci. ' 



ti I 




« 



Folio número 7. 
DEBE 



Folio número 8. 
DEBE 



Folio número 9. 
DEBE 



386 



387 




Invertido en esto. 



MENAJE í DE CASA. 



Folio número 7. 
HABER 



$ 6,000 



)> 



por Balance. 



Saldo 6 sea existencia de obje- 
tos para el nuevo período de 
cuenta.." 



GASTOS PAE 







TICULAEES. 



Gastos personales del propietario.. 



$ 3,000 



)) 






por Pérdidas y ganancias. 



PEEDIDAS T 



Trasporte del saldo. 



G^ANANCIAS. 



? 6,000 



n 



Folio número 8. 
HABER 



§ 3,000 



n 



Folio número 9. 
HABER* 




21 



•HíT'^ 




■ 

i 



388 

Por cuyo bosquejo de Libro Mayor se ve, con toda claridad, 
cuál fué el activo y pasivo general con que se comenzaron las 
operaciones; cuál el exceso de las ganancias ó de las pérdidas 
que nacieron de las diversas explotaciones, y cuál, en fin, el ca- 
pital líquido con que se cierra el período de cuenta. 

Se ven igualmente las alteraciones que ha sufrido el capital 
que representa cada hacienda y el empleo que se ha dado á las 
remesas que ellas han hecho al propietario. 

Un procedimiento semejante al que se ha seguido respecto 
de las acciones que hemos supuesto se poseen del Banco Hipo- 
tecario, se hubiera adoptado si en vez de ser de esa naturaleza 
el valor, fuera de cualquiera empresa de minas, ferrocarriles, 
etc., en que, sobre el capital que representan las acciones, se 
percibieran frutos. 

Ahora, si á los bienes raíces de carácter agrícola que hemos 
supuesto se poseen, se agregara cualquiera otra negociación que, 
sobre exigir un valor mobiliario ó capital fundamental, requirie- 
se gastos de cualquiera género para obtener productos, se se- 
guiria el mismo orden establecido con relación á las haciendas, 
es decir, se tomaria simplemente en la cuenta concentradora 
nota anual de las alteraciones del activo y pasivo del capital, 
puesto que los detalles son objeto de la cuenta especial que se 
sigue respecto de cada explotación y que es conveniente evitar 
repeticiones inútiles. 

Si algunos de los frutos de las haciendas, como ganado, se- 
millas, etc., se remitiesen para su realización ó venta al lugar 
en que reside el propietario, habrá necesidad de adoptar el or- 
den que se indica en seguida, tratándose, por ejemplo, de una 
partida de ganado mular. 

Se abre en el Libro Mayor un ramo especial que se titule 
"Ganado mular remitido á tal punto para su venta," y se des- 
carga de su valor la cuenta que bajo el ramo general de "Ganado 
mular" existe abierta en la contabilidad parcial de la hacienda 
respectiva. Se abre también en la cuenta concontradora del 
propietario otro ramo que se nombre "Ganado mular recibido 



389 

de la hacienda tal para su venta;" se le carga, pues, á éste el 
mismo valor con que se descargó la finca respectiva y se agregan 
á este cargo todos los gastos de conducción y manutención del 
ganado y cualquiera otro que pueda originarse. Llegado el caso 
de la venta, se acredita al propio ramo el producto de ella, y 
entonces se conocerá perfectamente la utilidad obtenida, ó bien 
la pérdida, si es que los cargos han Superado al mencionado 
producto de la venta. 

Procedimientos semejantes se seguirán si se trata de efectos 
que se exporten al extranjero, pues siempre irá á su Debe el 
valor primitivo, recargado con los gastos de cualquiera natura- 
leza que sean, y á su Haber el producto obtenido en la venta. 



II 



,K.^^ - 



i fl 


^^Ki ¡ 


-4 ^H 


jBjB^ 


^Bi 


^Sí 


Wm 


1 


9 


mi. 


MH^fl 


^^Zí í 


B^|k9 


3^1^ = 


^^H 


Rf|t 


HR 


ft{C- 


^HP 


'mi'^ 


HBHr 


'^^h\ 


^3p 


^B'jt" 


HHr 


^S.f" ' 


mS 


^^' 


H 


Kj-, 


B' 


Bt' 


ft-, 


^^n^'*^ 


^p/' 


HppKw4" 


















■' 


^B€?f' 


B,' 


^^K< ' 


^^ ' 


m^^^^^jt '- 


B 


^^^^!^! 



i 



¿'J 






388 

Por cuyo bosquejo de Libro Mayor se ve, con toda claridad, 
cuál fué el activo y pasivo general con que se comenzaron las 
operaciones; cuál el exceso de las ganancias ó de las pérdidas 
que nacieron de las diversas explotaciones, y cuál, en fin, el ca- 
pital líquido con que se cierra el período de cuenta. 

Se ven igualmente las alteraciones que ha sufrido el capital 
que representa cada hacienda y el empleo que se ha dado á las 
remesas que ellas han hecho al propietario. 

Un procedimiento semejante al que se ha seguido respecto 
de las acciones que hemos supuesto se poseen del Banco Hipo- 
tecario, se hubiera adoptado si en vez de ser de esa naturaleza 
el valor, fuera de cualquiera empresa de minas, ferrocarriles, 
etc., en que, sobre el capital que representan las acciones, se 

percibieran frutos. 

Ahora, si á los bienes raíces de carácter agrícola que hemos 
supuesto se poseen, se agregara cualquiera otra negociación que, 
sobre exigir un valor mobiliario ó capital fundamental, requirie- 
se gastos "de cualquiera género para obtener productos, se se- 
guiría el mismo orden establecido con relación á las haciendas, 
es decir, se tomaría simplemente en la cuenta concentradora 
no^a anual de las alteraciones del activo y pasivo del capital, 
puesto que los detalles son objeto de la cuenta especial que se 
sigue respecto de cada explotación y que es conveniente evitar 
repeticiones inútiles. 

Si algunos de los frutos de las haciendas, como ganado, se- 
millas, etc., se remitiesen para su realización ó venta al lugar 
en que reside el propietario, habrá necesidad de adoptar el or- 
den que se indica en seguida, tratándose, por ejemplo, de una 
partida de ganado mular. 

Se abre en el Libro Mayor un ramo especial que se titule 
"Ganado mular remitido á tal punto para su venta," y se des- 
carga de su valor la cuenta que bajo el ramo general de "Ganado 
mular'^ existe abierta en la contabilidad parcial de la hacienda 
respectiva. Se abre también en la cuenta concontradora del 
propietario otro ramo que se nombre "Ganado mular recibido 



i 



389 

de la hacienda tal para su venta;" se le carga, pues, á éste el 
mismo valor con que se descargó la finca respectiva y se agregan 
á este cargo todos los gastos de conducción y manutención del 
ganado y cualquiera otro que pueda originarse. Llegado el caso 
de la venta, se acredita al propio ramo el producto de ella, y 
entonces se conocerá perfectamente la utilidad obtenida, ó bien 
la pérdida, si es que los cargos han Superado al mencionado 
producto de la venta. 

Procedimientos semejantes se seguirán si se trata de efectos 
que se exporten al extranjero, pues siempre irá á su Debe el 
valor primitivo, recargado con los gastos de cualquiera natura- 
leza que sean, y á su Haber el producto obtenido en la venta. 



..W- „JV -5 



COLUMBIA UNIVERSITY LIBRARIES 





This book is due on the date indicated below, or at the 
expiration of a deflnite period after the date of borrowing, as 
provided by the rules of the Ldbrary or by special arrange- 
ment with the LibrariEin in charge. 




DATE BORROWED 


DATE DUE 


DATE BORROWED 


DATE DUE 












































! 


























































1 






























n 








• 










C2e(l140MlOO 






i 
1 



COLUMBIA UNIVERSITY 



0032056770 



D430.301 

Jiménez, Julio 

Manual de contabilidad rural 



J66 




P^B03<9Í 



NEH 

MAY 31994 



.Ji«A3íí,tó'^ 



•""> 2 6 ms 



:m^^í>^mmf^*^^mmm^ mmm ^ 



L-I"*: 



M 



>•,!; 



s-lñK- 



¿>^ K 



fe^-- 



-;-3 -'^ 



'«- '-' 




■^ ¿:v>í5:^^ 










•.%--• -^.í-.* 



v^:: 






■«t.>;^j:-v;^>ü: 



;Í^fí» •'^ 'V 



-. w^i,..^^ 



T-.-V: 



*'í1 



U^ 




^•^«í; 



' mmmk'i ü i mii mH ^ <*v í=*.t«*i,í4p*^,¿*^sv*«^^^^*í^^iw, ;>..*. - 



^isij^i^r.!!,».;*-». ' '■■ .j.jt, ,.;;*k-4!;í¿iS*i^' 



«f^i^»-.afe#iw»iáiaiMái«MStó